SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 1st, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical. 

 

DESDE LA FAMILIA Y LOS NIÑOS

(matrimonio, trabajan ambos, dos hijas pequeñas, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

En nuestra vida cotidiana, ¿cuándo estamos en vela? Quizá la mayoría de las ‘noches en vela’ que hemos pasado han sido porque alguna de nuestras hijas lo necesitaba, normalmente por algún malestar o enfermedad.

Esto nos hace caer en la cuenta de que velar no consiste solamente en no quedarse dormido, aunque sólo eso ya sea difícil, sino que velar implica mantenernos despiertos porque tenemos un propósito, y que ese propósito no somos nosotros mismos, sino estar atentos a la presencia de Dios en nuestra vida y estar preparados para responderle

Con nuestras hijas no sólo pasamos alguna noche en vela, sino que estamos en un ‘desvelo’ permanente buscando su bien. Cubriendo sus necesidades humanas fundamentales, pero también estimulando que vayan descubriendo esa presencia de Dios en sus vidas. Aún son pequeñas para entender estás cosas si se las explicamos, pero sabemos que aprenden con el ejemplo, y que es nuestra misión esforzarnos para intentar parecernos a Jesús, que nos recuerda que el encuentro con el prójimo es un ‘lugar’ privilegiado para estar en Su presencia.

Estaremos en vela por nuestras hijas, pero también queremos estar en vela como familia por las personas que sufran injusticia y por aquellas que necesiten un mensaje de esperanza o palabras de consuelo.»

DESDE LA ESPERANZA

(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

No es que tengamos buenas noticias últimamente, ante el clima de colapso de la economía, bombardeos por parte de un país a otro, amenazas de unos pueblos a otros pueblos, enfermedades contagiosas que se propagan con mucha más violencia en situación de pobreza extrema…. En fin y a partir de ahora, vivimos un tiempo litúrgico que se llena de ESPERA. Y ¿acaso no es eso lo que nos queda? Cuando alguien lo tiene todo, no tiene que mirar más allá, porque a su alrededor ya tiene cuanto necesita para ser feliz. Pero a quien le falta de todo, no puede más que esperar a que el día que viene, va a ser mejor que el que acaba de morir, pero es mejor, porque más allá, llega Dios. Cuando nuestra mirada, nuestro corazón, nuestra espera, nuestra ilusión, nuestros sueños, nuestro futuro, descansa en el Señor, su Amor de niño confiado, de padre amoroso, de madre desvivida, de amigo que se dio hasta la muerte, ese Amor, nos llena, nos sacia. Frente a las dificultades de la vida, frente a las noticias de muerte, la Vida aparece.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 24th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

.».que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido».

El momento de la Cruz, donde Cristo es vejado, humillado, torturado, burlado… es tan incomprensible, que parece que el que se equivoca es Él, que se ha presentado como Rey y como Mesías…y ahora va a morir como un vulgar ladrón.

La humillación del Calvario representa el fracaso de Dios, los mismos amigos de Jesús le han abandonado…La divinidad, no aparece y está tan desfigurada, y despojada de su brillo que cualquiera lo insulta o lo escupe…y piden que «baje de la cruz y se salve a sí mismo»…para burlarse, reírse…

Pero Él está haciendo la voluntad del Padre, lo que Él ha querido, y esa es la verdadera, la auténtica realeza de Cristo…y es que, en ese momento en el que su Oración unida al Espíritu, es de intercesión al Padre por sus verdugos…es de una grandeza y de una generosidad que solo puede hacerla el Hijo de Dios…y hace que el ladrón que está a su derecha tenga una fe ciega en Él y le implora»que se acuerde de él cuando llegue a su reino»…

Y Jesús , en un momento sublime, bellísimo, olvidándose de sus padecimientos…va a acoger y compartir su Reino con un ladrón arrepentido al que promete …» hoy estarás conmigo en el paraíso».

Al Calvario, sólo podemos amarlo y adorarlo, porque en él se hizo la Salvación y la Redención de todo el mundo…La Humildad de Cristo,  en ese gran momento de ir al Padre, al que encomienda su Espíritu, es comparable al Misterio de la Eucaristía, centro de su Reino de Verdad, de Justicia, de Amor, de Paz…

Y es el mismo Sacrificio, en el que se ofrece como Víctima, en la Humildad de un Sacramento abierto al Amor, para que todos, los buenos y los malos «ladrones» estemos con Él en su Reino.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

Jesús, acuérdate de mi…

Este texto me ha removido mucho por dentro. Me cuesta tanta humillación e injusticia hacia Jesús y que sigo viendo y sintiendo en tantas realidades y personas. A la vez, me veía reflejada en la tentación que he tenido tantas veces de exigir pruebas a Dios.

