SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on enero 23rd, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

“Se ha cumplido el plazo….” ¿De qué me está hablando el evangelio, de que plazos habla?. Siento que el Señor me apremia a volver la mirada hacia él y a vivir con coherencia sus enseñanzas. El tiempo va corriendo y es posible que no vuelva a tener ocasión de responder al Señor si hago oídos sordos o aplazo la respuesta. Mi reloj biológico del tiempo se está atrofiando, tengo la sensación de que pasa como un tren de alta velocidad, además estoy perdiendo el sentido del mismo y cada vez con más frecuencia me desoriento en el orden en que ocurrieron las cosas y no se ponerle fecha a ciertos acontecimientos. Ver lo rápido que pasa la vida y los acontecimientos vividos últimamente, me ha llevado a reflexionar sobre lo que me quede por vivir y por hacer y desde luego a valorar todo desde otra dimensión más profunda y verdadera.  ¡Qué importancia cobra el darme cuenta del momento que vivo!, descubrir el sentido de los acontecimientos, saber interpretarlo correctamente para no perderme oportunidades ni desperdiciarlo teniendo conciencia de las oportunidades que  me está dando el Señor, porque veo que la mano de Dios ha obrado en mi vida, estoy viviendo un momento de conversión, un tiempo de salvación.

DESDE UN PADRE DE FAMILIA

(Hombre, casado, padre de dos hijos, trabaja, pertenece a movimiento eclesial)

Zebedeo no ocupa un lugar principal en el relato de ninguno de los evangelistas. Nada nos cuentan realmente de él. Sin embargo, todos ellos hacen alusión a una cuestión no menor. Zebedeo era el padre de Santiago y Juan. Zebedeo, pues, era un padre de familia.

Marcos no nos cuenta nada acerca de la reacción de Zebedeo ante la marcha de sus hijos en seguimiento de Jesús, pero no resulta complicado imaginar que sin duda le supondría una renuncia. A la pérdida afectiva se le unía otra pérdida no menor en esos tiempos, la pérdida de la fuerza productiva de dos hijos que le ayudaban en su tarea y proseguían su mismo camino dándole continuidad. A pesar de ello, el evangelista nada nos narra de que discutiera su decisión, opusiera resistencia o anduviera por los caminos lamentándose por su pérdida e intentando su regreso al hogar y tarea familiar.

Me gusta imaginar que Zebedeo aceptó gustoso que sus hijos, como nuestros hijos, no eran de su propiedad, y que la llamada del Señor para hacerlos pescadores de hombres constituía el mejor y más poderoso motivo por el que abandonar el hogar familiar. Me gusta imaginar también, en fin, que aun cuando muchas veces, con la mejor de nuestras intenciones, intentamos reproducir en nuestros hijos arquetipos y anhelos, sabremos en casa encontrar en el Señor la generosidad necesaria para dejarles recorrer su propio camino, con la confianza de que éste, siempre, les dirija a ti. 

DESDE EL MANEJO DE LAS EMOCIONES

(Hombre, psicólogo, casado, padre de dos hijos, trabaja,)

