PRIMER PASO: LECTIO

Posted on diciembre 10th, 2017 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,1-8

Allanad los senderos del Señor

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: “Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.” Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaba sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: “Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.”

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Marcos presenta la figura de Juan, al que llama el Bautista, como un profeta, de ahí que describa su vestimenta, como la que usaba el gran profeta Elías -como el que el mismo Jesús identificará más tarde a Juan Bautista-, y su tipo de comida, que se ajusta a los alimentos puros permitidos y que se podían adquirir en los mercados (a pesar que a nosotros nos resulte extraña).
Como otros tantos de su tiempo, Juan es un líder que invita a una renovación espiritual. El incita a la enmienda en las actitudes de vida y acoger así el perdón de Dios, y lo ritualiza con una inmersión en el río Jordán, el que cruzó el pueblo para apropiarse de la tierra prometida por Dios.
Esta renovación en la fe judía la realiza en el desierto, lugar asociado por la tradición a la purificación y al encuentro con Dios, a pesar de que en este tiempo se consideraba al grandioso y bello Templo de Jerusalén como el lugar de la presencia del Señor.
Juan centra su mensaje en el anuncio de otro bautismo que se hará no en agua, sino con Espíritu Santo, y será realizado por alguien grandioso (al que no se es digno de servirle ni como esclavo que descalza a su amo) que ha de venir inmediatamente tras Juan.
Así Juan se presenta como la realización de la profecía de Isaías que se cita, aunque en realidad el texto citado es una combinación de versículos del Éxodo, de Malaquías e Isaías, una práctica normal en aquel tiempo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 10th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA QUE RENACE
(mujer, casada, una hija, su marido trabaja, vive en país asolado por una catástrofe natural, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Juan gritó en el desierto “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”. En estos tiempos luego de experimentar los efectos de la devastación del huracán que nos azotó me encuentro muchas veces preparando el camino hacia el encuentro con las novedades y limitaciones que nos trae cada día. Lo que era rutina y estaba dado se ha convertido en una ardua planificación y tarea para poderla completar. Pero en este proceso, me encuentro con mis hermanos de comunidad, con familiares y amigas de mi adolescencia que aportan fuerzas, ánimo y esperanza para continuar. Siento que el Espíritu Santo que Jesús nos dejó impulsa y sopla nuevas fuerzas, ilusiones y posibilidades en esta realidad tan dura. Acudo a la escucha de la Palabra, al encuentro con mis hermanos para allanar el cansancio y agobio que ha provocado este evento en nuestras vidas. Compartir la mirada con una anciana y escuchar con atención su grito de ayuda por la soledad que experimenta me ha hecho sentir ese poder del que “puede más que yo.”
Lo negativo en el camino queda allanado y suavizado con las experiencias de vida sencilla compartida con los niños y jóvenes a los cuales sirvo a través de mi trabajo. Así se  van suavizando en mí mis momentos de dureza.
Llena de esperanza y con una actitud positiva inicio cada día confiando en que el Señor será providencial y nos acompaña en este camino de preparación y espera para el encuentro con Jesús.

