SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 14th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Cuantas veces se ha hecho presente Dios entre nosotros este verano, exigiéndonos vender hasta lo último de nuestro ser, incluso nuestra “alma al diablo” si esto fuera necesario… Con cuanto cariño nos ha dirigido una mirada reclamándonos atención, pidiéndonos minutos solidarios… Cuantas veces en nuestra vida, hemos tenido la oportunidad de mirar a Dios y sentir satisfacción por creernos cumplidores de su doctrina en “sensu stricto”. Pero todo cambia cuando un día, de sopetón y sin previo aviso, se planta delante nuestra, cara a cara, con las manos abiertas y el corazón suplicante, transmitiéndonos la esencia de su mensaje “amaos unos a otros como yo os he amado”. Esto lo cambia todo y lo engloba todo.
Este año, hemos disfrutado la bendición de podernos encontrar con El y vender algo de nosotros mismos para comprar vida eterna, de tener la posibilidad de gozar en el mañana de un sitio en su redil. Se nos ha dado la oportunidad de no solo pasar un camello por el ojo de una aguja, sino de pasar un regimiento de elefantes.
Para Dios nada es imposible, este verano solo nos ha pedido que hagamos lo posible por entregar parte de nosotros a los que no tienen, de equilibrar esa balanza injusta entre unos y otros, de estar sensibles por lo que el mundo se insensibiliza, de mirar con corazón de madre a quien es invisible en nuestros días, a levantar la cabeza y dar testimonio con alegría de que hay una forma de hacer más solidario este camino, y de que no se trata de excluir, sino de descubrir la inmensa satisfacción que te produce usar tu hombro para que otro se enderece. No nos pide un imposible, para esto, ya estará El pendiente de enhebrar el arca de Noé si hiciera falta.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Es duro escuchar a veces esta lectura, por lo clara y contundente que es. Y por mucho que intentemos justificar nuestros comportamientos, Jesús es claro: no sólo basta con ser buenos, hay que seguirle con todas las consecuencias. Especialmente lo que a mí me duele es la última parte. Durante toda mi vida, dada mi vocación de seglar, en una familia, mi misión principal en la vida es ser levadura dentro del mundo, dentro de la familia, en mi trabajo, en la política, en la sociedad en general. Y mi familia. Especialmente en algunos momentos, mi principal ocupación y preocupación es mi familia, mis hijos, mi marido, los abuelos, ellos ocupan gran parte de mi vida, a todos amas, cuidas, enseñas, aprendes, dudas, sufres, y ellos te hablan y te acercan a Dios. Pero he aquí, que Jesús te pide que abandones casa, hermanos, padres, porque recibirás más.
¿Entonces? Es el eterno dilema, las noches sin dormir porque tus hijos están enfermos, cuidar de tus mayores porque se les pierda la cabeza o cualquier otra enfermedad, o estar haciendo los deberes con tus hijos, o acompañarles en sus frustraciones, o cuidar la fidelidad de tu esposo, ¿es incompatible con vivir el Evangelio a tope? Yo no he dejado todo atrás, es para mí un acto de responsabilidad no dejarles atrás, porque precisamente siento y he discernido que es Dios mismo quien me llama a estar a junto a ellos. Lo que más me importa es estar siempre alerta, que su Palabra no me deje indiferente, que me mueva y me cuestione y me haga cambiar y vivir buscando siempre hacer su voluntad.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 7th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Esencialmente, durante cientos de años de historia, nos hemos dedicado a separar, desunir, deslocalizar, a trastocar cosas y personas que estaban construidas y creadas con cimientos de Amor de Dios. Esta amalgama con la que Dios echó el resto en nuestra tierra la hemos caducado, nos hemos empeñado en conservarla bajo condiciones perjudiciales, y hoy en día, hemos logrado separar tantísimas cosas que fueron creadas bajo la señal del Amor fraternal.
Una de estas cosas, y quizás la más desangrante, ha sido la deshumanización de la humanidad. Aquello que creo a su imagen y semejanza, para convivir en paz por los siglos de los siglos, es la primera causa de devastación de la creación.
Si nada ni nadie me separará del Amor de Dios, ¿cómo nosotros tenemos la osadía de permitirnos repartir boletos de vida simplemente por el color de la piel que nos diferencia? ¿cómo podemos pretender que por nuestros egoísmos cultivemos el desamor entre los hombres? Si a mi nada me separará del Amor de Dios, ¿cómo podemos permitirnos el lujo de cribar humanidad como si de mala hierba se tratara?
Y mientras tanto, del otro lado, del lado que hemos apartado a la fuerza, que hemos expulsado a la fuerza, del lado oscuro (exclusivamente por el color se su piel), descubrimos con sorpresa, que lo único que brota es humanidad, aunque sea forjada en mimbres de tanto sufrimiento. Aunque luche por comprenderlo, no acierto a digerirlo, llega a perder hasta el sentido, pero ellos, los excluidos, devuelven humanidad cuando lo que han recibido es amargura. Hemos llegado a una de esas incongruencias del ser humano, esa de ser todo menos humano, de crear situaciones insostenibles para si mismo, de empeñarnos en destruirnos, de justificar la selección de siglos por parámetros de supervivencia, lástima no habernos seleccionado en la evolución por condicionantes del amor.
Lástima que todo aquello que dejó Dios unido en la Creación hayamos ido corrompiéndolo durante siglos, y, sobre todo, lástima de no comprender que el Amor al prójimo marca el principio y en fin de cualquier existencia.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Qué maravillosa Palabra, la que nos brinda este domingo, que desde el punto de vista de la familia, tiene tanto que decir, tanto que descubrir, tanto que alabar, espero ser lo más sintética posible. Desde siempre la familia se ha enfrentado a distintos modos de verla, tantas como familias hay o se consideran. Además en muchas ocasiones, supone para los cristianos un dilema moral y pastoral determinadas situaciones. También ha sido muy enriquecedor la exhortación apostólica de Francisco sobre la familia: La alegría del amor. Amoris Laetitia, respira amor por todas partes, las palabras de Jesús sobre el matrimonio y sobre los niños  inspira comunión, amor, cercanía, acompañamiento.
Pero la casuística de nuestra vida, la experiencia de nuestras familias, el amor en nuestras comunidades se manifiesta de diferentes maneras: hijos de parejas que aunque crean en el matrimonio, vienen cuando son solteros; parejas del mismo sexo; matrimonios de otras religiones; rupturas matrimoniales y nuevas parejas. En fin, todos son proyectos de amor, que quieren durar en el tiempo, que buscan de alguna manera, todos, la bendición de Dios. Hoy como entonces, preguntamos a Jesús qué piensa, pero no como los fariseos, que querían ponerle a prueba, no, hoy nos ponemos a prueba todos los creyentes, pero la respuesta de Jesús siempre es el amor, el Amor con mayúscula, dejándose tocar por todas las realidades, acercándose al más pequeño y débil, y diciendo que seamos como niños, inocentes, puros, felices, sin prejuicios contra nadie. Él abraza y bendice, únicamente, abraza y bendice.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 30th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Otra Palabra más para leer la “radicalidad” del Evangelio y otra vivencia más para sentir el Amor de Dios cerca, para formar parte de los que están a su favor…
Esta lectura, atenaza, impresiona, hasta entristece me atrevería a decir. Pero nos equivocamos radicalmente, nosotros somos los que estamos con Él, somos los que expulsamos demonios, los que hacemos milagros en su nombre y repartimos agua al sediento. Y si tu pie, tus manos o tus ojos te hacen caer, no te preocupes, ahí estará El para reponer tus miembros, como hizo con la oreja del centurión, ¿No nos amará más que a su propio verdugo?, no nos asustemos con estas palabras, porque donde debemos de sentirnos, y donde realmente estamos, es en el lado de Dios, aunque resulte presuntuoso, jugamos en su equipo, a veces de suplentes, pero otras de titulares indiscutibles.
En esta experiencia misionera he tenido la suerte de profundizar en las palabras de alguien que me ha hecho sentir todo esto que escribo, que se ha convertido en testimonio de Dios vivo para mí, he tenido la oportunidad de meditar con textos y charlas del arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo. He tenido la suerte de encontrarme con Dios a través de su palabra, y sobre todo aprender a simplificar al máximo mi misión para con los migrantes, “el poder de la iglesia radica en el Amor y el Servicio…”, fácil ¿verdad?
¿Quién ha dicho que Jesus no está en nuestros días entre nosotros?, ¿Quién no ve que baja día tras día a nuestro encuentro?, y no solo a decirnos que nos ama, sino también a darnos la oportunidad, minuto a minuto, segundo a segundo para estar de su lado, de estar a su favor y no en contra suya… Santiago Agrelo nos lo recuerda “todo cambió cuando me centré en el hombre…”, no hay MÁS, Jesus nos creó como su obra más preciada, lo que pasa es que se quedó sin pintura para blanquearnos a todos, pero todos salimos de su molde, no nos hizo diferentes, salimos de fabrica con una diferencia aparente pero con un mismo fondo, lo mismo que si quemáramos dos papeles, uno blanco y otro negro, los dos se reducirían a lo mismo, a la esencia del Padre, nuestro creador.
Allí, en Níjar, nos sentimos con Él, nos sentimos parte de Él, y por nada de este mundo nos separaremos de Él…, somos miembros de un solo cuerpo, de una sola iglesia.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Últimamente se están dando muchas noticias en el seno de la Iglesia, que es Santa y también es Pecadora, sobre el daño que se ha hecho a niños y adolescentes, por parte de personas que deberían haber sido los que garantice la vida y la felicidad de estos pequeños. También conocemos noticias sobre padres que utilizan a sus hijos para hacer daño a sus parejas.
Jesús es muy claro respecto a esto, más vale que los echen al mar con una piedra de molino. Durante gran parte de la vida familiar, los padres son garantes de sus hijos, de su cuidado, de su bienestar, de su desarrollo, de hacer que sean lo más felices posible. Si esto no es así, hay padres que se ven desprovisto de su patria potestad, es decir, de no tener al cuidado a sus hijos, porque son incapaces de ejercer su tarea como padres.
Gracias a Dios, la mayoría de los padres, la mayoría de las familias, con sus luces y sombras, haciéndolo lo más honesto posible, equivocándose seguro, pidiendo perdón muchas veces, sanando heridos en más de una ocasión, tratan de cuidar, educar, crecer con el mayor amor del que son capaces a sus hijos. Que seamos semillas de compasión, de amor, de seguridad para nuestros pequeños, que ellos, con la ayuda de Dios, se sientan protegidos, cuidados y respetados siempre.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 22nd, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

