PRIMER PASO: LECTIO

Posted on abril 29th, 2018 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?
Lectura del santo evangelio según san Juan 15,1-8

El que permanece en mi y yo en él, ése da fruto abundante

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que déis fruto abundante; así seréis discípulos míos.”


NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Es un trozo de un largo discurso de Jesús que termina para dirigirse al huerto de los Olivos (capítulo 18)
El contexto es la última cena, donde ha hecho el gesto de lavar los pies a sus discípulos (capítulo 13).
En esta parte usa la comparación de la vid, de cuyo tronco -la cepa- nacen las tiernas y largas ramas llamadas sarmientos, que dan las hojas y los racimos de uvas. Estas ramas se usaban también para encender hogueras, una vez cortadas y secas. En la tierra de Jesús abundan las viñas.
Jesús se identifica con la vid y a sus discípulos con los sarmientos. La comparación expresa la unidad entre Jesucristo y sus discípulos; como lo muestra el hecho de que del versículo 4 al  diez de este capítulo 15 aparece 9 veces la palabra “permanecer”.
Los efectos de la permanencia de los discípulos con Jesús son los mismos que la de los sarmientos con la vid: mientras permanecen unidos, dan fruto, cuando son cortados, se usan para el fuego. La palabra “fruto” sale seis veces del versículo 2 al 8, señal de su importancia; Juan enlaza el hecho de dar fruto al de ser discípulos (ver v. 8)

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 29th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

A veces me resulta difícil ser constante, mantener mis convicciones y mis principios. Se requiere mucho esfuerzo y mucha constancia, y yo a veces estoy muy cansado. En esos momentos es fácil aceptar la decisión más sencilla, la que menos me complique la vida. Esto pasa en mi vida personal y también en mi vida laboral. Es cierto que no puedo estar continuamente planteando objeciones y pegas a todas las cosas, pero tampoco puedo aceptar todo lo que me proponen. Este texto del Evangelio me dice que si quiero dar fruto he de estar unido a Dios. Unido a Dios y unido a mis hermanos. Qué difícil es vivir hoy en día la fe en la individualidad, en la soledad. Qué fácil es que en este caso la sociedad te absorba y no queden nada de tus buenas intenciones de tus principios. Unidos a la vid, estando unido a Dios y al resto de los sarmientos (a muchos hermanos nuestros) es como daremos fruto. Si intento hacer la guerra por mi cuenta, seré derrotado.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Jesús mismo es una vid esparcida frondosamente a lo largo de la historia de la humanidad. Sólo cuando reconozco esta adhesión a Jesús y su proyecto del Reino, asumiendo el don de anuncio y proclamación de estos valores fundamentales del cristianismo, como son: justicia, libertad, dignidad, fraternidad, esperanza, etc., voy haciendo que ésta vid sea verdadera y auténtica. Hoy puedo reconocerte en medio de la gente con diferentes rostros, rostro del minero explotado que ha perdido hasta su familia, en el rostro del indocumentado que ha dejado su patria y sus hijos, rostro de la prostituta que es obligada por un sistema cada vez más excluyente, rostro del desempleado que te pide con gratitud conseguir un trabajo, rostro de un negro que pide ser aceptado tal como es siendo de otra raza víctima de racismo.
Te pido mi amigo Jesús que animes a seguir pidiendo lo correcto. No dejar de verte en todos estos rostros que nos hace ser de una misma vid, una familia, una humanidad consciente.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 29th, 2018 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
porque tu Amor no tiene límites y permaneces siempre.
Gracias porque Tú nos amas y deseas estar cercano a nosotros
para que permanezcamos unidos a Ti a través de tu Hijo Jesucristo,
Resucitado, Portador de Vida que alienta nuestra alma, nos guía,
fortalece nuestra fe y llena nuestro corazón de tu Eterna Misericordia,
para que demos frutos buenos y abundantes en medio del mundo
a pesar de nuestras dudas, debilidades y pecados personales.
Gracias por nuestro bautismo, por el que fuimos injertados en Cristo,
Vid Verdadera que nos Alimenta y nos permite permanecer unidos a Ti.
¡Tu Amor y tu Misericordia son más fuertes que todo mal,
Dios nuestro, y quien permanece en Ti recibe Vida y Salvación!
Ten Misericordia de nosotros, Dios Padre nuestro, y ayúdanos Tú
a ser cada día discípulos fieles de tu Hijo Jesucristo Resucitado,
para permanecer siempre unidos a Ti y dar frutos en abundancia.
Haznos Tú ser en nuestra sociedad portadores de vida y esperanza
predicando cada día los valores de la Buena Noticia del Evangelio,
para que todos puedan conocerte y tener Vida abundante en Ti.
Líbranos Tú, Dios Padre Bueno, de todo mal y no permitas jamás
que nada ni nadie nos aparten de Ti ni nos alejen de tu Amor.
Enséñanos a cumplir cada día tu Voluntad y poda de nuestras vidas
todo aquello que nos alejen del Plan Divino que tienes para nosotros,
porque sin Ti nada somos ni nada haremos para mejorar nuestro mundo.
Haz que nuestros hermanos puedan verte, conocerte y reconocerte a través
de las buenas obras que hagamos a los de más, para que todos te amen a Ti.
Haz que nuestras comunidades sean presencia de tu Rostro en este mundo
para que cuando nos vean actuar demos testimonio de ser discípulos tuyos.
Haz Tú que la comunión profunda a Ti a través de tu Palabra y la Eucaristía,
nos hagan permanecer unidos siempre a Ti, a pesar de cualquier dificultad.
¡Sólo Tú, Dios nuestro Misericordioso, tienes y nos entregas Vida Eterna,
y sólo Tú puedes dar sentido a nuestra vida y llenarla de tu Amor! Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on abril 29th, 2018 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 29th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Hay muchas formas de “permanecer”, de estar unidos a la vid. Todas son importantes y requieren su justa dedicación para estar en sintonía…
1.- Estar en el amor.
Primero, nuestra obligación es amar a Dios y luego, amar al prójimo, esto es, desde por la mañana hasta por la noche, todas las ocasiones de estar con los demás debemos aprovecharlas para amarlos como a nosotros mismos, en casa, en el trabajo, haciendo deporte, saliendo por la calle, en la iglesia, de vacaciones…sin desparovechar a nadie, es más, siendo los primeros en amar a todos.
Esa “tensión en el amor” nos hace adquirir una nueva sensibilidad, de esa manera entramos más profundamente en el ánimo del otro, comprendemos de verdad sus problemas, sus tropiezos, sus alegrías,para poder compartir con ellos todo. Mostremos a la más mínima ocasión nuestra cercanía, nuestro interés por la persona para aconsejar, consolar…
2.- Alimentándonos adecuadamente:
– Es en la oración personal, haciendo resonar la Palabra en nuestro corazón, manteniendo un diálogo contínuo con el Señor y con María, con naturalidad, recurriendo a ellos con frecuencia, especialmente en las situaciones difíciles.
– El pan eucarístico es fundamental para permanecer conectados a la vid, el alimento divino.
3.- La vida en comunidad:
La llamada a la santidad es para todos ycada uno de los cristianos, pero resulta difícil mantener esa tensión si no lo hacemos junto a otros, si no tenemos compañeros de camino que nos recuerden esto, que nos ayuden a levantarnos, que nos animen, que se conviertan es esas “apariciones del resucitado” de las que hablábamos estos días, con la sonrisa en los labios, con la luz en la mirada, con el ímpetu por hacer la voluntad de Dios en cada momento presente como si fuera lo último en esta vida que nos encarga el Señor.