TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 23rd, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

¡Conviérteme, Señor!

Haz que disminuya mis quejas, mis juicios, mis subidas de ego,

aunque esté muy cansado,

aunque esté lleno de incertidumbres,

aunque me canse tanta y tanta mediocridad

que sale de mi yo y de mis deseos.

Que reconozca mi realidad tan llena de posibilidades y de límites,

mi vida real, llamada a ser instrumento de Reino vital y santo.

Hazme humilde, hazme sencillo, hazme silencioso

pon fuera y por dentro.

¿Qué hay, realmente de terrible, de tragedia, de irreversible en mi vida?

Muy poca cosa. Casi nada.

¡Señor, sosiégame, aliméntame, seréname!

Aumenta mis agradecimientos en todo lo que me pasa,

mis bendiciones a todos los que me encuentro,

mis buenas vibraciones para todas las personas

con las que comparto trabajo, ciudad y culto.

Impúlsame a desear menos:

vivo rodeado de seducciones llenas de banalidades.

Haz que necesite menos objetos.

Haz que necesite menos reconocimientos.

Haz que necesite menos poder para controlar y predominar.

Que cuide mi diálogo interno tan autosuficiente y tan pretencioso.

Que reconozca que mis interpretaciones de lo que pasa

son vana palabrería

porque lo importante son las personas,

las personas y no lo que hacen,

las personas y no lo que dicen,

las personas y no lo que me parece que son sus intenciones.

Señor, que mire, aunque sea un poco, a los demás

como tú mirabas a todos los que te encontrabas por la vida.

Señor, que disfrute más de la vida cotidiana.

Que sea como los niños que juegan, saltan, ríen,

se asombran, se abrazan,

quieren de verdad cuando toca querer.

¡Conviérteme, Señor,

hazme renacer a la nueva inocencia,

renacer a la nueva vida,

renacer a la autenticidad sanada

de los hijos de Dios!

¡Conviérteme, Señor

en un instrumento de libertad,

de alegría,

de confianza…

Especialmente en estos tiempos extraños,

de pandemia,

de desconcierto,

de miedo!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 17th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo Jesús, el esencial.

Cristo Jesús, el fundamental.

Cristo Jesús, el misterio de la realidad.

Cristo Jesús, la novedad permanente.

Cristo Jesús, el amado.

Cristo Jesús, Señor.

Cristo Jesús: ¿Cómo asir tu misterio?

Cristo Jesús: ¿Cómo escucharte entre tanto ruido?

Cristo Jesús: ¿Cómo seguirte?

Cristo Jesús,

seguirte es muy serio.

Nos jugamos la vida.

Cristo Jesús,

vivir como constructores del Reino

es la consecuencia fundamental

de la fe en ti,

de la confianza en ti,

del amor que te tenemos.

Cristo Jesús,

llamas a la puerta de nuestra conciencia

nos invitas a vivir como tú:

favoreciendo la vida humana

de todas las maneras posibles.

Cristo Jesús,

quieres personas libres,

quieres personas alternativas,

quieres personas profundamente humanas,

profundamente religiosas,

profundamente fraternales

y solidarias.

Cristo Jesús,

maestro,

sólo bajo tu mirada

que penetra el fondo del corazón,

descubriremos

realmente quiénes somos,

qué quieres de nosotros

y cuál es misión

a la que estamos llamados.

Especialmente en estos tiempos extraños,

de pandemia,

de desconcierto,

de miedo.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 10th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo Jesús, Mesías prometido por los siglos de los siglos.

Cristo Jesús, misterio encarnado que cimienta los fundamentos de la historia de humanidad.

Cristo Jesús, buena noticia definitiva para los que sufren.

Cristo Jesús, médico de los corazones desgarrados por los absurdos de la vida.

Cristo Jesús, amnistía inimaginable para los corazones de piedra de los que se creen poderosos.

Cristo Jesús, humildad esclarecedora ante las soberbias y los dictadorzuelos cotidianos.