“…y atravesaron Galilea”. Que ironía la de la historia, Jesús y sus discípulos, como cualquier migrante, de un sitio para otro…, y como cualquiera de estos, rechazados y expulsados de ciudades y pueblos, como los excluidos de nuestros días. Y que coincidencia tan impactante, no deja de sorprenderme la similitud de ambas realidades, la proyección de nuestras más bajas cualidades sobre hermanos en situación de abandono, pobreza y exclusión. Y esa realidad es pura actualidad hoy en día, me llena de desesperanza escuchar en “nuestro mundo” tantas voces clamando en contra del “Jesús de hoy”, movilizando odio y argumentando las mayores afrentas hacia PERSONAS que se han desprovisto en su largo éxodo, hasta de la dignidad que les quedaba. Millones de voces de nuestro entorno, a nuestra imagen y semejanza, vociferando en contra de aquellos que, hoy más que nunca, son pedacitos de Dios desamparados por nuestro mundo. Esta es la incongruencia del ser humano, la de ser todo menos humano.
“…servidor de todos”.
Estos días de vivencias en este mundo surrealista que ha sido Níjar, hemos tenido el ejemplo fiel de quien, sin saberlo, estarán en un lugar privilegiado al lado del Santísimo. Estas hermanas Mercedarias (o mercenarias como me gustaba llamarlas), transformaban lo extraordinario para cada uno de nosotros, en una labor habitual como la de respirar, ejemplo de convertir en cotidiano la labor de servir al prójimo, de reflejar a Dios en el necesitado. Lo que resulta para ellas lo habitual, para nosotros es lo extraordinario. Estos días, hemos convivido con estos Angeles que dejaban impreso el sello del Evangelio a cada paso que daban. La sensación que te transmiten al estar codo con codo con ellas es la de una necesidad inmensa de ponerte manos a la obra, de apretar los dientes y aliviarles su carga, para que así, puedan coger oxígeno para sus propios pulmones, y no para el boca a boca del prójimo que repiten día tras día hasta alcanzar una anorexia enfermiza.
“…acogida”.
El Evangelio habla de acogida, todavía más de dos mil año después, seguimos teniendo en la Humanidad este verbo en el debe. La naturaleza del migrante, del desplazado, del denigrado, es lo más parecido a la de un niño por su indefensión y por su inocencia…. y aun así, en situaciones de sufrimiento extremo, lo que hemos recogido de estos indefensos Hijos de Dios son multitud de sonrisas. Es sorprendente tanta humanidad crecida en mimbres de tanto sufrimiento, lucho por comprenderlo, pero no acierto a digerirlo, quedo empequeñecido desde cualquier prisma que lo observe, llega a perder hasta el sentido de lo real, pero ahí están, devolviendo humanidad cuando lo que han recibido en sus vidas es amargura.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

