DESDE LO SOCIAL

Posted on marzo 19th, 2009 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)

Creo que el Evangelio de hoy contiene un mensaje especialmente importante, un mensaje que, si llega a convertirse en vida vivida en cada uno de nosotros, en experiencia propia, abre las puertas de la liberación personal y de la salvación cristiana. Y lo hace sin distinción de situaciones sociales, tanto para las personas que sufren marginación o exclusión social, como para aquellas que mantenemos un compromiso activo en organizaciones sociales que tratan de combatir las causas de dicha exclusión social.
A los primeros, a los marginados y excluídos, si el Evangelio de hoy se convirtiera en experiencia propia (como les sucede a algunos) les recordaría y devolvería su dignidad intocable de hijos amados de Dios, algo que con demasiada frecuencia se pierde en el camino hacia la exclusión, o bien se minusvalora o se desecha como cosa inservible en medio de la marginación o de la penuria económica. A los segundos esta vivencia personal nos asentaría en el cimiento adecuado para, desde él, afrontar y responder a nuestro compromiso social y cristiano, no desde la obligación o el voluntarismo, sino desde la libertad, como respuesta gozosa y agradecida al amor de Dios que un día nos salvó y nos mantiene desde entonces llenos de plenitud.
Le pido a Dios que nos ayude a nosotros, y a toda su Iglesia, a evitar presentarnos ante el mundo como jueces, o como portavoces de un Dios severo e implacable que requiere sacrificios para aplacarse. Que nos ayude a ser fieles a Jesús y anunciar más la salvación de Dios, y a hacer entender que nosotros mismos nos juzgamos con nuestros actos. Que sepamos anunciar el amor de Dios a todas las personas, y que nuestras obras hablen sin palabras de cómo ese amor de Dios nos ha dado vida plena -por la que le damos gracias- a los que creemos en Él.

DESDE LO SOCIAL

Posted on marzo 13th, 2009 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Este acto de Jesús (quizás el más escándaloso y el que más choca con esa idea de cordero manso que la historia le ha asignado) no pretende denunciar sólo un culto hipócrita y vacio. Es necesario recordar que los cambistas y mercaderes de ganado y palomas erán un verdadero poder económico y financiero de la época. Jesús se enfrento a esta poder que exprimía a todo el pueblo, y en especial a los más pobres, de una forma contundente. Su Dios, no era el dios de los poderes económicos y financieros, era el Dios de los humildes y explotados. Había y hay que derribar esos poderes que se sustentan en el débil para dar más poder y dinero al fuerte. Creo que esta denuncia profética de Jesús en el Templo (centro de culto, de poder y de las finanzas de la epoca) es desgraciadamente hoy más actual que nunca. Un poder económico y financiero que, por su ansia de lucro y avaricia, lleva a la ruina a muchos trabajadores y empresas. Un poder político alineado con ese poder económico a quien tanto debe. Hoy más que nunca, Jesús hubiera derribado las «mesas» (=bancos, cajas, fondos de inversión, gobierno) de este sistema capitalista o egoísta que emplea miles de millones para premiar esa avaricia y que no ve la sangrante hambre que sigue machacando a este mundo. Billones para los ya ricos, hambre para los ya pobres. Jesús lo pone todo patas arriba. ¿Seremos capaces de poner nuestras vidas patas arriba? ¿Seremos capaces de apostar por un mundo al servicio y en solidaridad constante con los últimos y destronar a estos poderosos que sirven al más inhumano egoísmo?