Cristo Jesús, estrella polar para los que buscan a Dios en medio de las tediosas ciudades.

Cristo Jesús, revitalizador de los desmoronados en los zulos de la historia.

Cristo Jesús, paz y bien que sobrepasa todo juicio razonable.

Cristo Jesús, custodio de los corazones perdidos en las soledades de las ciudades de acero y cristal.

Cristo Jesús, amable disipador de tinieblas biográficas e históricas.

Cristo Jesús, reconciliador de todo lo roto en la vida de las gentes humildes.

Cristo Jesús, cuidador con corazón de madre y con manos de padre.

Cristo Jesús, restaurador de los estropeados entre las ruinas de la historia

Cristo Jesús, consolidador de los frustrados por las estúpidas ideologías violentas y excluyentes.

Cristo Jesús, palabra de esperanza siempre disponible y abundante.

Cristo Jesús, horizonte de sentido para todos los perdidos entre tanta y tanta palabrería.

Cristo Jesús, fortaleza en nuestras debilidades, tan humanas.

Cristo Jesús, positividad en nuestros pésimos momentos.

Cristo Jesús, energía en nuestras anemias espirituales.

Cristo Jesús, claridad en nuestros pozos vitales.

Cristo Jesús, vivacidad en nuestras miedosas apatías.

Cristo Jesús, solidez en nuestras dudas.

Cristo Jesús, fiabilidad en nuestros mapas vitales.

Cristo Jesús, plenificador vital sea cual sea la época de la humanidad.

Cristo Jesús,

aunque a veces la Iglesia nos va por dentro,

aunque a veces la fe se disuelve en nuestras pesadillas cotidianas,

aunque a veces se desmorone lo que suponemos firme en nuestras vidas…

Cristo Jesús, creemos en ti,

seguridad de seguridades,

verdad de verdades,

vida de toda vida.

Especialmente en estos tiempos extraños,

de pandemia,

de desconcierto,

de miedo.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 3rd, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Cristo Jesús, misterio encarnado.

Cristo Jesús, presencia desbordantemente humana.

Cristo Jesús, a quien amamos.

Cristo Jesús, con quien amamos.

Cristo Jesús, en quien amamos.

Cristo Jesús, sabiduría de Dios para todos los constructores de paz.

Cristo Jesús, palabra de Dios que entienden todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Cristo Jesús, globalización de Dios.

Cristo Jesús, desenmascaramiento de ídolos.

Cristo Jesús, esperanza de los que sufren dolores evitables, fruto de manos demasiado humanas.

Cristo Jesús, mansedumbre y poder.

Cristo Jesús, ternura y vigor.

Cristo Jesús, fascinación sobre toda fascinación.

Cristo Jesús, gracia y verdad.

Cristo Jesús, aliento y consuelo.

Cristo Jesús, lo más humano de la humanidad.

Cristo Jesús, a quien esperamos y con quien esperamos.

Cristo Jesús, misterio de sabiduría.

Cristo Jesús, justicia y paz en vivo y en directo.

Cristo Jesús, gloria del hombre por los siglos de los siglos.

Cristo Jesús, el mejor de los nuestros.

Cristo Jesús, a quien rezamos y con quien rezamos.

Cristo Jesús, descanso y tarea del creyente.

Cristo Jesús, raíces y alas de nuestra sed de vida.

Cristo Jesús, mensajero y mensaje del amor sobre todo amor.

Cristo Jesús, que eliges, capacitas, acompañas y plenificas.

Cristo Jesús, santidad que habitas en nuestras casas.

Cristo Jesús, a quien creemos.

Cristo Jesús, con quien creemos.

Cristo Jesús, mirada de Dios a toda la humanidad.

Cristo Jesús, eminente de la fuente de plenitud.

Cristo Jesús, sanación de sanaciones.

Cristo Jesús, roca de nuestras biografías.

Cristo Jesús, agua de nuestra sed.

