DESDE EL VERANO

Posted on agosto 28th, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

LECTIO DEL DOMINGO XXII

TIEMPO ORDINARIO- CICLO B

——————————————-

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23

Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. ( Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes la manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas. ) Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores»? Él contestó: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:  «Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.» Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.» Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Los últimos días de agosto siempre vaticinan el final del verano, algún día nublado o con lluvia nos pone alerta sobre la misma vida. Es como si nos fuera preparando para poner los pies en el suelo, renovados y con fuerza.

 La palabra de Dios de este Domingo supone también una clara y rotunda manifestación de realidad. Dios nos pone frente a un espejo, se enfrenta a los fariseos, y de algún modo se enfrenta con cada uno de nosotros. Nos mira, y nos interpela, nos hace caer en la de veces que juzgamos desde nuestra perspectiva, nos deja claro que las palabras sin obras para nada sirven. Nos alerta de nuestra lejanía, cuando cerramos nuestro corazón a su palabra.

Muchas veces pienso en estos días que hablamos mucho y escuchamos poco. Es la sociedad de la imagen, del primer impulso, de la palabra hueca.

El silencio debería hacerse presente todos los días en nuestra vida, como modo de renovar y escuchar lo que entra en nuestro corazón. Ahí está el verdadero tesoro. Que tengáis un feliz final de verano, aprovechemos para escuchar en el silencio y contemplemos la naturaleza que nos rodea, dejemos espacio en nuestro corazón. Un abrazo.

DESDE EL VERANO

Posted on agosto 22nd, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

LECTIO DEL DOMINGO XXI

TIEMPO ORDINARIO- CICLO B

——————————————-

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Juan 6, 60-69

¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna.

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: «¿Esto os hace vacilar?, ¿y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen. «Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo: «Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.» Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?» Simón Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.»

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Desde la ventana de esta casa tengo la suerte de contemplar el mar. Agradezco estos momentos, doy gracias a Dios por ello, por la familia, por estos ratos de tranquilidad, de silencio, tan necesarios en estos días.

Acudo a la Palabra del Domingo y me vuelvo a remover, Jesús no deja indiferente, todo lo trastoca, lo cambia, le da la vuelta, quiere que nos demos cuenta de que lo importante no está en aquello que nos trae de cabeza, lo que nos han vendido y hemos comprado, lo que nos hace sentirnos tristes, envidiosos o sencillamente aquello que nos da una felicidad ficticia y pasajera.

Jesús nos habla de su palabra y de espíritu, de verdad, de camino, de opción por él, de fe, de concesión, de fidelidad, de ayuda y de vida plena. No hay nada más que pueda darnos la verdadera felicidad. Acudamos como Pedro a él, la alegría vendrá y se verá todo de otra manera, al modo de los hijos de Dios.

DESDE EL VERANO

Posted on agosto 15th, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Lucas 1,39-56

El Poderoso ha hecho obras grandes por mí; enaltece a los humildes

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludo a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia para siempre.» María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Hace muchos años, cuando participaba en Campo de compromiso, por tierras de Almería, todas las noches al finalizar el día, hacíamos oración con el Magníficat, era una mezcla de cansancio, gratitud, presencia, y esas palabras calaban hondo. Aún a día de hoy, cada vez que lo rezo, me traslado allí, es experiencia absoluta de fe, eternamente agradecido por ello.

El pasado domingo pude descubrir en la Eucaristía, al nuevo párroco de la localidad costera en la que me encuentro, era su primera misa, e hizo bueno aquellos de los dones de Pablo. Supo transmitir a todos los que estábamos allí, ancianos, mayores y jóvenes, de manera sencilla, el mensaje nítido de Jesús, lo resumía de este modo, con firmeza: Estés como estés «levántate y come del pan de la vida», no hay otro camino, ni otros panes, si te caes «levántate y come», sea cual sea tu situación «levántate y come». Se ha quedado el lema esta semana en mi casa resonando, gracias.

Aprovechemos estos días si os parece para retomar esa gran oración que es el Magníficat y por las noches recitémosla desde lo más profundo. Un abrazo.

DESDE EL VERANO

Posted on agosto 8th, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Juan 6,41-51

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo

En aquel tiempo, los judíos criticaban a Jesús porque había dicho: «Yo soy el pan bajado del cielo», y decían: «No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?» Jesús tomó la palabra y les dijo: «No critiquéis. Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: «Serán todos discípulos de Dios.» Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan de vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.»

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Adentrado ya en los primeros días de descanso, con algo más de tiempo para leer, contemplo con asombro que después de de más de dos mil años, seguimos con los mismos hábitos. Basta asomarse a la ventana de algunas publicaciones para comprobar que nada ni nadie escapan a la crítica. Hace dos mil años era el propio Jesús quien la sufría, y hoy es el Papa Francisco quien la recibe, incluso desde dentro. Asistimos a una fiesta de la descalificación, del insulto, todo tiene algo que criticar, todo se lleva a los límites, nadie está libre.