Yo nunca pensé ser lo que soy, nunca pensé de joven dedicarme a lo que me dedico, quería ser otra cosa. Pero pasaba el tiempo, seguía persiguiendo lo que quería y no lo conseguía, algo pasaba que todo aquello en lo que soñaba, me era negado (a veces por detalles incomprensibles). Sin embargo llegó un momento donde dejé de perseguir y me centré en lo que seguía haciendo, y vi que me gustaba, que era muy válido para lo que hacía, y que parecía ayudar a la gente. Tenía una especie de facultad que yo intuía pero no la veía, pero que parecían ver por mi. Pasaron los años y ese camino me fue ofreciendo un futuro, no solo profesional, sino personal, de pronto me di cuenta que en mi vida, alguien escribía derecho con renglones torcidos. Yo seguía encabezonado en lo torcido y alguien, me dirigía derecho hacia el plan que parecía haber para mi. A veces me sigo encontrando en situaciones que cuando me paro a pensar me sonrío, y pienso en si esto es lo que me tiene deparado el futuro, o aquello que dirige mis renglones torcidos me está queriendo decir algo. Y me dejo llevar probando a ver lo que me depara, a ver donde llego, a ver que sensaciones me produce. vivimos en un mundo demasiado determinista sin darnos cuenta que en la mayoría de las ocasiones debemos dejarnos llevar sin oponer demasiada resistencia, a veces alguien, sin darnos cuenta corrige nuestros renglones torcidos y nosotros podemos decidir si permitimos que nos ayuden, o no. En muchas ocasiones hay que dejar de pensar y hay que sentir.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on enero 17th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Me parece curioso que el evangelista sea tan preciso como para poner la hora del encuentro, realmente el momento del encuentro con el Señor se produce en un momento concreto de nuestra vida, ha existido unas cuatro de la tarde para mí, también me ha preguntado ¿qué buscas?, a lo largo de mi vida son muchas las cosas que he buscado: bienes, conocimientos, experiencias, lugares, personas… pero cuando me refiero a Jesús ¿Qué  busco?. Dependiendo de la etapa y circunstancias de mi vida he buscado cosas diversas, a veces he buscado recibir sus favores, consuelo, colmar mis deseos, que me resolviera un problema, lo he buscado para llenar un vacío, he buscado la sanación, la paz, la conversión, la alegría, la seguridad, la fuerza, el refugio….  Dicho así parece que Jesús es como un hiper donde abastecerme de lo que necesitaba en cada momento, con sus ofertas y promociones, pero con Jesús es diferente, es mucho más porque el buscarlo te lleva al encuentro y encontrarte con él… eso cambia tu vida, te la vuelve del revés, te transforma, ya nada es igual. El camino hasta llegar aquí me ha llevado tiempo de encuentros y desencuentros, a veces las cosas no son fáciles pero Jesús insiste, pasa una y otra vez por tu vida hasta que ya no puedes prescindir de él y te compromete, te implica. Ahora busco menos pero me dejo encontrar más, ha hecho que mis intenciones se purifiquen que mi amor por Él sea desinteresado, hace que los bienes que conseguí sean instrumentos para acercarme a Él, las experiencias adquiridas senderos que me lleven a Él, las personas que  conozco sean testigos para amarle sobre todas las cosas. Igual que Andrés he encontrado al Mesías.

DESDE UN PADRE DE FAMILIA

(Hombre, casado, padre de dos hijos, trabaja, pertenece a movimiento eclesial)

Tras acabar la Navidad, nuestros hijos se adentran ya en la normalidad del tiempo ordinario, la rutina sanadora tan necesaria en nuestras vidas. Este año, sin embargo, su normalidad (como la nuestra) parece presentar más interrogantes que nunca. Ante esta falta de seguridades, ante esta incertidumbre generalizada que tanta inquietud genera, el Señor se nos ofrece como nuestra única certeza, la piedra firme sobre la que construir. Juan lo sabía bien y así se lo mostró a los discípulos que lo acompañaban.

Nuestro empeño en casa, con las dificultades propias de la compleja vida que a cada uno nos toca vivir y de la, en ocasiones, escasa receptividad de nuestros dos adolescentes, pasa también por mostrar a nuestros hijos que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida. Nuestra esperanza pasa por que, como Andrés, descubierto ese tesoro, no solo no quieran ya separarse de Él, sino que también recojan el testigo de continuar la tarea de mostrárselo a otros igualmente necesitados de su presencia sanadora.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on enero 10th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Hay una cosa que no llego a entender  y son esos padres  o abuelos que dicen refiriéndose a algún hijo o a algún nieto: “es  mi preferido” diferenciándolo del resto de hijos o nietos como si el amor a un hijo o nieto pudiera compararse y medirse,  además lo dicen como un alago, ¡uf…me chirría! Puedo entender que por el motivo que sea se tenga más afinidad… pero esa manifestación  me incomoda, cuando la oigo algo se me revuelve por dentro y no es nada bueno. Pues mira el evangelio termina con la frase “Tú eres mi hijo amado, mi predilecto”. ¡Vaya!… Buscando la diferencia entre “predilecto” y “preferido” encuentro que aunque son sinónimos no significan exactamente lo mismo, pueden tener connotaciones diferentes, en el caso de “predilecto” dice: emana por amor o afecto especial; mientras que “preferido” emana del interés o el gusto, motivos diferentes al amor. Ese matiz cambia el significado.  Efectivamente en el evangelio lo primero que dice es: “eres mi hijo amado” por lo que aquí “predilecto” que es lo que le sigue, viene del afecto.

Por otra parte le habla a la persona directamente no al resto de oyentes, no dice “ese” sino “tú”  indicando cercanía e intimidad. En este caso concreto va dirigido a Jesús, con quien no se puede competir. Pero si Dios es nuestro Padre y somos sus hijos, eso puede ir dirigido a cada uno de nosotros. ¿Nos sentimos amados por Dios?… Con el corazón en la mano ¿podríamos decir que nos sentimos “Hijos predilectos”?. Eso de predilecto impresiona ¿verdad?.., compromete… ¡ya lo creo!. Me ha tocado vivir un  momento muy  difícil durante este último año y sí me he sentido amada por Él, lo he sentido a mi lado caminando conmigo, sosteniéndome, dándome fuerzas, consolándome y me he sentido privilegiada y mimada. Para Él somos únicos, irrepetibles, irreemplazables. Antes de nacer ya me pensó, ¿no es eso ser hijo predilecto?.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS (2009)

(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

Es el propio Dios quien nos presenta a su Hijo cuando es bautizado en el Jordán. Es una legitimación realizada desde lo más alto que le reconoce como aquél a quien se debe escuchar.