“Los niños y las mujeres primero”, cuántas veces hemos escuchado esto en una película cuando hay una desgracia y tenemos que establecer prioridades para rescatar. Para Jesús la escala de importancia está muy clara. Primero los más pequeños. Una de nuestras madres decía que la ventaja se la llevaban los más pequeños, y lo decía cuando los nietos mayores se quejaban porque los más chicos eran a los que se les daban más mimos, más cuidados.
No sabemos cómo es tu familia: si hay muchos bebés, o ancianos; si los abuelos están enfermos;  si tienes alguna persona con discapacidad, hijos, padres, abuelos, tíos, primos o nietos. Quizás la dificultad sea económica, cuántos abuelos se han hecho cargo de tantos hijos y nietos que pierden su trabajo o su casa. Visualiza a tu familia, tenla presente en tu corazón: en las familias se ha aprendido a cuidar de los más débiles, seguro que en la tuya pasa lo mismo, aunque a veces, es difícil porque son los que más problema dan, los que más desgastan, los que necesitan más tiempo y hacen que el tuyo se “pierda”. Pese a todo, sabemos que es a Dios mismo a quien se acoge. Ojalá fuera igual en el resto de nuestros grupos y comunidades: el trabajo, los amigos, las personas que nos encontramos por la calle, fijarnos y amar a los más pequeños.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 16th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