DESDE LO SOCIAL

Posted on marzo 6th, 2009 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)

No sé si a ustedes les pasará como a mí, que necesito de tanto en tanto de experiencias íntimas fuertes de luz para que la fe y la esperanza sigan echando raíces y creciendo en mí. Aunque sí conozco a algunos creyentes -como yo- de fe no demasiado fuerte, que de vez en cuando -sin saber bien cómo- «perdemos de vista al Señor», se nos escabulle, y más bien pronto nos encontramos perdidos, dudando, desconfiando secretamente de que Él es Dios. A pesar de todas nuestras experiencias pasadas, a pesar de tantas pruebas como ya hemos recibido.
Perdemos el norte, alejados de su presencia, y por ello la conversión -a la que en cuaresma se nos invita especialmente- se nos presenta como un esfuerzo ímprobo, una cuesta demasiado empinada que sólo algunos «superdotados» son capaces de subir.
Por eso me gusta el pasaje de hoy. La transfiguración se me asemeja a esas experiencias vivas de la presencia de Dios que todos -espero- hemos tenido alguna vez. Ellas nos recuerdan que Dios no quiere que lo releguemos a los templos, quiere estar cotidianamente vivo en nosotros, compañero continuo de viaje. Quiere que subamos a la montaña para estar con Él, y quiere que después bajemos para estar en el mundo.
Creo que los cristianos estamos llamados a hacernos presentes en los distintos ámbitos del mundo, en el laboral, en el cultural, en el social, en el económico… porque ésa es la encarnación que el Señor espera de nosotros. Pero nuestra presencia no puede tener otro sentido -pienso yo- que el de transformar esos ámbitos, radicalmente, impregnándolos de los valores del Evangelio y de ése estilo de vida distinto, alegre, humilde y austero, que Dios implanta en los que viven en sus brazos.
Y creo que para ello necesitamos, como los apóstoles, haber presenciado -alguna vez siquiera- la gloria y la ternura de Dios. Así no nos costará tanto asentir, y dejaremos que Dios haga en nosotros el milagro: morir al deseo de control y de seguridad, y resucitar como pobres de espíritu.
Yo le doy gracias a Dios porque Él siempre está a la espera de que nos volvamos de nuevo hacia Él, y le pido que, en esta cuaresma, nos ayude a ser capaces de detenernos por un tiempo, hacer silencio y escucharlo.

DESDE LO SOCIAL

Posted on febrero 20th, 2009 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)

También en el mundo de hoy hay muchos paralíticos. De hecho, creo que todos tenemos algo de eso, pero hay bastantes personas en las que la parálisis es incapacitante. Y no pienso principalmente en los discapacitados físicos, sino en los espirituales y morales, en el ámbito personal, en el familiar, en el comunitario o en el social. Personas que querrían moverse, que perciben problemas y los sufren, que incluso reconocen ciertas soluciones, pero constatan que no pueden, que son incapaces de ponerse en marcha buscando avances o salidas.
A ellos y a todos nosotros el Señor nos sigue proponiendo la misma solución que en la lectura de hoy: el perdón de nuestros pecados para quebrar las ataduras que nos impiden movernos, y la Palabra como horizonte vital, como faro que ilumina el camino y como alimento para el trayecto.
Y que en nuestra Iglesia muchas veces no encontremos suficiente fe, esperanza y amor da como resultado que no vivamos esa realidad cotidianamente, y de ahí vienen la mayoría -creo yo- de nuestras impotencias evangelizadoras.
Porque el mundo de hoy, para creer, ya no pide milagros, ni los espera quizás. Pero sí exige hoy que la Buena Noticia que los cristiamos anunciamos quede demostrada y sea eficaz, ante todo en nosotros mismos. Que se vea como nos amamos y nos perdonamos, que se nos vea trabajando junto a otras personas de buena voluntad en las múltiples tareas de liberación de los pobres y necesitados, marginados y oprimidos, que se vea que el Dios tierno y cercano del que hablamos es en verdad un Padre que está vivo y presente en nosotros, incluso que se vea como algunos de entre nosotros hacen vida las Bienaventuranzas y las palabras más exigentes del Evangelio…
Yo le doy gracias a Dios por su amor y su Palabra, y le pido que nos ayude, y que sepamos ayudarnos los unos a los otros, a sanar nuestras parálisis para que así su amor y su Palabra sean de verdad el motor de nuestras vidas.