En esto se acerca a nosotros Jesús, con su Palabra, y nos pone blanco sobre negro la realidad; no criticar, no juzgar, acercarse a su palabra, comer del pan de la vida, aumentar día a día nuestra fe. Cultivemos estas actitudes estos días, que cuantos se acerquen a nosotros, salgan reconfortados, queridos, cuidados. Que nuestras palabras sean motivo de alegría, de comprensión. Que cada día cultivemos nuestra fe, estas fechas son claves para ello. Aprovechemos, un abrazo.

DESDE EL VERANO

Posted on agosto 1st, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Mateo 20,20-28

En aquel tiempo, cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»; Jesús contestó: «Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.» Ellos le preguntaron: «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?»  Respondió Jesús: «La obra que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha enviado.» Le replicaron: «¿Y qué signo vemos que haces tú, para que creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: «Les dio a comer pan del cielo.»» Jesús les replicó: «Os aseguro que no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.» Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de este pan.» Jesús les contestó: «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.»

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Es difícil comenzar los comentarios del evangelio, desde la perspectiva del descanso, cuando me hallo en el despacho finalizando un mes complicado de trabajo. Sin embargo es reconfortante parar un rato, y leer la palabra. Hoy me quedo con la primera parte del evangelio, con la actitud de búsqueda de aquella muchedumbre. Me pregunto si hemos dejado de buscar. A veces cuando paro, me siento así, caigo en la cuenta que el día a día se convierte en rutina y que estoy centrado en el pan de este mundo. ¿Buscamos? ¿Salimos al encuentro de Dios? ¿Nos preocupamos por ello? Me gusta esa actitud de esa “gente” del evangelio, salen a buscar a Jesús con fe y le preguntan, no se quedan callados, quieren respuestas para seguir adelante y dar sentido a todo. Se acercan días de descanso, aprovechemos para volver a buscar, salgamos al encuentro de Dios, en todo y para todos. Comamos el pan de la verdadera vida y retomemos el camino. Él siempre está ahí a la espera y cerca de cada uno de nosotros, un abrazo.

DESDE LA PLAYA

Posted on agosto 30th, 2020 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

Lectura del santo evangelio según Mateo 16, 21-27

 

El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo

 

En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: «¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.» Jesús se volvió y dijo a Pedro: «Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.» Entonces dijo a sus discípulos: «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.»

DESDE LA PLAYA

(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)

El camino fácil, la pereza, que nos lo den todo hecho, nada de sufrir, nada que cueste, todo rápido, al momento, y si es placentero mejor. Esto se nos vende y esto va calando poco a poco.

La palabra de este Domingo, también nos pone sobre aviso de este asunto. Son los propios discípulos los que no entienden el destino de Jesús, su mensaje más profundo y pretenden alejarlo de él. Pero Jesús les reprende de modo enérgico, y construye uno de los pasajes mas centrales de toda su vida publica.

Negarse a uno mismo, cargar con la cruz, perder la vida para encontrarla…

Terminando el verano, este verano tan distinto en muchas cosas, la palabra de Dios, vuelve para ponernos en calma y centrarnos, el está con nosotros, no temamos.  Salir de nosotros, mirar con otros ojos, no rehuir los caminos difíciles, y sobre todo dar, darse. Al atardecer de la vida seremos examinados del amor, tan simple, tan claro. No se mirará nuestra cuenta corriente, ni nuestros bienes, ni nuestras redes sociales, solo nos preguntará,  ¿Cuánto amor diste? La respuesta está en nuestra vida.

Que tengáis un feliz final de verano. Un abrazo.

DESDE LA PLAYA

Posted on agosto 23rd, 2020 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

Lectura del santo evangelio según Mateo 16, 13-20

Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.» Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.» Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

DESDE LA PLAYA

(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)

Verano distinto éste que estamos pasando, bastante raro. Si prestamos un poco de atención, la gente está algo decaída, aunque nos repongamos día a día, se nota que faltan abrazos y sonrisas. La familia, como núcleo de fuente de vida, ahora mismo es esencial, aprovechemos este tiempo para cuidarla al máximo, para abrazar, sonreír y disfrutar.

En este verano, además, me he tenido que venir unos días para cuidar de mi madre, que poco a poco se va apagando, después de una vida repleta de amor y sufrimiento. Lo que podría parecer algo fastidioso para mi comodidad, se convierte, sin darme cuenta, en días plenos, con la mejor de las sonrisas cada vez que se le habla o se le cuida. Pertenece a una generación distinta, que con su vida y entrega ponen de manifiesto su fe. Nada ha podido separarla del amor de Dios como dice la canción, siempre adelante, siempre con ánimo.

El evangelio de este domingo, nos vuelve a poner en el centro la fe, como don y regalo de Dios, que nos revela lo esencial. Pedro era un simple pescador, que supo reconocer esa verdad y la vivió, y sobre él Jesús quiso que todo se iniciara.