“Tú y los tuyos sois los que saturáis los servicios sanitarios de mi país, sois los que venís a robar. Tú y los tuyos sois los que maltratáis a las mujeres porque provenís de una cultura machista. Sois los que nos quitáis el trabajo. Sois los que cimbreáis mi conciencia, y esta, no dejo que la toquéis, no vaya a ser que la despertéis…”
Este año, he tenido la suerte de tener la experiencia de sentir que Dios me ha hablado cara a cara, de cerca. Él me ha interpelado en primera persona, “Y tú, ¿Quién dices que soy yo?”. Estar frente a hermanos donde la realidad está pintada de negro y la angustia es el pan suyo de cada día, han transformado mi presente en una pregunta directa, “Y tú, ¿Quién dices que soy yo?. Dios ha contactado directamente conmigo, sin intermediarios y sin interpretaciones, sin ninguna interfaz que haga disminuir la realidad del hecho. Y algo ha cambiado dentro de mí, la naturaleza de mi respuesta, la percepción ante la radicalidad del Evangelio, ante la dureza de la afirmación “el que pierda su vida por mi la salvará”, he sentido el inmenso Amor del Padre, la nueva oportunidad de ir paso a paso construyendo nuestro propio Reino de Dios, la fortuna de tener un golpe de suerte para construir un corazón nuevo, una verdadera experiencia con signos visibles para construir el Reino de Dios en la tierra.  Este verano, cuando Dios, a través de cualquier hermano moreno me ha preguntado, “Y tú, ¿Quién dices que soy yo?”, lo he tenido fácil, lo he tenido cerca, he sentido que Dios se ha dirigido a mi en persona, en primera persona, y he tenido la maravillosa sensación de poderme enamorar de Dios en el Prójimo.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Quisiera detenerme en este dia en la actitud de Pedro, recriminando a Jesús, cómo su amigo, su maestro, iba a sufrir, iba a padecer y a ser condenado. Y Jesús le contesta que su mentalidad limitada y estrecha como la nuestra, no es el corazón abierto, sin limites, infinito de Dios.
Nuestros hijos son adolescentes y como tales, necesitan ya su espacio, sus intereses, diferentes a los nuestros como padres, sin embargo, en la mentalidad de los padres, los hijos siempre serán los niños a los que proteger, cuidar, incluso allanar el camino, es legítimo no desearles ningún mal, pero en ese afán de cuidar, llegamos también al excesivo proteccionismo. ¿Cómo vamos a dejar que carguen con su cruz? Se las llevamos nosotros, cargamos con sus cruces, sin darnos cuenta que lo que debemos hacer es acompañarlos. No es que desee sufrimiento para nuestros hijos, pero son ellos los que tienen que ponerse delante del Señor y ojalá lo reconozcan como Mesias y hsagan de su vida lo que Dios quiera para ellos, sin como Pedro, increparles en ningún sentido.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 29th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, cuatro hijas, viven su fe en la comunidad parroquial)  

