TERCER PASO: ORATIO

Posted on noviembre 8th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Bendito seas, Dios nuestro.

Toda la creación nació de tu bendición.

Eres el creador de la luz.

Eres el creador de los caminos.

Eres el creador y el cuidador de la vida.

Eres el fundamento de la esperanza

de la vida que aspira a vida en abundancia.

Bendito seas, Dios nuestro.

Te revelaste al Pueblo Elegido,

le acompañaste por tus sabias sendas

hasta la plenitud de los tiempos:

hasta Jesucristo.

Tu presencia en los vericuetos de la historia,

tu compañía en las luces y las sombras de la historia,

tu palabra en las ambigüedades de la historia

es para nosotros

y para todos los hombres y mujeres

con sensibilidad religiosa

y ansia de santidad,

un don inmenso

que nos da sentido, significado y sensibilidad

para vivir nuestras biografías

como hijos de Dios y hermanos de todos los hombres,

sembrando semillas

de tu Reino,

humildemente,

pero fuertes por tu fuerza.

Bendito seas, Dios nuestro.

Te presentas luminoso

en las madrugadas amables y duras,

en las noches de intuiciones y de miedos,

en las nieblas que avisan

de amaneceres o de tormentas.

Siempre. Siempre. Siempre

estás tan a cerca,

tan a mano,

tan humano

tan accesible

en los silencios santos

de los que vivimos llenos de esperanza,

porque sabemos de quién nos hemos fiado.

Sí, tú eres el Santo, Santo, Santo

de nosotros,

tan humanos,

tan frágiles,

tan asustados.

Bendito seas, Dios nuestro

por Jesucristo.

Aspiramos a más luz.

Su luz, luz de luz.

Aspiramos a más amor.

Su amor, amor sobre todo amor.

Aspiramos a más vida.

Si vida, vida sobre toda vida.

Aspiramos a su comunión,

a su perdón,

a su paz.

Bendito seas, Dios nuestro.

Vemos, como entre cristales rotos,

tu sabiduría gracias al amor que te tenemos.

Aunque la pandemia nos asuste y nos encierre.

Encontramos tu sabiduría

en lo mejor de nosotros al responder a los retos

que estos tiempos extraños y raros

nos ponen delante,

como si desafiasen a toda nuestra panoplia

de seguridades, justificaciones y escondrijos,

idólatras,

narcisistas,

falsos, falsos, falsos.

Reposamos en tu sabiduría,

en nuestros silencios religiosos,

en nuestros silencios santos,

en nuestros silencios

donde sólo somos nosotros ante Ti,

santa y sabia benignidad

silenciosa pero infinitamente eficaz.

Tal es el misterio de tu designo.

Misterio ante el que sólo cabe

el silencio reverente y religioso.

Bendito seas, Dios nuestro.

Tenemos momentos de santa sed.

Tenemos intuiciones de santa comunión.

Tenemos intuiciones de santa paz.

Bendito seas, Dios nuestro.

Seguimos teniendo

la posibilidad de refugiarnos,

como el salmista del Pueblo de Dios,

bajo tus alas,

cerca de tu corazón,

dentro de tu sabiduría

que desborda toda palabra,

todo conocimiento,

todo control humano.

Bendito seas, Dios nuestro.

Bendito seas

porque podemos seguir

velando,

ansiando,

anhelando…

en medio de estos raros tiempos.

llenos de raras tensiones,

llenos de extraños momentos,

llenos de miedos y, también,

gracias a tu santidad,

de tantas y tantas esperanzas.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 8th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Hace un año por estas fechas me encontraba en la UCI  con un problema serio y que importancia cobró entonces para mi este evangelio, sobre todo esta frase “Velad por que no sabéis el día mi la hora” Cuando le ves las orejas al lobo y te das cuenta que la cuota de vida se está agotando, la muerte y nuestra  temporalidad saltan a primer plano de nuestra conciencia, cerrar los ojos a esa realidad seria actuar como las doncellas necias. Durante las largas, larguísimas horas de insomnio que me acompañaron los meses posteriores, este es uno de los temas a los que más reflexiones le he dedicado: El encuentro definitivo con el Señor. Entendí  con claridad el papel de las doncellas sensatas y lo importante de estar preparada. Descubrí que hay momentos en la vida en que nadie, nadie te puede acompañar, que tienes que afrontarlo sola. Ni marido, ni hijos, ni amigos… Es un acto donde solo estas tú y Dios