Cristo Jesús, revelación.

Cristo Jesús, sabiduría.

Cristo Jesús, energía vital.

Cristo Jesús, camino.

Cristo Jesús, certeza.

Cristo Jesús, luz.

Cristo Jesús, abre los ojos de nuestro corazón

para que comprendamos la esperanza

a la que nos llamas.

Especialmente en este inicio de 2021.

En estos tiempos extraños,

de pandemia,

de desconcierto,

de miedo.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 20th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

¡Ven, Señor!

¡Que nuestro sí sea un sí a la vida!

Transfórmanos en cuidadores de la vida cotidiana

con nuestras palabras, nuestras acciones, nuestras presencias,

con nuestras miradas,

con nuestras propuestas,

con nuestros grupos humanos.

¡Ven, Señor!

¡Cuídanos para cuidar!

¡Ven, Señor!

¡Que nuestro sí sea un sí a la verdad!

Habilítanos para descubrir y colaborar con la verdad santa

que revelas en todos los cuidadores de la vida,

allá donde estén,

piensen lo que piensen…

la verdad santa que tu hijo sembró

por los campos de Galilea

y Jerusalén, la santa ciudad

de todos los hijos de Abraham.

¡Ven Señor!

¡Infunde en nosotros,

aún más,

la libertad y la alegría

de los Hijos de Dios!

¡Ven, Señor!

¡Que nuestro sí sea un sí a la belleza!

Vístenos de amabilidad auténtica y elegancia sencilla

en esta cultura tan de poses,

tan de falsos brillos,

tan de intensidades fugaces.

¡Ven, Señor!

¡Inspira nuestro canto humano

que se acompasa con lo mejor de la humanidad!

¡Ven, Señor!

¡Que nuestro sí sea un sí a la justicia!

Haznos agentes de transformación social y cultural.

Haznos sembradores de esperanza y de paz.

Haznos capaces de mantenernos

en nuestros compromisos,

en nuestras militancias,

en nuestras utopías.

Haznos innovadores constantes

de caminos, de acciones y de miradas

que ofrezcan la inacabable utopía

que comienza, fascinantemente,

contigo.

¡Ven, Señor!

¡Que nuestro sí sea un sí al bien!

Haznos benéficos,

haznos benevolentes,

haznos bendicientes,

haznos benditos…

haznos mejores humanos

en medio de esta extraña época de pandemia,

donde tanta y tanta mezcla

de miedo, de egoísmo, de valentía y de entrega

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 13th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

¡Ven, Señor, a ungirnos:

queremos ser la buena noticia de vivir la cordialidad fraterna

allí donde las revueltas de la vida guiada por Ti nos lleven!

¡Ven, Señor, a ungirnos:

sana nuestros corazones desgarrados:

sé santo bálsamo que nutre y fortalece

nuestros quebrantos y quiebras vitales!

¡Ven, Señor, a ungirnos:

rompe nuestros apegos,

nuestros egocentramientos,

nuestras muestras de avidez

en este mundo tan contradictorio

y tan lleno de hombres y mujeres sedientos

que desconocen la Fuente que Tú eres!

¡Ven, Señor, vístenos de alegría:

haznos humildes servidores de la humana humanidad

allá donde desempeñemos nuestro trabajo

y nuestra aportación a la sociedad y a la cultura!

¡Ven, Señor, vístenos de alegría:

obra en nosotros tus obras de verdad, de bien y de justicia

para que todos vean que Tú eres el Camino de la vida auténtica

y la energía de los mejores deseos de la humanidad!

¡Ven, Señor, vístenos de alegría:

santifica nuestras presencias en medio de este mundo tan extraño y complejo,

especialmente en estos tiempos de pandemia,

de cínicas políticas,

de tantos daños a la dignidad humana!

¡Ven, Señor, ayúdanos a ser constantes en el orar,

que tantas y tantas

distracciones y pantallas nos alejan de nuestro focus:

Tú y tu presencia sanante e impulsora en toda la realidad!