En una familia numerosa como la nuestra, se realizan multitud de “milagros” para poder atender de la manera mas justa, las demandas de las niñas. Resulta curioso como los padres intentamos satisfacer las particularidades de cada hija sin que se creen agravios entre ellas o situaciones en que alguna pueda sentirse infravalorada.
Y como mejor herramienta para alcanzar este objetivo, en casa aplicamos la comunicación. Intentamos explicar, a cada una según su edad y entendimiento, las razones por las que actuamos de determinadas manera, haciéndoles ver las singularidades de cada una e intentando que sientan que son nuestro mayor tesoro. Cada una es un regalo único e irrepetible que Dios nos ha cedido por un tiempo finito.
Normalmente salimos airosos de todas las situaciones aunque algunas requieren mas dedicación y esfuerzo que otras. Pero la enseñanza común es que todas son iguales y diferentes a la vez, aun cuando esas diferencias no pueden generar división, dolor o desventaja. Y este es el resultado mas preciado al que dirigimos todos nuestros esfuerzos.

DESDE LA LLAMADA A LA SANTIDAD

(mujer, casada, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Al leer el evangelio se me ha venido a la cabeza  una frase que me encanta y dice : “Con mi poco Dios lo hace todo,  pero sin mi poco no puede hacer nada”. Me ayuda a entender algo más de lo que ocurre en este pasaje.
Nuestro poco es nuestro deseo de ser santos y los pasitos que damos para poder alcanzarlo , y el milagro de la multiplicación es  llegar algún día  a serlos.
Me he puesto a pensar cuales son mis “pocos” es decir, mis  panes y peces  y cuál es el milagro de la multiplicación en mi vida.
Mi pan es decir si, e ir a visitar y acompañar a mis padres atendiendolos en su vejez, aunque me apetezca poco o nada y el milagro de Jesus es  que  ellos se sienten cuidados y va generando  en mi misma  y en los que  me rodean la necesidad  de esforzarse por ellos y cuidarlos con cariño por parte de toda mi  familia.
Mi pez es decir si a jugar con mis hijos y la multiplicación es que ellos se divierten y viven momentos de familia inolvidables.
Mi pan es levantarme al final del día y hacerle la cena a mi  esposo y el milagro es su sonrisa, su  gratitud, el saberse amado y el servicio mutuo entre nosotros y con los hijos.
Mi pez es la sonrisa y amabilidad con los compañeros del trabajo y  el milagro es el buen ambiente y la ganas de  trabajar desde el apoyo y la disculpa.
Mi pan es atreverme a dar testimonio de lo que creo  y el milagro es que otros se animan a hacerlo y lo apoyan descubriendo que somos más de los que creemos.
El Señor hace mi todos los milagros que le dejo hacer y en ellos saboreo un poquito de cielo de vez en cuando.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 22nd, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, cuatro hijas, viven su fe en la comunidad parroquial)  

La paciencia es una de las cualidades que más desarrollas con los hijos. En casa estamos teniendo tiempo de sobra para poner en práctica variadas tácticas para desarrollar la paciencia. No siempre con éxito, pues las niñas tienen una capacidad de generar estrés superior a nuestra paciencia. Pero lo mejor de todo es que, después de infructuosos intentos, se alcanza a ver como la perseverancia da sus frutos y las niñas van aprendiendo y creciendo en edad y sabiduría.
Las niñas son nuestro mejor campo de trabajo para desarrollar cualidades como la misericordia, la paciencia, el amor desinteresado, la entrega completa. Este full time job apenas nos deja tiempo para nosotros. No recuerdo la última vez que salimos a cenar, fuimos al cine y otras actividades a las que antes éramos asiduos. Nuestra casa/familia es de todo menos un lugar tranquilo, pero a cambio esta lleno de Vida.

