TERCER PASO: ORATIO

Posted on mayo 14th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo resucitado, 

amor sobre todo amor, 

aliento de los genios proféticos

en todo tiempo,

en toda cultura,

en toda necesidad

de santidad y justicia…

contigo somos uno en el amor.

Cristo resucitado, 

amor de todo amor,

aliento de los corazones heridos

por la soledad,

por la injusticia,

por la culpabilidad…

contigo somos uno en el misterio del amor.

Cristo resucitado, 

amor entre todo amor,

aliento de los corazones sanados

por la fraternidad,

por el perdón,

por la esperanza…

contigo somos uno en las energías del amor.

Cristo resucitado, 

amor impulso de todo amor,

superación de cualquier miedo

ante la vida,

ante la muerte,

ante lo desconocido…

contigo somos uno en la utopía del amor.

Cristo resucitado, 

amor garante de todo amor,

alma de la armonía invisible del cosmos,

icono de la plenitud que ya empezado

plenitud para la que estamos capacitados,

plenitud a la que todos estamos llamados

de tantas y tantas maneras. 

Cristo resucitado, misterio de amor,

evidencia de la sacralidad del ser humano.

Cristo resucitado, misterio de santidad,

evidencia de la sacralidad de las culturas humanas.

Cristo resucitado, misterio de comunión

evidencia de la sacralidad de toda la realidad,

visible e invisible.

Señor Jesús, 

Cristo resucitado,

destello permanente

del poder de lo real,

de la densidad de lo real,

de la intensidad de lo real…

Cristo Jesús, 

que nos enseñas

el camino de la humanización:

entregarnos y desvivirnos por los demás, 

contenernos en las desmesuras del ego,

silenciarnos ante el rumor de fascinante

del amor sobre todo amor

que se nos revela,

que se nos da,

que nos atrae,

enamorado,

enamorándonos. 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on mayo 8th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo resucitado, resonancia de Dios

en las palabras y las acciones

de los hombres y mujeres de bien.

Cristo resucitado, a quien adoramos humildemente,

santidad de santidad.

Cristo resucitado, poder sobre todo poder,

misericordia sobre toda misericordia.

Cristo resucitado, obediencia sobre toda obediencia

por amor,

por amar.

Cristo resucitado, creador incansable de comunión

más allá de las mezquinas rencillas

tribales,

ideológicas,

dogmáticas.

Cristo resucitado, creador de sentido que entusiasma

a quien abre su corazón

y libera lo mejor de los dones que habitan

en su intimidad. 

Cristo resucitado, creador de significado que sosiega

a todos los que buscan la paz del corazón

y la justicia de Dios

en estos extraños tiempos que nos tocan vivir.

Cristo resucitado, creador fascinante

de sensibilidad hacia la santidad

sea cual sea la vida que llevemos.

Cristo resucitado, que vibras en la mejor intensidad humana,

la intensidad de la belleza,

la intensidad de la fraternidad,

la intensidad del silencio santo.

Cristo resucitado, onda silente de esperanza

en toda crisis,

en todo sufrimiento,

en todo colapso.

Cristo resucitado, Agua de Vida.

Cristo resucitado, Pan de Vida.

Cristo resucitado, Palabra de Vida.

Cristo resucitado,

Dios de Dios,

Luz de luz.

Santidad de Santidad.

Cristo resucitado, 

vinculados a ti,

a tu luz,

nos fundamentas. 

Cristo resucitado, misterio de amor.

Cristo resucitado, misterio de santidad.

Cristo resucitado, misterio de comunión.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on mayo 1st, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo resucitado, 

que sostienes la médula de la realidad,

afiánzanos.

Cristo resucitado, 

que superas abismos,

fortalécenos

Cristo resucitado, 

el asidero de nuestros vértigos,

fundaméntanos.

Cristo resucitado, 

que esperas más allá de cualquier mala muerte,

bendícenos.

Cristo resucitado, 

que sanas este áspero mundo,

dulcifícanos.

