SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 3rd, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA (Preparando el octubre Misionero)

(mujer, casada, trabaja, 2 hijas, responsable de ONG-D, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

Hoy en día parece que las opciones definitivas han pasado de moda para la sociedad. Se cambia de coche, de casa, de trabajo o de pareja; casi con la misma facilidad que cambiamos de ropa. ¿Qué ha pasado con el “para toda la vida”?

A mi me encantan los retos y los nuevos proyectos… y hasta me entretienen las modas; pero en mi vida he descubierto que las opciones vocacionales a la que Dios me ha llamado son estables y duran por siempre: mi matrimonio, mis hijas, mi pertenencia comunitaria, el sentir misionero… Señor, dame los dones de tu Espíritu para seguir dando respuesta a tus llamadas y ser fiel a mis opciones.

El evangelio termina diciéndonos que seamos como niños. Creo que para evangelizar y ser misioneros en nuestra vida ordinaria es necesario esta actitud de pequeñez. Debemos ser humildes, sencillos, los más pequeños y últimos; postrarnos ante el Señor para sentir su abrazo y bendición. Señor, se tú quien guíe mis pasos y ponga en mi boca la palabra oportuna para darte a conocer allá por donde pase.

DESDE LA FAMILIA “En el año Familia Amoris Laetitia”

(mujer, casada, cuatro hijos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

¡Oh Jesús, qué importante es la humildad! Sólo haciéndonos pequeños y confiados a Ti, podemos caminar hacia Dios. También en el matrimonio, pues el sacramento nos une en Tí haciéndonos una sola carne. Y cuánta humildad hace falta para ser lo que Dios nos soñó con el esposo. Cuántas veces negarse a una misma por el otro y con el otro. De manera recíproca, ambos cediendo y permitiendo que Dios fragüe la unión indisoluble.

Camino de cruz y de santidad.

Cuánta humildad y mansedumbre hace falta para aceptar la cruz del otro y hacerla mía, corredentores mutuos en Cristo.

Camino de cruz y de santidad.

Amar la cruz por amor al esposo, por amor a Cristo.

Porque el que quiera ganar su vida, la perderá; así de indisoluble es el matrimonio y así de santificador.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 26th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA (Preparando el octubre Misionero)

(mujer, casada, trabaja, 2 hijas, responsable de ONG-D, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

En el Evangelio de este domingo Jesús ataca duramente nuestros juicios hacia los demás. Es triste pensar en tantas ocasiones, dentro mismo de la Iglesia, en las que hablamos de «nosotros» y de «ellos», de «los otros», de «los de dentro» y «los de fuera». Me pregunto cuántas veces he herido el corazón de Cristo tratando a otros hermanos como extraños, juzgándolos y no acogiéndolos en mi corazón, con corazón de madre… con corazón misionero.

A lo largo de mi vida de fe, de mi vida comunitaria, de mi vida inserta en mi parroquia y en mi diócesis, y de mi servicio misionero; me he sentido profundamente llamada el ecumenismo: a la unión de todos los carismas, confesiones y religiones. El ser testigo de la transmisión de la fe en otros países y realidades, me ha hecho descubrir cómo Dios se acerca, y se ha acercado a lo largo de la historia, de formas diferentes atendiendo a la idiosincracia de cada pueblo y persona. Dios se quiere hacer el encontradizo con sus hijos y se vale para ello de los medios más inescrutables; a veces de la tempestad, a veces del susurro en el viento.

¿Quién soy yo para juzgar sus caminos? ¿Quién soy yo para juzgar a mi hermano?

DESDE LA FAMILIA “En el año Familia Amoris Laetitia”

(mujer, casada, cuatro hijos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Jesús nos pide que seamos absolutamente Suyos y que no impidamos a los demás acercarse a Cristo, ya sea buscándolo, ya sea escandalizados.

Ser de Cristo, vivir en Cristo, llevar a Cristo a los demás, desapegarme de todo lo que me aleje de Cristo, ser fiel a Cristo: el Amor Eterno, el mismísimo Dios. Y esto implica recorrer el camino que recorrió Cristo (no va a ser el discípulo más que el maestro) y amar la cruz, ofrecer el sufrimiento, amar hasta que duela, en mi hogar, en mi familia, en mi comunidad, dónde Él me ha pensado. Para salvarnos en racimos.

