SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 13th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Jesús se va, nos deja solos. Pero nos deja un mandato, el de proclamar el Evangelio a toda la creación. Para mi la creación se reduce a mi entorno más cercano: mi familia, mi amigos, mi trabajo, mis vecinos. El trabajo es posible que sea uno de los entornos más difíciles donde predicar el Evangelio. Pero la dificultad viene muchas veces en que no predico el Evangelio de Jesús, sino mi evangelio. Jesús no se va y nos abandona, Jesús sube al cielo para que crezcamos, para que seamos adultos, para que seamos nosotros quienes llevemos a cabo la propagación de su Evangelio. Nos conoce, sabe cómo somos y confía en nosotros. No es una carga pesada o una gran responsabilidad que carga en nuestras espaldas. Es un gesto de confianza. Los apóstoles lo entendieron bien y se fueron a predicar. Pues eso es lo que tengo que hacer yo, predicar con alegría el Evangelio de Jesús. Que también Jesús cooperará conmigo.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Misión grande la que me encomienda esta Palabra para este domingo. A toda la creación ir y anunciar… En mi contexto, ¿qué significa hoy anunciar y defender a la creación?. Dios confía en que cumpliré su voluntad, soy parte de su creación y me llama a defenderla y cuidarla. El dominio explotador al cual está sometida la madre tierra está llevando a destruir nuestra propia vida. En este evangelio debo manifestar que soy hijo e hija de Dios y que estoy del lado de Dios, por tanto, cuido y defiendo todo aquello que es de Dios y que es parte de su plan para mi. Creer en estos signos de vida nos hará testimonios vivos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 6th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Amar a los que te aman suele ser fácil. Amar a tus padres, a tus hijos, a tu mujer o marido, amar a tus amigos, a los verdaderos amigos es reconfortante. No tengo que esforzarme mucho, me sale de dentro. A veces puedo sentir un poco de pereza, a veces el contacto diario hace aparecer algún disgustillo. Pero nada grave, nada que no se pase en un suspiro. Pero yo tengo que comentar este texto desde el punto de vista del trabajo, y eso es otra cosa. Porque aquí las relaciones no son tan profundas y porque hay de todo. Hay quien te cae bien, quien te cae mal, quien anda aprovechándose, quien es más generoso. Por eso la pregunta es ¿amo a mis compañeros de trabajo como los hubiera amado Jesús?, que de eso se trata.
No voy a contestar a la pregunta, pero cada día debo preguntarme cómo trato a los demás, cómo es mi relación con ellos. De interés, de desconfianza, distante, o de servicio. Porque no he de olvidar que el amor se mide por el servicio.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

El don de tu amistad; nos enseñas a amar amándonos, no lo enseñas como un mandamiento. Esta semana pude detectar qué tan fácil es hacer amistad cuando hay sinceridad. Me tocó estar en un hospital acompañando a un herido golpeado, y entre los familiares de otros golpeados, nos apoyamos para ir y conseguir medicinas que no habían en el hospital público. Medicinas tan generales y cero existencia. La amistad es un don para amarnos como Dios nos ama. Darnos como Él, en el día a día. Se nos da y se nos parte. Me enseñas a luchar en defensa de derechos inalienables como es la salud. Te pido Padre ser abierto a tu amor y servirte siempre en mis hermanos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 29th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

