TERCER PASO: ORATIO

Posted on octubre 3rd, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, que plenificas nuestra aspiración fundamental de amar y ser amados,

que no caigamos en la tentación de que lo circunstancial

nos ciegue ante lo esencial,

en la tentación de romper lo que tiene a la unidad,

en la tentación de creernos en posesión

de una tabla de nítidos logaritmos,

envueltos en incienso,

hacia la santidad.

Señor Jesús, que no separemos tu Espíritu de la ley,

los ritos de la fe,

nuestras biografías de la fuente que siempre está ahí,

aquí,

en nuestro plexo solar…

alimentándonos,

fortaleciéndonos,

sosteniéndonos,

tan a mano,

tan accesible,

tan auténtica.

Señor Jesús, por ti tenemos una gran certeza:

donde hay divisiones no puede vivificar tu Espíritu,

donde hay justicieros no puede crecer

el misterio del amor y de la vida que crece,

donde hay deseo de controlarte,

urden sus mentiras idolatrías revestidas de dureza de corazón.

Ninguno de nosotros podemos evadirnos de esta tentación

que subyuga desde los siglos de los siglos

a los que tienen miedo de la libertad, del amor y de la autenticidad.

Somos pecadores, hijos de pecadores.

Señor Jesús, por ti podemos caminar con la libertad de los hijos de Dios,

por ti podemos superar la idolatría de ajustar la vida

a prescripciones claras y distintas

para no tener problemas de conciencia

y así sentirnos controladores,

poderosos

y mucho mejores que los demás.

Señor Jesús, por ti reconocemos que todo lo santo

tiende a la unidad,

que todo lo de Dios nos lanza a generar comunión

de cuerpos y biografías,

que todo lo del Reino es una llamada

a superar nuestra mezquina tendencia

a separar,

a romper,

a escindir…

a señalar,

a estigmatizar,

a rechazar

a aquellos que rompen nuestros esquemas

de control y de inexorables definiciones

que matan el misterio del amor y de la vida de los hombres.

Señor Jesús, desarticulas nuestras trampas farisaicas,

nuestras trampas ingeniosas de hombres y mujeres

que nos creemos muy listos y muy buenos,

nuestras trampas de seres que nos creemos religiosos…

pero que andamos muy lejos de lo esencial del corazón,

lo esencial que está siempre en lo cotidiano,

en lo elemental,

en lo sencillamente sencillo,

como en la vida de los niños…

(¡Cómo me gustaría que mi fe

fuera como es la vida de un niño…!

Como si jugara constantemente,

como si confiara constantemente,

como si aprendiera constantemente.)

Señor Jesús, que nos impulsas a profundizar

en lo mejor de nuestra milenaria sabiduría religiosa,

en lo mejor de las intuiciones del corazón sediento de comunión,

en lo mejor de la experiencia religiosa

de los mejores de creyentes del Pueblo de Dios.

Señor Jesús, que incansablemente nos lanzas

a renovar nuestra fidelidad a la fuerza de Dios

que impulsa la realidad, la historia y la biografía de cada uno…

renovación que nos rompe los esquemas,

renovación que nos lanza a la aventura de la purificación de la fe,

renovación que nos hace raros entre nuestros contemporáneos…

… que nos hace creyentes que no pueden abandonar

la fascinación que surge de tu cercanía,

de tu presencia,

de tu misterio…

Señor Jesús, haznos apóstoles de la unidad allí donde estemos.

Señor Jesús, haznos artesanos de la unidad

en todas nuestras relaciones personales y sociales.

Señor Jesús, haznos cuidadores inteligentes

de los mejores vínculos que tenemos,

los vínculos con nuestros compañeros,

los vínculos con nuestras amistades,

los de nuestra familia,

sangre de nuestra sangre.