DESDE LA LLAMADA A LA SANTIDAD

(mujer, casada, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Cuantas veces he querido parar , descansar, tener tiempo personal y no he podido. La vida seglar es así, la jornada de trabajo, llegas a casa y continuamos con las tareas domésticas , el cuidado y educación de los hijos que requieren lo mejor de nosotros, los apostolados donde también queremos llegar y estar presentes. Y lo más importante y a veces lo  más descuidado, sacar  tiempo de orar y cuidar nuestra propia vocación.
Jesús y sus discípulos tampoco podían parar ni un momento, y aunque ellos supongo protestarían por la nueva molestia de sus seguidores, sin embargo, Jesús  sigue en la brecha y no descansa porque volvió a mirar a su pueblo con amor y compasión.
Desgastarse,  pero sólo por  Amor, sólo así tiene sentido tanto ajetreo.
La vida desgastada por los demás y con una sonrisa, es Santidad.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 15th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, cuatro hijas, viven su fe en la comunidad parroquial)  

Este es el primer verano en el en casa hemos organizado las vacaciones por separado. Dado que mi mujer y yo trabajamos, las niñas han sabido buscarse su hueco, bien con abuelos, bien con tías, padrinos o amigas. En cualquier caso, y cada una por su lado, estan todas repartidas. A las dos chicas las hemos organizado lógicamente nosotros, pero las mayores se han buscado ellas solas sus vacaciones.

Lo más maravilloso de todo es que han elegido participar en las colonias de verano que organizan los claretianos desde PJV. Tal como hicimos nosotros 25 años atrás, saldrán a predicar la conversión por las calles de Loja, echando demonios y realizando “milagros”. Y el ejemplo de las mayores estamos seguros que calará en las pequeñas, que esperamos verlas tambien en unos años por Loja. Además, el efecto de las colonias de Loja se extiende, al menos al resto del verano, en el que las niñas saldrán a predicar la conversión entre familiares y amigos..

DESDE LA LLAMADA A LA SANTIDAD

(mujer, casada, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Llega el verano, los niños de vacaciones, mas tiempo juntos y empieza una convivencia más intensa entre toda la familia… Deseamos estar más tranquilos, disfrutar mas, relajarnos, hacer lo que nos apetezca porque pensamos que nos merecemos darnos estos momentos de relax y de calidad. Sin embargo,  la  realidad muchas veces es otra  y nos vemos obligados a seguir entregandonos  para  el bien de otros .
Supongo que Dios nos envía de nuevo en pleno verano a la mision para no olvidar  que  la opción por la  santidad es para todas las estaciones del año.
Ceder, servir, respetarnos , en nuestro matrimonio , con los  hijos  mas difíciles , con los suegros, los hermanos, los padres enfermos, con   las amistades  con las que viajaremos ….  así podremos decir que entregando la vida en cualquier circunstancia  expulsamos nuestros propios demonios y los ajenos e iremos sanando heridas símplemente con  dejarnos hacer y  transparentando  la luz de Dios,  como hacían y harán tanta  gente santa de cada día. .

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 8th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, cuatro hijas, viven su fe en la comunidad parroquial)  

Nuestra hija mayor va a hacer 15 años en este mes. Y la pequeña Natalia hará 5. Entre medio tenemos otras dos. Mas de una vez hemos comentado mi mujer y yo como viendo a la pequeña Natalia nos acordamos de cuando, diez años atrás era Ruth, la mayor, la que hacía lo mismo. Y nos llena de orgullo ver como ha ido creciendo, evolucionando y haciéndose una persona autónoma, critica y madura. Como ha dejado de ser niña para ser adolescente. Como ha pasado de obedecer y creer todo lo que le decíamos su madre y yo a tener su propio criterio y opinión de las realidades que le toca vivir.
Mas de una vez, su posicionamiento nos sorprende, más nos alegra ver que va creando su propia personalidad, influenciada por nuestro ejemplo, pero suya propia y diferente de la nuestra. Respetar y poner en valor sus propios posicionamientos es un ejercicio que realizamos a diario, pues siempre existe el riesgo de verla permanentemente como la niña pequeña que un día fue. Evolucionar en nuestra forma de ver a las niñas nos ayuda a reconocer en ellas capacidades que nosotros no tenemos y a reforzar sus personalidades.

