SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 26th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Nos inquieta esta lectura, pero no porque nos de miedo, sino porque es clara y nos ilumina todas las zonas oscuras que tenemos en nuestras incoherentes vidas como cristianos, como familia.
Una de nuestras madres siempre decía que la ventaja es del más pequeño, es decir, que en una familia, siempre se trata de proteger, cuidar con más celo, al que más lo necesita, al anciano, al  enfermo, al niño pequeño, totalmente dependiente de los padres, a la persona más débil, por las circunstancias que fueran.
En toda familia, siempre se ha tenido seguro noches en hospital, tiempos amargos en urgencias, (ya sean más o menos graves), dar de comer a nuestros mayores cuando se les cae la baba, limpiarles en el baño, o sufrir las ausencias. Y esto, que es tan fácil vivirlo en familia, y que tendría que ser iglesia doméstica y vivirlo también en el resto de la sociedad, sin embargo, no somos igual de coherentes entre los más pobres que no conocemos.
Es cierto que lo intentamos, está claro que lo proclamamos, es un estilo de vida, que aunque no lo logremos, lo tenemos muy presente en nuestra familia y seguimos trabajando duramente en poner en el centro a los pobres, a los humildes, a los necesitados. Pedimos a Dios que cuide de nuestros más pequeños, (padres ancianos, abuelos, niños pequeños, enfermos), en nuestra familia y en cualquier lugar y circunstancia.


DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto ¡lo sentí tan cercano y real!. Donde estoy antes había un comedor para niños y niñas, sobre todo migrantes. El año pasado se cerró, pues en las escuelas les dan la comida, así que se luchó para que entrasen en ellas.
Pero este año, ante el aumento de demanda, no todos pudieron entran. Me dolió mucho y me he enfadado con esta situación. Y justo, este texto me iluminó: prepáralos tú para que no pierdan un año de escolaridad y así les sea más fácil la inserción en la escuela el año que viene. Además del pan material, también necesitan educación, sino no van a tener un crecimiento integral.
Y ¿qué decir del dar de beber al sediento? muchos de estos niños y niñas pasan por delante de mi casa todos los días a por agua (no tienen en sus casas), muchas veces me piden agua para beber pero me he dado cuenta que no solo es para calmar su sed, es también para que les preste atención, converse y juegue con ellos.
¿Y los enfermos? La mayoría personas muy mayores, algunas no tienen muchas ganas de charla, simplemente agradecen el que se les haya ido a visitar, que se le tenga en cuenta, que se le dignifique.
No podemos amar a Cristo en lo abstracto, son las personas las que nos lo hacen sentir cerca, las que nos inspiran a amarlo, las que nos hacen ver que Él está en ellos y ellas, en su realidad…

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 19th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Cada uno de los miembros de esta familia, tiene alguna cosa que le hace especial. Siempre hemos apostado porque el mayor de los talentos que podemos ofrecer a los demás, es ser respetuosos, con todos, es ser cariñosos para con los demás. Al menos lo hemos intentado.
Qué orgullo sentimos cuando dicen que nuestros hijos son personas buenas y comprometidas, respetuosas y generosas, eso es una bendición de Dios, aunque no somos perfectos, son unos adolescentes de lo más normal. Pero los talentos, sean cuales sean, es para ponerlos a disposición de los demás. Es verdad que eligen según lo que les gusta, según lo que se les da bien, ya sean en sus hobbies o en sus estudios, pero siempre, que tengan claro dos cosas: Todo lo que tienen les viene de Dios, es una gracia que Dios les concede, y como tal gracia, hemos de ponerla a disposición de los demás, del equipo, de la clase, de la familia, de los amigos, de la sociedad, ya sea aportar lo mejor que tienen en un partido de fútbol, o colaborar con la convivencia en clase. No seamos mezquinos, busquemos siempre el bien común, el Reino de Dios, con todo lo que Él nos ha concedido. Formémonos, cuidemos nuestras posibilidades, demos siempre lo mejor de cada uno, implicándonos siempre con las personas, nos gustaría como padres,  que nuestros hijos, no estén encerrados en sí mismos, sino dándose a los demás. Con la ayuda de Dios, intentaremos darles testimonio y poner nuestros talentos a trabajar.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