Realmente los valores del Evangelio no van nada acordes a lo que nos ofrece el mundo. Jesús nos deja claro que por encima del orgullo y la prepotencia está la humildad, que por encima del rencor y la venganza está el perdón, que por encima de la duda está la fe y la confianza en el Padre, aún cuando nos parezca que éste nos ha abandonado.

Así mismo, el actuar de Jesús a lo largo de su vida, llegando a este final de aparente fracaso, es un estar siempre al lado de los más débiles, de los descartados… el ser fiel a ellos/as pero, sobre todo, a la voluntad del Padre.

Por otra parte me llama la atención la contraposición de los personajes: unos le exigen pruebas de que es el Hijo de Dios y se burlaban de Él y otro que lo reconoce enseguida, confiesa su debilidad y se pone en sus manos.

Al meditar este texto¡ me siento tan lejos de vivir plenamente los valores de su Reino! Sólo su gracia, el reconocer mi pequeñez y debilidad, el dejarme en sus manos como lo hizo el malhechor, me podrá acercar un poco a ellos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 17th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

«Así tendréis ocasión de dar testimonio «

Al meditar en este texto de la Palabra, compruebo el parecido que tienen la época en las que Jesús las pronunció y las características del mundo en las que vivo hoy en la actualidad…

Frase por frase, la coincidencia de ese mundo y éste otro, es de un paralelismo tan real, que al leerlas y meditarlas, para saber que me está diciendo con ellas el Señor, aquí y ahora, hace que busque en mi interior una respuesta a esos avisos, a esas enseñanzas, para no equivocarme y tener cuidado.

Veo con claridad, que el tiempo siempre es el tiempo de Dios, y que no tengo que confundir, como hicieron los judíos, el amor a Jesús, templo vivo del Padre, con una obra maravillosa, pero perecedera, que era el orgullo de Israel…Su templo.. Que hasta el mismo Señor lloró por él, sabiendo que sería destruido algunos años después.

Tu Palabra, en el ambiente que me rodea, centra toda mi existencia y sobretodo la misión y compromiso de vida, como persona que quiere seguirte y estar muy atenta a tus señales, porque tengo muy claro que me pides que de testimonio de  Ti Señor, en todo momento, en cualquier circunstancia …sean buenas o sean malas.

Seguirte no es fácil, ser testigo del Amor que nos has revelado y vivirlo en plenitud en ambientes tan descreídos…y a veces muy hostiles a lo que Tú eres, Hijo de Dios, me hace depender de Ti, de tu ayuda, que aunque sé que no me va a faltar, pido esa Sabiduría, la Tuya no la mía, para perseverar y dar «testimonio» de mi misión como creyente comprometida, y sé que en todas las dificultades que se presenten o los problemas que surjan, debo estar tranquila y confiada, pues Tú has dicho «que ni un cabello de nuestra cabeza se perderá » y con fe y con «paciencia» salvaremos la vida y el alma. «Estar viva  en Él», nos dice el Evangelio; y ello hace que mi confianza en su amor llene cada momento de mi existencia y me hace creer firmemente en mi propia resurrección en cuerpo y en espíritu, y en un encuentro personal y definitivo en plenitud con Dios para siempre, por toda la eternidad …Creo en su Palabra.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

No tengáis pánico.

Al meditar este texto, enseguida se me ha venido a la mente todos los conflictos bélicos, sociales… e incluso los desastres naturales que día a día vemos u oímos en las noticias. Y Jesús nos dice, no tengáis pánico. Pero siento que esto no quiere decir que nos quedemos indiferentes, paralizados…

Casi todo lo que ocurre es consecuencia de nuestro modo de actuar, relacionarnos. A pesar de que hoy en día viajamos más, tenemos acceso a mucha y variada información… lo cual nos debería hacer más abiertos al otro, al diferente, ser más críticos…, cada vez nos volvemos más radicales, más cerrados en nuestras ideas, creencias.