 
 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 10th, 2017 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Tú, Señor y Dios nuestro, nos invitas hoy a preparar
Tu Camino para tu llegada a nuestras vidas.
Hoy nos pides allanar los senderos de nuestro corazón
para que Tú puedas habitar en su interior,
y nosotros logremos acogerte con ternura.
Danos Tú un corazón sencillo, humilde, sensible
y delicado, que sepa preparar con cariño
los encuentros personales contigo,
a través de la oración y de tu Palabra.
Concédenos el don de poder reconocerte
y sentirte junto a nosotros en cada Eucaristía.
Te damos Gracias, Señor y Dios nuestro,
porque Tú nos buscas y vienes a nuestras vidas
para llenarlas de tu Amor y de tu Espíritu Santo.
Te damos Gracias porque tu Misericordia
logra allanar los senderos de nuestra vida
y nos ayuda a preparar con ilusión tu venida,
dándonos tu Fortaleza para afrontar con esperanza
las dificultades que se nos presentan en el camino.
Ayúdanos Tú, Dios nuestro y Todo Bondad,
a allanar y a facilitarle la vida a los demás,
en nuestras relaciones, con nuestras buenas actitudes,
y con un buen trato personal a cada hermano.
Ayúdanos Tú, Dios nuestro, a rebajar nuestro orgullo,
autosuficiencia o comportamientos que nos alejen de Ti.
Dios y Señor nuestro, ten Misericordia de nosotros
y no permitas que caigamos en la tentación de la soberbia,
la prepotencia, ni de las injusticias con los demás. Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on diciembre 10th, 2017 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on diciembre 10th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Hoy es a nosotros a quienes una voz nos grita “Preparadle el camino al Señor”. Y es que aunque nos consideremos cristianos, hay demasiadas cosas, acciones, situaciones… que nos alejan del camino de Dios y demasiados momentos en que no estamos dispuestos a reconocerlo, por la falta de valor para romper con nuestra zona de confort.
¿Cómo podemos actuar para preparar ese camino?
-Procuremos alejarnos este Adviento, de las mil formas de evasión que nos ofrece el mundo en el que vivimos. Nos puede ayudar a ello el vivir de una forma más austera en estos días en los que ya empieza la maratón de consumo navideño.
-Hagamos una seria reflexión sobre todo aquello que impide la llegada de Dios a nuestra vida. Puede que nos demos cuenta que vivimos solo por la apariencia o por querer tener mucho más allá de cubrir necesidades reales o puede que nos demos cuenta que es el poder el que nos mueve o el aplauso y el ser considerados socialmente… Puede también que nos demos cuenta que nuestra vida nos está llevando a quedarnos vacíos por dentro o…
-Intentemos adentrarnos en nuestro desierto, para vivir ese encuentro con Dios, esa conversión real sincera, profunda… de la que estamos tan necesitados, para ser seguidores auténticos de Cristo, capaces de compromisos serios, firmes, que engloben nuestra vida… “En el desierto se vuelve a descubrir el valor de lo esencial para vivir…”, nos dice el Papa Francisco.
-Eliminemos de nuestra vida todo lo superfluo, que se nos ofrece como importante e imprescindible desde nuestra sociedad materialista. Fijémonos en Juan, que con su forma de vestir; de alimentarse… rompe con los convencionalismos sociales y encuentra lo único necesario para vivir.
Sintamos necesidad de cambio, de salvación, como la gente que va al encuentro con Juan. Sin olvidar que también nosotros estamos llamados a “gritar” y que podemos ser camino de Justicia, Amor y Esperanza para otros.

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on diciembre 3rd, 2017 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 13,33-37

Velad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa

En aquel tiempo, dijo Jesús sus discípulos: “Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara. Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!”

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Comenzamos la lectura del evangelio de Marcos, propia del ciclo B de la liturgia.
Empezamos por uno de sus últimos capítulos, donde Jesús da uno de sus dos grandes discursos.
Les habla a sus apóstoles más íntimos, pero termina diciendo que este mensaje es para todos.
Su mensaje es claro, lo repite cuatro veces en cinco versículos: “Velad” (o vigilad). Es la actitud contraria a estar “durmiendo”. Esta vigilancia se ha de mantener toda la noche (el evangelista señala las cuatro vigilias en que se dividía entonces la noche).
Jesús ilustra su enseñanza con una breve parábola de alguien que marcha y deja sus tareas en manos de otros. A su vuelta, cuyo momento se desconoce, espera ver a su gente trabajando en lo encomendado. Marcos se refiere así a la venida de Jesucristo al final de los tiempos.
No se conoce el momento de su venida. Marcos habla del “momento”, traducción del griego “kairós” que se refiere al tiempo oportuno para algo, distinto del “cronos”, el tiempo que controlamos con el reloj.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 3rd, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA QUE RENACE
(mujer, casada, una hija, su marido trabaja, vive en país asolado por una catástrofe natural, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Jesús nos pide estar en estado de vigilancia. Vigilar es estar muy pendientes en cualquier momento de un tiempo determinado a un evento que ocurrirá. La experiencia de prepararnos para el paso de un evento atmosférico y catastrófico hizo que mi familia y yo estuviéramos en vela y así hemos estado por mucho tiempo luego de su paso. Aunque la ciencia nos permite estar informados con bastante exactitud del momento de su llegada y de cómo serán sus efectos provocó en mí un estado de vigilancia “angustiosa” pero vivir el proceso de preparación para la espera me llevó a sentirme esperanzada. Saber que nuestros familiares estaban pendientes a nosotros y también nuestra comunidad de hermanos de la parroquia y seglares me daba alivio, confianza y seguridad. Era como sentir a Dios cuidándonos y preparándonos para lo que se no había avisado.
Todavía estoy en vela, vigilante a los cambios en la vida cotidiana que trajo los efectos de este evento catastrófico a nuestras vidas. Desde aprender a utilizar una estufa de gas hasta estar pendiente a los eventos y situaciones de peligro que me encuentro en la carretera de camino a mi trabajo. Pero en esa vigilancia experimento una sensación de confianza y paz que anhelaba volver a sentir. La luz del amanecer, esa claridad que me hace sentir que Dios viene y llega en nuestra ayuda y nos acompaña. Esta luz me permite estar atenta a las necesidades simples y cotidianas de mis compañeros de camino; en mi hogar, parroquia, comunidad de seglares y en mi trabajo. “Velad” viene a animarme y a despertar en mí los sentimientos de solidaridad y amor para estar lista cuando llega la persona que necesita y me ayuda a darme cuenta de mis propias necesidades para con prontitud recurrir a nuestro Señor Jesús en la búsqueda de sus fuerzas y de su corazón bondadoso.
Rezo para que Dios me dé un corazón agradecido y disponible y de esta forma estar lista y atenta hacia las necesidades de mi familia, comunidad y país.