“Los dejó encargado de sus bienes” El Señor confía en mi, me dio talentos no para mi, sino para ponerlos al servicio del Reino, concretamente al servicio de los más pobres. Al ponerlos al servicio se desarrollan más y una va descubriendo otros nuevos.
No hace mucho, reflexionaba este texto con un grupo de jóvenes de una comunidad rural. Algunos decían que les costaba reconocer los talentos que tenían, pero al dialogar sobre ello se fueron dando cuenta que sí tenían. La dificultad estaba en pensar en grandes talentos o talentos importantes.
Lo mejor es que una vez cada uno dijo uno de sus talentos, se decidió juntarlos todos y así hacer una serie de actividades con los niños y niñas de su misma comunidad para la Navidad.
Dios no mira si son pocos o pequeños los talentos que tenemos, lo que importa es ponerlos al servicio de los demás. A veces pequeños gestos logran grandes obras.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió, dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El Evangelio de San Mateo 25,14-30 me da una amonestación. ¿Qué hago con el talento que Dios me ha dado? Tengo que decir que me siento comprometida con ganar almas para Cristo, la sociedad en donde vivimos ofrece tantas distracciones, en especial a nuestros jovenes. Este mensaje me recuerda lo que debo hacer y lo que no. Que es agradable a Dios y que no es. Reconozco que tengo el talento de la música y te puedo decir que siempre lo he puesto al servicio de la iglesia, es mi norte colaborar con la celebración Eucarística domingo tras domingo aunque haya pasado por mi tratamiento de quimioterapia, el domingo para mi es sagrado. También me toca de cerca si de alguna manera u otra me quedo quieta, por el cansancio, por la falta de movilidad y no hago más por aquellos que me necesitan.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 12th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Velad. Estar siempre atentos, sin descanso, es algo que como familia se aprende pronto, las noches en vela en familia se producen en ocasiones. En vela estuvimos en el nacimiento de uno de nuestros hijos. En vela, cuando se ponían enfermos; en vela cuando sufrían por algo, por algún examen, o trabajo, cuando lo dejaban para el final; en vela cuidando de enfermedades de los abuelos, en vela, cuando falleció una madre. Velar por los otros, estar pendientes de la familia, cuidar que no les falte de nada, especialmente nuestra compañía, es algo que inevitablemente y gracias a Dios se aprende en familia.
Pero ojalá tengamos el mismo celo, el mismo deseo para estar en vela esperando la llegada de Dios, esperando con ansia su Palabra, su Encuentro. A veces, nos creemos más que Dios y somos unos necios. Pedimos a Dios como matrimonio, como padres, como hijos, que de la misma manera que cuidamos y dejamos la luz encendida de nuestro hogar para que indique el camino de vuelta a nuestro cónyuge, a nuestros hijos, también salgamos al encuentro del Esposo, salgamos al encuentro de Dios, que quiere encontrarse con nosotros.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Estar preparada ¿cómo?
Yo necesito mantener la lámpara encendida a través de la oración, de estar con Él, compartir con Él. Es lo que me ilumina, lo que da luz a mis relaciones, a lo que hago. Y, a su vez, espero ser luz para esas familias y grupos que acompaño.
Sentí la alegría de esas muchachas al llegar el novio, al entrar en la sala de bodas.
Es la misma alegría que siento al estar con esta gente sencilla, que disfruta de lo pequeño, que lucha cada día por sobrevivir… que no pierde la esperanza, sobre todo la esperanza de que sus hijos e hijas crezcan sanos y felices, de que tengan una mejor vida.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

Esta lectura de Mateo me hace reflexionar en la importancia que le tengo que dar en mi vida el estar preparada para estar frente a Dios. Precisamente tengo bien claro que en cualquier momento puedo estar frente a El, En cada tratamiento de quimioterapia la vida se me puede ir; pero al tener ” mi lámpara encendida” que he de temer. Mantenerme con el suficiente aceite en la vida me invita a vivir haciendo y poniendo en práctica la palabra de Dios que me invita a hacer las cosas que Jesús hizo y aun mayores. Busco en el dia a dia hacer la buena obra, colaborar en lo que se me necesite, tengo claro el no vivir juzgando sino quiero estar abierta al abrazo solidario. Soy inmensamente feliz con las enseñanzas que nos brinda la madre iglesia y con las gracias que puedo obtener manteniendo mi relacion con Dios a traves de los sacramentos y en la Santa Cena, es que vivir haciendo el bien y no mirar a quien me hace mas humana. Asi mantengo mi lámpara encendida y con suficiente abasto para cuando venga el Señor esté lista para verle cara a cara.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 4th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