Y con ello, no estamos valorando la Creación que Dios nos ha regalado. Lo bello es la diversidad, ella da color y nos complementa.

Jesús nos habla, nos llama a ser diferentes, a ser testigos suyos, a ser testimonio de los valores del Reino: misericordia, comprensión, diálogo, solidaridad, acogida, responsabilidad., gratitud…

Siento que tengo que empezar por lo más cercano, con mi familia, amistades, conocidos… escucharles, comprenderles, acogerles, agradecerles. No cerrarme en lo mío, sino abrirme a los demás, con sus diferencias, para ir colaborando en el proyecto de Dios.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 10th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

..»porque para Dios todos están vivos» .

Esta frase del Evangelio de este domingo, es la respuesta más clara, fuerte y  contundente, que da Jesús a la pregunta trampa de los saduceos materialistas. Me he fijado en ella pues está llena, aún dentro del misterio de Dios, de una sencillez que todos podemos entender y que está a nuestro alcance y me ha hecho ver y sentir una gratitud a la Palabra que me llena de inmensa alegría saber, con toda seguridad, que estoy «viva» para Él y que siempre lo estaré.

Estoy en su misterio, en su plenitud, pues ya formo parte de su eternidad y me  siento hija y heredera de lo que Jesús me ha prometido porque creo en Él… ¿Qué ha prometido Jesús  a los que le aman, a los que creen en Él?. «la corona de la vida», que Dios ha prometido a los que de verdad Le aman…Son palabras del Apóstol Santiago, que las escribió poco antes de su martirio. Él creyó en ellas.

«Estar viva  en Él», nos dice el Evangelio; y ello hace que mi confianza en su amor llene cada momento de mi existencia y me hace creer firmemente en mi propia resurrección en cuerpo y en espíritu, y en un encuentro personal y definitivo en en plenitud con Dios para siempre, por toda la eternidad …Creo en su Palabra.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

La resurrección, un gran misterio de nuestra fe pero a la vez motivo de esperanza porque la resurrección es Vida, vida plena en Dios.

En muchos lugares de Latinoamérica cuando se refieren a Dios, siempre dicen el Dios de la Vida. Ese Dios que no vive distante, alejado en las alturas sino inmerso en el día a día de nuestras vidas, de nuestras alegrías y dificultades, de nuestros avances y retrocesos. Somos nosotros, y no Él, los que nos alejamos o los que impedimos que esté en nuestras vidas.

Un Dios que quiere la vida plena para todos y todas. La vida nace del amor, por tanto debemos comenzar aquí y ahora a vivir plenamente, y eso solo es posible en el encuentro con Él, dejándole actuar, reconociendo nuestra pequeñez, fragilidad, debilidad…

Que el Dios de la Vida nos de la gracia de ser instrumentos suyos para transformar tantas situaciones de “muerte” en Vida.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 3rd, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

«Bajó rápidamente y lo recibió muy contento».

Es la respuesta de Zaqueo a la invitación que le hace Jesús. Su curiosidad le ha llevado a descubrir a una Persona extraordinaria que le hace sentirse «limpio» y muy contento …y es feliz acogiendo en su casa a Alguien que ve en el, no sólo a un jefe de recaudadores…condenado y odiado por todos, sino que ha visto más allá del pecado personal y desde que se encontraron en el árbol donde estaba subido y hablaron los dos, su vida cambió .

Encontrarnos con la mirada de Jesús, porque siempre es El quien nos busca y nos habla, quien se para en el camino y nos dice que quiere estar con nosotros y no nos reprocha nada de nuestra conducta…me pregunto a mí misma: Siento yo la alegría que sintió Zaqueo? Zaqueo buscó a Jesús, lo encontró…y se dejó transformar por Él…y …yo hago lo mismo?

Este es el Evangelio de la alegría por mi conversión…por darme cuenta de que Él me ha buscado y no le ha importado «el qué dirán » y me ha hecho muy feliz que venga a hospedarse en mi casa sabiendo lo que soy…y espero estar a la altura de Zaqueo a la hora de compartir todo lo que tengo y reparar a quien haya defraudado..

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.

Me resulta llamativo que Zaqueo busca a Jesús ¿qué le llamará la atención de Él para que corra, y hasta se suba a un árbol para verle? Y Jesús es el que busca a Zaqueo, pero no sólo lo busca sino que lo llama y le hace una propuesta. Él es el que toma la iniciativa.