Jesús ha estado presente en la vida de los niños en estas fechas entrañables. Primero con su nacimiento, que lo hemos evocado con distintas manifestaciones, como haciendo el Portal de Belén en casa o cantando villancicos por las calles con Sembradores de Estrellas, implicándolos en las campañas de Cáritas o celebrando la Nochebuena y la Navidad en la familia extensa, y para acabar estas Fiestas, con la venida de los Reyes Magos, en la que, al margen del materialismo, se nos recuerda que Jesús, incluso siendo niño, es el auténtico Rey al que podemos adorar sin temor de ser defraudados. Claro que es un trabajo difícil el nuestro, como educadores, de separar el grano de la paja: enseñarles que lo importante es el amor de Dios, y no lo que hayamos recibido y gastado. El mejor presente es el que nos hace Dios al darnos a Jesús. “Tú eres mi hijo amado, mi predilecto”. Nos lo demuestra en su bautismo, con toda su importancia: Es el comienzo de su vida pública.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on enero 3rd, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Durante esta pandemia cuánta importancia le hemos dado al contacto con las personas, cuánto echamos de menos encontrarnos con la familia, los amigos, añoramos  los abrazos… Ante la imposibilidad de movimiento lo hemos sustituido por las llamadas de teléfono o video llamadas, la palabra se ha vuelto trascendente en este tiempo para mantenernos unidos, para mantener nuestras relaciones, aunque ya estoy cansada y no quiero más abrazos virtuales, quiero abrazos de verdad, quiero cercanía. El evangelio de hoy nos dice que Dios es un Dios cercano, que habla y nos ha dirigido su Palabra, también él necesita cercanía y para quedarse entre nosotros se encarnó en un niño que nació en Belén, un niño muy especial porque es Dios hecho hombre. Creer en la Encarnación del Hijo de Dios es descubrir la presencia de Dios en nuestra vida.

Descubrir la presencia de Dios desde la enfermedad y dejarte tocar por su presencia cambia el enfoque sobre lo que hacer con la vida que nos queda por vivir, nos da la posibilidad a abrirnos a otros propósitos de vida y a guiarnos en una relación más profunda y sincera con los demás. Descubrir a Dios en la enfermedad  es un momento privilegiado para la confianza y el abandono en Dios porque entre otras cosas es la luz que brilla en la oscuridad de las noches de insomnio, el que apacigua mis miedos y da fuerza para afrontar un diagnóstico  adverso, da sentido a mis proyectos a pesar de la enfermedad porque Él viene a darnos la vida, llenarnos de vida, Él es la vida, una vida capaz de acabar con la misma muerte. Sí, a Dios no lo veo físicamente  pero lo siento y algunas veces ¡¡¡con tanta fuerza!!!.

DESDE LA ESPERA DE UNA NUEVA VIDA

(Casada, tres hijas, la pequeña recién nacida, trabaja en el área de maternidad, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

                                          Y la vida era la luz

Me ofusco Señor, me desbordo… caos!

Mamá, mamá, mamá…piden mis atenciones, siempre hay alguien a quien atender, me levanto y me acuesto como un día sin fin de tareas  y responsabilidades, … es más.. tampoco la noche ni la madrugada da tregua,  siempre hay una tarea por hacer , una llamada a la que responder… y me rebelo, Dios! Cuándo un rato para mi? Necesito mi tiempo, mis cosas, mi rato de oración tranquila! Cuando me toca a mi pedir y que me cuiden? Que peso sobre los hombros el pensar que sin mi la casa no tira , que tengo que poder con todo…. Tinieblas!!

No, no .Hoy me paro, no puedo dar más, ya he entregado demasiado…rabia, oscuridad! Yo también tengo derecho.

Venga voy a intentarlo. Luz. Venga que puedo verlo de otro modo. Tu luz. Voy a respirar un momento y a decir una palabra cariñosa. Uff, funciona, algo despierta en mi. Guíame Señor, ven , me has elegido para entrar en mi casa, voy a abrirte la puerta. “Venga chicas vamos a jugar un rato, venga que os ayudo a recoger, ya veréis que bonita queda la casa”- Vamos vamos Señor, que ya te voy entendiendo- “Cariño, me puedes ayudar con esto y así  terminamos antes y nos damos un paseo?, gracias”.

Una brisa, luz.