Todo lo que me aleje de Cristo me lleva al infierno, al sufrimiento y la muerte eterna, a no tener el gozo de adorar a Dios por toda la eternidad.

Es tan radical que no permite tibiezas. «O Conmigo o contra Mi».

¡Contigo, aunque me caiga 100 veces por el camino mi Señor!

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 19th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA (Preparando el octubre Misionero)

(mujer, casada, trabaja, 2 hijas, responsable de ONG-D, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

Realmente creo que, a veces, es complicado compaginar los estándares sociales y profesionales actuales, con los valores evangélicos. En más de una ocasión me he encontrado en la tesitura de tener que lidiar con la posición o los éxitos profesionales, desde el mensaje de humildad y servicio que el Señor nos plantea. Y desde esta inquietud, me surge la oración: Señor, dame tu Espíritu, para entender siempre el trabajo como una de mis principales misiones como seglar y poner mis responsabilidades al servicio de los otros y del Reino. ¡Qué hermoso cuando Dios nos cambia el corazón y nos convertimos en los últimos!

El evangelio de este domingo se me plantea como una llamada y un aprendizaje para luchar contra mi soberbia y mi egoísmo, para poner a Dios y mis hermanos en el centro de todo. El Señor nos llama a ser humildes, a ser como niños, a ser como Él… a ser misioneros; a desprendernos de todo y poner toda nuestra vida en pos de la Buena Nueva. Hoy especialmente doy gracias al Señor por todos los misioneros que han formado parte de mi vida de Fe, que han sido para mí reflejo de Cristo y modelos de quienes hacen realidad el mandato de ser los últimos.

DESDE LA FAMILIA “En el año Familia Amoris Laetitia”

(mujer, casada, cuatro hijos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar) 

Oh Señor, cuántas veces esperamos la gloria, el triunfo, la satisfacción del trabajo bien hecho, las felicitaciones… Nuestro orgullo tiene sed del mundo. La gran tentación. Pero Tú nos presentas otro camino, la humillación, la mansedumbre, el sufrimiento, la aparente derrota… para Triunfar en Tu Reino, que no es de este mundo.

Y nos das una pista, porque no vemos, «acoger a un niño en tu nombre». En tu nombre, unidos a Ti por la oración y los sacramentos, siguiendo los pasos de tu doctrina, dejándonos usar por Ti, desde la mansedumbre y la humildad. Así hemos de acoger a los niños.

Jesús insiste mucho en los niños. Podría decir un anciano, un mendigo, un enfermo… pero no, dice un niño. Y siendo madre, comprendo lo difícil que es. Los niños son muy tiernos e inocentes y son «diamantes en bruto»: muchos dones por pulir… mucha paciencia, mucho cansancio. Es una lucha continua. Te imitan en lo bueno y en lo malo. Te lo cuestionan todo. Te ponen un espejo y te ves reflejada en ellos. Te vuelven la vida del revés. Los niños te sacan de la comodidad en la que estabas instalada y te exigen el 200% de tu esfuerzo. No tienen instrucciones y cada uno funciona a su estilo. Los niños te convierten en servidores permanentes por amor.

Ser «Jesús» para ellos y que ellos sean «Jesús» para mí. En ellos está mi salvación. En sembrar Tus raíces en ellos para poder alimentarnos todos de Ti.

Solos no podemos, pero «todo lo puedo en Aquel que me conforta»..

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 12th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA (Preparando el octubre Misionero)

(mujer, casada, trabaja, 2 hijas, responsable de ONG-D, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

Creo que el evangelio de este domingo, es una de esas Palabras que se repiten de forma sistemática a lo largo de nuestra visa de fe. Jesús nos pregunta «¿Quién dice la gente que soy yo?», pero seguramente todo parte de: ¿quién digo yo que es Él? En mi caso, quizás en el todos, depende del momento. El Señor es el padre que me cuida, el amigo que me acompaña, el referente y ejemplo para mi vida… a veces quien me cuestiona y reprende, a veces quien me acoge y perdona; pero siempre, siempre… quien está presente y me ama. Él es PILAR de mi vida.