Y… a partir de este encuentro, pero sobre todo, a partir de ser tenido en cuenta, de sentirse amado, todo cambia, todo se transforma. Solo la ternura, el amor, cambiará el mundo…

Otro aspecto que me llamó la atención, pero que a la vez tiene mucho que ver con la búsqueda de Jesús, es que está pendiente del que lo necesita, del pequeño, del descartado… No pasa indiferente.

He sido testigo de cómo los más frágiles y pequeños tienen esa apertura para dejarse encontrar y amar por Jesús y cómo esto se convierte en el motor de su esperanza  que les hace seguir hacia delante.

Que el Padre nos de la gracia de dejarnos encontrar y amar para así poder estar pendientes y amar como Él ama al que lo necesita, a los pequeños, a los que nadie tiene en cuenta-

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 27th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

Estas palabras de Jesús, del Evangelio del domingo, llegan en un momento en el que había que hablar con mucha claridad, como El hacía siempre, a todos los que le seguían y escuchaban…pero están dichas y escritas para todos.

Jesús nos hace el relato del fariseo y el publicano para ver qué  trato tenemos cada uno de nosotros con Dios en nuestra oración personal.

Conocer o no conocer a Dios…marcará siempre nuestra relación con El y nuestra  oración; pues ya decía Teresa de Jesús que orar es «tratar de amistad estando, muchas veces a solas, con quién sabemos nos ama»…De los dos personajes de la lectura, cuál de ellos «conoce» y se siente amado por Dios ? Los dos hacen su oración en el templo, por qué una llega al mismo corazón de Dios  y la otra no? Jesús mismo lo aclara en una sentencia :»él que se ensalza será  humillado y el que se humilla será alabado «.

La clave para conocer a Dios , amarle, seguirle y tener trato con El en la oración, nos

la da Jesús al final de la parábola: Soberbia y humildad…

Las dos palabras marcarán siempre nuestro trato con El…pues tanto fariseo como publicano, podemos ser cada uno de nosotros en nuestras oraciones interpersonales, según reconozcamos que todo lo bueno que hacemos o que somos  es de Dios y no nuestro…o que los méritos por cumplimiento de las leyes a rajatabla son logros de  nuestra conciencia.

La fe, el confiar siempre en Dios, sentirse  amado y perdonado no es propia de las personas soberbias sino de las humildes. Jesús, maestro de oración, nos enseña en este Evangelio cómo tenemos que orar.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, pertenece a comunidad cristiana, y a movimiento seglar)

 

Cuando vivimos desde el carisma de la Evangelización y la Misión, podemos caer en el error de comportarnos como «el fariseo» de la Parábola. Es fácil, reconocer en el otro el error, ver lo que necesita para ser mejor, lo que debe cambiar… Pero… ¿ y nosotros?, los que se supone que anunciamos la Palabra, ¿somos dignos de hacerlo?. ¿En nuestra vida se demuestra que Jesús es nuestro centro? ¿O simplemente, nos dedicamos a ver la paja en el ojo ajeno, y no permitimos que nuestra vida se impregne de Auténtico Evangelio?

El publicano, no se atrevía a mirar directamente a Dios porque se avergonzaba de su comportamiento. Para vivir para el otro, para el pobre, para el que no conoce a Dios… Debemos abajarnos, y reconocer nuestros fallos, al igual que el publicano, para así curarnos por dentro y servir mejor para la construcción del Reino.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 20th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

..»cuando llegue el Hijo del Hombre, ¿encontrará esa fe en la tierra?»

Esa frase es lo que más ha llamado mi atención en este Evangelio.

Jesús nos hace la pregunta, pero antes de hacerla nos muestra a dos personajes que representan, uno la fuerza y otro la debilidad. Contra todo pronóstico, es la débil viuda la que por fin es escuchada por el poderoso e injusto juez. La debilidad y fragilidad de esa pobre viuda, que solo quiere que le hagan justicia, se han visto transformadas, por la fe en sus convicciones y su insistencia en exigir justicia, en una fuerza que venció la resistencia del corrupto juez. Qué me dice, que me pide el Señor con este ejemplo? Qué encontrará en mi corazón   cuando llegue «el Hijo del Hombre»?… Si El hace esa pregunta, es porque trata de que aumentemos nuestra fe personal, nuestra confianza en nosotros mismos …y que pidamos lo que pidamos El, que es un Juez bueno y justo, siempre nos escuchará, porque todo lo nuestro le interesa, le preocupa…Su gran Misericordia no es indiferente a nuestros ruegos, a nuestros problemas y preocupaciones, está siempre atenta porque a su Persona llega la constancia la perseverancia de nuestros ruegos, nuestras peticiones, y sabemos que siempre nos dará una respuesta buena y positiva, porque El es un Juez justo y honrado, que escucha con atención a todos si nuestra fe en El es sincera.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