¡Ven, Señor, ayúdanos a dar gracias en toda ocasión,

que tantas y tantas veces

nos creemos dignos de alabanza por nuestras acciones…

tan fútiles, tan de pose, tan llenas de intereses pequeñoegoístas!

¡Ven, Señor, ayúdanos a escuchar

a tantos hombres y mujeres de bien,

profetas de nuestro tiempo,

que claman por el cuidado de vida concreta

y la justicia urgente

y la paz imprescindible entre los hombres y los pueblos!

¡Ven, Señor, ábrenos los corazones para vivir tu paso por nuestras vidas!

¡Ven, Señor, ábrenos los corazones para para que Tú seas el protagonista de nuestro anuncio!

¡Ven, Señor, ábrenos los corazones para que de verdad Tú seas Salvador nuestro!

¡Ven, Señor, autentifícanos la fe!

¡Ven, Señor, autentifícanos la esperanza!

¡Ven, Señor, autentifícanos la caridad!

¡Ven, Señor, santifica nuestras palabras!

¡Ven, Señor, santifica nuestros deseos!

¡Ven, Señor, santifica nuestras vidas!

¡Ven, Señor, santifica nuestros silencios ante Ti…!

¡Ven. Señor, santifica nuestras lágrimas ante Ti…!

¡Ven, Señor, santifica nuestras humildes oraciones ante Ti…!

¡Ven, Señor, alégranos la vida!

¡Ven, Señor, cristianízanos,

que no sabemos cuán madura

está nuestra biografía…!

¡Ven, Señor, ármanos de luz

cordial,

humilde,

auténtica

en deseos, palabras y obras!

¡Ven, Señor, llama profunda

que escrutas y saneas

el corazón de todo hombre

sediento

que se abre a Ti!

¡Ven, Señor, vístenos de Evangelio

porque tenemos los corazones afligidos,

porque tenemos miedo a la libertad de los Hijos de Dios,

porque tenemos, como tatuajes indelebles,

en nuestras manos,

en nuestros ojos,

en nuestra mente

cicatrices de nuestra tragicómica y paradójica existencia

de seres humanos,

demasiado humanos!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 5th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

¡Ven, Señor, invocamos tu nombre!

¡Ven, Señor, ven a nuestros corazones, tantas veces cansados de tanto y tanto girar en torno a uno mismo!

¡Ven, Señor, haz que nuestros corazones vibren, renovados, con el poder de tu Espíritu!

¡Ven, Señor, a nuestras encrucijadas, especialmente en estos tan extraños de pandemia, de miedos, de cambios!

¡Ven, Señor, haz que nuestras decisiones sean luz, ayuda, compasión!

¡Ven, Señor, a nuestras palabras, tan repetidas, tan viejas, tan insignificantes para tantos y tantos que nos encontramos en nuestro convivir y en nuestro quehacer cotidiano!

¡Ven, Señor, haz que nuestras palabras generen esperanza, comunión, alegría!

¡Ven, Señor, a nuestras pequeñas impaciencias!

¡Ven, Señor de la historia y de la plenitud misteriosa de los tiempos!

¡Ven, Señor, a nuestras pequeñas justicias!

¡Ven, Señor del misterio del amor sobre todo amor!

¡Ven, Señor, a nuestras pequeñas fidelidades!

¡Ven Señor del misterio de la presencia que fundamenta y plenifica!

¡Ven, Señor, a nuestras pequeñas responsabilidades!

¡Ven Señor del misterio de la Providencia que sobrepasa cualquier previsión humana!

¡Ven, Señor, a nuestras pequeñas conversiones!

¡Ven, Señor, a nuestras preguntas!

¡Ven, Señor, a nuestros mejores deseos!

¡Ven, Señor de la vida, a nuestras mentes, a nuestros corazones!

¡Ven, Señor de la vida, a nuestras capacidades, a nuestras virtudes, a nuestras carencias!