DESDE LO PEQUEÑO
(mujer, casada, trabaja como maestra, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Jesús en este primer domingo de Adviento nos deja un mensaje claro “Velad”, que, EL QUE VENDRÁ, no os encuentre dormidos… Al leer este texto la palabra velad resuena en mi como una musiquilla que no puedo dejar de repetir en mi interior y pienso… ¿si este mensaje en vez de a mi, a nosotros, a los adultos… se lo dijera Jesús a un grupo de niños y niñas…?¿Qué pasaría?¿Qué harían? ¿Dormirían o velarían?
Los niños tienen una gran capacidad para ver lo realmente importante y que los adultos vamos perdiendo con el tiempo. Cuando se le encomienda una tarea a un niño y este ve realmente su importancia, la hará pase lo que pase. Aunque tenga que vencer sus miedos, sus angustias, su timidez, su enfado, su sueño… Es tan importante la persona que se la encomienda que conseguirá hacer aquella misión que ve fundamental para ese momento. Y esto no lo digo por decir, porque queden palabras bonitas, sino porque en el día a día ellos me lo demuestran con hechos. Si un amigo , o su maestra le pide algo… ten seguro que si se le sabe explicar porque es importante, lo hará y además con actitud alegre.
Para nosotros “el mundo adulto” nos pueden parecer tonterías, pero ellos ven más allá de nuestros ojos inmersos en el que dirán, en convencionalismos sociales absurdos… Jesús se revela a los sencillos, y la infancia es una época sencilla pero de una gran capacidad humana que a veces hasta nos asusta o deja sin palabras.
Os invito a empezar este adviento mirando a nuestro alrededor con “ojos de niño” quizás así vivamos está época desde una manera mucho más auténtica y cercana al Evangelio de lo que la solemos mirar. Velemos y preparemos nuestro corazón con la alegría, sencillez y capacidad para amar que teníamos cuando éramos niños.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 3rd, 2017 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¡Tú, Señor y Dios nuestro, vienes a nosotros!…
Vienes al mundo, y nosotros queremos abrirte
todas las puertas de nuestra casa, para que Tú
entres en ella, para que te quedes y la habites.
¡Tú, Dios nuestro, Bueno y Misericordioso,
eres el Único Dueño de nuestra casa
y eres el Único Señor de nuestra vida,
porque Tú eres el Dios de la Vida
que nos traes la Paz y la Salvación!
Tú, Señor y Dios nuestro, vienes a nuestro mundo,
llegas a nuestras vidas, y nosotros deseamos
acogerte cada día, y siempre, en nuestro corazón
para que Tú te quedes siempre juntos nosotros.
Gracias porque Tú nos recuerdas en este Adviento
que tenemos que estar en vela, esperándote,
para reconocerte cuando vengas y lograr acudir a Ti,
cuando llegues junto a nosotros, y así, poder acogerte.
Tú nos invita a estar en alerta porque te presentas
en medio de los más frágiles, de los más desapercibidos,
de los que más necesitan ser escuchados y atendidos.
¡Llénanos Tú nuestro corazón de tu Misericordia Divina,
para saber mirar con unos ojos de Ternura como los tuyos!
Dios nuestro, Padre Bueno Misericordioso, te pedimos hoy,
que en este Tiempo de Adviento que estamos comenzado,
Tú avives cada día en nuestro corazón, la ilusión y el deseo
de encontrarnos Contigo y de permanecer junto a Ti.
Ven, Señor, a nuestra vida y habita Tú nuestro corazón
para convertirnos a tu Amor y para llenarnos de tu Paz,
para que junto a Ti, nosotros trabajemos sin cansancio,
iluminando siempre y transformando nuestro mundo,
en un lugar lleno de tu Misericordia, de tu Paz y Amor,
donde los más pequeños y débiles sean atendidos,
donde se respete a cada persona con justicia y dignidad,
y donde todos convivamos en fraternidad. Amén.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on diciembre 3rd, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
El Evangelio de este domingo es un grito que nos sacude por dentro: ¡Velad!
En demasiadas ocasiones vivimos como si nuestra vida terrena no fuese a tener fin, como si tuviésemos todo el tiempo del mundo por delante para comenzar a ser cristianos de verdad, con todo lo que ello implica, desde el compromiso, la radicalidad, desde la fe, la esperanza… Sin embargo no sabemos cuándo vendrá el “dueño de la casa”. Y lo mismo nos coge dormidos…
Es esta primera semana de Adviento momento para actuar, poniéndonos ante nuestra vida. Es momento para hacernos conscientes de cuál es la tarea que se nos ha encomendado. Es momento para visualizar aquello que realmente yo debería estar haciendo como cristiano, en función de mis dones, mis capacidades, mis talentos… Es momento para darnos cuenta hasta qué punto estamos dormidos, aburguesados, sumergidos en la dinámica de lo mundano, viviendo con conformidad, con mediocridad, con nosotros mismos y nuestras circunstancias como el eje de nuestra vida; o hasta que punto realmente estamos en vela, alerta.
Os invitamos a hacer durante esta semana un ejercicio de imaginación y de evaluación. Pensemos cada uno, que mañana es el último día de nuestra vida. Intentemos darnos cuenta qué habríamos sembrado durante ella, en qué y cómo habríamos transformado el mundo que nos rodea para dejarlo un poco mejor de lo que lo hemos encontrado. Procuremos también plantearnos en qué nos hemos dejado transformar para ser testimonio de Jesucristo, presencia de Dios.

