SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on junio 2nd, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
Leyendo el Evangelio, me ha venido a la cabeza, la meditación de “Mi Cristo Roto”, una meditación preciosa que aconsejo busquéis en youtube y la oigáis tranquilamente. Desde este pequeño paréntesis, comienzo hoy mi reflexión. La muerte y Resurrección la tenemos muy presente en nuestro día, la oscuridad y la luz, de ahí el recuerdo a este audio, donde tenemos demasiados “Cristos rotos” no sólo en imágenes, también en los hermanos más cercanos, en aquellos que nos necesitan, donde tenemos que ser testigos y apoyo para ellos mediante la fuerza que se nos envía, ayudando a que sientan la alegría de Cristo resucitado.
Algo que tengo claro y que puede perecer “cursi” o una frase hecha: “No soy yo la que vive, es Cristo quien vive en mi”. Esa fuerza que muchas veces hasta yo me extraño, me viene de Él. Así que, a seguir luchando.
Feliz Domingo.
DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Somos testigos. Alegres contamos por los pueblos aquello que hemos visto.
Pero por la reacción del oyente de hoy, lo que hemos visto no debe ser algo significativo. Lo que contamos no sale en las noticias, ni se hace el silencio cada vez que hablamos. Normalmente es motivo de mofa, escarnio, y en los mejores ambientes, condescendencia. Hablamos de algo que sólo parece interesar a los que lo han visto. Al resto no les despierta gran interés.
¿Seguro que estamos siendo testigos de lo mismo que los primeros cristianos? Ponte a hablar de un muerto que resucita a los tres días en el desayuno del trabajo. De lo que te ha dicho el Espíritu. Que Cristo va a venir, y que lo mejor que podrían hacer es dejarse de padel, de fiestas, de hipotecas, y convertir su corazón. Que sus pecados (PE-CA-DOS, vaya palabra para una conversación) son perdonables. Imagina cuán extraña sería una conversación así y el rechazo que provocaría en nuestros oyentes.
El caso es que si no se habla de esto… ¿Cuál es nuestro testimonio?¿de qué les estamos hablando?¿les estamos hablando?. En serio ¿De qué somos testigos?
Independientemente de las dificultades de adaptación del mensaje, es lógico pensar que si ceñimos nuestro testimonio explícito (con palabras o gestos) a las reuniones con aquellos que ya creen, difícilmente estamos predicando a los pueblos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 26th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

La vida laboral no es precisamente un remanso de paz. Pese a la cantidad de tiempo que le dedicamos en nuestra vida, es complicado siquiera hacer algún amigo entre los compaleros. Las dinámicas competitivas, y a veces las reglas inhumanas persiguiendo el máximo beneficio impiden una paz serena.
Todo este texto es el intento de dar ánimos de Jesús. Es el discurso de un capitán antes de la batalla. Nos avisa de la soledad, porque no todo el mundo le amará, del Espíritu que vendrá en nuestra ayuda (con lo que nos avisa que necesitaremos ayuda), la peculiaridad de su paz, diferente a la que busca el resto, y ánimos para no acobardarnos cuando no le veamos a nuestro lado.
Y es posible que en el fragor de la batalla perdamos la moral. El enemigo es duro y sus ejércitos en este mundo poderosos. Pero no hay que olvidar que es una batalla que ya está ganada. Ya se encargó Jesús de ganarla. Sólo hay que abandonarse a las órdenes del Espíritu para salir de esta batalla con vida. Y una vida con mayúsculas.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 19th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Tengo un amigo que tiene un amigo. Este es muy religioso. Hoy me contaba que en el trabajo tiene numerosos conflictos (como cualquier otro) con compañeros, jefes, clientes y toda persona con la que se relaciona. Y como cualquier otro, se queja, protesta, se entristece, se enfada. Lo que no hace como cualquier otra persona es que siempre concluye cualquiera de estas situaciones con un tajante «cuánto me falta por convertirme». Y muchas veces, me cuenta mi amigo, la forma que tiene de afrontar esos problemas es la de orar insistentemente por su propia conversión para solucionarlos.
Lo grandioso es que quien lo conoce sabe que no le da ningún mérito, que lo hace de manera natural, con un profundo convencimiento de esto.
Amar a los otros no es echarle voluntad. Las diferencias de carácter, culturales, ideológicas y muchas más hacen que sea humanamente imposible. Espiritualmente implica la cruz, la obediencia, el profetismo, la providencia, la filiación divina, y cientos de cuestiones de fe, como para dedicarle toda una vida y no lograr gran cosa en siquiera una.
Precisamente porque amar al prójimo sólo se puede hacer desde el discipulado, desde una profunda conversión, nuestras relaciones con los hombres que nos rodean, son un termómetro infalible para medir cuánto me falta por crecer en la fe. Cuando lo logras, como dice Jesús, ya es señal de que eres discípulo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 12th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
Del Evangelio de este domingo 12 de Mayo, me quedo  con ese buen pastor que conoce y cuida a sus ovejas una a una.
Así eres Tú para mi y yo así lo percibo y acojo como un gran regalo  que me haces.
No hay nadie que me conozca como Tú, conoces mis limitaciones, mis defectos, mis penas, mis alegrías… y me conforta saber que como buen pastor siempre procuras llevarme por el mejor camino. Si me tropiezo, tú estás ahí para levantarme tantas veces como sea necesario. Por eso Señor, hoy te doy las gracias y te pido que no me saques de tu redil, dentro me siento protegida, fuera no se que sería de mi.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

