DESDE LAS TENSIONES CONYUGALES

Posted on Febrero 1st, 2013 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio, casados, cuatro hijos, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar, él trabaja)  

“Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oir”. No hace 2.000 años, ni en otras personas u otras circunstancias. Hoy, en mi vida, en mis circunstancias. Esta frase siempre me pareció directamente dirigida a mi corazón y siempre me sirvió para tomar conciencia de la presencia real y permanente del Señor en mi vida.
Y a pesar de ello, cuántas veces he permanecido sordo a la Escritura, a su Palabra. Cuántas veces me he separado de su compañía, consciente o inconscientemente. Es más, cuántas veces no he actuado como los vecinos de Jesús, enfurecidos por no escuchar lo quieren oir y empujando al Señor fuera de sus vidas. Reconocer esto sólo puede provocar una terrible vergüenza ante el Señor y la más humilde de las actitudes de perdón. Pero, convencido y reconfortado por el perdón de Dios, hay que seguir avanzando, no repetir los mismos errores, confiar más en Él y afrontar la vida desde la Escritura, que se cumple hoy y cada día en mi vida. Procuraré no volver a ser un borrón en su Palabra nunca más.

DESDE LAS RELACIONES FAMILIARES

Posted on Septiembre 14th, 2012 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio )

Del evangelio de este Domingo se desprenden muchas enseñanzas pero queremos centrarnos en dos de ellas y que todo cristiano debe descubrir.
La primera de ellas surge de esa pregunta que Jesús hace a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. ¿Cómo respondemos la familia a esta pregunta?. Imagina que alguna de las personas con las que convivimos a diario, en nuestro trabajo, en la escuela, en el parque, nos pregunta que quienes somos nosotros. ¿Nos limitamos a decir que somos trabajadores, honrados y buenos padres de familia, o por el contrario,les decimos que somos cristianos, que Cristo vive en nosotros y su Vida se refleja hacia el exterior irradiando a quienes nos rodean?. Hemos de mostrar esa verdad, como Pedro, “Tú eres el Mesías”, Jesús es mi Vida.
La vida que vivimos conlleva a la familia muchas cargas pesadas. Unas son de ámbito material; que si el recibo de la luz y del agua, que si la factura del teléfono, que si la comida y la ropa de los niños… Pero existen unas cargas mayores como son la difícil tarea de educar a nuestros hijos en los verdaderos valores cristianos en una sociedad en lo que todo vale si me hace feliz, si me hace “tener”, en la que el fin justifica los medios. Y enlazando con esto, aparece la segunda cuestión, “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga”. Jesús nos dice que el que le siga tiene que renunciar al mundo- estar en el mundo sin ser del mundo-, que cargue las dificultades del día a día y le siga. Y podríamos también recordar las palabras del Señor, “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”. Jesús no nos dice que el que le siga no tendrá que soportar “cruces”, las seguiremos cargando pero esa carga será liviana, llevadera, contamos con su apoyo y consuelo.
Y el hombre actual le pregunta osadamente a Jesús “¿Y si no quiero seguirte?”. Y Él podría responderle “Pues carga con tu cruz de cada día y no me sigas”, pero esa cruz seguirá ahí acompañándole y en la más absoluta soledad.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Junio 25th, 2009 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

¡Cuánto nos dice este Evangelio! Vivimos en una sociedad que nos invita a ser autosuficientes, independientes, eficaces, productivos… A veces en nuestras relaciones con los demás, casi sin darnos cuenta, nos vemos salpicados de estas actitudes. En ocasiones, vemos que el que está a nuestro lado “está en las últimas” y no me refiero a lo físico fundamentalmente, sino por las “enfermedades del alma”. Y con nuestra ayuda, queremos ser efectivos, eficientes, obtener resultados por nuestros propios medios, a ser posible de manera inmediata… Sin embargo, todos nuestros intentos fallan, han sido nulos. Como somos “gente de bien”, seguimos queriendo cambiar la situación. Queremos hacerlo por nosotros mismos, utilizando nuestras fuerzas humanas. Pero nos sentímos impotentes porque no vemos más medios a nuestro alcance, ni sabemos qué más hacer… Siempre se nos olvida acudir a lo más importante, a la FE. Se nos olvida “echarnos a los pies del Señor rogándole con insistencia” para que sea Él quien cure y de vida. Se nos olvida hacerlo desde el primer momento, en todo y para todo. Se nos olvida aunar nuestras fuerzas a las suyas en cualquier situación y no solo en el momento “extremo”, cuando nos vemos al límite, desbordados.
Él es el que debe decir “levántate”. Nosotros solo tendremos que “dar de comer” para que las fuerzas de aquel que está a nuestro lado permanezcan.
Acerquémonos por detrás al Señor. Tratemos de tocar su manto… Porque solo con rozarlo, quedaremos curados de nuestros “flujos de autosuficiencia”, que solo nos conducen a la mediocridad. Él nos dejará ir en paz y con “salud”. Pidamos que nuestra fe, nos cure. Y que sea ella la que guie nuestras acciones, en nuestra relaciones personales.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Mayo 22nd, 2009 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

