PRIMER PASO: LECTIO

Posted on junio 10th, 2017 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Juan 3,16-18

Dios mandó a su Hijo para que el mundo se salve por él

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

esús está respondiendo a Nicodemo, que no ve cómo puede uno nacer de nuevo siendo viejo.
En este trozo de su contestación, Jesús se presenta como el Mesías/Ungido/Enviado del Padre.
Su misión es salvar la humanidad, que aquí es llamada “mundo”, pero no con el significado negativo que tiene en otros lugares de este evangelio. Para ser salvado es imprescindible creer en Él, “creer” no es sólo ni principalmente admitir unas verdades reveladas, sino que en este evangelio significa estar de parte de Jesús.
El Enviado no condena a nadie, sino que el que decide no ponerse de parte de Jesús se condena a sí mismo, al no aceptar el regalo del Padre.
Jesús se presenta como un don del Padre a la humanidad, regalo debido al amor que tiene al “mundo”. Esta entrega de su propio Hijo recuerda a la que hizo Abrahan de su hijo único.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on junio 10th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LOS JÓVENES
(mujer, joven, estudiante, pertenece a grupo parroquial)

Esta lectura nos hace recordar cómo Dios nos amó, nos ama y nos amará siempre. Su amor es tan grande que mandó a su único hijo para salvarnos a todos.
En esta epoca de examenes y agobios, es crucial apoyarnos más que nunca en Él.
Hace dos años, cuando estaba en bachillerato, una compañera y yo cogimos la rutina de rezar justo antes de los exámenes finales una oración a la patrona de los estudiantes, un Padrenuestro y un Ave María; ahora la rutina ha disminuido pero antes de darle la vuelta al folio del examen me santiguo, se que todo lo anterior no va a hacer que apruebe el examen pero si es verdad que haciéndolo me reconfirmó que Dios está conmigo y que no me dejará sola porque, volviendo a la lectura, Dios nos ama hasta el extremo.


DESDE LOS ABUELOS
(mujer, casada, jubilada, 3 hijos, 3 nietos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Una frase del Evangelio de este domingo (que  aun siendo cortito es de una gran profundidad), me llama poderosamente la atención: “Dios no mandó a su Hijo al mundo para juzgar al mundo”. Que distinta la actitud del Padre con la nuestra. Solemos juzgarlo todo, las personas, los acontecimientos…  ¡Somos tan dados a dejarnos llevar por lo que nos dicen las apariencias externas o a dejarnos llevar por corazonadas…! Lo malo es que pasamos tanto tiempo juzgando, que muchas veces no invertimos el tiempo necesario en mirarnos a nosotros mismos y reconocer nuestras propias limitaciones, con sus luces y sus sombras. Sin embargo al reconocerlas, empezamos a mirar a los demás con otros ojos, adoptamos una actitud de compasión, de misericordia. No juzgar es algo que intentamos inculcar a nuestros nietos, sobre todo a las personas, porque somos iguales en la diferencia, por lo que debemos respetarnos e intentar ayudarnos.
Y los más importante “sino para que el mundo se salve por él”. Que  hermoso misterio en el que Dios nos envía a su Hijo para Salvarnos. Jesús nos da a conocer las más profundas verdades acerca de Dios. ¡Y que inmensa suerte comprender lo que Dios nos revela a través del Espiritu!.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on junio 10th, 2017 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Santísima Trinidad,
porque nos amas siempre y sólo Tú nos salvas.
Gracias, Trinidad Santa, porque Tú, siendo Uno,
te manifiestas ante nosotros como Dios Trino,
para así amarnos más y de diversas maneras,
para enseñarnos que tu Amor Divino
se expresa en comunidad, en familia,
y así mostrarnos que nuestro Dios,
no es soledad, sino que es comunión.
Gracias porque eres Santísima Trinidad,
y eres Todo Amor, Acogida y Ternura,
porque tu Misericordia es infinita.
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo,
ten siempre Misericordia de todos nosotros,
y aumenta en nuestro corazón tu Amor,
para que el compartirlo con todos los hermanos,
seamos buen reflejo de Ti en medio del mundo.
Gracias, Dios nuestro, Trinidad Santa,
porque Tú nos llamas y nos envías cada día
a ser los latidos de tu Corazón Misericordioso
en medio del mundo y en nuestra sociedad,
para que todos puedan conocerte, seguirte,
amarte y servirte, y para que así todos juntos,
logremos alabar a Dios Padre, a Dios Hijo
y a Dios Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.
Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on junio 10th, 2017 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 10th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En este domingo de la Santísima Trinidad os preponemos tener presente en nuestro actuar,  al Padre, al Hijo y al Espíritu.

El HIJO-Jesús nos muestra desde su ejemplo una forma de vivir la vida con sentido, con plenitud, de una manera constructiva… Nosotros, que creemos en Él, estamos llamados a seguirle y a continuar su obra de salvación. Sin Jesús todo pierde sentido. No hay nada más maravilloso que conocerle y dejarnos deslumbrar por  Él, sentir que es nuestro compañero de camino, que nos salva y que nos libra de todo vacío en la vida.

Para actuar desde el Evangelio de esta semana dediquemos un tiempo a reflexionar sobre las acciones que en nuestra vida podemos llevar a cabo, para imitar a Jesús. Pensemos en día completo nuestro, desde la mañana a la noche… y preguntémonos… ¿Qué puedo yo hacer? ¿En qué puedo ayudar yo a Jesús en su obra de salvación? Anotemos todo lo que nos surja, lo que ya hacemos, lo que no hacemos pero podríamos hacer, lo que no hacemos pero nos gustaría, lo que sabemos que podríamos hacer pero nos da miedo, inseguridad, pereza… ponernos a ello. Anotemos desde las acciones más sencillas (una sonrisa, un gesto amable…) hasta aquellas más radicales que requieren más entrega por mi parte…

EL ESPIRITU-Relee esa lista y visualízate a ti en persona, realizando esas acciones. Coge impulso para ponerte a ello. Encomiéndate al Espíritu. Él habita en nuestro interior y nos llena de entusiasmo, de creatividad… Él nos anima y nos sostiene, llenándonos en todo momento de alegría, en el camino de salvación.

EL PADRE-“Tanto amó Dios al mundo…”, que nosotros debemos amarlo también, cuidarlo y hacer de él cada día un lugar más hermoso, por los cuidados a nuestro entorno y a las personas que en él habitan, por dar testimonio e implicamos, por como estamos con las manos en la masa sin dejar de estar atentos a lo más urgente, oportuno y eficaz. Que desde nuestro actuar de esta semana seamos ese instrumento de salvación, sanación, amor… que el Padre necesita en sus manos. Y que desde nuestras obras sintamos , el amor que Dios nos tiene.