En estos lugares, como misionera me siento muy acogida y es fácil caer en la tentación de ser reconocida, alabada… Y este texto me ilumina y me da algunas claves para que realmente sea la misión del Señor y no la mía:
“Servidor”, en mi caso servidora. He sido enviada a servir, a poner al servicio de los más vulnerables lo recibido gratuitamente.
“Todos vosotros sois hermanos”, ver en cada persona con la que estoy, incluidos los niños y niñas, a mis hermanos y desde hay la relación cambia, es horizontal y mucho más cercana y amorosa.
“Quien se humilla”, la humildad me da apertura, me ayuda a ver todas las potencialidades de estas gentes y lo único que tengo que hacer es ayudar a que esas potencialidades se desarrollen. En varios grupos que acompaño me encanta ver cómo ellas mismas van encontrando soluciones a sus problemas, se enseñan unas a otras y yo también aprendo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 29th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

En estos tiempos que se habla tanto del cumplimiento de cumplir las leyes,  hay personas que cumplen sólo, no ya sólo las que les parecen justas, sino las que se amoldan a sus intereses, es muy importante, recalcar que las leyes, tienen que estar al servicio de las personas, especialmente de los más desfavorecidos. Ojalá, fuera el criterio para establecer las normas de nuestras sociedades.
Nosotros, como padres, siempre hemos inculcado a nuestros hijos un respeto a las normas, ya sean de nuestra comunidad de vecinos, ya sean del colegio, ya sean de los equipos deportivos en los que participan, las normas de circulación y por supuesto, en nuestro hogar; la familia somos la base de la sociedad y aquí se forjan los ciudadanos. Es verdad, que no siempre es fácil, que es más rápido pasar de todo, mirar a otro lado e incumplir cuestiones, no haces daño a nadie, y ellos además, como adolescentes que son, también intentan saltarse límites; pero hay que tratar de ser serios.
Serios sí, pero no inflexibles, lo que honestamente intentamos es luchar por un mundo más justo en nuestro entorno; y esto sólo se logra cuando ponemos en el centro de nuestra vida, de nuestras leyes, de nuestras organizaciones: el amor, primero a Dios y como consecuencia de ello, al prójimo. Pedimos al Dios de la vida, que estos mandamientos sostengan toda nuestra Ley entera.


DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto veía como había sido la vida de Jesús, qué hacía, cómo lo hacía… siempre desde el amor, ese amor que tenía al Padre le movía a amar a las personas que iba encontrando en su camino, especialmente las que nadie quería, a los que eran despreciados, a los descartados…
Pero incluso cómo contestaba a sus enemigos desde el amor, les decía lo que les tenía que decir pero sin rencor, venganza, odio.
Todo esto me hizo analizar mi estar aquí en la Misión. ¿Desde donde trabajo? ¿cómo lo hago? Y vi la diferencia de cuando lo hago desde el amor a cuando lo hago desde el deber.
Desde el amor es alegría, compartir: doy de lo que tengo y soy y recibo de lo que tienen y son; nos relacionamos, nos amamos.
Pero cuando es desde el deber, se me hace pesado, me fijo más en las carencias que en las potencialidades, me cuesta empatizar, me cierro en cómo deberían ser las cosas y no son.
Relacionarnos, trabajar desde el amor nos hace más libres y disfrutamos de lo que hacemos.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El Evangelio de hoy toca mi corazón grandemente “amarás al Señor con todo tu corazón” ¡Sí!, amo a Dios con todo mi ser y por eso a pesar de mi condición de salud en este momento, no dejo de buscarle dia a dia y agradarle con mis actos, comenzando con la lucha que llevo dia a dia, cojo la quimioterapia oral y la otra intravenosa, pero pienso que demostrarle a Dios mi fidelidad y que le amo es asistir a la Eucarístia es escencial. Escuchar la palabra y ponerla en práctica es mi deseo. Cuando me van pinchando las venas, pienso en el amor tan grande que nos ha demostrado Jesús de dar su vida incluso en la cruz y yo pecadora quiero ofrecer cada dolencia por amarle al que me amó primero. Antes que limpiar mi casa está cualquier compromiso con mi Dios y la Iglesia. Antes que la excusa de estar en un hospital está buscar a algún ministro de la Eucaristía para recibir a Jesús en la santa comunión. Antes de levantar improperios a mi prójimo (amigos, familia, vecino, caminante en la calle, conductores de automóviles) pienso en tratarlos como a mi gustaría me trataran. Así nos ayude Dios.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 21st, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