Hace dos días tuve la oportunidad de ver la película los dos papas, muy recomendable verla y comprobar que después de dos mil años, la Iglesia, con todos sus pecados, sigue ahí. Pero para mí lo mejor de todo es que siempre, en todas sus épocas, alguna llama brilla más y la reconduce hacia la verdad. En este mes de agosto nos ha dejado otro Pedro (Casaldáliga), una de esas luces que reorienta el camino y que remueve conciencias. Que su obra sea conocida, aprovechad estos días para leer algo sobre su figura o algo escrito por él, merece mucho la pena
 
 

DESDE LA PLAYA

Posted on agosto 16th, 2020 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

Lectura del santo evangelio según Mateo 15, 21-28

 

Mujer, que grande es tu fe

 

En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo.» Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando.» Él les contestó: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.» Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: «Señor, socórreme.» Él le contestó: «No está bien echar a los perros el pan de los hijos.» Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos.» Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.» En aquel momento quedó curada su hija.

 

 

DESDE LA PLAYA

(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)

La palabra de Dios, cuando se lee con prisas, sin reflexión, a veces te deja confundido e incluso algo sorprendido. Este es el caso de la palabra de este Domingo, la actitud de Jesús, parece alejada y dura, pero una lectura sosegada y tranquila, nos descubre el corazón misericordioso y cercano de Dios. En ocasiones, Jesús pone a prueba a los que le rodean, y los lleva al extremo, pero conoce el corazón de aquellos a los que se dirige, y no deja de enseñar. Jesús sabe de la fe la mujer cananea y la pone a prueba, como con Pedro la semana pasada, quiere enseñar a todos que una fe fuerte, sin titubeos, puede con todo, abraza todo, acoge todo.

La mujer cananea asume su debilidad en aquella época (mujer y extranjera), pero tiene la llama que ha prendido en su corazón y nadie la podrá apagar, podrá bajar de intensidad, pero siempre estará ahí, haya oleaje, marejada, sea maltratada, o discriminada, esa llama perdurará y estará lista para dar el paso adelante y es ahí cuando imaginaremos esa sonrisa de Jesús, al comprobar lo que ya sabía: «Que se cumpla lo que deseas.»

Que en estos días de sol, mar o montaña, días de descanso, aprovechemos estos ratos para cuidar nuestra llama, algo apagada, y que en nuestros corazones sintamos esa sonrisa de Jesús que nos quiere y nos cuida, nada podrá arrebatarnos esa increíble sensación. Un abrazo

DESDE LA PLAYA

Posted on agosto 9th, 2020 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

Lectura del santo evangelio según Mateo 14, 22-33

 

Mándame ir hacia ti andando sobre el agua

 

Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario.

De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!» Pedro le contestó: «Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.» Él le dijo: «Ven.» Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame.» En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: «¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?» En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios.»

DESDE LA PLAYA

(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)

La familia como núcleo esencial de una sociedad que se resiente. El verano es tiempo propicio para  vivir en familia, convivir y retomar el rumbo. En septiembre volveremos a la barca y a buen seguro, como cuenta el evangelio, el viento soplará en contra. Surgirán miedos, habrá oleaje, marejada, la barca será sacudida y se pondrá, de nuevo, a prueba nuestra fe. El evangelio nos pone de nuevo las claves, si tenemos claro el rumbo, si la proa se dirige hacía la verdad y si nuestra fe ha sido alimentada, Dios, como en otras ocasiones, saldrá a nuestro encuentro y pondrá su mano en nuestra vida y el viento amainará, tenemos que estar seguros de eso.

En esta semana que entra podríamos dedicarnos a contemplar, descansar activamente en familia y así llenar nuestro corazón de fuerza para seguir en contra de ese viento que arrasa conciencias y que convierte a los hombres en meros espectadores de un mundo que se muere. Como dice la canción, no lo sienten. Seamos compasivos, levantemos la mirada y tendamos la mano.

DESDE LA PLAYA

Posted on agosto 2nd, 2020 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

Lectura del santo evangelio según Mateo 14,13-21

 

Comieron todos hasta quedar satisfechos

 

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.» Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.» Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.» Les dijo: «Traédmelos.» Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

 

(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)

Otro año más y van ya… unos cuantos creo.

Este primer comentario del evangelio del mes de agosto, me coge todavía en plena vorágine, final de mes, y el mundo parece que se acaba. Así es el mes de julio en mi profesión, año tras año, pasa lo mismo. Este año, como podréis comprender venimos además algo tocados, descompasados, como si despertáramos de un golpe fuerte, algo mareados todavía de lo que está suponiendo a nivel mundial y a nivel personal esta pandemia que nos trae de cabeza.

Y en estas que estamos llega Dios y nos llama, nos acoge, nos dice que nos recostemos en la hierba, que disfrutemos de su presencia, y que comamos con él, para ello hay que tener siempre la fe cuidada, no olvidada en un cajón del corazón. Acudamos a esta invitación maravillosa, contemplemos la verdad, disfrutemos de ella, comamos del pan de la vida y salgamos a la calle, todo se afrontará de otra manera. Un abrazo.

Página siguiente »