Y desde ésta, mi experiencia de Dios, me pregunto quién es Jesús para otros y pienso especialmente en quienes no lo conocen. En una experiencia misionera que viví hace años en Perú, con otros jóvenes y un muy querido sacerdote (que nos cuida ya desde el cielo); impartimos catequesis de iniciación en diferentes aldeas y se bautizaron más de un centenar de personas. Recuerdo con mucha frecuencia aquel verano y como el Señor se dio a conocer y se hizo real en la vida de tantos hermanos. Pero y los que siguen sin conocerlo, y no tan lejos, sino aquí, en mi entorno… cuanta misión por hacer, cuánto mundo por evangelizar, cuánta luz y sal que ser. ¡Seamos misioneros!.

DESDE LA FAMILIA (2009) “En el año Familia Amoris Laetitia”

(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Jesús, hoy me preguntas «¿quién dices que soy Yo?»

Para mí eres el Amor de mi vida, un Amor tan grande que sólo en Tí mi vida cobra sentido. Mi Salvador. Sólo cuando descubrí Tu Amor por mí, pequeña y débil, sólo entonces, fui capaz de comprender el camino de redención que me ofreces. Un camino que no es de este mundo, porque yo ya no soy de este mundo, me has comprado con Tu Sangre. Un camino que eres Tú, mi Señor. Un camino de Verdad y Vida. Donde hay que amar hasta que duela, como amaste Tú primero. Donde me niego a mi misma para ser plenamente libre en Tu Voluntad, por mi voluntad. Y qué difícil es amar la cruz, cómo pesa, cómo duele,… Y qué difícil defender la Verdad de los latigazos y escupitajos, de las burlas y calumnias… en esos momentos de dificultad, te ofrezco mi sufrimiento, te lo ofrezco por los demás, te lo ofrezco a través de María.  Mi pequeña ofrenda se convierte así en lo más bello que puedo entregarte y Tu Amor me colma y consuela. Sólo en Tí la salvación tiene sentido.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 5th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ACCIÓN MISIONERA

(mujer, casada, trabaja, 2 hijas, responsable de ONG-D, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

Acaba el verano, comienza un nuevo curso escolar y pastoral… y vuelven las rutinas; muchas veces con las pilas cargadas, pero otras con la sensación de que me faltan las fuerzas o de necesitar aliento para comenzar de nuevo. Eso es lo que he sentido que nos regala el Señor con el Evangelio de este domingo, porque no son mis fuerzas y mis capacidades, sino las suyas; él… él es quien “hace oír a los sordos y hablar a los mudos”, él es mi aliento.

Y esta misma sensación la vivimos continuamente desde el ámbito de ayuda a las misiones. Cuantas veces de la nada, Dios saca la vida y la esperanza; cuantas veces el Señor, por medio de la solidaridad de tantos hermanos, reconstruye hogares, permite el estudio y la superación de jóvenes de todos los continentes, da oportunidades y mejora la vida de nuestros pueblos hermanos; cuantas veces “todo lo ha hecho bien”.

Señor, te ruego para que también mires al cielo por nosotros y nos regales tu Espíritu, para oír, ver y trasmitir tu Palabra en este nuevo curso, en nuestras familias y en nuestra vocación misionera.

DESDE LA FAMILIA (2009) “En el año Familia Amoris Laetitia”

(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

La falta de comunicación es uno de los problemas graves en una pareja. Cuando tenemos miedo de decir lo que sentimos, o cuando no tenemos, ni buscamos tiempo para hablar y comentarnos las cosas que vamos viviendo, que nos va pasando, o simplemente para estar juntos, nos volvemos sordos y mudos. En todos los medios de comunicación ha salido la noticia de la cantidad de divorcios que se dan en Septiembre, después de períodos vacacionales; la causa, según los expertos: el tiempo que pasan juntos. Mientras que para nosotros es una bendición, porque precisamente podemos estar juntos todo el día, hablándonos, mirándonos, escuchándonos, disfrutando de la presencia de nuestra familia, sin embargo, para muchos matrimonios, ésa precisamente parece ser la perdición. Sordos y mudos, no se han abierto nunca al amor, a su pareja y mucho menos a Dios. Miremos al cielo y pidamos a Dios que nos imponga las manos, que nos abra los sentidos en nuestro matrimonio, en nuestra pareja, en nuestra familia, pero sobre todo que nos abra el corazón.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 25th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Tal y cómo está diseñado el sistema, el alimento motivacional del trabajo se reduce al dinero y al poder. El premio de las empresas para los que lo hacen bien es alguna de estas cosas. Pero nosotros debemos trabajar para la empresa de Dios, nuestro verdadero contrato laboral salta de una determinada empresa o puesto, y se eleva a toda nuestra existencia. Trabajamos por el reino, y ya se encargará Dios de proporcionarnos la ropa y el alimento. A ver si vamos a estar pidiendo continuamente el pan de cada día cuando ambicionamos mucho más.