Cristo resucitado, 

que transfiguras cualquier mal dolor,

haznos instrumentos de tu compasión.

Cristo resucitado, 

que enhebras las mejores energías,

transfigúranos.

Cristo resucitado, 

que das siempre oportunidades,

perdona nuestros juicios siempre tan temerarios.

 Cristo resucitado, 

que cuidas la creación,

haznos servidores de la vida,

de toda vida,

especialmente de los más vulnerables.

Cristo resucitado, 

que impeles toda vitalidad,

orienta nuestras energías

hacia el Reino de la santidad y la justicia.

Cristo resucitado, 

santa sabiduría,

enséñanos.

Cristo resucitado, 

asombro de un amor,

ábrenos las entrañas para acoger tu inmensa bondad.

Cristo resucitado, 

que quiebras los goznes de la fatalidad,

aumenta nuestra confianza de que todo acabará

mejor que como empezó.

Cristo resucitado, 

presencia que recrea y enamora,

haznos fructificar fraternalmente.

Cristo resucitado, 

voz de Dios.

Cristo resucitado, 

manos de Dios.

Cristo resucitado, 

mirada de Dios.

Cristo resucitado. 

Amén.

Aleluya.

Aleluya.

Aleluya. 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 24th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, Tú eres la presencia de la Vida,

el fundamento de nuestra existir, 

la garantía, misteriosa, 

de que la muerte material

es palabra penúltima a pesar de los pesares.

Señor Jesús, Tú eres la presencia del don de la Vida

que nos confirma que ni la decadencia 

ni la destrucción 

definen nuestras breves biografías humanas,

a veces demasiado humanas,

a veces demasiado rotas,

a veces demasiado acortadas.

Señor Jesús, Tú eres la presencia 

del misterio de la Vida

en nuestro caminar,

en nuestro transcurrir,

en nuestro convivir

con tantos huecos de soledad,

con tantas preguntas que nos dañan 

y no sabemos responder,

con tanta sed que no encuentra alfaguara

en las extrañas ciudades

que nos toca soportar.

Señor Jesús.

Ante la pérdida inesperada, 

Tú, presencia que consuela.

Ante la inseguridad de lo desconocido, 

Tú, presencia que regala esperanza.

Ante el dolor y la impotencia, 

Tú, presencia fuerte que nos sostiene.

Ante la oscuridad y el no saber, 

Tú, fuente de luz suficiente que nos puede iluminar.

Ante la labilidad de nuestra condición, 

Tú, energía de fondo que recrea y enamora.

Ante las inevitables heridas mortales, 

Tú, fuente constante de serenidad primera y última.

Ante el miedo que nos congela los huesos, 

Tú, el resucitado nos convocas al Reino de la Vida.

Sí, Señor, creemos que Tú eres el Cristo.

Creemos que eres la Resurrección y la Vida,

a pesar de las amputaciones que nos arrugan

el rostro,

las ganas de vivir

y el corazón.

Porque, al fin,

en la raíz, 

en lo hondo, 

en el silencio de los silencios

Tú, amor sobre todo amor.

Tú, luz desde dentro,

desde lo mejor fascinante de nosotros.

Tú, Vida sobre toda vida.

Tú, lumbre

que fundes tu fuego con nuestro fuego.

Señor Jesús

envíanos tu Espíritu

para que sigamos confiando en la realidad,

en ti,

en la vida,

siempre.

Aunque la sombra de la muerte

nos arañe, infectándonos,

paralizándonos,

mutilándonos.

Señor Jesús.

tenemos fe.

Pero aún sufrimos.

¡Auméntanos la fe!

¡Auméntanos la confianza!

¡Auméntanos lo mejor que hay en nosotros,

tu presencia que nos hace vivir,

tu presencia que nos humaniza,

tu presencia, Señor Jesús, que nos santifica!

Tú, Señor Jesús, que tuviste 

tanta sed como nosotros.

Tú, Señor Jesús, que tuviste 

tanto miedo como nosotros.

Tú, Señor Jesús, que rezaste

como pudiste.