DESDE LO SOCIAL

Posted on febrero 12th, 2009 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Jesús sabía que si la gente se enteraba de que había tocado a un leproso (aunque fuera para sanarlo) sería considerado «impuro» y por tanto «ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo», pues los impuros de la época debían mantenerse apartados, a las afueras de las poblaciones. Pasó a ser un excluido más de su tiempo, por mostrar que el amor de Dios es incluyente.
Hoy día, cuando hay cada vez más excluidos por la crisis económica, pero sobretodo por la crisis alimentaria que condena a morir de hambre a millones, tendemos a hacer lo mismo: apartarlos de nuestra vista (medios de comunicación) y no valorar ni hablar del trabajo de bastantes que, con ellos, luchan por que cambie su vida y nuestro mundo.
Que Jesús nos «limpie» de nuestra indiferencia, comodidad o derrotismo para volcarnos a «sanar» al prójimo.

DESDE LO SOCIAL

Posted on diciembre 19th, 2008 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

No deja de escandalizar que Dios optará por una mujer joven y pobre para hacerse presente en el mundo. Y nos incomoda, porque nuestra imagen de Dios se parece más al » «Dios Todopoderoso» que a la que nos presenta el evangelio: un Dios que se abaja para hacerse pequeño y pobre. Y, aunque, nos esforcemos en casar nuestra vida de riqueza, seguridades, comodidades con la propuesta de Dios, Dios que nos quiere mucho, nos recuerda que es desde lo marginal y lo último como se cambia el mundo, de abajo a arriba. Así se han producido todos los cambios importantes en la historia. Es la solidaridad entre los últimos y la de todos con ellos lo que construirá un mundo como soñó Dios al «parirse» entre nosotros. Salgan de nuestras vidas las ilusas riquezas, y entre la gracia de la desinstalación y sencillez que nos hace libres y hermanos. Algo así debe ser la Navidad.

DESDE LO SOCIAL

Posted on diciembre 13th, 2008 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)

En nuestro mundo la vida social y económica también necesita de personas que «allanen el camino al Señor», como siempre ha sucedido, o incluso especialmente en esta época nuestra que cree tener las recetas válidas y definitivas, aunque de vez en cuando las crisis como la que ahora padecemos pongan en cuestión los pilares sobre los que se asientan nuestras sociedades.
Pero sucede que nuestro mundo está saturado de ideologías, de doctrinas y de discursos: vivimos en un auténtico supermercado donde abundan todo tipo de ofertas, casi al gusto de cualquiera. Y las personas no se sienten interpeladas por los discursos. Lo que si interpela y conmueve, en cambio, son los testigos, las personas que dan testimonio con su vida de otra forma de vivir, asentada sobre otros valores. Y es trememendamente necesario que estos testigos propaguen y difundan valores básicos de humanidad, porque en una ausencia casi total de humanidad el camino al Señor y a la fe se vuelve casi imposible.
Por ello los cristianos estamos convocados a elevar nuestras voces y nuestras vidas en el desierto actual de competitividad, agresividad, consumismo, egoísmo e insolidaridad, agravado ahora aún más con las amenazas que nos trae la crisis, y que nos impulsan a enroscarnos aún más sobre nosotros mismos. Estamos llamados a dar testimonio de que vivimos apoyados en otros valores y otras seguridades, y que detrás de todo ello está Jesús, vivo en nuestros corazones.
Yo le doy gracias al Señor por mantenernos en alegre espera en este tiempo de Adviento, y le pido que nos ilumine para saber transparentar a nuestro alrededor que nosotros confiamos y esperamos en Alguien que nos ama, nos salva y nunca nos abandona.

