PRIMER PASO: LECTIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?
Lectura del santo evangelio según san Juan 20,19-23

Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en su casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros.” Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envió yo.” Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.”


NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

La comunidad de discípulos de Jerusalén se encuentra reunida en el día que en que resucitó Jesús.
Han cerrado las puertas por el entorno hostil, que les provoca miedo.
Jesús se presenta en medio de ellos y les comunica su paz, por dos veces.
El resucitado es el mismo que fue crucificado (no es un fantasma), lo confirma el hecho de que les muestra sus manos y el costado, con las cicatrices de la crucifixión. Pero a la vez tiene una apariencia distinta, pues los discípulos no le reconocen inmediatamente, como ocurre en otras manifestaciones suyas.
Quienes reconocen su presencia, se llenan de alegría.
A la vez que les comunica la paz, Jesús hace el envío misionero, para lo cual les comunica el Espíritu Santo (en el mismo día en que resucitó, no 50 días después) y les hace mediadores (a todos los discípulos, no sólo a los apóstoles) del perdón de Dios.
El gesto de comunicación del Espíritu es la “exhalación de su aliento sobre ellos”. Imita a Dios cuando sopla su aliento sobre el barro para crear al ser humano: Jesús está creando al nuevo ser humano, está realizando una nueva creación.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

He empezado a leer este texto y me que quedado parado en la frase de Jesús: “paz a vosotros”. Después he continuado leyendo y lo vuelve a repetir: “paz a vosotros”. Este es el primer deseo de Jesús a sus discípulos, y siento que también ese es su deseo para mí hoy. La paz, la paz interior es tan importante en mi vida. ¡Y es tan fácil perderla!. Buscar la paz, tener la paz es lo que me da equilibrio en mi vida, en mi vida personal y también en mi vida profesional. Pero esta paz no es un vivir adormilado o anestesiado. No es vivir como en un anuncio, en un mundo perfecto lleno sólo de sonrisas y situaciones maravillosas. La paz es vivir en lo importante, es saber qué tengo que hacer, es tener mis principios bien asentados. Pero tengo que tener los pies sobre la tierra, y saber que la tengo a ratos, y que también la pierdo a ratos. Por eso tengo que escuchar una y mil veces las palabras de Jesús: paz a vosotros. Y pedirle que hoy recaiga la paz sobre mí. Que recaiga la paz sobre todos mis familiares, mis amigos, mis compañeros de trabajo. Y sobre todos vosotros que leéis este comentario. Feliz Pentecostés.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

La manifestación con la que Dios está hoy en medio de la humanidad, es la que me alienta a seguir en la lucha por defender nuestros derechos como personas. Hoy nos encontramos con una convulsión social. Ven Espíritu, mándanos sobre nuestros pueblos. Hoy es fiesta, donde no olvido las miles de personas que buscan un refugio para pasar la noche, también al enfermo que espera su medicina, a tantos presos olvidados sin un juicio. Día del Espíritu Santo, animador de un pueblo, camina en búsqueda permanente de otro mundo donde reine la justicia y la verdad.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor Jesucristo Misericordioso,
porque Tú nos traes tu Paz a nuestro corazón,
y nos animas a realizar nuestra misión de cada día,
con la ayuda y la Fuerza de tu Espíritu Santo,
que nos empuja a predicar el Evangelio por el mundo.
Gracias porque Tú nos has llamado a ser tus discípulos
y a ser testigos tuyos en medio del mundo,
y también, porque Tú nos envías tu Espíritu Santo
para fortalecer nuestra fe y para enviarnos
a comunicar con valentía tu Buena Noticia a todos.
Ten Misericordia de nosotros y haz que tu Espíritu Santo
nos ilumine y aconseje, nos guíe y nos impulse siempre
a comunicar a cada persona la alegría del Evangelio,
y venciendo nuestras dudas, temores y debilidades.
Gracias por que tu Presencia nos llena de alegría,
al saber que Tú Vives, y que nos acompañas cada día.
Gracias, Dios nuestro, Bueno y Misericordioso,
porque nos llenas de vida con tu Perdón y Misericordia,
nos entregas tu Paz, y llenas nuestro corazón de tu Amor,
para que lo compartamos con cada hermano nuestro.
Te damos Gracias por el Sacramento de la Reconciliación,
y te pedimos que Tú nos ayudes a acudir a él
cada vez que lo necesitemos, por alejarnos de Ti,
para que, así, nada ni nadie pueda separarnos jamás
de tu Amor, ni de tu Misericordia. Amén. 

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El envío del Espíritu Santo, tras partir Jesús a los cielos, tiene que hacer que en nosotros cambie esa actitud de contemplación y miedo en una actitud de disponibilidad y movimiento, en una actitud misionera, convencidos de su mensaje renovador y de la necesidad de extenderlo a los hombres. ¿Para qué? Para que sean muchos más los que conozcan a ese Padre que es Amor, difruten de ese Amor y lo amen también a Él. Así conseguiremos implantar, poco a poco, el Reino de Dios aquí en la tierra.
No divaguemos mucho, centremonos en nuestro entorno más cercano, en la familia, el lugar de trabajo, la parroquia, la comunidad de vecinos…Perdamos ese miedo a hablar de Dios. Si estamos convencidos que cumpliendo su mensaje obtenemos la plenitud de la vida (y no sólo al morir y subir junto al Padre…), esa certeza, debe provocar un fuego en nuestro corazón que nos impela a salir fuera de nosotros.
Hace poco, en un retiro de Pascua, comprendí algo, para mí, muy importante sobre la Paz que nos deja Jesús, me  llamaba la atención su insistencia al hablar con los discípulos. y desearles sobre todo Paz… También entendí lo de “a quien perdonéis los pecados les serán perdonados” . Ambas cosas están relacionadas, lo de perdonar los pecados pensaba que era exclusivo de los sacerdotes, pero el Cmf. que lo dirigía lo interpretaba, referido a los seglares, como el poder que nos concedía el Espíritu de que, cuando perdonemos a alguien que nos ofendiera, a nosotros, a Dios o a alguna persona cercana.. que nuestro perdón no dejara resquicio, o sea, que el dicho “te perdono, pero lo guardo”, dejara de tener sentido. Ahí está la verdadera Paz del Señor, en mirar a los otros con nuevos ojos cada día, sin guardar nada, sin pesar en su condición, en su clase social, en nuestros prejuicios…Eso es genial, sentía como que Dios me liberaba realmente, no estaba atado a tantas cosas que me impedían ver a los otros como verdaderos hijos de Dios.
Conocer cada día las obras del Espíritu Santo en nosotros, también es fascinante. Me viene tal dolor, pero me siento fuerte, no sé por qué, eso es el Espíritu.
Me viene un consejo sin esperarlo que saliera de mí. Hago algo y hace cambiar la actitud de otro sin yo pretenderlo, eso es acción del Espíritu.
Intentemos descubrir todas sus acciones desde esa Paz del Señor y desde nuestra actitud de salida, de ganas de compartir la “perla del Reino”.