¿Cómo es una oveja?
Muchos que critican el cristianismo identifican la figura como sumisa. No han visto una oveja en su vida.
La oveja no es sumisa. Si no, no harían falta perros labradores, o no habria ovejas perdidas.
La oveja es dependiente, sabe de quién depende. Desde el minuto de su nacimiento, ya es del pastor. Se sabe débil, y sin el pastor ni el rebaño la devoran los lobos.
No dependemos de un sueldo, ni de medicinas, ni siquiera del running o de nuestros éxitos.
Nuestro pastor es para siempre.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 5th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

( matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)  
Jesús se aparece en la cotidianidad, en los momentos más sencillos y es más, es capaz de confiar en aquél que un día traicionó. En el día a día de nuestra vida, en nuestras tareas, en nuestras rutinas, en las comidas, en las cosas más sencillas de una familia es donde encontramos signos de su resurrección. Cuando los hogares, cuando los matrimonios, cuando las familias, viven en comunión, en alegría, con sencillez, allí está el Señor, pero ninguno nos atrevemos a decirlo. Además Jesús le pregunta algo tan maravilloso como si lo quiere, si lo ama. Cuántas veces preguntamos a nuestro cónyuge si nos quiere. Y cuánta veces nos “quitamos de encima” a nuestro esposo o esposa, diciéndole que sí a regañadientes, pero qué bonito, es decir, muy a menudo que amamos a la persona, no sólo sentirlo, sino decírselo, repetírselo.



DESDE LOS ABUELOS
( matrimonio, jubilados, siete nietos, pertenecen a grupo de matrimonios)

Señor, Tu conocimiento del ser humano es absoluto. Hubo discípulos que te siguieron hasta el pie de la cruz y Tú otorgas tu máxima confianza al que te negó tres veces, haciéndole repetir otras tres veces que te quería, aflorando, desde lo más profundo de su corazón, la tristeza por tu aparente falta de confianza en él y por la vergüenza de las tres negaciones anteriores. Con qué amor y con qué ternura nos llamas la atención de nuestros desamores y desvíos. Ahí radica nuestra confianza, en tu amor sin límites. Aun sabiendo que te hemos negado, no tres veces como Pedro, sino cientos de veces pero, como Pedro, con la tristeza en nuestro corazón te decimos que te queremos, que queremos quererte, desde lo más profundo de nuestro ser, a pesar de nuestras infidelidades y te pedimos que sepamos transmitir a nuestros nietos ese deseo de amarte, a pesar de nuestras imperfecciones, que las verán, pero que la demostración, con obras, de ese amor supla a esas imperfecciones. Que vean, también, nuestra fe y confianza en ti, aunque a veces, según el criterio humano, parezca que nos abandonas. FELICES PASCUAS Y QUE LA SEMANA SEA, PARA TODOS, PLACENTERA.
 