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on noviembre 26th, 2017 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25,31-46

Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.” Entonces los justos le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?” Y el rey les dirá: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.”
Y entonces dirá a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de deber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.” Entonces también éstos contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y él replicará: “Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.” Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”


NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Tercera parábola del capítulo 25 sobre el final de los tiempos, que hemos meditado en los tres últimos domingos. Con este domingo concluye el año litúrgico.
Nos encontramos unidas dos narraciones paralelas:
– la primera habla del “Hijo del Hombre”, las naciones, el pastor, las ovejas y los cabritos. (vv 31-33)
– la segunda habla del “Rey”, de su Padre, la eternidad, los justos, los malditos, los más pequeños, castigo, vida.
Son paralelas en que ambas hablan de los situados a la derecha y a la izquierda y de un juicio. (vv 34-46).
Los juzgados son “las naciones”, es decir, todos los hombres. Es un juicio universal.
La sentencia favorable o contraria es dada de acuerdo con unos comportamientos de atención con los “hermanos más pequeños” del Rey (v 40 y 45). En este evangelio Jesús llama hermanos suyos a sus discípulos: “Todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano” (12,50). En el mismo sentido, Mateo en su evangelio designa con la palabra “hermano” a los miembros de la comunidad cristiana (como en 7, 3-5).
La sentencia del juicio se establece, pues, en relación al “servicio” (palabra que la liturgia traduce por “asistencia” v 44) dado a los cristianos “más pequeños”, esto es, a los cristianos en situación de fragilidad (hambre, sed, emigración, desnudez, enfermedad, prisión: v 35-36 y 42-43). Ya en 18, 6 advierte contra el comportamiento del que “escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí”. Los que le prestan servicio son llamados “justos”, es decir, personas que practican la “justicia”, o sea, personas que cumplen la voluntad de Dios.
Jesús se identifica con estos cristianos vulnerables (v. 40 y 45), como ya lo hiciera anteriormente en 18, 5, como también se ha identificado con los enviados a misionar que pasan dificultad (10,40).

Página siguiente »