Nos preparamos para la vida, pero no nos preparamos para la muerte, es más no nos gusta hablar de esto. Sin embargo siento que el Señor me está dado la oportunidad de ir preparándome (podía haber llegado y encontrarme como a las necias). Darme cuenta de ellos me está dando la oportunidad de arreglar algunas cosas que tenía pendiente y  que está resultando ser muy sanador.  Estar preparados hace más fácil enfrentarte a ello y a partir de ahí dejarte confiadamente en las manos del Señor  porque no sabemos el día ni la hora

DESDE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

(mujer, casada, trabaja, 4 hijos y un perro, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

 

¿Somos doncellas necias o somos doncellas sensatas? Pues la verdad es que con esta parábola me he liado un poco orientándola al tema medioambiental… Para mí las que no actúan bien serían las sensatas, ya que parece que derrochan el aceite dejando las lámparas encendidas más tiempo… pero claro, no debemos perder el objetivo final que es recibir a nuestro esposo. Las doncellas no saben cuándo llegará, pero deben estar preparadas. Nosotros igualmente debemos prepararnos, preparar nuestro corazón y preparar el planeta, aunque vamos un pelín tarde, se nos está acabando el aceite. Con el cambio climático se nos acaba el tiempo para desacelerarlo, pero todavía estamos a tiempo. Hablan de 2030 como el año tope para revertir el cambio climático, así que tenemos por delante un plazo para cambiar nuestros comportamientos consumistas y reducir el impacto de la actividad humana sobre la tierra. Expertos medioambientales dicen que si no frenamos el cambio climático habrá una crisis mucho más devastadora que la del COVID :«El cambio climático es sinónimo de desigualdad y pobreza. Y, por tanto, la experiencia que vamos a conseguir en este sentido durante esta crisis nos será de mucha ayuda a la hora de enfrentar la emergencia climática». Transforma la amenaza del COVID en una oportunidad para cambiar nuestro estilo de vida y así poder suavizar la crisis del cambio climático. Empecemos a prepararnos ya, llevémonos aceite de repuesto para nuestras lámparas: de las 4Rs (reducir, reciclar, reutilizar y recuperar), tres están directamente en nuestras manos.

Reduzcamos consumo, especialmente de productos electrónicos, carnes rojas, envases y plásticos, hidrocarburos…residuos y consumo, reutilicemos, reciclemos

Reutilicemos o dejemos que otros utilicen aquellos productos que no queramos ya pero estén en buen estado. Lo podemos dar a organizaciones, lo podemos vender y donar el dinero…

Reciclemos, después de alargar y aprovechar la vida de nuestros productos, depositémoslos en contenedores adecuados para que empresas especializadas puedan recuperar materiales.

Para que seamos sensatos y ayudemos a los demás en nuestro alrededor a serlo también.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on noviembre 8th, 2020 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

 

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on noviembre 1st, 2020 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5,1-12a

 

Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo

 

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles: «Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.»

NOTAS BÍBLICAS

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

 

Mateo presenta a Jesús como el iniciador del Reino de Dios. Un largo discurso suyo enseña cómo Reina Dios. Comienza proclamando unas bienaventuranzas, que empiezan y terminan afirmando que de tales «es el Reino de los cielos». Son dos grupos de cuatro bienaventuranzas. El primero anuncia que las víctimas del reino del mal -los empobrecidos, los dañados, los violentados, los explotados- pueden considerarse afortunadas porque Dios va a actuar en su favor (él es el sujeto no nombrado de la acción declarada). El segundo enseña que las personas que actúan como Dios quiere en favor de tales víctimas (los que actúan con misericordia, con transparencia, por la paz, por la justicia), recibirán recompensa de Dios. La octava bienaventuranza se duplica en una novena, en la que se dirige directamente a los oyentes («vosotros»).

TERCER PASO: ORATIO

Posted on noviembre 1st, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Señor, tantos y tantas

han vivido las bienaventuranzas

y ahora son bienaventurados.

Señor, tantos y tantas

han transformado

asombrosamente

su vida

al conocerte

y te han transparentado

en su vida humana,

a veces demasiado humana.

Señor, tantos y tantas

nos han dado indicios

de que es posible

ser instrumentos

de tu reino,

sean cuales sean las circunstancias

que se vivan en la historia,

sean cuales sean

los rasgos de su personalidad,

sea cual sea la formación

que tenga.