 
DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)


Jesús se aparece de distintas maneras. Nos hemos acostumbrado a un Dios que se aparece a demanda, y casi siempre para corroborar lo que hacemos o para aliviarnos como una especie de terapeuta. Pero el encuentro con Dios real es temible. Porque es inesperado en su forma y sus consecuencias. Solo el que le ama profundamente es capaz de reconocerlo fuera de lo esperado. Cuando lo descubren ya no se atreven a preguntarle nada.
Y cuando uno tiene el valor, le viene a recordar sus traiciones, a sanarle a costa de una entrega total, y a predecirle un futuro pleno y fatal.
Pues en la vida laboral, es en los lugares dónde más reprimido lo tenemos. ¿Quién se atreve a invitar a este desconocido temible e imprevisible a la oficina? Con lo ordenada que la tenemos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 21st, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS

(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)  
El otro día nuestro hijo de cinco años nos explicaba muy ufano “Jesús murió en la cruz por amor”. Eso es verdad y está muy bien, le dijimos, dar la vida por los demás, pero no te olvides que después RESUCITÓ, porque sin esto nuestra alegría y nuestra salvación no sería completa.
Como cristianos se nos debe notar ese gozo de la resurrección. A los niños les comentamos que cada día es un regalo en el que hay que buscar la felicidad. Que si bien tiene sus muertes (enfado con algún amigo, frustración por no poder ir a la playa, sacrificio en horario por tareas pendientes, enfermedad de un familiar…) tarde o temprano tendrá su resurrección (reconciliación, aprendizaje de autocontrol, de la paciencia, de la responsabilidad, de ser generosos con nuestro tiempo…).
¡Feliz Pascua de Resurrección!.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

La resurrección resulta increíble porque parte de una derrota. De una muerte de cruz no se debe resucitar. Si Jesús hubiera vencido a todos los ejércitos romanos y arrasado con todas las autoridades, la resurrección sería la guinda de un poderoso pastel. Pero ¿cómo vamos a entender que se resucita en la derrota por mucho que esté escrito en la Biblia?
Al hombre actual, sumergido en el utilitarismo y la productividad, le escandaliza la resurrección hasta la burla. No quiere ver la muerte y la enfermedad porque le recuerdan que nada de lo que hace por sí mismo es eterno. Si hubiera sido una fórmula química milagrosa o algún tipo de medicina revolucionaria no le costaría lo más mínimo: «El hombre, una vez más,superando los límites de la naturaleza». Pero reconocer que sólo hay un Dios que resucita, supone reconocer que por mucho poder que tratemos de acumular, perdemos el tiempo.
Tanto tiempo persiguiendo ser alguien, para que luego Dios le de la razón a los que no llegaron a nada. Tanto esfuerzo por llegar a la cima, para que la vida esté en el valle. ¿Qué justicia última es esa, que no tiene en cuenta el escalafón? ¿Qué justicia es esa que no la imparto yo?
Y esta soberbia ataca hasta a los discípulos. Entendemos la fuerza de una iglesia ONG, politica, cultural, de cristiandad, sin mancha, muy tradicional o muy moderna. Pero nos cuesta tanto creer en la resurrección de una iglesia derrotada en su cruz, que se simplemente se fía de las escrituras.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 14th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
Qué difícil es hablar hoy de un Evangelio tan extenso y tan denso en meditación, pero me voy a ajustar a dos puntos en concreto de mi vida diaria.
1.- La generosidad de todo un Dios hecho hombre que da la vida por mi (con lo que nos cuesta a veces a nosotros ser generosos con los demás) dejándose clavar en la cruz para  enseñarme (y de que  manera) como debo comportarme en mi vida diaria por la situación que mi marido y yo estamos llevando codo con codo y día a día. Os diré que ese Dios que entrega su vida por nosotros nos está ayudando a que cada uno con el otro estemos dando toda la generosidad que llevamos en nuestro corazón, eso sí,  con nuestras limitaciones pero  al menos  lo intentamos y os puedo asegurar que conseguimos más de lo que esperamos .
2.- La fortaleza de María junto a la cruz. Siempre ha sido  algo que me ha llamado la atención, primero como mujer y luego como madre. Aún roto su corazón de dolor, me enseña  que la fortaleza es una ayuda para poder caminar día a día con los sufrimientos, con mis caídas… pero siempre aparece Ella junto a la cruz y eso me ayuda a levantarme  y a seguir dando todo lo que puedo a los que me rodean.
Que tengáis una buena Semana Santa.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