“Id y proclamad”… a todos, sin distinción. Estamos llamados a ello en nuestras relaciones con los demás. Estamos llamados a que cualquier momento, lugar, gesto, palabra… tenga ese sentido de proclamación del Evangelio. Sin gritos, sin espavientos, sin elevarnos en púlpitos, sin distinción de personas… Pero para que esa proclamación continuada sea posible, para que se haga palpable en nuestra relación con los demás, para que las señales nos acompañen, hemos de ser nosotros mismos “Evangelio”. Hemos de “engullirlo”, “degustarlo”, “saborearlo”… hasta el punto de que no haya distinción entre nuestro ser persona y nuestro ser cristiano. Solo si nuestras cualidades, virtudes, características, personalidad.., se desarrollan desde ese Evangelio, nuestro extenderlo en las relaciones con los demás, será algo natural, que brota incluso sin ser conscientes, sin premeditación… por el simple hecho de que Dios habita en nosotros.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Abril 24th, 2009 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

Cuando se presenta Jesús ante los discípulos se sorprenden, creen ver un fantasma. Sin embargo Él les dijo: “Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.” Los discípulos le habían oído durante mucho tiempo, pero no le habían entendido. Cuántas y cuántas veces oímos a los demás sin entender porqué estamos inmersos en nosotros mismos, en nuestras opiniones. Cuántas y cuántas veces ellos nos oyen sin escuchar. Cuesta mucho salir de uno mismo, de lo que soy, de lo que pienso, creo y siento para adentrarse en aquello que el otro te está narrando. Cuesta mucho abrirse, empatizar hasta el extremo de hacerse uno con el otro. Es difícil creer y confiar, aprender a escuchar desde lo que el otro es, desde lo que hace, desde su propia vida.
El entendimiento de los discípulos surge tras el DIÁLOGO con Jesús. Atrevámonos a un diálogo sincero con los demás. Atrevámonos a un diálogo sincero con el “Evangelio”, con Jesús, con Dios Padre. Solo desde esa apertura lograremos el entendimiento y desde él nuestro crecimiento personal.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Marzo 19th, 2009 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

Vemos en muchas ocasiones cuantos seres humanos viven en la tiniebla más absoluta. Y eso les lleva al desánimo, a encontrarse perdidos… incluso a desarrollar trastornos depresivos y de ansiedad. Lo “malo” de nuestra vida, no es lo que nos sucede sino cómo interpretamos esos hechos. Dos personas en la misma situación tendrán planteamientos bien distintos sobre la misma. Y dependerá de sus planteamientos su modo de sentir y con él de comportarse.
Muchas veces cuando notamos que los demás tienen conductas poco apropiadas, tendemos a juzgarlos e incluso si su comportamiento nos afecta personalmente el “cabreo” monumental vendrá acompañando y seguido de “improperios” verbales o mentales…
Sin embargo pocas veces nos paremos a pensar que aquellas personas con las que nos relacionamos actúan de un modo determinado debido a la tiniebla en la que viven, que les hace “ser pobres”. ¿Significa eso que les justifiquemos y les dejemos estar y hacer?. No, significa que les acerquemos a la luz, desde nuestra palabra y nuestra acción. No hay mejor luz, ni más viva que la del Evangelio. Si el mundo viviera los valores que desde Él nos llegan, “otro gallo nos cantaría”.
Pero… ¿y cuándo somos nosotros quienes entramos en esa tiniebla? Es en esas ocasiones, cuando con más ganas, debemos agarrarnos a Aquel que vino a salvarnos y desde su ejemplo, a Dios, porque solo así a través de nuestras relaciones personales, podremos salvar nosotros al hermano.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Enero 22nd, 2009 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