Vaya, parece que algo va encajando en mi, hoy no tengo la sensación de vaciarme en el dar, sino que lo que sale va dejando ganas de más, renueva mi proyecto, mis ganas. Luz verdadera. Venga, que hay un camino que recorrer con plenitud.

Señor, mi vida.

Hoy mi vida es mi oración.

“Señor, hoy te pido

no me escuches cuando te reclame lo que yo quiero.

Tú como Padre bueno sabes lo que de verdad necesito y me llena.

Hazme ver ese camino, y acompáñame en cada paso.

Dame tu mano y no me abandones incluso cuando no quiera verte.

Abre mis puertas,

desmonta mis muros  e inúndame, Señor,

de tu presencia,

de Amor. “

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR (2010)

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

¿No les ha ocurrido alguna vez lo siguiente? Has quedado con una persona de tu confianza para contarle un problema o vivencia que lleva tiempo acaparando gran parte de tus preocupaciones. Sin embargo, por el motivo que sea, las respuestas que te va dando a lo largo de la conversación te dan a entender que, por mucho que le trates de explicar, no llega a comprender el alcance de aquello que intentas transmitirle. ¿No estará sintiendo algo parecido Dios cada vez que celebramos la Navidad? ¿Realmente le estamos dando la importancia que merece a las primeras frases del evangelio de Juan? A mí, particularmente, me abruma todo lo que nos dice, y creo que para no complicarme la vida, prefiero quedarme con el relato de los pastores y el pesebre, que a pesar de transmitir lo mismo, está tan secularizado, que me posibilita no ir a lo profundo del mensaje y mantenerme en una posición más cómoda. Haciendo un ejercicio de autocrítica, debo reconocer que mi voluntariado peca en muchas ocasiones de esa falta de profundidad a la que aludo, pues, si algo caracteriza el mensaje de Jesús, es que pone a la persona por encima de todo. Y lo que entiendo por ir a lo más profundo de la persona, es que debo involucrarme en la vida del otro, lo que no debe confundirse con el asistencialismo, pues aunque necesario, no transforma, ni al destinatario de la acción, ni al que presta la ayuda.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 20th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Ando últimamente con esto del Covid con el ánimo un poco taciturno pensado en las Navidades. En los muchos años que tengo no ha habido un año que no nos reuniéramos los hermanos en Nochebuena, ni aun viviendo alguno fuera, ni con la llegada de los hijos y nietos, ni con la muerte de nuestro padres, ni con los achaques de la edad porque mis hermanos son aún mayores que yo, ni siquiera el año pasado donde yo estaba mal falte a esa cita, esta es una fecha marcada en nuestro calendario a la que no hemos faltado nunca. Ya hemos asimilado que este año no habrá reunión familiar, tengo que reconocer que alguna lágrima se me ha escapado, porque las navidades del año pasado para mí fueron muy raras y esperaba con ilusión estas navidades.

Sin embargo haciendo oración con este evangelio una frase me martillea la cabeza machaconamente, el anuncio del ángel a María: «alégrate, llena de gracia el Señor es contigo». Y siento que me dice a mí: «Alégrate que el Señor ha pensado en ti… Alégrate que has sido escogida… Alégrate que el Señor tiene un proyecto contigo… Alégrate que derrama sobre ti su gracia… Alégrate que has sabido responder a su llamada… Alégrate que el Señor está caminando contigo… Alégrate que el Señor está a tu lado en los buenos y en los malos momentos… Alégrate que te sostiene en la enfermedad… Alégrate que te sustenta en la debilidad… Alégrate…. Alégrate…. Alégrate»

Me gustaría alejar la tristeza y  tener la confianza y la disposición de María, me gustaría recibir está Navidad con el espíritu alegre diciéndole al Señor: «hágase en mí tú voluntad» porque lo importante de la Navidad es que Jesús renazca en nuestro corazón. Tengo que hacer el esfuerzo.

DESDE LA ESPERA DE UNA NUEVA VIDA

(Casada, tres hijas, la pequeña recién nacida, trabaja en el área de maternidad, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Hágase en mi

A pesar de mis incongruencias, a pesar  de mis insatisfacciones,  mis miedos,  mis faltas de confianza… Tú,  Señor, cuentas conmigo para tu proyecto, me entregas el germen de ti y me empoderas para hacerlo crecer: me dices que soy grande, me dices que me estás mirando , me dices que me llevas desde siempre de la mano , me dices que  ves todos mis esfuerzos, toda mi bondad, todos mis nuevos intentos, todo mi amor,

Tú me eliges…para hacer crecer la vida, para protegerla mientras sea aún pequeña, para guiarla a que de mucho fruto…

y ya nada importa,

todo pasa a segundo plano,

porque Señor, Tú me has bendecido, has cambiado mi rumbo y me crees capaz.