La pasión de Jesús, El Big Bang de nuestra fe. Haz un comentario. Imposible.
No hay palabras. Este texto lo que necesita es silencio para adornarlo.
La palabrería en la vida real sólo nos suele apartar de dar la vida por el hombre y sus miserias.
Para acercarse a este misterio es necesario un silencio profundo.
Huir del ruido del calendario para escuchar lo eterno.
Buscar el slencio para que sea el quien comente.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 6th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
Después de leer el Evangelio y meditarlo, lo que personalmente me dice en mi vida es llamarlo “El Evangelio de las oportunidades”.
Con que facilidad estamos acostumbrados a enjuiciar a los demás sin darles la oportunidad de que se expliquen, y no intentar ayudarlos. Lo más fácil es lo primero, sin embargo Jesús se calla, se mete en nuestro interior y sin juzgarnos nos da nuevamente una oportunidad, que vemos reflejada en el Sacramento del Perdón acercándonos a él tantas veces como lo necesitemos. Él nos sigue dando una nueva ocasión para recapacitar e ir mejorando en nuestra vida, como el padre o la madre que va educando al hijo o a la hija cuando ve que se equivoca.
Este Evangelio me interpela a decir antes de juzgar a los demás: “mira en tu interior antes”.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

La existencia de adulteras beneficiaba a todos aquellos con los que cometían adulterio. En la lectura hay varios elementos: Hay una norma, una persona que incumple, unos del grupo que se benefician de ese incumplimiento, y un castigo que caerá en quien incumple, y no en quién se benefició de todo aquello.
En el trabajo (y fuera de él) hay miles de normas que nos saltamos, cuyo incumplimiento beneficia a algunos jefes,y cuando se descubre el pastel, acaban pagándolo los más débiles. Estructuras de exigencia inhumana, pero con miles de justificaciones y artificios legales para que las consecuencias sean responsabilidad única del empleado por «desobediente».
Igualmente estamos rodeados de personas «rotas». Personas que se rompieron por perseguir unos objetivos laborales que mientras beneficiaban a otros, a ellas las iban rompiendo poco a poco (su salud, su matrimonio, su relación con sus amigos o hijos, etc). Y una vez rotas, se desechan.
Es interesante pararse a observar a nuestro alrededor cuántas normas u objetivos sagrados nos rodean. Y de cuantos nos beneficiamos. Cuántas veces presionamos a otros para que corran riesgos o se rompan por nuestros egoísmos. Y detenernos a ver la debilidad de los que sufren las consecuencias cada vez que se descubren, o ya no pueden seguir.
Jesús propone algo que actualmente supondría el despido inmediato, o el ostracismo social: Cambiar el foco de los que incumplen, de los que se rompieron, a los que se beneficiaron de ese incumplimiento.
A nuestro alrededor hay miles de chiringuitos de pecado y opresión, y de víctimas. La cuaresma es un gran momento para replantear nuestra relación con todos ellos.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 31st, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
Este Evangelio no por ser tan conocido, deja de ser para mi uno de los más bonitos. En él se enmarca la Misericordia de Dios como ese Padre bueno que aunque le
fallemos montones de veces, siempre nos está esperando para abrazarnos y decirnos: “te sigo queriendo”, a pesar de nuestras limitaciones y tropiezos que tenemos en el día a día.
Desde mi experiencia se que aún fallándole , siempre lo tengo a mi lado y eso hace superarme más para devolverle tanto bueno como me da en cada momento, como esposa, madre y abuela.
También quiero hacer una pequeña mención a mi madre que como ese Dios, aunque físicamente ya no la tengo, pero la siento, sé que me sigue ayudando y protegiendo como siempre lo hizo.
.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Es difícil de ver, pero cada hermano de la historia es un impulso existencial que tenemos arraigado muy profundamente.
El primero es el de vivir sin padre. Disfrutar de lo que tenemos sin reconocer a su dueño. Manejar como asunto nuestro la familia, el trabajo, nuestra salud, nuestro dinero, nuestro tiempo. Dios estorba, y el prójimo más.
El segundo es cuando bajamos la cerviz, nos arremangamos y nos ponemos a construir el reino. Pero seguimos sin padre. Lo convertimos en jefe. Un jefe injusto que nos hace trabajar duramente mientras otros disfrutan de una vida más relajada.
La historia queda inconclusa porque se resuelve en cada corazón. ¡Qué difícil es la actitud de hijo! Disfrutar del mundo como prestado, trabajar en el reino como propio
.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 24th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA CÁRCEL (marzo 2007)