Señor Jesús, que vemos el mundo como tú lo ves:

como un camino de unidad,

como una mesa de unidad,

como una utopía de fraternidad,

de integración,

de crecimiento,

de vitalidad sin fin,

vitalidad que empieza en ti,

y que se plenificará en ti,

cuando nuestros cuerpos y corazones,

cansados,

sedientos

y tan frágiles

descansen en Ti.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on septiembre 26th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, surgen en nosotros, compulsivamente,

pretensiones de dominio que sometan a los demás,

pretensiones de sentirnos superiores, mejores, por encima de los demás

pretensiones de posesión casi insaciable,

voraz,

lindando lo patológico.

¡Lo que haríamos si nos tocara la lotería!

Señor Jesús, somos humanos,

demasiado humanos,

aferrados a nuestros pequeños idolillos

de prestigio,

de autosuficiencia,

de control…

control incluso de tu espíritu de vida y salvación,

control de tu nombre y su eficacia,

control de tu presencia salvadora en la realidad,

en lo mejor de los seres humanos,

en los mejores hombres y mujeres

que generan,

cuidan

y amplifican

la vida humana.

Señor Jesús, Tú eres, en vivo y en directo para la humanidad

la generosidad en el cuidado de la vida,

la paciencia frente a las necedades de los que nos decimos creyentes,

la concentración en lo esencial que orienta, sana y libera,

la sabiduría que humaniza sea cual sea la situación de la persona,

la perseverancia en la confianza en las capacidades de los seres humanos que nos acercamos a ti,

la sabiduría accesible de Dios para todos los hombres,

sea cual sea su condición,

su situación,

su biografía,

su deterioro.

Señor Jesús,

que prevalezca en mi la generosidad y el servicio,

que mantenga la disciplina y las buenas maneras,

que sacrifique mis mezquindades por el bien de otros,

que pueda ofrecer destellos de tu luz,

que ponga mis capacidades y bienes al servicio de los demás,

que mantenga la paciencia en esta especie de árbol de los monos que son nuestras ciudades y trabajos,

que sepa sobrellevar con misericordia los inconvenientes de la convivencia,

que busque la belleza de la verdad, del bien, de la justicia en mi vida cotidiana,

que mantenga la amabilidad en todo momento,

y especialmente en los momentos de impertinencias o de daño realmente evitable.

Que vea a todos realmente como lo que son, mis hermanos y hermanas.

Que vivía en todo la paz de corazón.

Que viva siempre el hoy de tu presencia, el hoy de Dios en mi transcurrir cotidiano

en estos tiempos extraños en la sociedad, en la Iglesia, en todas las biografías de los que me rodean.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on septiembre 19th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, tú y tu soledad.

Señor Jesús, tú y tu oscuridad.

Señor Jesús, tú y tu y misterio.

Muchas veces presiento que vivir es, en honda y gran medida, andar solo.

Pero por ti sabemos que una persona puede hacer cosas increíbles

si tiene suficiente confianza en sus fundamentos,

si tiene suficiente amor en sus relaciones.

si tiene suficiente esperanza en la verdad que es,

en la verdad que vive,

en la verdad que aspira al respirar consciente y piadosamente

Señor Jesús, maestro, camino, verdad y vida…

Vivimos una época donde vivir es, día a día y noche a noche, andar sobreponiéndose

a las contradicciones internas y externas,

a las impertinencias reales o imaginarias,

a las dentelladas de los animales y las sombras que todos cultivamos,

como si algo esencial, íntimo, constante

no funcionara adecuadamente en nuestro deambular humano.

Pero por ti sabemos que enraizados en el poder de Dios

que se manifiesta en el silencio habitado del corazón humano,

que resplandece en el permanente deseo de amar y de amado de cualquier ser humano,

que habita en el cuidado de cualquier indicio de vitalidad,

podemos acceder a la capacitación esencial para vivir como hijos de Dios,

podemos sentir el impulso irresistible para colaborar con la vida que se abre paso por doquier,

podemos captar con toda certeza lo que nos impele

más allá de los catecismos,

más allá del derecho canónico,

más allá de las estructuras de poder eclesiasticísticas,

que van de negro, negro, negro…

Poder de Dios para bienser, vida en la vida;

para bienlograrnos, vida consciente camino de la vida que no se acaba;

para bienamarnos vida fraternal enraizada en la comunión de las comuniones que intuimos que es la realidad.