¡Señor, si tu me ves capaz, soy capaz!

Tú me conoces mejor que nadie, me juzgas más justamente de lo que yo misma hago y mis errores los ves sólo oportunidades.

Nada me turbe, nada me robe esta paz.

Admiro y veo… Tu milagro, mi regalo.

Loado seas, mi Señor, por la Tierra , por el Sol, por el aire que respiro, por tu Don.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 13th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

¿La imagen que damos es fiel reflejo de lo que somos o solo un reflejo de lo que queremos que los demás crean y piensen de nosotros?…¿Tú quién eres? muchas veces nos han hecho esta pregunta y damos como respuesta  un nombre, unos apellidos, una procedencia, … pero saber quién  eres es mucho más, es conocerte a ti mismo  tus valores, creencias, familia, amigos; tus necesidades, hobbies, habilidades, fortaleza; tus miedos, limites, debilidades, fracasos; tus logros, metas, triunfos… todo eso que te lleva a una misión o proyecto de vida.

¿Cuál era la misión de Juan? Ser testigo. Y yo  ¿De que soy testigo?, yo soy testigo del amor de Dios, de la misericordia, de la paciencia, de la generosidad,  la ternura y del perdón de Dios, sí, de todo eso doy fe porque lo he vivido en mi persona. Eso que he experimentado me obliga a dar testimonio en mi vida y con mi vida, estoy llamada a ser testigo y no solo tengo que serlo sino que también tengo que parecerlo. Pues esta 3ª semana de adviento lo que me propongo es revisar si mi vida de verdad refleja  el amor, la misericordia, la paciencia, la generosidad, la ternura, el perdón y trabajar esas en las que flaqueo, sobre todo esa que se me resiste..

DESDE LA ESPERA DE UNA NUEVA VIDA

(Casada, tres hijas, la pequeña recién nacida, trabaja en el área de maternidad, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

…un deseo …que seas Luz.

Querida hija,

cuánto bien te deseo…

Señor,  ¡ que su vida esté colmada de felicidad…!.

No pido que todo te sea fácil. No pido que no tengas obstáculos. No pido que no tengas miedos o dudas. Todo forma parte de este camino que comienzas, Bendita aventura.

Pero, hija,

que seas luz, que seas sal, que tengas fe.

que seas alegría que contagia, inspires confianza y aportes tus dones, tu tiempo sin prisas y  tu calma  al que necesite levantarse;

que allanes caminos y en ello encuentres satisfacción de espíritu y felicidad verdadera.

que tus días estén llenos  de profundidad y se  te reconozca por ello,

que tu mirada sea de paz y tus palabras amigas,

que seas sal, que seas luz , que tengas Vida

Señor, ayúdame a ser y hacer  mejor cada día,

para poder alguna vez inspirarla; para que sea más sencillo para ella ,

que aprenda yo a poner amor, que sea aliento,

que pueda alguna vez mi recuerdo darle impulso , que en mi mejor versión pueda convertirme en  amable espejo.

Señor,  que yo te busque para que quiera ella  también encontrar y descansar en tu  Fe”.

DESDE LA ESPERANZA

(matrimonio, trabajan ambos, 4 hijos, en proyecto de inserción de inmigrantes, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

“En medio de vosotros hay uno que no conocéis”

No, no lo conocemos, pero no hay solo uno, hay muchos. Toda una generación de siglos en constante alerta para recibir a un nuevo Mesías, y hoy, está omnipresente entre nosotros. Le volvemos nuestra espalda de nuevo, lo sometemos a las mayores de las vejaciones, lo rechazamos de entre nuestros semejantes, los dejamos morir en la más absoluta soledad y ante el mayor de los desprecios de la raza humana, le robamos su dignidad. Pero a su vez nuestra Esperanza está ahí, en medio de nosotros no hay solo uno, hay muchos. Jesús nos da de nuevo la oportunidad de volver a encontrarnos con Él, de volver a poder saborear su presencia día tras día, de poder reconocer su rostro entre los marginados de nuestro siglo, de encontrarnos con Él en cada uno de estos rechazados. Un tiempo de Adviento más donde se nos anuncia su presencia, donde delante de nosotros se nos vuelve a hacer presente, un tiempo de Adviento más naciendo entre nosotros y no lo conocemos.

“Esto pasa en África, en la otra orilla del Mediterráneo, donde cada día mueren cientos por la redención de nuestros pecados”

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 5th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

¡Cuántas voces tenemos alrededor que nos “gritan” para llamar nuestra atención! Unas veces para presionar nuestra voluntad, otras para convencernos de sus ideologías, o voces que buscan dirigir nuestra conciencia. En este tiempo previo a la Navidad se acentúan esas voces que nos invitan al consumo desenfrenado. En ocasiones nos dejamos llevar de esas voces que entran a través de los medios de comunicación envueltos en glamour y brillerio. En medio de tanto vocerío desorientador hay una voz que clama en el desierto: es la voz del evangelio, es la voz que nos advierte de los caminos equivocados que no permiten encontrarnos con el Señor.