(grupo de presos, coordinado por voluntaria de equipo de pastoral, casada, con dos hijos, jubilada, pertenece a grupo cristiano)
El Evangelio del 3º domingo de Cuaresma, nos da una lección magistral de la paciencia que tiene Dios con la humanidad. El amor del Padre hacia sus hijos no tiene medida ni límite, pues aunque no demos ahora el fruto deseado, Él sigue esperando a que llegue el momento de la recolección. Mientras tanto, seguimos viviendo el tiempo de la paciencia de Dios.
Los catequistas en la Cárcel, nos sentimos como el viñador del Evangelio que va acompañando en el proceso de crecimiento y maduración en la fe, como una de las tantas oportunidades que Dios concede, trabajando y preparando el terreno, a la espera de que éste llegue a dar el fruto deseado de la conversión.
En la cárcel experimentamos cada día la paciencia de Dios: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera y no lo encuentro…” “Señor, déjala todavía este año…” “a ver si da fruto…”
El Dios paciente que nos ama, ¡cómo tiene que ir cavando y echando poco a poco estiércol en los corazones de los presos/as a la espera de que pueda llegar el día en que den el fruto deseado!

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

¿Cuánto puede tardar en crecer una higuera? Mis padres plantaron una en el balcón y pudo haber tardado años en dar algún fruto. ¿y un corazón? ¿cuánto puede tardar en crecer un corazón?.
Si miramos atrás nuestra vida, somos aún más lentos que las higueras. En el matrimonio, tras muchos años apenas he logrado ser fiel a bajar la basura o a recoger la mesa. Tras varios años de padre, apenas he logrado aprender a disfrutar el presente sin preocuparme por la utilidad del momento. Tras el enésimo ERE, apenas soy capaz de confiar en la providencia y no angustiarme haciendo un plan B por si la cosa se tuerce.
Años de oración, de Eucaristías, de meditaciones…. para tan poco cambio. Si hay algo de lo que me enorgullezco a nivel espiritual es que no creo que nadie que hablara conmigo de Dios a los dieciocho, pudiera reconocerme a los treinta, y tampoco me relacionaría con mi yo de cuarenta y dos. Nunca tuve problema en hacer mudanza de todo lo aprendido. Pero aún habiendo cambiado tanto la cabeza, en las cosas del corazón apenas se nota.
La imagen de Dios como un jardinero paciente es preciosa, pero nos ha tocado corresponderle en la época de lo inmediato. Acostumbrados a organizar la fecha y la hora de todo, y un aviso en el móvil para no olvidarnos, ¿con qué intensidad trabajaremos para que Dios recoja sus frutos, si no sabemos cuánto va a esperar para venir a reclamarlos? ¿Quién se mete a campesino en estos tiempos urbanos? Pero esta labor es enormemente gratificante vencida la falta de costumbre, porque sólo en el campo unos troncos como nosotros, pueden echar raíces profundas
.

Página siguiente »