Señor, tantos y tantas

nos han enseñado

a vivir y a morir,

a perdonar y a sembrar,

a rezarte y a cumplir tu voluntad.

Señor, tantos y tantas

han mostrado

que en la vida humana

se muestra el poder de tu gloria,

que es que el hombre viva,

y viva en abundancia.

Señor, tantos y tantas

nos han dado a conocer

tu fidelidad,

tu amistad,

por amistad y obediencia

hacia Ti.

Señor, tantos y tantas

han limpiado su corazón

al contemplarte

y han transparentado

tu gracia,

tu ternura

y tu comunión

a través de los siglos.

Señor, tantos y tantas

han sido santificados

por tu presencia…

y han conocido

la humanidad

en todo lo que tiene

de fascinante y pavoroso.

Señor, tantos y tantas

han vivido las contradicciones

de la humanidad

y de la Iglesia

con fe,

con esperanza,

con caridad.

Señor, tantos y tantas

son un ejemplo para nosotros,

especialmente en estos tiempos

de pandemia,

de incertidumbre,

de miedo.

Señor,

purifícanos.

Señor,

afiánzanos.

Señor,

sosiéganos,

Señor,

consuélanos.

Señor,

pacifícanos.

Señor,

ilumínanos.

Señor,

santifícanos.

Señor,

danos aún más

hambre y sed de justicia.

Señor,

haznos del grupo

que vive en tu presencia.

Señor,

haz que nos creamos de verdad

que somos tus hijos,

Hijos de Dios.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 1st, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

El Itinerario que nos propone Jesús es una alternativa inmejorable a los caminos que nos propone la sociedad en la que vivimos. Vivirlo nos garantiza disfrutar de la promesa que Dios nos hace.

Si eres de los que actúan sin prepotencia y arrogancia, sin superioridad ni vanagloria.

Si eres de los que actúan sin imponer la fuerza, ni la coacción. Sin querer pasar por encima de nadie. Si eres sosegado y humilde.

Si  acompañas al que está solo y consuelas al que sufre. Si compartes con el que no tiene.

Si eres solidario y trabajas por una vida más digna. Si eres de los que prefieren una conciencia limpia a una ganancia inmerecida.

Si eres de los que no cierran los ojos ni el corazón ante el sufrimiento de los demás. Compasivo ante las debilidades del otro. Bondadoso en el trato.

Si tienes una conducta transparente, sin dobleces ni ambigüedades. De los que saben pedir perdón y levantarse de sus caídas. Honesto contigo mismo y con los demás.

Si eres de los que unen  corazones y no siembras discordia. Cultivas la armonía y el sosiego. Si rehúyes la hostilidad.

Si eres de los acosados por denunciar los derechos de los oprimidos. Por denunciar los abusos al débil. Amenazado por vivir  con coherencia el evangelio

Si eres criticado y señalado por creer en Dios y pertenecer a la iglesia. Censurado por manifestar públicamente tú fe.

¡Enhorabuena! para mi estas son formas de  vivir las Bienaventuranzas y te considero “Bienaventurado”. Yo también quiero que estas sean mis normas de vida y mi forma de actuar, también quiero ser «Bienaventurada»

DESDE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

(mujer, casada, trabaja, 4 hijos y un perro, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

 

¡Qué bonito el evangelio de hoy, que esperanzador, pero a la vez que duro!. El Señor nos llama por un camino muy duro, pero que lleva al cielo. Estas semanas he estado escuchando en Radio María unos programas sobre la los mártires que evangelizaron Canadá allá por alrededor de 1640-1650. ¡¡Qué voluntad!! Es impresionante la mansedumbre e incluso ganas y agradecimiento que mostraban por ser martirizados y seguir el camino del Señor. Creo que jamás seré capaz de rezarle tanto a Dios. No soy capaz ni de ducharme con agua fría para consumir menos recursos, que aunque parece una tontería podría es un mero detalle de mi poca fuerza de voluntad y mi poco espíritu de sacrificio. Dichosos los que cuidan la casa del Señor y todas las criaturas que en ella habitan y dichosos los que son insultados o perseguidos por velar por ello.

No seamos rencorosos con las personas que no cuidan la casa del Señor, por contra, veámoslo como una oportunidad de enseñarles. Estemos alegres y contentos porque estamos siguiendo el Evangelio, el Señor nos da una gran oportunidad cada día de seguirle.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on noviembre 1st, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 5 hijos, ambos trabajan, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

 

¡Cuanta plenitud hay en las Bienaventuranzas!