La gente que está cerca de Dios lo hace de manera natural.

Claret cuando vivía en palacio decía algo parecido a esto: Puedo decir que no tengo nada. No hay prelado que no tenga algún regalo de su majestad, pero yo no tengo ni quiero nada. Mi satisfacción será, cuando me retire de palacio, el poder decir que nada tengo de Su Majestad, ni un alfiler. La verdad es que no quiero nada de este mundo. No quiero más que la gracia de Dios, su amor y la gloria del cielo.

San Buenaventura, cuando vino la delegación episcopal a nombrarlo obispo, estaba lavando los platos y les dijo que esperaran a que terminara. «La mejor perfección de un hombre religioso es hacer las cosas comunes de una manera perfecta. La fidelidad constante en las pequeñas cosas es una gran y heroica virtud».

Busquemos pues utilizar nuestros puestos de trabajo para prestar un servicio real y constructivo para la humanidad según el plan de nuestro auténtico jefe: Dios

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 18th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS (2009)

(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

¡Qué gusto da rezar con los niños la oración de la noche! Ya, acostados en sus camas, hasta el que ha dado más guerra durante el día se reconcilia: ¿Verdad que mañana vas a ser bueno? Si. Pues díselo a Jesús. Lo bonito es que siempre contestan que sí. El sencillo gesto de dar las gracias por las cosas buenas que han hecho o disfrutado durante el día, el pedir perdón y querer ser mejores, dar las buenas noches a Jesús y a la Virgen, hacen que tengan un mejor descanso. Y, aunque los padres no tengamos vacaciones, seguro que podemos conseguir una tarde sin tele; un paseo por el parque; subir a la azotea del edificio a contemplar las estrellas, las nubes o la Luna; un espacio sereno y rezar en familia. Y dar gracias a Jesús por ser nuestro Pastor y pedirle que nos enseñe a compadecernos del otro, “a llorar con los que lloran y a reír con los que ríen”,

 

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

La imagen de la oveja y el rebaño es muchas veces utilizada para caricaturizar el seguimiento de Cristo, y reducir al creyente a la categoría de borrego. ¿Qué le pasa a una oveja cuando se libra del yugo opresor del pastor que siempre está prohibiendo, y diciendo lo que hay que hacer?

No tiene un rumbo fijo. Todo lo que produce (lana) a nadie aprovecha. Está a merced de los lobos. No tiene nadie que la cuide y le de un techo y alimento. Está sola fuera del rebaño. No tienen nadie que la guíe por los caminos ni tampoco que la socorra en caso de estar en apuros. Nadie ungirá su cabeza con aceite para evitar que los insectos la torturen.

A lo largo de nuestra vida hemos ido creando círculos virtuosos como la parroquia, nuestras comunidades, nuestras amistades. Es difícil que una persona que sigue a Jesús esté cómodo en ambientes contrarios al evangelio y eche raíces allí. Eso hace que nuestra visión de los hombres que nos rodean esté bastante sesgada.

El lugar de trabajo es uno de los ambientes más fabulosos para entrar en contacto con esas personas que nunca tendríamos a nuestro lado (o que nunca nos tendrían a su lado si pudieran) y vivir de primera mano la humanidad real en compañeros, jefes y clientes. Y a poco que se mire, sobreabundan las ovejas sin pastor.

Si somos capaces de abstraernos de las labores diarias, nos pasará como a Jesús, que vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y encontraremos una gran misión en ponernos a enseñarles con calma.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 11th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS (2009)

(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

“Para el camino un bastón y nada más”. Cuando vamos de excursión por el monte, de caminata, solemos coger un palo seco o una rama caída a modo de bastón, incluso los niños suelen buscar ellos mismos uno. El bastón se nos adelanta en el camino, marca el paso, nos guía entre los desniveles y las piedras, cuando estamos cansados o hacemos un parón nos apoyamos en él, nos ayuda a apartar la maleza y las telarañas, incluso lo podemos utilizar como defensa ante pequeños animales. Salvando las diferencias, así es Jesús: cuando somos enviados por Él no nos hace falta nada más, sólo tener la confianza de que Él es el mejor bastón.