¡Ven Señor a nuestras familias, a nuestros trabajos, a nuestras ciudades!

¡Ven a nuestra inteligencia compartida!

¡Ven a nuestra libertad compartida!

¡Ven a nuestro amor compartido!

¡Ven a nuestros anhelos de humanidad, de fraternidad, de paz!

¡Ven, Señor, muéstranos tu misericordia y danos tu salvación!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on noviembre 29th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

¡Ven, Señor amoroso de todas las naciones!

¡Ven, Señor, fundamento de los deseos de paz y justicia entre los hombres y mujeres de bien!

¡Ven, Tú que nos llamas a cada uno por nuestro nombre!

¡Ven, Tú que nos enriqueces con toda clase de dones!

¡Ven, Tú que nos conoces y nos cuidas y deseas lo mejor para nosotros – ¡Cuánto nos cuesta entender esto! –

¡Ven, Tú que eres el fundamento de la vida de todo lo viviente!

¡Ven, Tú que eres la plenitud de la vida de todo viviente!

¡Ven, Tú que nos capacitas para reunirnos por vínculos que van más allá de las afinidades o las ideas!

¡Ven, Tú que nos iluminas para que demos lo mejor de sí en la convivencia con los demás!

¡Ven, Tú, a quien llamamos vida y amor!

¡Ven, Tú, a quien llamamos camino y verdad!

¡Ven, Tú, Pastor Eterno, de tu Iglesia peregrina, llena de santos y de pecadores!

¡Ven, Señor, que eres la Presencia de las promesas de toda la Historia de la Salvación!

¡Ven, Señor, que eres la respuesta a todos los anhelos tan humanos que habitan en nuestro corazón!

¡Ven, Señor, que eres la Salvación de toda la realidad!

¡Ven, Señor, Misterio de vida!

¡Ven, Señor, Fuente de vida!

¡Ven, Señor, Energía de todas las energías de la realidad!

¡Ven, Señor, Futuro Absoluto, tan fascinante para nuestros corazones!

¡Ven, Señor, Futuro Absoluto, tan misteriosos para nuestro entender y comprender!

¡Ven, Señor, Reconciliador de toda la realidad en una comunión sin fin!

¡Ven, Señor, que esperamos más luz!

¡Ven, Señor, que esperamos más energía!

¡Ven, Señor, que esperamos más consistencia!

¡Ven, Señor, danos valentía

para estar en vela,

para vivir abiertos a los síntomas de tus llamadas,

para ver los destellos de tu paso,

para ser seres-que-velan,

para ser seres-de-sed,

para ser-seres-de-esperanza.

¡Ven, Señor, invocamos tu nombre!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on noviembre 21st, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Te damos gracias, Señor:

Eres el pastor bueno,

nos buscas,

nos cuidas,

nos salvas…

nos comprendes,

nos llenas de misericordia,

nos santificas con tu bondad

en estos tiempos duros de pandemia,

de tanto miedo,

de tanta y tanta ansiedad…

Te damos gracias, Señor

por todos los que nos ayudan,

por todos los que nos consuelan,

por todos los que nos acompañan.

En ellos vemos tu mano amorosa,

tu presencia que nos sosiega,

tu luz tan humana en medio de estos tiempos

tan extraños y tan quebrados.

Te damos gracias, Señor

por todo lo que podemos hacer por los demás,

por todos los detalles

de bondad,

de fidelidad,

de amistad…

por todas las oportunidades

de sembrar luz,

de ofrecer camino,

de cuidar la vida compartida.

Te damos gracias, Señor

por todos los hombres y mujeres de bien

que se esfuerzan en construir

relaciones,

ambientes

y procesos

humanizantes,

liberadores,

gratificantes de verdad

porque ayudan a saciar

la sed de amar y ser amados

que hay en todos los corazones humanos.