DESDE LA LLAMADA A LA SANTIDAD

(mujer, casada, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

El papa Francisco nos refiere  en Gaudete et exúltate 118.” La santidad solamente puede arraigarse en el corazón a través de humillaciones. Sin ellas no hay humildad ni santidad”.
Entiendo que el camino de la santidad pasa por experimentar en nuestra vida la humillación que nos hace crecer en humildad. Jesús, sintió humillación  muy intensa en su Pasión y en este pasaje del evangelio experimentó el desprecio de sus paisanos y familiares.  Estas experiencias lo irían configurando como el  Santo de Israel.
Pocas humillaciones he sentido en mi vida, normalmente ante cualquier situación donde un gesto o comentario propio,  me pudiese acarrear alguna crítica, me lo reservo para evitar problemas o sufrimientos innecesarios. Constato que la propia imagen me sigue importando demasiado.  Y ante aquellas humillaciones que te las encuentras de repente de los más cercanos me revuelvo con demasiada ira en muchas ocasiones.
El gran paso para la santidad que debo dar es que mi imagen me importe lo justo y disculpar al que a veces sin demasiada intención me pueda hacer daño con sus comentarios o valoraciones, que normalmente suelen ser entre de los esposos y familiares muy cercanos que son de quien más nos importan. En Gracia de Dios es posible.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on junio 24th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, cuatro hijas, viven su fe en la comunidad parroquial)  

El nacimiento de nuestras hijas ha sido uno de los momentos más felices de nuestra vida, no solo en pareja como padres, sino tambien individualmente como personas. Es tan mágico, tan sobrenatural que intimida. Fruto del amor que nos profesamos, y del plan de Dios para con nosotros, una vida surge en el vientre de mamá. Y esa vida va desarrollandose autónomamente, “sin que nosostros hagamos nada”, hasta conformar un ser completo, en el que todo funciona acompasadamente. Es soprendente cuan compleja es la creación. Y una vez nacidas, se multiplican nuestras responsabilidades, puesto que el nuevo ser no es autosuficiente y nos requerirá para sobrevivir durante los siguientes años.

Cada nacimiento es diferente y a la vez todos iguales, mas todos son prueba palpable de la intervención de Dios en nuestra historia. Como dice la lectura de esta semana, “la mano del Señor está con ellas” y les acompañara siempre.

DESDE LA LLAMADA A LA SANTIDAD

(mujer, casada, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Me imagino  la escena, Zacarías e Isabel con su bebé yendo a cumplir con los ritos judíos. Zacarías, su padre, ha quedado mudo por dudar del plan de Dios en su familia, pero la vida sigue llena de nuevas oportunidades para recuperar los dones que recibimos de Dios.

Creo que en esta ocasión, Zacarías lo ve claro, su querida esposa Isabel tiene el Don y la Gracia de Dios en este asunto, y no va a volver a dudar.  Se ha dado cuenta que Isabel sabe que el hijo que llevaba en su vientre es especial,  porque ha nacido contra toda lógica.

Creo que la mudez de Zacarías , es el sin sabor de mi vida cuando la vivo sujeta a  mis certezas, a mi clarividencia y a mi interés.  Veo que no llama la atención a nadie, no hay chispa que cautive, y no hay frutos que ayuden a mostrar el  reflejo de Dios.

Siento que el querer de Dios me llega incesante a través de las personas más cercanas y entonces ahí, justo  en ese instante, dejarme hacer y aceptar con humildad el don de los otros, aunque no coincida con el mío. Ningún santo creo que en vida se aclamase como tal, sino que acepto y humilló y entonces sus vidas fueron altavoz y luz para la Iglesia.

Página siguiente »