Señor Jesús, ¿qué sería de nosotros sin ti?

Señor Jesús, espejo que no miente.

Señor Jesús, permanente enmienda a la totalidad a nuestras chapuceras artimañas de autojustificación.

Señor Jesús, que habitas en nuestra soledad.

Señor Jesús, que habitas en nuestra oscuridad.

Señor Jesús, que habitas en nuestro misterio.

Señor Jesús, que sostienes nuestra vida.

Señor Jesús, que te ocupas de nosotros.

Señor Jesús, sabiduría de Dios que siempre acoge

TERCER PASO: ORATIO

Posted on septiembre 5th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, el que va más allá de las fronteras, de las etiquetas, de los límites excluyentes que la necedad humana crea desde hace siglos y siglos.

Señor Jesús, el cura más allá de los límites de lo que se supone que es adecuado, de lo que se supone que hay que hacer o decir para sentirnos que somos gente de bien, que somos de los buenos, que somos de los que se supone que somos de Dios.

Señor Jesús, el que toca la carne de los seres humanos más necesitados, de los que buscan vivir con calidad, de los que se sienten que sus límites son superables si se tomaran en serio la justicia y la misericordia.

Señor Jesús, el artífice de la nueva creación que empieza justo cuando nos abrimos a tu presencia, a tu soplo, a tu poder de vida.

Señor Jesús, el que hace que irradiemos los mejor de nosotros para la mejora del mundo.

Señor Jesús, sánanos para que sepamos estar presentes en la vida de los que nos rodean de tal modo que capten la santidad que nos ofreces.

Señor Jesús, sánanos para que nos abramos don fe al misterio del sufrimiento de la humanidad.

Señor Jesús, sánanos para ser medios de tu consuelo, de tu esperanza, de tu salvación.

Señor Jesús, cura nuestros dolores, sana nuestras heridas, ahuyenta nuestros sufrimientos.

Señor Jesús, transforma nuestra debilidad en fuerza, nuestros miedos en novedades que humanizan, nuestras vacilaciones en senderos de madurez, de crecimiento y de autenticidad.

Señor Jesús, salud sobre toda salud, míranos, tócanos, sálvanos.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on julio 25th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, por ti sabemos que el cristianismo es un servicio,

se deja comer,

da de comer…

Que no es un sistema de ideas inverificables

al modo de sesudas ecuaciones conceptuales.

Que no es un sistema de prácticas ascéticas antinaturales

que nos conducirían a la experiencia mística.

Que no es un sistema ritual donde los sacrificios de élites sacrales

son la esencia de la estructura religiosa inamovible, intocable, invulnerable.

Señor Jesús, por ti sabemos que el cristianismo se come,

se deja comer,

da de comer…

Sabemos que es el alimento palpable

para la vida,

para la libertad,

para la comunión…

a través de nuestras presencias y nuestras acciones,

a través de nuestras palabras y nuestras interpretaciones,

a través de nuestros trabajos y nuestras familias.

Señor Jesús, por ti sabemos que el cristianismo es un servicio,

se deja comer,

da de comer…

nos alimenta en lo mejor de nuestra humanidad

con lo mejor de tu santidad

y hace que alimentemos a los demás y luchemos contra el hambre y la pobreza en el mundo.

Señor Jesús, por ti sabemos que la desesperanza y la impotencia,

los dolores del cuerpo…

no tienen la última palabra.