Desde que salí del hospital estoy pasando continuas revisiones para que mi máquina no falle y que todos los niveles estén en su punto óptimo; pues la voz de Juan nos invita a pararnos para hacer una revisión a fondo (como si pasáramos esas revisiones médicas o la ITV de nuestra vida) y mirar cómo vivimos nuestro camino de fe. Nos insta a hacer una puesta a punto que nos ayude a allanar los obstáculos y barreras del camino. Allanar… ¿cómo? realizando una limpieza en nuestra vida que nivele y quite todo lo que nos sobra de orgullo, de egoísmo, de prepotencia, de autosuficiencia… de tantas cosas… y redirigirnos en el camino de la humildad, de la gratitud, del servicio, del compromiso. Prepararnos ¿en qué? en que nuestra vida se encauce en los caminos del Señor, aceptar y querer lo que Dios quiera, cuando Él quiera y como Él quiera.

DESDE LA ESPERA DE UNA NUEVA VIDA

(Casada, tres hijas, la pequeña recién nacida, trabaja en el área de maternidad, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

…delante de ti para que te prepare el camino…

llevo unas semanas  atareada ,nerviosa por sacar huecos en el día a día para buscar en los altillos del armario los bodys talla cero de sus hermanas, poniendo lavadoras de  pequeños pijamitas enterizos con el jabón hipoalergénico que tuve en mente encargar a mi marido para cuando fuese a hacer la compra, … y sigo con mi lista mental… tengo que acercarme a comprar una bolsa de pañales, tengo que organizar que la abuela se quede con sus hermanas  cuando llegue el momento, ya tengo mi camisón para el hospital ( una cosa menos por hacer) … que poco queda, …  sigo intranquila, algo falta… miro hacia mi barriga ya más que prominente y acaricio un momento… qué poco te he pensado, que poco te he hablado, que poco te he dedicado… a Ti. Quiero llegar a todo, quiero atender a los que ya están aquí, estar dispuesta en la casa, a tus hermanas ahora sin cole y a papá y, además, en medio de esta inesperada pandemia, no me siento bien si no aporto mi granito de arena. Aunque mi estado me haya retirado de la primera línea, como sanitaria, aún puedo aportar desde casa y dedico horas al ordenador  a estar al día, en registrar los datos que a mis compañeros de guardia no les da tiempo, a investigar en vacunación…. qué loable todo, qué necesario…. pero … pero apenas te he pensado, echo de menos un rato de intimidad contigo mi Amor…de preparar de verdad tu llegada, mi nueva maternidad que te guíe, tu Navidad.

Señor concédeme la serenidad para entregarme en la oración, para estar contigo, Ilumina mi espíritu para estar preparada para Tu llegada.

DESDE LA ESPERANZA

(matrimonio, trabajan ambos, 4 hijos, en proyecto de inserción de inmigrantes, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Preparar un camino, quitar de en medio todas las piedras, rellenar los baches… porque viene el Señor. Me recuerda como se han volcado las personas de nuestra comunidad con la llegada de unas personas migrantes y como cada uno ha puesto su tiempo, su trabajo o sus dones a disposición para “acoger, proteger, promover e integrar” lo mejor que cada uno sabe, con paciencia y perseverancia allanando así el camino. Ellos, en su vulnerabilidad, nos traen un aire nuevo en medio de este tiempo de tanta angustia e incertidumbre ante la enfermedad, una invitación a cambiar y deshacernos de nuestras piedras, de nuestras costras de barro acumuladas. Aun es posible nacer del agua a una nueva realidad..

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 29th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Cada año con el Adviento el Señor viene de nuevo a nuestro encuentro, para mi es más bien sacudir la inercia,  la pereza, la apatía, la pasividad que se nos va adhiriendo a nuestro ser  con la rutina del día a día, porque el Señor no se ha ido de nuestras vidas al menos no se ha ido de la mía aunque me acompañen días de letargo  o de somnolencia.