Es necesario orar siempre… ¿Cómo vamos a seguir a Jesús sin tener una relación con Él? Pues orar es estar con Él, escucharle, hablarle o simplemente estar. Pues para seguir y amar a alguien hay que conocerlo y ¿como vamos a conocerlo sino nos paramos a estar con Él?

El mismo Jesús realizó su misión siempre en conexión con el Padre. Especialmente en los momentos más cruciales, pero también en el día a día, Jesús se apartaba, se paraba y oraba con el Padre. Orar es lo fundamental para mantener y hacer crecer nuestra fe.

En el mundo se ven muchas injusticias que llevan a las personas a migrar y seguir sufriendo más injusticias. En la zona de frontera lo veía a diario pero me sorprendía que no desfallecían, no vivían cabizbajos… su fe los mantenía en pie, luchando día a día por salir adelante, tratando de darles a sus hijos e hijas otras oportunidades para que pudiesen salir de esa situación.

No se trata de resignación sino de no dejarse vencer, pero resulta casi incomprensible sin la fe.

A la vez, a mi me resultaba muy difícil, pero la oración me ayudaba a tratar de ir viendo pequeñas luces para no caer en el derrotismo o la impotencia y no hacer nada. La oración es la que nos mantiene, nos orienta y nos envía a vivir y anunciar la Buena Noticia, especialmente a los que más la necesitan..

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 13th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

  

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

Me pregunto a mí misma: ¿A quien llega en profundidad el Mensaje de Jesús, su Palabra…Su vida, su Pasión, su Muerte, su Resurrección…?

El Evangelio de este domingo es el de la curación de los diez leprosos y cómo ellos, sin conocer a Jesús, sin acercarse a Él, salen a su encuentro y le gritan una verdadera oración de ayuda, piedad y compasión…y Jesús cura su enfermedad.

¿Cómo llegó a ellos esa fe en el Maestro? ¿Por qué le piden compasión y se fían de sus palabras y obedecen todos las instrucciones que Él les da? ¿Quién, cómo y cuándo esos marginados de la sociedad de su tiempo, fueron «evangelizados» con Buena Noticia?

Solo han oído hablar de Jesús, ni siquiera podían acercarse a Él…pero una fe lejana, una esperanza sentida en sus corazones al paso del Maestro les ha movido a la oración, a fiarse de su Persona…

Los diez fueron sanados, pero solo uno volvió a Jesús a adorarlo, a postrarse de rodillas y darle las gracias…Se encontró personalmente con Él reconociéndole como Dios hecho hombre…la Buena Noticia, había llegado a él y eso le cambia la vida, está salvado y  curado…¡¡es el mismo Jesús quien se lo anuncia!!

¿Quiénes fueron los anunciadores «misioneros» que hablaron de Jesús a esos leprosos? ¿Y aquí, y ahora mismo quién  o quiénes y cómo se anuncia la Buena Noticia de Jesús?

El Papa Francisco nos da la clave: Todos los bautizados somos enviados en misión  para evangelizar….para dar testimonio de nuestro encuentro personal con la Vida, la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

No debemos, ni podemos callarnos esa Gran Noticia que es el Evangelio de Jesús y que ha sido dada para todo el mundo, todos los pueblos…Seamos agradecidos como el leproso samaritano, salvado por su fe …y abramos nuestro corazón al Dios hecho  hombre que nos envía a ser sus testigos en esta humanidad tan necesitada de algo  tan valioso como es conocer a Jesús el Hijo de Dios.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

Se volvió a Dios… dándole gracias. Dios, como buen Padre siempre nos acompaña, en las buenas y en las malas, sin embargo, en muchas ocasiones no somos conscientes de ello.