DESDE LO SOCIAL

Posted on diciembre 4th, 2008 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

«Preparar el camino al Señor» que llega, «allanad sus senderos», es decir, pidamos perdón por nuestros pecados, acojamos la misericordia de Dios y convirtamos nuestra vida en un reflejo de la de Jesús.
Por muchas y múltiples razones los cristianos hemos sido muy sensibles a los pecados personales, pero nos planteamos mucho menos nuestra colaboración o connivencia con muchos pecados sociales o «estructuras de pecado» (en palabras de Juan Pablo II). Y ante la crisis que vivimos donde muchos hermanos nuestros están sufriendo el paro, la pobreza, la exclusión, el hambre, etc… creo que es imprescindible revisar nuestra vida para ver si de verdad somos esperanza para los demás y actuamos para liberar a nuestro prójimo de sus yugos. Podríamos denunciar a políticos y banqueros por los apaños que están haciendo, podríamos abrir nuestras casas y bolsillos a los que se les priva de lo necesario, podríamos apoyar el florecimiento de una economía basada en la persona (comercio justo, empresas solidarias, banca ética…). Y todo, con alegría y con austeridad, para ser creibles como Juan y su piel de camello.

DESDE LO SOCIAL

Posted on noviembre 21st, 2008 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)

Según el Evangelio de hoy, el examen final que cada uno de nosotros pasará ante Dios será, de tan sencillo, una más de las desconcertantes intervenciones con las que, tan a menudo, nos sacude, nos conmueve, nos despierta y nos invita a poner nuestra atención en lo esencial. En efecto, no será un examen que evalúe la extensión ni la profundidad de nuestras creencias, ni nuestra fidelidad a los cultos ni a los ritos, ni la talla de nuestros pecados, ni la ortodoxia de nuestra moralidad, ni tampoco nuestros conocimientos teológicos ni nuestro grado de comprensión de las sublimes enseñanzas evangélicas.
Nada de eso. Se evaluará cuál ha sido nuestra relación con las demás personas, especialmente con las más pobres, necesitadas o marginadas. Con aquellas que estaban más necesitadas de ser amadas, de atención, de servicio y de cariño. Se nos examinará en el amor, concretado en las sencillas «obras de misericordia».
Y de nuevo «los últimos serán los primeros». Y veremos cuántas personas serán, antes que nosotros, bienvenidas al Reino. Nos precederán sin tener por qué lucir el título de «oficialmente cristianos o católicos», sólo por haber entregado sus esfuerzos y su vida, en tantas y tantas organizaciones al servicio de los empobrecidos, de los indefensos y perseguidos por los poderosos de este mundo nuestro, de los marginados, enfermos, solitarios, proscritos y desechados por nuestra sociedad.
Por esta sociedad nuestra que -dura de corazón- se mantiene así, reforzada por cada gramo de complicidad, de desinterés o de pasividad nuestro. Por cada instante de duda que calladamente sostuvimos sobre si Dios querría o no nuestro compromiso con los empobrecidos, con los excluídos, con los no-amados.
Yo le doy gracias a Dios porque puso la certeza de lo esencial en tantos corazones sencillos de personas de todas las creencias, o de ninguna. Y le pido que ayude a nuestra Iglesia y a cada uno de nosotros a no olvidar ni traicionar nunca esa primacía de la atención a los humildes.

DESDE LO SOCIAL

Posted on noviembre 13th, 2008 in > DESDE LO SOCIAL by admin

(hombre, casado, espera tercer hijo, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Jesús nos pide que cultivemos nuestras capacidades y cualidades para ser «productores eficaces de su Reino». No se trata sólo de poner a disposición nuestras cualidades. Se trata también de que produzcan frutos, pero evidentemente los frutos del Reino: fraternidad, caridad y solidaridad, para que todos vivamos una vida digna y completa.
Esta eficacia por el Reino es opuesta a la eficacia que se nos vende hoy: ganar o ser más a consta de lo que sea. Gracias a la aplicación de esta eficacia codiciosa (en el ámbito financiero sobretodo) hemos entrado en la crisis en la que nos hayamos inmersos (aunque la verdadera crisis siga siendo la muerte de millones de hermanos por el hambre). Es necesario nuestro compromiso público y social para denunciar la actuación criminal de las finanzas y la complicidad de los estados (que les regalan nuestro dinero) y forzar pacificamente un cambio de valores, más ahora, cuando los poderosos se reunen para discutir como enderezar -¿o torcer?-más el rumbo. Tenemos los talentos necesarios, ¿nos ponemos manos a la obra?

« Página anteriorPágina siguiente »