Como nosotros. 

Auméntanos la fe

en estos tiempos 

tan extraños

Amén.

Aleluya.

Aleluya.

Aleluya. 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 17th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo Jesús, Salvador. 

Resucitaste, aleluya, aleluya.

Cristo, el que acompaña.

En el miedo, en el fracaso, en la frustración.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que cimienta.

El deseo de verdad, el deseo de bien, el deseo de comunión.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que palpita.

En todo amor, en todo vínculo, en toda confianza.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que ilumina.

De día, de noche, sea cual sea la niebla.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que fascina.

La inocencia, la sabiduría, la sed.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que bendice.

A todo hombre sea cual sea su condición,

sea cual sea su cultura,

sea cual sea su manera de amar.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que santifica.

A todos los hombres y mujeres de bien,

a todos los hombres y mujeres que rezan,

a todos los hombres y mujeres sensibles a los indicios de lo sagrado.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que alimenta.

Al que se silencia,

al que se entrega,

al que cuida la vida

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que da horizonte.

Al ciego,

al que busca,

al que se descarría.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que da significado.

Al que está desconcertado.

Al que está perdido.

Al que desea 

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que da sentido.

Al que ama a la humanidad.

Al que cuida la Tierra.

Al que busca la justicia.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que da sensibilidad.

Al que expande su corazón.

Al que expande su capacidad de encuentro.

Al que descubre la belleza de lo humano en la cotidiano.

Aleluya, aleluya.

Cristo, el auténtico.

Resucitaste. Aleluya, aleluya.

Cristo, el que da vida,

vida nueva,

vida inagotable,

vida eterna.

Aleluya, aleluya, aleluya. 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 10th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo Jesús, Salvador. 

En mi peregrinar, tu compañía.

En mis pérdidas, tu señal.

En mis fracasos, tu reconstrucción.

En mi inconsistencia, tu fundamento.

En mis negligencias, tu conmiseración.

En mis condicionamientos, tu aliento.

En mis vergüenzas, tu mirada compasiva.

En mis miedos, tu fortaleza.

En mis medias verdades, tu autenticidad.

En mis vanas palabras, tu altura.

En mis egoísmos, tu ternura.

En mis dolencias, tu bálsamo.

En mis soledades, tu resonancia.

En mis congojas, tu palpitar.

En mis miedos tan humanos, tu abrazo.

En mis descuidos, tu perdón.

En mis desquiciamientos, tu serenidad.

En mis necedades, tu ternura.

En mis necedades, tu bienaventuranza.

En mi errar, tu luz.

En mis derivas, tu faro.

En mis desafinar, el tono de la belleza.

En mis miserias, tu pureza.

En mi sed, tu agua.

Cristo, corazón humano fascinante

Cristo, corazón humano invencible.

Cristo, corazón humano

que es verdad sobre toda verdad.

Cristo, Tú, el bienaventurado.

Cristo, Tú, el que irradia bendición.

Cristo, Tú, el que genera comunión.

Cristo, radiante santidad.

Cristo, santa novedad.

Cristo, santidad de toda santidad.

Cristo,

¿A quién acudiremos?

Tú tienes palabra de vida eterna. 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 3rd, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo misericordia.

En mi desnudez, tu abundancia.

En mi desposesión, tu fortaleza.

En mi miedo, tu palabra de vida.

En mi temblor, tu ternura.

En mi dolor, tu abrazo.

En mi absurdo, tu verdad.

En mi contradicción, tu luz.

En mi desconcierto, tu serenidad.

En mi imposible, tu esperanza.

En mi agobio, tu compañía.

En mi herida, tu bálsamo.

En mi hambre, tu alimento.

En mi despojo, tu vestidura.

En mi drama, tu mirada.

En mi pérdida, tu fundamento.

En mi máscara, tu autenticidad.

En mi mentira, tu paciencia.

En mi hipocresía, tu misericordia.

En mi condena, mi amnistía.

En mi desesperanza, mi estrella polar.