¡Ay las preguntas capciosas! Éstas que intentan buscar las cosquillas, provocar, traspasar los límites, es propia sobretodo de los hijos adolescentes, cuando intentan que los padres, no sepan qué responder, para cogerles en un brete e intentar sacar algo. Lo cierto es que no nos podemos quejar de nuestros hijos, aunque a veces digamos lo contrario, las cosas que van intentando son propias de su edad, de buscar arriesgar y aprender cosas nuevas, pero para nosotros, sus padres, nos cuesta el ser coherentes en nuestros actos, en nuestra vida, porque somos testimonio para ellos.
Jesús no tiene estos problemas, por mucha provocación que intenten, Él sí sabe responder correctamente, primero porque no hay fisuras entre lo que dice y hace y por otro lado, porque su inteligencia, su genialidad, hace que descoloque a quienes buscan comprometerlo.
Y por otro lado, lo que nos inspira como familia, como economía doméstica es a no mezclar las cosas, a que nuestra economía tiene que estar inspirada en el evangelio, la economía al servicio de las personas, pero siempre dentro de las normas que la sociedad en la que vivimos ha consensuado. Difícil tarea, pero con la ayuda de Dios y con el testimonio de vida de Jesús, demos al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

“A Dios lo que es de Dios” Y ¿qué es de Dios y qué no es de Dios? Todo lo que vaya en contra o impida la realización de su proyecto no es de Dios.
Constantemente veo situaciones que no son de Dios: negación de derechos como la educación, discriminación por ser de una determinada nacionalidad, explotación, desnutrición en bebés por falta de una alimentación adecuada,,, Ante estas situaciones no me puedo quedar indiferente.
Pero a veces es difícil saber actuar, el miedo a no ser escuchada, el rechazo… Y entonces me doy cuenta de que lo único que tengo que hacer es dejarme llevar por el Señor, ser un instrumento suyo, dejarle actuar.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 15th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

A nosotros nos encanta celebrar y tener encuentros  en casa, con la familia, con los amigos, con nuestra comunidad cristiana. Ponemos a disposición de todos lo mejor que tenemos, nuestro hogar, nuestra comida, la preparación con cariño de la fiesta, la recogida de todo después, nuestra hospitalidad, nos encanta tener la casa llena de gente, no importa los que seamos, para todos hay un hueco,  hasta en ocasiones apartamos los muebles para que todos se sientan cómodos; pero cierto está que es con las personas que queremos, que conocemos, que nos son familiares. A Dios le encantan las fiestas, es que eso es lo que quiere, hacernos felices, disfrutar del encuentro, de sus hijos queridos, le encanta vernos dichosos, nos tiene preparado un gran banquete. Jesús se reunía con todos, comía y se alojaba especialmente en casa de los pecadores, su vida era un encuentro, una comida, una fiesta, pero no todos saben apreciarla, no todos están dispuestos a vivirla. El banquete está preparado, pero ¿seremos merecedores del convite? ¿Formamos parte de sus preferidos? ¿Estamos vestidos de fiesta? Dios quiere hacer dichosos a cuantas personas no pueden disfrutar de la fiesta, de la vida, de la comida ¡cuán difícil es trasmitir a nuestros hijos la preferencia por los excluidos, si nosotros así no lo vivimos con toda la franqueza y con toda la coherencia posible!