Y cuando esto ocurre, lo más seguro es que nos perdamos, caigamos… aún así, Él seguirá estando ahí, esperándonos para darnos la mano y levantarnos.

Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos. Cuando somos conscientes del obrar de Dios en nuestra vida y en nuestro alrededor nos sale naturalmente darle gracias. Ser agradecidos es reconocer la gratuidad de tanto que cada día recibimos, aunque, a veces, en apariencia, no parezca muy bueno.  Esto nos hace tener una actitud más positiva, alegre y esperanzadora… y esto, ¿no es Buena Noticia?

¡Cuánto me ha enseñado la gente sencilla y que menos tiene a ser agradecida y sentir a Dios en mi vida! Pues necesitamos ver nuestra pequeñez y nuestra fragilidad para ver el obrar de Dios.

Que el Padre nos de la gracia de la humildad para saberle reconocer en nuestras vidas y volvernos a Él para alabarle y decirle: gracias Padre por todo lo que cada día nos regalas..

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 6th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

Los que siguen al Señor, los que van con Él, le piden le exigen que «aumente su fe».

Ellos que han sido elegidos por el Maestro y que le acompañan personalmente vaya donde vaya, se sienten incapaces de llevar a buen término la predicación de la Buena Noticia. Le piden ayuda porque saben que el anuncio del Reino ,no es una misión sencilla, fácil.

Servir a Cristo, anunciar su Evangelio a todas las gentes, es sobre todo una cuestión de confianza, y una fe ciega en el Maestro, y aunque ellos la tienen, quieren hacerla más fuerte más robusta que «mueva montañas» y aunque la suya sea pequeñita como un «granito de mostaza», dice Jesús que hasta la propia Naturaleza se nos rendiría y nos obedecería, porque para Dios no hay nada imposible, lo puede todo…y nuestra fe es un don suyo, un regalo que nos ha hecho, que no hemos adquirido por nuestro esfuerzo, sino por gracia Suya, por iniciativa de Él para servirle amarle y honrarle.

Somos sus siervos, los que tenemos que servirle y hacerlo de una forma gratuita, ya que El no nos debe nada, absolutamente nada por hacer nuestro «trabajo». ¿Pero quién soy yo para merecer el privilegio de la fe? Y si me lo han «regalado» soy yo quien tengo que  estar muy agradecida y es esa mi misión: La Buena Noticia ha llegado a mi vida y no puedo guardarla para mí y por eso me siento misionera y con ganas de anunciar a todo el mundo, en mi casa, en mi parroquia, en mi trabajo, en la  calle, en cualquier sitio que esté, la Palabra de Dios, el Evangelio de Jesús.

El sabio Papa Francisco, ha dicho que todos los bautizados somos misioneros y que tenemos como Misión evangelizar porque ese es el deseo del corazón de Dios…y por eso quiero pedir a Jesús que aumente mi fe, pues la tarea no es fácil ni sencilla.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

Aumenta nuestra fe… Cuando tenemos fe, no solemos ser conscientes del gran don recibido, pues la fe es un don. Recuerdo cuando estaba en Bolivia, vino el presidente de una fundación que colaboraba con nuestro proyecto, una gran persona pero no tenía fe y me preguntó ¿crees que todo esto que hacemos realmente sirve para algo? Yo le contesté, sino sirviese para nada yo no estaría aquí.

Aparte del gran don de la fe, recibimos muchos dones de Dios. Como seguidores de Jesús nos debería salir de manera natural ponerlos al servicio de los demás, al servicio de su proyecto, un mundo más justo y solidario.

En Latinoamérica me encontré con situaciones muy difíciles y complicadas, donde una se siente imponente, sólo quedaba hacer todo lo que podía y he vivido la experiencia de cómo Dios se encarga del resto. Es cierto que, en alguna ocasión, caí en el engrandecimiento y este es un peligro del que me tengo que cuidar, pues sólo soy un instrumento de Dios. Muchos de los logros no eran sólo obra mía o del equipo sino de Dios.

Pero también se dan fracasos, y la fe es la que nos ayuda a no caer en el desánimo y la desesperanza, a levantarnos y seguir trabajando por el Reino sabiendo que no estamos solos.