Marchar tras de Él. Sin pensárselo dos veces, dejándolo todo. Para ir tras de alguien en esas condiciones se debe ver algo muy especial en esa persona, algo que te admira, que te sorprende, que te hace sentir bien…
Cuando veo el rechazo que sufre en nuestro mundo la Iglesia y casi todo lo que tiene que ver con ella, siempre me planteo cuánto debo estar fallando, cuánto debemos estar fallando. El mensaje de Jesús es apasionante a la par que rompedor. Pero me planteo que nadie confiará en Él, si nosotros con nuestras actitudes, vida y comportamiento, no demostramos la grandeza del mismo. Es en las relaciones con los demás dónde podemos y debemos mostrar la transformación que Jesús y su Palabra obran en nosotros. Hemos de ser valientes para dejarlo todo. ¡Qué difícil nos resulta no entrar en la mediocridad que nos lleva a pasar desapercibidos!… El Reino de Dios está cerca. Lo tenemos al alcance de nuestra mano. Retumba en mis oídos la palabra conversión. No puedo mostrar que creo en Jesús, en mi relación con los demás, con palabrería. Son los hechos, los que avalarán mi creer. Y solo desde esos hechos, podremos tal vez conseguir que otros sigan su mensaje, porque verán que vale la pena. “Creed en el Evangelio”… Se que en ese creer no valen las medias tintas, no vale ser uno más que pasa desapercibido, que acalla su conciencia con pequeñas acciones, que le hacen sentir “buen cristiano”. Sé que ese creer implica mucho más. Y eso me escuece.
Confío en Ti Señor. Ayúdame a verte en el hermano, ayúdame a llevarte al hermano.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Noviembre 21st, 2008 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

“Todo lo que no hicisteis por una de estas personas más humildes, tampoco lo hicisteis por mi”
Quizás la clave para darnos al hermano, está ahí, en amarte a Ti. Amar tu Palabra, amar tu vida… Sintiendo ese amor, no tendremos que buscar lo que hacer o preguntarnos qué quieres de nosotros. En nuestra relación con los demás iremos palpando sus necesidades. Brotará de nosotros la acción inmediata para dar aquello que al otro le falta.
Muchas veces nos preguntamos a qué nos llama Dios. Tenemos “buena voluntad” y queremos desarrollar acciones importantes, para “salvar al hombre y al mundo”, de esas que relucen e incluso son aplaudidas, de las que se conocen y hasta se valoran.
Pero Tú nos recuerdas que la mejor medida de nuestro ser cristiano, está en lo sencillo, en la relación del día a día con el otro.
Enséñanos a amarte más para poder amar más y relacionarnos con los demás desde ese amor a Tí. Ayúdanos a verte en el hermano, a saber “qué necesitas Tú, en él” y a aprender a ofrecerlo.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Octubre 23rd, 2008 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by lourdes

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

“Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Claro y concreto. ¿Cómo deben ser nuestras relaciones personales con los demás? Jesús da una respuesta precisa. “Ámalo”. Pero no de cualquier modo, sino hasta el extremo. Todo lo bueno que quieras para ti, quiérelo para “tus hermanos”. Todo lo que no quieras que te hagan, no se lo hagas a ellos. Todo lo que no quieras que te pase, no se lo desees a los demás… Sencillo en la expresión… difícil en la ejecución. ¿Por qué nos cuesta tanto amar al prójimo como a nosotros mismos? ¿Por qué a la primera de cambio nos enojamos, lo criticamos, lo rechazamos…? Quizás la respuesta está en el primero de esos mandamientos: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”. Solo con Dios como centro de nuestra vida, podemos tener ese amor extremo al hermano. Y el camino más fácil para llegar a sentir y amar a Dios, es el propio Jesús. Su ejemplo, su Palabra. El Evangelio es la respuesta a todos los “enigmas” de amor al hermano.

Ayúdame Padre Dios a amarte con todo lo que soy, para desde Ti hallar la sabiduría que me lleve a amar a mi prójimo.

DESDE LAS RELACIONES PERSONALES

Posted on Septiembre 26th, 2008 in > DESDE LAS RELACIONES PERSONALES by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

En nuestras relaciones personales con los demás, viendo sus padecimientos, sus carencias, sus limitaciones… es dónde más fácil podemos escuchar al Padre decirnos, “ve a trabajar a la viña”. En muchas ocasiones cuando reflexionamos personalmente o en nuestros grupos fe… solemos dar a Dios una respuesta rápida “voy”. Pero luego va pasando el tiempo y todo queda en palabras y quizás buenas intenciones. En otras ocasiones, cuando el compromiso de trabajo en la viña es más palpable, al sentirnos cansados, decepcionados… puede que lo primero que nos brote como respuesta sea “no quiero”. Sin embargo iremos y al final vendremos reconfortados, aunque solo sea por el deber cumplido.

Señor que aun quejándome, vaya, que aunque me niegue de entrada, vaya… Y que por pertenecer a la Iglesia, por tener una fe… nunca crea que voy delante de nadie en el camino del Reino. Que siempre tenga presente que aquellos con los que me relaciono, aunque no sean personas de fe… son hijos tuyos, capaces de desarrollar en ellos, aun sin saberlo, las maravillas que proceden de Tí.

Página siguiente »