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto, percibía la alegría de Dios por ofrecernos un banquete, algo que nos hará felices. Sin embargo, no siempre estoy dispuesta a acudir a ese banquete porque estoy acomodada en lo mío, en mis ideas, mis esquemas… Pero Él sigue insistiendo porque es algo bueno, y una sigue resistiéndose a despojarse de lo suyo y abrirse a su novedad, dejarse sorprender.
Por eso entiendo que salga a los caminos, a la gente sencilla que se abre con naturalidad a Él y su mensaje, quizá está ahí la clave por la que viven tan alegres aún a pesar de las adversidades. Es la alegría que nace de la esperanza, del compartir lo poco que se tiene, de ayudarse en el día a día, de estar vivos…


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

En este Evangelio me siento como si fuera parte de lo que vivo constantemente. Me encuentro con personas pasando situciones difíciles en su vida y los convidas al banquete dominical y no vienen. Si conocieran que esa fiesta lo llenaría de gozo, amor y esperanza sería otra historia para contar. Yo recibo el llamado, trato de estar diaponible, pese a mi proceso de salud. Ir al banquete del Señor fortalece mi vida, mi cuerpo. Cuando yo entro por los portones de la iglesia ya mi cuerpo reconoce donde estoy y canto y bailo y me gozo en la presencia de la Palabra de Dios, y más aún me alimento del pan y de vino, cuerpo y sangre vivo y real de nuestro Señor Jesucristo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 8th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Jesús comenta esta parábola a los sacerdotes y senadores,  y por eso, creemos que se dirige directamente a nosotros como padres. Los padres somos garantes de la porción de “tierra”, que Dios nos ha “arrendado” para cuidar, para labrarla, para dar frutos. Pero a veces, nos apropiamos y nos creemos los dueños de lo que se nos ha encomendado: Dueños de nuestros hijos, dueños de sus sueños, de sus vidas, de la familia, de las circunstancias que la rodean. Pero Jesús es muy clarito: te he mandado a mis mensajeros, incluso he enviado a mi Hijo para que lo comprendas: No eres el dueño, no te apropies de lo que no te corresponde, de lo que Dios te ha dado como gracia, como don, como familia. Sintamos su misión como servidores del Reino, Sólo Él,  le da sentido, plenitud, y nos lo “arrenda” para seguir trabajando y que dé frutos. No hagamos nada que rompa, desuna, haga daño, esa preciosa herencia que nos ha dejado Dios.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Lo primero que me llamó la atención es que el propietario arrendó su viña a unos labradores y se marchó, es decir, confiaba en ellos.
En este lugar de frontera, los migrantes son discriminados, mal vistos… Y lo peor es que en algunas ocasiones por los mismos hermanos/as de la Iglesia.
¿Por qué nos cuesta tanto aceptar a los hermanos y hermanas diferentes? ¿Por qué juzgamos siempre desde nuestra posición y nos cuesta tanto abrir nuestras mentes y ver más allá?
Cuando me acerco a esas familias migrantes y abro mi mente y mi corazón, no sólo los veo como hijos e hijas predilectos del Padre y, por tanto, hermanos míos, sino que en muchas ocasiones son ellos los que me evangelizan a mi con su sencillez.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 1st, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin


¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Dice el refrán que la confianza da asco. Aunque es un dicho popular, tiene algo de razón. Cuánto más confianza tienes con una persona, más fácil es para ti, dejar que sus asuntos no sean tan importantes, y menos problemas tienes para desairarlo o incluso, para enfadarte con él o ella, por cualquier causa, mientras que a los otros, no serías capaz ni de llamarles la atención por cuestiones más graves. Y esto lo decimos porque, en ocasiones, la familia y especialmente los cónyuges, precisamente por la confianza que se tienen, son los que más veces se dicen “no” entre ellos para atender otros asuntos. Aunque, también es verdad, que somos los primeros en arrepentirnos de haber dicho que no, y en seguida, recapacitamos, pedimos perdón, olvidamos siempre y allí estamos donde haga falta, juntos, acompañando a nuestra pareja, o donde sea necesario. Ojalá con la misma naturalidad, pidamos perdón a Dios y hagamos su voluntad.,