En mis comentarios al evangelio he hablado de algunas de las reflexiones que me acompañaron  en las largas noches de insomnio, otra de esas reflexiones  ha sido en cómo he gastado la vida, me vino muy bien hacerlo desde la utilización  del tiempo verbal. Mirando para atrás percibía que me he pasado gran parte de mi vida pensando en futuro: haré, formaré, organizaré, trabajaré… siempre con el futuro puesto en el horizonte. Otra parte lo hago en pretérito: he vivido, había pensado,  estuve… me doy cuenta de que estoy mayor porque hablo en pasado: vivía,  he hecho, quise…  añorando el pasado como algo que fue mejor. Me estaba saltando el presente, ¡que equivocación! Cuando lo importante es vivir  el momento presente, y eso había que arreglarlo. Así que mejor pensar nuestra vida poniendo en marcha el tiempo del verbo en presente,  el futuro no me preocupa y el pasado es ya el pasado. El Señor quiere encontrarnos vigilando, trabajando… no añorando el pasado ni planificando el futuro. No voy a perder  esta oportunidad esta vez la venida del Señor me encuentra despierta.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS (2008)

(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

Comienza el Tiempo de Adviento. Un tiempo de preparación, de estar atentos, de no bajar la guardia. “¡Velad!”.

Así como en los finales de los embarazos disponemos la ropa para el recién nacido, aquí debemos ir preparando nuestro ropaje interior. Esta semana, en casa, hemos ido arreglando nuestro calendario familiar de Adviento. Cada día de diciembre, hasta el 24, proponemos una buena acción entre todos, un pensamiento para el día, una lectura, una visita,…que nos vaya situando y llevando a intentar mejorar nuestro camino al Señor. A parte, de todo lo bueno que conlleva realizar una actividad en familia, de compartir, transmitir valores, enseñar, disfrutar. A ver qué tal nos va, porque sugerir es fácil y para cumplir hace falta algo más.

DESDE LA ESPERANZA

(matrimonio, trabajan ambos, 4 hijos, en proyecto de inserción de inmigrantes, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

El Señor nos ha puesto en el camino a unos hermanos, que un día también dejaron su casa, para embarcarse en un viaje donde se jugaron muchas veces la vida persiguiendo un sueño. Vieron a la muerte rodearles y como en un juego de suerte, pasó de largo por sus dedos, no así por los de tantos compañeros.

Su vida tan lejos de nuestras rutinas aseguradas, tan programadas y tan cómodas nos desnuda para  volver los ojos a lo esencial del ser humano, lo importante, los pequeños tesoros de cada día, el encuentro con el hermano, el amor… Hoy se nos recuerda estar siempre alerta y parece casi irremediable que este planteamiento nos cause preocupación, o al menos la incertidumbre de tener que forzarnos a estar en guardia, como mínimo esforzándonos la mayoría de las veces de manera artificial. Pero cuando en nuestro horizonte se unen las líneas de lo auténtico con la satisfacción de ver en el rostro de los excluidos la felicidad de encontrar un camino digno, el esfuerzo por velar se convierte en algo natural, incluso necesario. Vivimos tiempos convulsos de coviadviento, nada nos separará de la satisfacción del Amor, de las posibilidades que se abren en nuestras vidas simplemente por estar alertas de forma natural, cuando lo de Amar al prójimo brota por sí solo, consigues sembrar adviento a tu alrededor y todo guarda sintonía con nuestro Padre del Cielo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 21st, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Una máxima que he procurado cumplir en la vida es “no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy», ahora lo hago con más motivos porque el mañana es tan relativo. No quiero que se me vaya la vida y con ella la ocasión de hacer el bien, no para conseguir un billete para la vida eterna, sino hacerlo  por convicción consciente del amor a Dios que vive  en mi prójimo.  Como dijo San Juan de la Cruz “Al atardecer nos examinaran en el amor”, como cambiaría la cosa si fuéramos a un examen sabiendo las pregunta que nos iban a poner, ¡pedazo de nota que sacaríamos!. Pues resulta que sabemos de qué nos examinaran al atardecer de la vida  y curiosamente nos esforzamos todo el tiempo por conseguir conocimiento, destrezas, riquezas, honores…  y nada de eso nos va a servir para nada por sí mismo  si no lo hemos utilizado para amar y ayudar al prójimo.  Mi mayor aval es el amor, la generosidad,  como me he portado con los demás eso es lo que va a contar en la balanza  y mira, sí, ahí quiero sacar buena nota, a ser posible muy buena…  o más que buena ¡brillante!. Ahí me estoy empeñando a fondo sin esperar .a mañana

DESDE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

(mujer, casada, trabaja, 4 hijos y un perro, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

 