A veces me resulta difícil ser constante, mantener mis convicciones y mis principios. Se requiere mucho esfuerzo y mucha constancia, y yo a veces estoy muy cansado. En esos momentos es fácil aceptar la decisión más sencilla, la que menos me complique la vida. Esto pasa en mi vida personal y también en mi vida laboral. Es cierto que no puedo estar continuamente planteando objeciones y pegas a todas las cosas, pero tampoco puedo aceptar todo lo que me proponen. Este texto del Evangelio me dice que si quiero dar fruto he de estar unido a Dios. Unido a Dios y unido a mis hermanos. Qué difícil es vivir hoy en día la fe en la individualidad, en la soledad. Qué fácil es que en este caso la sociedad te absorba y no queden nada de tus buenas intenciones de tus principios. Unidos a la vid, estando unido a Dios y al resto de los sarmientos (a muchos hermanos nuestros) es como daremos fruto. Si intento hacer la guerra por mi cuenta, seré derrotado.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Jesús mismo es una vid esparcida frondosamente a lo largo de la historia de la humanidad. Sólo cuando reconozco esta adhesión a Jesús y su proyecto del Reino, asumiendo el don de anuncio y proclamación de estos valores fundamentales del cristianismo, como son: justicia, libertad, dignidad, fraternidad, esperanza, etc., voy haciendo que ésta vid sea verdadera y auténtica. Hoy puedo reconocerte en medio de la gente con diferentes rostros, rostro del minero explotado que ha perdido hasta su familia, en el rostro del indocumentado que ha dejado su patria y sus hijos, rostro de la prostituta que es obligada por un sistema cada vez más excluyente, rostro del desempleado que te pide con gratitud conseguir un trabajo, rostro de un negro que pide ser aceptado tal como es siendo de otra raza víctima de racismo.
Te pido mi amigo Jesús que animes a seguir pidiendo lo correcto. No dejar de verte en todos estos rostros que nos hace ser de una misma vid, una familia, una humanidad consciente.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 20th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

La segunda ocasión proclama una nueva bienaventuranza, dirigida a los lectores del Evangelio: “Dichosos los que crean sin haber visto”, los que crean por el testimonio de la comunidad, y no como hace Tomás. Para eso fue escrito el evangelio, como dice el versículo final: “se han escrito para que creáis”.
El resucitado es el mismo que fue crucificado (no es un fantasma), como se indica al mostras sus manos y el costado, lo que provoca alegría en quienes le reconocen.
Jesús se vuelve a aparecer a sus discípulos y les abre el entendimiento. Les dice que estaba escrito que el Mesías padecerá y resucitará. La historia no termina en la pasión, la historia termina en la resurrección. En mi vida, en mi trabajo, no quiero la pasión, no quiero la cruz. Intento renegar, dar rodeos, evitarla. Pero tengo que ver la historia completa, no puedo ver sólo una parte. Hay tareas que no me gustan, situaciones que me desagradan. Tal vez tengo que reprender a alguien. Otras veces me dicen que no a una propuesta mía. Muchas veces no me valoran. Es la forma en la que vivo la pasión en mi trabajo. Pero mi historia tampoco termina ahí. También para mí hay una promesa. También para mí Dios me tiene preparada una resurrección. Es probable que no sea como yo la quiero o la espero, pero la tiene. Tengo que pedirla, tengo que buscarla, tengo que llegar a ella. Si en aquello que me hace padecer pongo amor, entonces habrá resurrección. Me dolerá, habrá sufrimiento, pero habrá resurrección.  Dios obrará el milagro. Esa es la promesa, en eso creo.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA
(hombre, casado, dos hijas, trabaja, delegado de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

El maestro ahora mi Salvador te apareces con una familiaridad vuelvo y te siento cerca de mis miedos ante la tarea encomendada. Ser tu seguidor me hace se también testigo de tu amor. Quiero ser libre como tu lo fuiste. El anuncio de tu verdad nos trae siempre consecuencias. En mi realidad tengo que aprender a encontrarte en mis hermanos los mas pobres los que no tienen vos los que no tienen ti techo ni trabajo. Ser tu testigo me implica parecerme y adquirir tus rasgos con que te reconocieron tus discípulos vieron tus manos tu costado y tus pies, hoy te encuentro en las manos mutiladas y amarradas por las injusta iniquidad que absorbe a nuestra sociedad, ayúdame para que a través del anuncio de tu Palabra pueda ir al encuentro de esa gente que no tiene nada y que sufren la injusta opresión de los nuevos faraones. Sigue apareciéndome y animarme a seguirte hasta tu cruz.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 8th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO

(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)   