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al leer y meditar este texto, me llegó muy hondo la respuesta del primer hombre “no quiero”. Yo en alguna ocasión le respondí así al Señor, tenía miedo porque seguirle, cumplir su voluntad, trabajar por el Reino implica entregarse, sufrir porque se tocan realidades y situaciones que duelen pero sólo así se puede actuar como Él lo hizo, con com-pasión.
Dios respeta nuestros ritmos, Él fue trabajando mis trabas, mis dificultades, mis debilidades…
Actualmente estoy donde Él quiere que esté, en un lugar de frontera con realidades muy duras: niños/as que mueren, madres adolescentes, familias migrantes explotadas y sobreviendo como pueden… Y son precisamente ellas los que hacen visibles signos del Reino con su solidaridad, alegría a pesar de las dificultades, acogida…
Dios, como buen Padre, quiere lo mejor para nosotros, cumplir su voluntad es lo que nos hace tener una vida plena porque trabajamos para que todos y todas tengan vida y la tengan en abundancia.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El texto del Santo Evangelio según San Mateo 21,28-32, me hace eco en la palabra “Voy Señor”. En medio de mi reto de salud en el cual llevo 5 años combatiendo el cancer he querido matenerme diciendole al Señor, Voy… Necesito estar cerca de los trabajos de la viña, necesito revestirme de El. Porque no puedo luchar sin sus fuerzas. Pero reconozco que me puedo comprometer y es mi mayor deseo pero la fatiga y los dolores de mi cuerpo en ocasiones no me ayudan a cumplir. Pero aun asi recapacito y vuelvo mi mirada hacia el Dios de la vida y me levanto para entregarme.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 23rd, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS ABUELOS
(matrimonio, jubilados, siete nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)

Mateo, en el Evangelio de hoy, nos da la verdadera dimensión de la generosa misericordia de Dios, en lo cual, para nuestro consuelo y esperanza, las Escrituras son pródigas y en muchas ocasiones no llegamos a profundizar en sus significados porque siempre o casi siempre la enjuiciamos bajo un punto de vista material y egoísta: “Yo, el primero, yo más que nadie, a mí me corresponde más…” y cosas por el estilo. Rara vez miramos estos relatos desde la postura de un padre, no digamos de El Padre Celestial, sino de un padre de aquí abajo; ¿todos los hijos se comportan, con respecto a los padres, de la misma manera?. Los que somos padres sabemos que no y a pesar de eso, todos ocupan un lugar en nuestro corazón y aún más el que más necesitado esté de protección y atenciones. ¿Cómo no va a ser infinitamente más misericordioso nuestro Padre Celestial?. En la primera lectura de hoy, Isaías lo dice bien claro, Dios se aleja, afortunadamente, del patrón humano, pues sus planes no son nuestros planes ni sus caminos nuestros caminos.
Nosotros que, por desgracia, fuimos educados religiosamente en el temor, como si Dios fuese un verdugo que nos estaba esperando, con el hacha preparada a la vuelta de la esquina, por si cometíamos alguna falta para segar nuestra vida y condenarnos al infierno eterno, tratamos de transmitir a nuestros nietos la imagen de un Dios-Padre generoso, amante de sus hijos, misericordioso, capaz como el buen pastor de dejar al rebaño por ir a buscar a la oveja perdida, ya que creemos que así se sentirán más llamados a imitarlo y permanecer en sus caminos.

DESDE EL TRABAJO
(matrimonio, ambos empleados de empresa; pertenecen a comunidad cristiana)  

¡Qué extraño y difícil me resulta este Evangelio cada vez que lo leo!
Está clarísimo, ¿cómo va a cobrar lo mismo el que apenas ha trabajado que el que ha sudado durante todo el día? Al Señor se le han trastocado las ideas…
Está claro que el que comenzó a primera hora de la mañana ha trabajado más, pero se ha centrado en esta idea, en el número de horas trabajando, y no ha pensado que quizás el que ha sido contratado a última hora puede llevar días sin encontrar trabajo y su situación sea muy complicada. Ni siquiera se ha preocupado por conocerlo.
Muchas veces me pregunto estas cosas respecto a mis compañeros. En mi empresa, aunque ya la situación está algo más regulada, aún queda gente que trabaja más horas de las contratadas, que trabajan en casa o incluso que comparan (exigen) con el trabajo que hacen los demás. Me pregunto si es por exigencia (propia o ajena), por su carrera profesional o por su situación personal.
Una amiga me contaba que el trabajo en América Latina parecía tener un matiz distinto. Allí eran mucho menos productivos, pero es que a cambio conocían a sus compañeros, tenían una relación humana. Aquí tendemos a ser muy productivos eliminando el tiempo dedicado a las relaciones personales. Y el trabajo es una parte muy importante de nuestra vida (no hay más que calcular el tiempo que le dedicamos) como para ser un tiempo deshumanizado.

« Página anteriorPágina siguiente »