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Muchas veces a los seglares se nos llena la boca hablando del trabajo como un lugar de misión.

Y normalmente medimos los resultados de la misma en base a cuánto hemos hecho. Conversaciones, testimonios, interpelaciones son la medida al peso de nuestro compromiso misionero.

Y es interesante ver cómo en las instrucciones de Jesús, cuando los envía, no pide resultados, sino una actitud interior.

Permanecer el tiempo que se requiera. Abandonar cuando toque. Lo importante es el mensaje, no el lugar. Ligero de equipaje. Confiando en la Providencia.

Hoy en día no hay mucha duda de que vienen tiempos inciertos para los de recta moral.

La prueba del discípulado no vendrá por la cantidad de lo hecho, sino por la prevalencia que le demos a la construcción del Reino por encima de cualquier seguridad.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on julio 4th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Decía un influencer católico esta semana: Somos enviados a iluminar, no a deslumbrar. Cuando iluminamos anunciamos a Dios y cuando deslumbramos, a nosotros mismos.

Hay un choque permanente en el mundo laboral. En un entorno con la atención focalizada hacia la excelencia profesional, parece que no tienes nada que aportar si eres el carpintero (o el de mantenimiento).

Aquí hay dos puntos importantísimos para afrontarlo:

– Decidirse: no se puede servir a Dios y al dinero. O se considera la profesión como una vocación (colaborando activamente en el plan de Dios), o como una carrera (para la que el plan de Dios la mayoría de las veces resulta un lastre).

– Lanzarse: Cuando llegó el sábado se fue a la sinagoga, no de bares. Si ofreces espiritualidad, vendrán a ti cuando tengan necesidad de ella. Pero tienen que saberlo. Nadie sabe por indicios lo que llevas dentro. Incluso enseñándolo descaradamente puede que no le presten atención, así que imagina las veces que tienes que dejarlo caer para que surja algún encuentro o conversación fructífera.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on junio 27th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA  (2009)

(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

Tenemos tan poca fe y somos tan escépticos que pensamos que lo que hace Jesús, que parece magia, es cosa de otro tiempo. Ahora, Jesús que no vive en carne y hueso entre nosotros, no hace milagros. A lo más, nos conformamos con que Dios nos haga vivir la enfermedad y la muerte con calma, con templanza, no con resignación, sino confiados en que Dios siempre estará con nosotros para consolarnos en los momentos difíciles. Y es así, pero yo no sé si hemos perdido la fe, esa que mueve montañas, esa que sana definitivamente, la de Dios que dice “Levántate”, la de Dios que grita que es posible curar todos los males. En nuestras familias, deberíamos tener más fe, ante las rutinas de nuestros amores, ante la falta de entendimiento, ante hermanos que no se ven, ni se hablan, ante las actitudes de nuestros hijos, ante la soledad de nuestros mayores. Si fuéramos capaces de buscar a Jesús, entre la gente que se burla de nosotros, entre las dificultades de la vida cotidiana, sacar fuerzas de donde no las tenemos, esas que de repente aparecen cuando El está a nuestro lado y tocarle, tan solo tocarle, con la fe invencible de que nada malo nos puede pasar y, El nos va a salvar, es entonces cuando se obra el milagro. Creamos, existe la magia.

 

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Ayer se aprobaba en la Unión Europea un texto en el que la libertad de conciencia de los médicos a la hora de realizar abortos se considera un peligro para los derechos humanos.

Vivimos una etapa postcristiana en el que apostar por la vida, por la bondad o incluso por la belleza, mínimamente es objeto de mofa y profesionalmente te señala y te arrincona. Jesús viene a dar vida dónde muchos caros médicos ya han intervenido y dónde la muchedumbre ha certificado la muerte.

Hay que estar muy unido a Dios para lanzarse a buscar la vida de los demás entre risas e indignación. Hay que tener mucha fe para cruzar el gentío desafiante sin garantía de éxito, sólo con la compañía de Dios.

Siempre ha estado ahí el dilema, pero en adelante, será inevitable cuestionar lo que nos mueve y lo que nos inmoviliza. Cada vez será más frecuente a nivel laboral cruzar entre la gente y las risas, para poder dar vida.

Página siguiente »