¡Qué felicidad tiene que dar vivirlas!

¿Seré capaz de orarlas esta semana? No para pedir ser más justo, más misericordioso, más limpio,… para no medirme con lo que soy ahora y no agobiarme en mi mediocridad. En lugar de ello, proponemos pedirle al Señor, que es en quien se realizan a la perfección todas las virtudes que recogen las bienaventuranzas, que es el único perfecto (en la Eucaristía decimos “sólo tú eres santo”), que te dejes contagiar de sus dones. De sed de justicia, porque Él es justo, de misericordia, porque Él es misericordioso, de limpieza, porque Él es limpio, de ansias de trabajar por la paz, porque Él es pacífico, de alegría, porque Él es alegría.

¿Y seré capaz también de identificar situaciones concretas a lo largo de la semana en las que se pueden estar cumpliendo las bienaventuranzas, en gente cercana a mí o propiamente en mí?

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on noviembre 1st, 2020 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

 

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on octubre 25th, 2020 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22,34-40

 

Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo

 

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?» Él le dijo: «»Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.» Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.» Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los Profetas.»

NOTAS BÍBLICAS

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

 

Las autoridades judías someten «a prueba» (22,35) a Jesús con tres preguntas relativas a la Ley de Dios (la «Torá»).

La primera se la plantean unos enviados de los fariseos aliados con los herodianos: ¿Es lícito [según la Ley] dar impuesto al César?  (22,17). La vimos el domingo pasado.

La segunda se la plantean los saduceos sobre de quién será mujer una resucitada que se casó y enviudó siete veces (22,28).

La tercera la proponen hoy los fariseos por boca de un «experto en la Ley» (22,35): «¿Cuál es el mandamiento mayor de la Ley?

Debido a las respuestas de Jesús a estas preguntas -y una de contraofensiva que les hace Jesús a ellos-, «desde aquel día nadie se atrevió ya a hacerles preguntas» (22,46)

La Torá contiene más de seiscientos mandamientos: 613. ¿Cuál es el grande?

Jesús responde uniendo dos mandamientos y setenciando que «de ellos penden toda la Torá y los Profetas» (22,40), o sea, toda la Palabra de Dios. En 7,12 ya había identificado «la Torá y los Profetas» con la llamada «regla de oro».

Los mandamientos elegidos por Jesús están en el libro del Levítico: el primero en 6,5 y forma parte del párrafo llamado «Shemá» y que los judíos como

Jesús recitan todos los días; el segundo está en 19,18 y forma parte de una sección que detalla los comportamientos sociales queridos por Dios. Ya otros maestros de la Ley anteriores a Jesús habían hecho la misma selección: el amor a Dios y el amor al prójimo.

La medida del amor que se ha de tener a Dios es la «totalidad», con la totalidad de la existencia: con «todo» el corazón, con «toda» el alma y con «toda» la mente (22, 37). Aquí es el único lugar donde Mateo emplea la palabra «mente» (en su lugar la Torá que cita usa el término «fuerzas»).

La medida del amor que se ha de tener al prójimos es «uno mismo» (22,39): como te amas «a ti mismo». Medida ya dictada en la «regla de oro» (7,12)

TERCER PASO: ORATIO

Posted on octubre 25th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Señor, Maestro de vida,

¿Cómo avanzar en el amor?

¿Cómo avanzar en el estar en tu presencia,

en quietud,

en silencio,

en paz

en estos tiempos extraños,

tiempos de pandemia?

¿Cómo avanzar en la escucha de tu Palabra?

¿Cómo abrir más

el corazón,

la mente,

la sensibilidad

a tu llamada

en estos tiempos difíciles,

tiempos de pandemia?

¿Cómo avanzar en el reflejo de tu amor,

amor sobre todo amor?

¿Cómo ser instrumentos

de tu vida,

de tu justicia,

de tu Reino,

en estos tiempos desasosegantes,

tiempos de pandemia?

Señor, Maestro de vida.

Soltar,

salir,

crear,

aventurarse,

disolver legalismos casi idolátricos,

abrir muros,

abrir mentalidades,

abrir bolsillos…

guardar tu palabra,

mirar como Tú mirabas,

tocar la pobreza real,

comprometerse…

en estos tiempos recios

de pandemia.

¡Auméntanos la fe!

¡Auméntanos la esperanza!

¡Auméntanos la caridad!

« Página anteriorPágina siguiente »