DESDE LA MISIÓN

(hombre, soltero, trabaja, participante en experiencia misionera, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

“Si tuvierais fe como un granito de mostaza…” “Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer…” El verano de 2017 un grupo de jóvenes de la región de Bética nos pusimos rumbo a la misión de Humahuaca para realizar una experiencia de 40 días. Durante esos días pudimos experimentar diferentes sensaciones; desde los momentos de mayor alegría hasta desconcierto por no saber si lo que hacíamos tenía algo de sentido. Pero desde luego más de un día, cuando el agotamiento llama a la puerta, pensábamos la siguiente frase, “yo creo que por hoy es suficiente”. Y hoy en día nos podemos hacer la misma pregunta, ¿Cuándo es suficiente? ¿A partir de qué punto podemos conformarnos con nuestro desgaste? ¿Hasta dónde debe llegar mi entrega y mi fe? En la pasada asamblea, realizada en Medellín, se dio en la clave. Estamos llamados a la entrega desbordante y absoluta. Durante nuestra estancia en Humahuaca aprendí a diferenciar cuando hablaba el cansancio y cuando hablaba Dios. Al final no tenía sentido rezar a Dios para que nos librara del cansancio o el frío, únicamente podíamos pedir que aumentara nuestra fe, porque solo así se superan los obstáculos que encontramos en nuestra entrega.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on septiembre 27th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

  

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

Jesús, en esta parábola, hace un relato de la realidad, tan injusta, que El observaba y se vivía ya  en la sociedad de su tiempo…¿Qué nos diría ahora, hoy mismo?

Los» ricos» y los» Lázaros «¿han desaparecido? Me pregunto, y me respondo con toda sinceridad y con remordimiento porque sigo haciendo muy poco por cambiar la vida y situación de todos los «lazaros» que nos rodean, que están en nuestras puertas …

En una misión, en un pueblo muy rico, observé que las numerosas y bonitas fuentes públicas nunca tenían agua…Me pareció muy extraño…hasta que supe que era la forma de que los emigrantes que llegaban en pateras se marcharan…porque ni agua tenían para beber …Y…reaccioné  como los «perros» de la parábola…escuchando sus problemas  e intentando paliar sus «heridas»…pero en ningún momento se me ocurrió cambiar, de alguna manera, la decisión de ese «rico» pueblo para que el agua corriera por sus fuentes.

La enseñanza de Jesús, con este Evangelio, me hace ver que tolerar las injusticias y no denunciarlas me hace cómplice de los que las cometen.

¿De verdad solo puedo » lamer» heridas y ya está? ¿De verdad veo a Dios en cada uno de mis hermanos? ¿Hago algo por la conversión del «rico» que también puedo ser yo misma en mi vida en la que el «lujo» es mi comodidad, mi tranquilidad, y no complicarme la existencia?

La fuerza de la Palabra de Jesús está con el pobre ,el indigente ,el marginado, el enfermo el desvalido…Él lo ha dicho en muchas ocasiones, lo que hagáis  a uno de ellos me lo hacéis a Mí.

Y vuelvo a preguntarme: ¿De verdad veo a Dios e en cada uno de mis hermanos?»

.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

Hijo… Curiosamente, al meditar este texto, esta fue la palabra que más fuerte me llegó y me recordó cómo comenzamos la oración que Jesús nos enseñó: Padre nuestro.

A pesar de rezarla tan frecuentemente, nos olvidamos que todos somos hermanos y hermanas.

Como el rico, nos encerramos en nuestras vidas, nuestros problemas… y nos olvidamos, ni siquiera vemos, a los que están a nuestro lado y nos necesitan, o no vemos las necesidades del hermano o hermana. Y así, ¿qué Buena Nueva anunciamos?

Suena a tópico, pero yo lo viví y ha sido una gran lección cómo el que menos tiene es más sensible a las necesidades de los demás.

Cuando viví en un lugar de frontera, las mamás a las que atendía, se ayudaban unas a otras y, sino podían, enseguida venían en búsqueda de ayuda, dejaban sus quehaceres, caminaban bajo el sol para pedir ayuda para otra mamá que lo necesitaba.

Pero… ¡cuanto nos cuesta salir de nuestra zona de confort!¡bastante tengo con lo mío! Sin embargo, si realmente queremos seguir a Jesús y colaborar en su proyecto: un mundo más justo y fraterno, es necesario superar esta barrera, salir, abrirnos a la realidad, hacernos sensibles a los problemas y necesidades de los otros/as, especialmente de los que nadie ve ni tiene en cuenta.

Página siguiente »