Creer sin ver es algo que hoy en día se puede decir que está “casi prohibido”. Sólo creemos aquello que vemos. Y este texto justifica en parte esta realidad que vivimos. Sin embargo Jesús nos pide ir un poco más allá. En mi trabajo tengo tendencia a no creer eso que no veo, lo que me lleva a supervisar todas las cosas, a estar encima de las personas para comprobar si están haciendo las cosas bien o como yo quiero. Esta actitud me puede llevar a una relación de desconfianza. Tengo que confiar en las personas con las que me relaciono, en el trabajo y fuera de él. Las conozco y en su inmensa mayoría son personas buenas que intentan hacer bien las cosas. No tengo que caer en la creencia de que en este mundo la mayoría de las personas van a su propio interés. Y esto hará que la PAZ que Jesús reparte a sus discípulos me llegue también a mí.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, delegado de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)   

Jesús vuelve a impresionarme con el signo de paz, te apareces en nuestro día a día como lo que eres, Paz de Dios. Cuando tenemos miedo, entras y nos animas a seguir. Por vocación somos hijos del Dios de Paz. Con tu Resurrección abres el camino para desarrollarnos y emprender el camino de tu búsqueda en las cosas de aquí. Continuar tu proyecto de vida, justicia, paz. La fe es la fuerza que nos hace enfrentar los embates de la vida, no importa si por mi fe me encarcelan. Si por defender los derechos humanos, acompañar a los más pobres, y exigir justicia, me persiguen en este mundo tan injusto y desigual. Renueva mis ojos, ábrelos para verte en mis hermanos y ser signo de tu Resurrección en mi resurrección. Que este Evangelio me ayude a creer en mi propia resurrección, haciendo un cambio radical en nuestros actos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 1st, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Hoy es un día grande, o más bien, se abre un tiempo grande. La Resurrección de Jesús debe impregnar toda mi vida. También mi trabajo. Tantos momentos de desesperanza, de incomprensión, de fracaso. Cuántas veces he podido sentir el fracaso. Y cuántas veces he actuado como los discípulos: he ido al sepulcro para dar sepultura a algo que he intentado pero que no salió bien. Pero puedo recordar que otras veces, aquello que parecía fracasado en realidad estaba vivo. Hoy es un día de ilusión, de alegría, de Esperanza. Es un día (y un tiempo) para tomar ánimos, para no desistir, para volver a intentar construir en mi trabajo y en mi vida el Reino de Dios. Y un día de confianza, pues Dios es capaz de resucitar aquello que nos parece totalmente muerto.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Hoy domingo de resurrección día de la JUSTICIA DE DIOS de manera especial en Cristo nuestro Salvador, me dice que debo continuar con la misión encomendada porque se que la noche, las tinieblas, el pecado y los sepulcros de mi vida son solo pasos para encontrarte al fin, porque tú eres el Señor de la vida y no de la muerte, eres el hijo del Padre Justo. Estoy llamado por Jesús a vivir este nuevo día, esta nueva era donde brille la justicia y la Paz. En mi vida ordinaria siempre encuentro momentos en los cuales te me manifiestas y me haces recordar cuánto amor tienes por mí, me das vida nueva, tu resurrección es mi resurrección cuando vivo tu evangelio. Un evangelio que mana justicia. Si te sigo Señor, es porque estoy dispuesto, como Tú, a dar la vida, siento tu llamada a defender tu causa, cada día comprendo más tu llamada. Tu esperanza y tu alegría profunda inundan mi ser, Dios hace justicia liberándote de la muerte y hará justicia con mi vida. Quiero vivir como Tú vives en mi.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 25th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Ante la lectura de la Pasión y en un breve comentario como este, permitidme que me centre en sólo esta parte del Texto:
“¿A qué viene este derroche de perfume? Se podía haber vendido por más de trescientos denarios para dárselo a los pobres.” Y regañaban a la mujer. Pero Jesús replicó: “Dejadla, ¿por qué la molestáis? Lo que ha hecho conmigo está bien. Porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros y podéis socorrerlos cuando queráis; pero a mí no me tenéis siempre. Ella ha hecho lo que podía: se ha adelantado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura. Os aseguro que, en cualquier parte del mundo donde se proclame el Evangelio, se recordará también lo que ha hecho ésta.”
Muchas veces surge el dilema en mi vida sobre el uso del dinero en cuanto a mi relación con la Iglesia. Es un auténtico dilema moral: ¿uso el dinero para darlo a los pobres? ¿O por contra para el sostenimiento de la Iglesia, la pastoral, etc.? ¿En qué proporción? Si los pobres son los primeros en el Evangelio, ¿por qué aportar a otras acciones buenas mientras haya pobreza y desigualdad?
Resuena en mí el texto de hoy dando luz: “Ella ha hecho lo que podía”… “Se ha adelantado…”. Ciertamente Jesús se eleva ante preguntas concretas como las que me hago, para dar luz. Lo relevante es hacer lo que uno puede. Cuidando la Iglesia, sus sostenimiento económico, el sufragio de las actividades pastorales, los templos y la liturgia ciertamente me estoy “adelantando a embalsamar Su cuerpo para la sepultura”, estoy ayudando a que el Señor viva su Pasión y Resurrección en mis hermanos y en mi comunidad parroquial. Y estoy sin duda ayudando a reducir la pobreza, a generar actitudes solidarias, fraternas, y a construir la Paz.
El texto me invita a pensar quiénes son en mi entorno las personas valientes como la mujer, que cautivada por Jesús siente la necesidad de mostrar su cercanía y su respeto con el perfume. Incluso provocando comentarios negativos entre los seguidores del Maestro. ¿Quiénes son esas personas en mi vida? ¿Cómo me relaciono con ellas? ¿Les reprocho algo?
Y ante esas personas valientes que siguen a Jesús y “hacen lo que pueden”…¿qué actitud tomo yo? ¿Soy de los que creo saber lo que hay que hacer, y por ello reprendo a otros? ¿Soy de los que contemplo la escena, huelo el perfume, pero no tomo partido? ¿Me centro en el valor económico de las cosas en vez de ver el valor que les da Jesús?
Me cuestiono también: ¿En qué ocasiones he derramado lo que tengo para alabar a Jesús? ¿Cómo me he sentido?
Que el Señor nos ayude a vivir su cercanía de tal modo que nos sintamos en la necesidad de derramar nuestro perfume en Él.