En mi cagajón, tu fecundidad.

Cristo, corazón humano infinito.

Cristo, corazón humano liberador.

Cristo, corazón humano

que es amor sobre todo amor.

Cristo, Tú, el benigno.

Cristo, Tú, el infalible.

Cristo, Tú, el vitalizador.

Cristo paz.

Cristo perdón.

Cristo vida nueva.

Cristo,

¿A quién acudiremos?

Tú tienes palabra de vida eterna. 

TERCER PASO: ORATIO

Posted on marzo 27th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Dios Padre/Madre…

Nos alejamos de ti, 

pero no dejamos de anhelarte.

Nos alejamos de nuestras raíces, 

pero sabemos, en el fondo de nosotros, quiénes somos

y que podemos volver a lo mejor de nosotros. 

Nos desperdiciamos estúpidamente, 

pero sabemos, allá en lo más auténtico de nosotros, 

que no está todo perdido.

Nos aturdimos con diversiones,

aunque sabemos que la verdad de la vida 

está en la comunión de amor contigo.

Dios Padre/Madre…

Eres santo y ofreces santidad.

Eres justo y ofreces justicia.

Pero sobre todo eres amor sobre todo amor,

abrazo sobre todo abrazo,

encuentro sobre todo encuentro.

Vida dando vida 

y esperando para la vida sobre toda vida.

Dios Padre/Madre…

sin sombra de rencor,

sin sombra de venganza,

sin sombra de desconfianza…

asombro de un infinito amor

que fundamenta,

posibilita,

impele,

misteriosamente,

constantemente,

sutilmente

toda la realidad

y especialmente el corazón

de todos y cada uno de los seres humanos. 

Dios Padre/Madre…

ante ti, ante los demás

que seamos 

perdón,

acogida,

paz…

porque muchas veces hacemos el tonto por la vida

y encima nos creemos mejores que los demás,

nos creemos más listos que los demás,

más cristianos que los demás. 

Dios Padre/Madre…

perdónanos.

No sólo somos pecadores…

somos inconscientes…

somos estúpidos

al desperdiciar los dones,

las maravillosas capacidades

de la inteligencia,

de la libertad

y del amor que tenemos.

Dios Padre/Madre…

Paciencia sobre toda paciencia meramente humana.

Sabiduría sobre toda sabiduría simplemente humana.

Esperanza contra toda esperanza.

Danos lucidez,

valentía

y fe

para recapacitar…

Dios Padre/Madre…

que no le tengamos miedo a las algarrobas

de la vida…

ganadas a pulso,

esperpénticamente, 

con nuestras tonterías… 

algarrobas que son preámbulo de la fiesta sin fin,

algarrobas que son el detonante de la alegría de la salvación,

algarrobas que son el inicio del fin de nuestra huida de nosotros mismos 

y el inicio de peregrinar hacia el abrazo infinitamente humano,

un abrazo sin condiciones,

sin letra pequeña,

sin cláusula de rescisión…

Dios Padre/Madre…

… fiesta sobre toda fiesta…

¿Cómo agradecerte

lo que has hecho, 

lo que haces 

y que harás por nosotros?

Ahora,

hoy,

sólo podemos llorar

de alegría…

TERCER PASO: ORATIO

Posted on marzo 18th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús,

Tú, en el silencio habitado

entre tanto ruido y tanto miedo.

Señor Jesús, nuestra paz amorosa.

Tú, misterio de Vida.

Señor Jesús,

Tú, en la raíz de nuestro peregrinar,

entre tanto sobresalto y desconcierto.

Señor Jesús, nuestra paz cierta.

Tú, misterio de esperanza.

Señor Jesús,

Tú, energía de nuestras energías

entre tanto cansancio y hastío.

Señor Jesús, nuestra luz inagotable.

Tú, misterio de los dinamismos de la realidad.

Señor Jesús,

Tú, respuesta a nuestras preguntas esenciales

entre tanta mentira y tanta falsedad.

Señor Jesús, nuestra confianza.