Todos estos hombres y mujeres de bien

son el gran síntoma

de que tu Espíritu de Vida

sopla donde quiere,

como quiere,

cuando quiere

y nos sorprende y estimula

en la construcción de la comunión

entre todos los seres humanos.

Te damos gracias, Señor

porque estás lleno de paciencia

con nosotros y con toda la humanidad.

Somos como somos.

Hacemos lo que hacemos.

Deseamos lo que deseamos.

Somos complicados,

paradójicos,

inconsistentes.

Nos sabemos capaces

de detalles de santidad

que alegran sinceramente

la vida de los que nos encontramos

en los senderos de la vida que recorremos…

y de minucias de ruindad

que endurecen aún más

los extraños tiempos que vivimos.

Nos conocemos bien:

somos mezcla,

a veces caótica,

de codicia y de ternura…

de maldiciones y bendiciones,

de depravaciones y de santidad.

Somos así,

un misterio tenaz para nosotros,

un corazón abierto y suplicante a tu juicio de amor,

un destello luz recibida y de consciencia esperanzada

en medio del universo gélido,

en medio de las convulsiones de la historia,

en medio de los absurdos de las acciones humanas.

Sigue habiendo

demasiadas muertes evitables,

demasiados hambrientos evitables,

demasiados marginados evitables.

No somos del todo, de verdad, hijos tuyos

de pensamiento, palabra y obra.

No somos del todo, de verdad, hermanos

que comparten dinero, casa y compañía.

No queremos del todo que de verdad

reines en nuestras vidas,

en nuestras manos,

en nuestras cuentas bancarias.

Aun así, aun así, Señor,

esperamos confiados el final de los tiempos,

el final de nuestros tiempos,

el final de nuestra vida.

¡Ven Señor,

ven a salvarnos.!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on noviembre 14th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Señor, servir a los demás

con los dones

que nos humanizan

y humanizan la realidad donde vivimos.

Señor, servir a los demás,

nuestra tarea, nuestro anhelo, nuestra misión.

Señor, servir a los demás

buscando la verdad y el bien,

con pureza de intención,

con mansedumbre en la acción,

con humildad frente a los resultados.

Señor, servir a los demás

construyendo

paz, armonía, comunión

por donde pasemos,

con lo que digamos,

con lo que hagamos,

con nuestra presencia.

Señor, servir a los demás

buscando lo mejor

de su ser, de su hacer,

de su decir, de su sentir,

de su desear.

Señor, servir a los demás

facilitando y felicitando su vida

en los momentos cotidianos

donde se comparten las acciones diarias.

Señor, servir a los demás

compartiendo lo que somos y tenemos.

Señor, servir a los demás

apreciando todo lo bueno, lo noble, lo humano

que descubrimos en nuestras experiencias cotidianas.

Señor, servir a los demás

siendo impecables con nuestras palabras.

Señor, servir a los demás

practicando la simpatía,

la misericordia, la amabilidad.

Señor, servir a los demás

diciendo lo que pensamos,

humildemente,

buscando la verdad, el amor, la comunión.

Señor, servir a los demás

comunicándonos con la mayor claridad

que podamos,

con palabras serenas,

con gestos amables,

con sonrisa auténtica.

Señor, servir a los demás

expresando realmente

lo que queremos o lo que necesitamos.

Señor, servir a los demás

siendo realmente agradecidos

con las personas con las que compartimos

trabajo, amistad, ocio…

Señor, servir a los demás

haciendo lo mejor que podamos hacer.

Señor, servir a los demás

buscando el potencial de humanidad

que habita en cada ser humano.

Señor, servir a los demás

haciendo todo lo posible

por comprender, por reconocer, por resaltar

todo lo que de humano, noble y bello

aparece en mi relación con los demás.

Señor, servir a los demás

estando al servicio de la armonía,

de la alegría,

del lado soleado de la realidad.

Señor, servir a los demás

irradiando espiritualidad,

justicia,

integridad,

positividad,

cuidado,

servicio a la vida

y santidad.

Amén.

Página siguiente »