DESDE LA MANIFESTACIÓN DE LA FE EN LA VIDA PÚBLICA

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, miembro de la junta de gobierno de una procesión de Semana Santa)  

No estaban preparados. Nadie estaba preparado para la llegada de Jesús el Nazareno. Pilló a todos con el paso cambiado. A sus propios discípulos, que nunca entendieron los acontecimientos que se avecinaban; a Pilatos, que nunca comprendió el porqué de la condena de un inocente acusado de poner en peligro el poder del César; a los sacerdotes judíos que le acusaron de blasfemia al declararse Hijo de Dios; a los soldados romanos que le dieron martirio y no entendieron la fuerza que le permitió soportar tanto sufrimiento. Nadie entendió nada. Se mofaron de Él. Le escupieron. Le azotaron. Le acusaron de traición. De blasfemia. De autodenominarse Dios. De revolucionario…; nadie comprendió nada.
Tuvo que morir, para que un soldado romano dijera: “Realmente este hombre era Hijo de Dios. Tuvo que soportar la cruz, para que ella se convirtiera en nuestro destino. Tuvo que resucitar para mostrarnos cual era nuestro destino como hijos suyos. Tuvo –con mucho miedo- que soportar una horrible Pasión para mostrarnos el camino. Él, que solo habló de amor. De igualdad. De compromiso. Aceptó su destino con determinación y valentía. ¡Qué ejemplo de consistencia!
Lástima que nadie estuviera preparado para su llegada. Que nadie entendiera nada. Que nadie comprendiera quien era…, y para qué había venido.
A nosotros los cristianos nos dejó para siempre su ejemplo y a los cofrades nos “regaló” la posibilidad de recordarlo en nuestra Semana Santa, que no por casualidad se llama Semana de Pasión, o Semana de Gloria. Nos entregó el bendito don de recordar su padecimiento salvador con nuestros desfiles penitenciales. Jesús y su Pasión, justifican nuestra existencia como cofrades. Como para decir que no tenemos fundamentos. Es posible que los cofrades compongamos un “teatro barroco callejero”, pero el mismo no está vacío de contenido. Lo tiene. Y muy profundo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 18th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin


¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

En mi vida laboral, como agente económico, en muchas ocasiones resuena en mi interior esta lectura, que choca de frente con la cultura dominante. En la mayoría de las decisiones y actuaciones de la labor cotidiana se me pide siempre mejorar, aumentar, dar más. Y siempre rápido, como una necesidad imprescindible para sobrevivir: hay que dar resultados. Sin embargo en esta Lectura Jesús me invita a vivir negándome a mí mismo, a caer en tierra, a morir… Y además no promete que a cambio de ello suceda un resultado inmediato, sino que “daré fruto”, lo cual lleva su tiempo y su proceso.
“Dejarme caer” frente a “Más, más y más”. Y “dar fruto” en contraposición a “dar resultados”.
¿Cómo negarme a mí mismo en este tiempo cuaresmal? Quizás entrenando la humildad, observando a mi alrededor a personas que requieren ayuda y ánimo, o quizás haciendo alguna buena obra de manera discreta. En el aspecto económico ¿qué significa negarme a mí mismo en mis circunstancias concretas? ¿Y qué supone en mi vida real “servirle, seguirle”?
¿Y cómo puedo ayudar al plan de Dios para mis hermanos y para mí: “dar fruto” en vez de “dar resultados”? Quizás cuidando los procesos y el tiempo que en mi vida ayudan a que la semilla plantada por el Evangelio germine. Quizás dando tiempo a la familia, tiempo a la oración, tiempo a la vida eclesial.
Que el Señor nos ayude a negarnos a nosotros mismos, a caer en tierra, a morir y con ello permita que demos fruto, lentamente, sin más intervención que su Amor.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 11th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE UNA ESPIRITUALIDAD CUARESMAL EN LA VIDA COTIDIANA
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Este tiempo de cuaresma me brinda la oportunidad de seguir reflexionando cuánto de luz y cuánto de sombras hay en mí, pero si no lo tengo claro todavía además de en la Palabra puedo participar de la celebración penitencial de la próxima semana en mi parroquia.
Este tiempo es un momento propicio para sentir mis limitaciones humanas; hoy no llego a todo y acabo de sembrar discordia en mi casa por culpa de otro plan imprevisto de última hora, pero Jesús me habla como a Nicodemo y me hace ver que cuando llegue a casa tendré que pedir perdón a mi mujer, ya que ahora a la luz de su Palabra puedo reconocer mi limitación a la hora de amar. Quizás tengo que acercarme más a la luz, continuar con los ratos de oración, de silencio…
Pero si me veo denunciado por la Palabra, también vivo reconfortado por ella porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para salvarme a mí. Tengo esa experiencia de vida y el viernes pasado se me brindó la oportunidad de recordarlo de nuevo en el Via-Crucis parroquial, cuánta riqueza y amor que el Señor ha derrochado para conmigo, qué maravillosa historia de salvación que ha transformado mi vida y poder haberla compartido con mi familia y comunidad, un lujo.
Por lo tanto, os animo a aprovechar todos los medios que vamos a tener (celebraciones penitenciales, via crucis, charlas cuaresmales, exposiciones del santísimo,…). Vivámosla como una auténtica oportunidad de conversión y no otra actividad parroquial más.


UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Resuenan en mí estas dos frases: ”…porque sus obras eran malas” y “En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la Luz”. Siento que Jesús me las dice a mí, que igual que Nicodemo necesito de su explicación. Hablar de la vida eterna, de la fe o del juicio pudiera parecer algo muy etéreo o inconcreto. Sin embargo, Jesús explica a Nicodemo que con las obras buenas o las malas cada uno nos vamos definiendo.
Nicodemo era rico, sabio, fariseo… Sabía entender las escrituras. Pero Jesús le abre a una nueva realidad, y le anticipa la crucifixión (“ser levantado”) y la importancia de concretar su Fe en las obras. No importa el linaje, las riquezas o la sabiduría. Lo relevante es reconocer en Jesús al Hijo de Dios, y las obras.
Si reconozco a Jesús como Hijo de Dios, ¿cómo no afectará eso en mis obras, al modo de compartir, de entender los bienes y la naturaleza? ¿Cómo son mis obras: buenas, malas, inexistentes…? ¿Cómo utilizo mis bienes, mis dones? ¿Estaré confiado en que sé las escrituras y por ello no cuido mis obras?
Señor, enséñame, como a Nicodemo. Señor, habla conmigo como con Nicodemo. Señor, ayúdame a realizar la verdad. Señor, que te sepa reconocer siempre como Hijo de Dios.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 4th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

¡Qué texto tan usado para atacar a la Iglesia! Esta lectura se utiliza frecuentemente por creyentes y no creyentes para criticar a instituciones eclesiales cuando recaudan dinero para sostener sus actividades pastorales, conseguir fondos para las Misiones, o procurar recursos para mantener templos, casas de espiritualidad, etc. Sin embargo, a mí me suscita hoy algo más personal… Te invito a que compartas conmigo algo más íntimamente tuyo. Tu actitud en este Cuaresma ante el dinero.
La dura reprimenda de Jesús a los comerciantes es el final de una secuencia. Esa secuencia comienza con Jesús subiendo hacia Jerusalén, en camino, orientado a vivir la Pascua. Y esta actitud de caminar hacia la Pascua se contrapone con los vendedores y cambistas que estaban sentados en el Templo, como si fuera suyo. Y en los temas relacionados con cómo vivir la economía desde el Evangelio, antes de criticar a otros, mejor mirarse uno mismo. ¿En qué actitud estoy yo: en la de subir hacia Jerusalén, o en la de estar sentado como si Dios fuera algo mío?
En mi caso, subir a Jerusalén para vivir la Pascua es salir de mi sitio, de mis estructuras, de mi cálculo mensual y cuidar la austeridad, la generosidad, la prudencia… ¿Y en tu caso?
En mi caso, estar sentado en el Templo comerciando es no dejar hueco a Dios, no hacer posible que Dios me sorprenda en el hijo de un carpintero, no ser capaz de abandonarme a la providencia… ¿Y en el tuyo?
Que el Señor nos ayude a subir a Jerusalén. Que el Señor nos vuelque las mesas cuando nos encuentre sentados como si Él fuese propiedad nuestra.

DESDE LA JUSTICIA
(hombre, casado, tres hijos, trabaja, es abogado)

El texto del domingo puede sorprender, la reacción de Jesús nos llama la atención, sin embargo, está plena de sentido, la autenticidad, la coherencia, la rectitud, la justicia, todos los valores que desprende, en ciertas ocasiones tienen que sacarse de manera que la gente lo palpe, lo sienta, no hablo de violencia, ni mucho menos, pero sí de actitud decidida y contundente antes situaciones que no debemos admitir como seguidores de Jesús.  En mi trabajo, son muchas veces las que choco con planteamientos injustos e intolerables, y una actitud firme llama la atención y provoca reacciones positivas, es difícil mantenerla, pero funciona mucho mejor que agachar la cabeza y mirar para otro lado. Siempre que escribo estos comentarios, me digo que es muy fácil para mi escribir y expresar lo que siento, la pregunta es ¿cuánto de esto llevo a la práctica? Reflexionemos un poco sobre nuestra actitud ante la vida, ante las injusticias, y si en ocasiones somos decididos y auténticos ante situaciones complicadas. Hay que reivindicar en este tiempo la autenticidad como valor de justicia ante todo, complicada tarea…

« Página anteriorPágina siguiente »