Tú, misterio de permanente lealtad.

Señor Jesús,

Tú, mirada amorosa

sobre todo lo que nos pasa,

sobre todo lo que nos duele,

sobre todas nuestras mezquindades

personales y colectivas.

Señor Jesús, alimento constante

para nuestra desgastada espiritualidad,

para nuestra desgastada comunidad,

para nuestra desgastada Iglesia.

Tú, siempre sorprendente estímulo 

del sí a la vida

del sí al cuidado de la vida,

del sí a estar al lado 

de los tirados en las cunetas de la historia.

Señor Jesús,

estímulo,

impulso,

fuerza…

¿Cómo responder,

en estos convulsos tiempos

a tu llamada

a anunciar tu sí definitivo a la vida

a la humanidad

que anhela paz,

que desea fraternidad,

que busca justicia?

Señor Jesús,

viviente eminente entre los vivientes,

santo supremo entre los santos,

justo que justifica a todos los que abren su corazón

a tu ilimitado amor,

mejora nuestra fe,

incrementa nuestra esperanza,

danos audacia

para proclamar lo esencial:

la santidad a la que estamos llamados,

santidad que ya ha empezado,

santidad que irradia justicia

de pensamiento,

de palabra 

y de obra. 

Señor Jesús,

arraigados en Ti,

audaces contigo,

sabemos nuestro lugar en el mundo:

ser peregrinos

llenos de sentido,

llenos de significado,

llenos de sensibilidad

para el Reino,

tu Reino,

el Reino 

que tiene destellos de presencia

en todos los que cuidan

la vida,

la fraternidad

y la humanidad.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on marzo 13th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, 

fascinante luz de luz,

misterio que nos sobrepasa,

misterio que nos acoge,

misterio que nos enamora…

aún vemos como en una niebla,

… niebla que revela pero que también vela… 

Los que tenemos fe en ti

vivimos muchas veces

sobrecogidos,

entusiasmados,

llegando al límite

de lo que podemos

decir,

sentir,

desear…

ante tu presencia.

Alimenta mi deseo de santidad… 

aún no soy capaz de entender todo lo que eso implica.

Ayúdame en mi deseo de comprender lo que supones en mi vida… 

aún me da miedo no poder controlar lo que pasa.

Sorpréndeme en el silencio de mi corazón…

en medio de tanto y tanto ruido que nos tensa y nos descentra.

Taladra mis seguridades…

mis ideas, 

mis verdades… 

demasiado rígidas, 

demasiado vanidosas, 

demasiado egocéntricas

que me impiden hacerme cargo

de la transformación a la que estoy llamado,

… seguridades, ideas, verdades,

… idolillos, fetiches, chiringuitos marca de la casa

que me generan una sensación de bienestar espiritual y moral…

que me defienden de mis propias autojustificaciones

de mis propios autoengaños

de mis necias trampas

frente a ti…

… frente a ti,

que conoces tan bien el corazón de los hombres y de las mujeres.

Señor Jesús, 

luz de luz,

misterio último de la realidad,

misterio de santidad por los siglos de los siglos…

Nadie queda excluido de tu llamada…

hazme tu mensajero.

Todos podemos subir a la montaña

para impregnarnos de la revelación…

hazme acompañante de los peregrinos.

Siempre invitas a colaborar en la salvación que ofreces…

hazme irradiar esta vida nueva allá por donde pase.

Señor Jesús, 

luz de luz,

despiértame,

desinstálame…

monto castillos en el aire,

tengo argumentos que parecen jeroglíficos,

consumo quincallería religiosa llena de incienso…

… se diría que te uso como coartada a mis destellos narcisistas… 

Señor Jesús, 

reiníciame,

conviérteme,

renuévame

para que mi vida hable por sí misma

de tu vida nueva

fascinante

a la que todos estamos llamados

… con la que esperamos encontrarnos

en ese día que termine nuestro 

ir dando tumbos por la vida.

Vida que asumiste,

que redimiste,

que glorificaste.

« Página anteriorPágina siguiente »