El Señor es claro, o sigues el evangelio o no lo sigues, o ayudas o no ayudas, haces algo por proteger y cuidar la casa de todos o no lo haces. Sabemos que seguir el evangelio implica ser radical, pero la mayoría de las veces nos quedamos en los grises, unas veces más cerca otras veces más lejos, unas veces nos interesa cuidar el planeta pero otras veces no porque es menos cómodo, es más caro… ¿Seremos de los benditos o de los malditos? A cada decisión que tomamos tenemos oportunidad de posicionarnos. Hoy buscando información en clase para los alumnos sobre la sostenibilidad y la «triple cuenta de beneficios» en referencia a los resultados económicos, sociales y medioambientales, he encontrado un libro que se llama «caníbales con tenedores» de 1998, que refleja el salvajismo del capitalismo. Me chocó el título, pero al final les expliqué mi opinión de que refleja perfectamente el capitalismo más exacerbado, nosotros somos directamente responsables con nuestro consumo de la muerte de otros seres vivos, tanto animales como humanos. El mismo autor ha publicó en 2012 otro libro que se llama «Zeronautas», destacando la labor de la investigación para reducir a cero el consumo de carbono, la emisión de gases nocivos, los desechos y la pobreza. Seamos «zeronautas» y no caníbales. Algunas pequeñas maneras para reducir energía las podemos encontrar en https://www.aprendecomoahorrarenergia.es/. Recordemos que nuestros decisiones y actos pueden ayudar a mejorar o a empeorar la vida de los demás y del planeta en general. Bajemos nuestro ritmo y pidámosle al Señor ser consciente de ellos. Amén

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 14th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Tenemos tendencia en enfocarnos en nuestras debilidades, ¿Por qué no enfocarnos en nuestros talentos?. Los talentos son ese regalo en forma de habilidad que nos ha dado a Señor a cada uno, todos los tenemos de una manera o de otra, aunque es complicado que sepamos cuales son si nunca nos preguntamos por ellos. Me fijo en los talentos ocultos, esos que tienen algunas personas y no los sacan a la luz no por desidia, sencillamente porque no los han descubierto. Cuantas veces he oído a personas cercanas alabar las cualidades de otros y no se percatan de las suyas, a veces porque lo ven como cosas normales y no lo ven como algo especial, como si el talento fuera demasiado grande para poder recibirlo y fuera privilegio solo de unos pocos y no de todos. Viven admirando en otros los talentos pero sin trabajar los suyos.

También están los soterrados, esos dones que sabemos que tenemos pero que trabajamos poco, si acaso como hobby, como entretenimiento, o le dedicamos tiempo ahora que estamos jubilados por hacer algo. No le hemos dado la importancia que tenían porque teníamos las miras en otros asuntos, en otros nortes y los hemos dejado relegados.  No los hemos trabajado ni perfeccionado, igual si lo hubiéramos hecho nuestra vida hubiera transcurrido por otros derroteros.

De ahí la importancia de descubrir y perfeccionar nuestros talentos, intentemos dar el ciento por uno, disfrutemos de ellos, que no se nos haga tarde. Sabiendo que  no están para impresionar ni recibir elogios, están como posibilidad para servir a Dios y a los demás es entonces cuando tienen verdadero valor

DESDE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

(mujer, casada, trabaja, 4 hijos y un perro, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

 

En este pasaje el Señor nos sigue avisando. La semana pasada ya nos decía que teníamos que trabajar para estar preparados y para traer su Reino. En este nos hace ver que tenemos que poner todos nuestros talentos al servicio del Reino y dar lo mejor de nosotros mismos. Una pequeña manera sería dando pequeños consejos a personas a nuestro alrededor de cómo reducir nuestro consumo, o de manualidades que podemos hacer o utilidades alternativas que podemos buscar a elementos que no nos sirvan. Pero…¿Qué otros talentos tenemos de cara a disminuir el impacto en nuestra madre Tierra o a mejorarla?… El otro día vi diversos proyectos científicos que se están poniendo en marcha contra el cambio climático: en África se está plantando la gran barrera verde, aunque no es un proyecto novedoso, porque esto se está haciendo en China desde 1970 con la «Gran Muralla Verde», reforestando el desierto de Kubuqi y transformándolo en terrenos fértiles y en riqueza para población necesitada. También vi que pretenden frenar el deshielo en el Ártico esparciendo una capa de polvo o perlas de vidrio para ayudar a que se regenere el hielo. La ciencia dirigida a mejorar la vida es una maravilla. Si nosotros no tenemos ese talento (para mi ya es algo tarde), animemos a nuestros hijos e hijas a luchar por un mundo mejor, más verde, apoyemos económicamente o con firmas ese tipo de proyectos, o algo menos ambiciosos en nuestro entorno local, plantemos árboles o plantitas, lo que podamos, en nuestras casas, barrios… pidamos zonas verdes a nuestros representantes políticos, en los colegios de nuestros hijos/as, ya que irá unido además a la generación de empleo. ¿Qué más talentos tienes tú para poner al servicio de Dios? No te quedes parado, no los guardes bajo llave, compártelos y multiplícalos.

Página siguiente »