Que la última palabra es la vida, tu vida en la Trinidad…

Señor Jesús, por ti sabemos que el cristianismo es un servicio,

se deja comer,

da de comer…

nos sacia nuestra necesidad de sentido

con tu presencia fascinante

y hace que invitemos a la fiesta de la libertad de los hijos de Dios

a todos los que nos encontremos por la vida.

Señor Jesús, por ti sabemos que la soledad y el desengaño,

los dolores del alma

no tienen la última palabra.

Que la última palabra es la comunión, tu comunión en la Trinidad…

Señor Jesús, por ti sabemos que el cristianismo es un servicio,

se deja comer,

da de comer…

nos nutre la inteligencia, la libertad y el amor

con tu palabra llena de misericordia y ternura

para ser semillas de la evangelización misionera

en estos tiempos tan extraños y desafiantes que vivimos.

Señor Jesús, por ti sabemos

no tienen la última palabra.

Señor Jesús, nos sirves, nos alimentas…

eres el que llena nuestros vacíos…

nos das de comer…

… vacíos que muchas veces no sabemos nombrar,

esa hambre y esa sed tan honda y tan herida.

Señor Jesús, nos sirves, nos alimentas…

nos das de comer…

eres el que nos propone la fiesta más humana…

… esa en la que celebramos que amamos y somos amados,

celebración del misterio de la comunión.

Señor Jesús, nos sirves, nos alimentas…

nos das de comer…

eres el que nos consuela en los dolores…

… dolores que nos meten en el proceso de tu encarnación y resurrección,

en el misterio de la creación y de la salvación.

Señor Jesús, el cristianismo es un servicio,

se deja comer,

da de comer…

Señor Jesús, haznos servidores

amables,

humildes,

incluyentes…

haznos alimentos

de la nueva humanidad

que contigo empezó

y que hunde sus raíces en el inicio de los tiempos…

Señor Jesús, haznos como Tú,

servidores de la vida.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on julio 18th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, sabemos que te preocupas de nosotros.

En medio de esta crisis pandémica

que refleja todo el cúmulo de sinsentidos de nuestra cultura,

sabemos que eres la luz que pude iluminar las mentes y los corazones.

Señor, haz que irradiemos tu vitalidad

con nuestras palabras y nuestras obras.

Entre tantos corazones rotos y mentes desconcertadas,

entre tantos desfondamientos

sabemos que eres el mejor refugio posible.

Señor, transfórmanos en personas acogedoras

que transmiten paz y confianza en la realidad,

a pesar de tantos pesares en contra.

Señor Jesús,

protégenos frente al desánimo

con tu fuerza de vida.

Señor Jesús,

cura nuestros miedos

con tu santidad y justicia.

Señor Jesús,

despierta la fuente de energía inmensa

que es tu presencia

en nuestra intimidad más humana.

Señor Jesús, amor sobre todo amor

que nos llamas a ser ciudadanos de tu Reino:

haz que seamos las manos que cuidan,

la mirada que siembra misericordia,

la fraternidad que hace que surja lo mejor de cada uno.

Señor Jesús, esperanza sobre toda esperanza,

por tu humildad la luz de Dios brilló

de tal modo que atraviesa los siglos y sus sombras.

Señor Jesús, luz sobre toda luz,

tu luz brilla hoy en nuestros corazones

y puede regenerar nuestras fragilidades e incertidumbres

en manantiales de vida,

en energía creativa,

en increíbles capacidades de ternura y cuidado.

Señor Jesús, por ti podemos

esperar a tiempo y a destiempo,

esforzarnos con sentido.

rezar con autenticidad.

Amén. Aleluya.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on julio 11th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, nos envías a la misión.

Siempre lo haces…

Somos Iglesia: somos de los tuyos.

Somos misioneros.

Hoy, en estos tiempos extraños,

en estos tiempos de ruinas culturales

intuimos que muchos te buscan:

hay una sed de refugio, de silencio, de santidad

entre tanta y tanta pose vocinglera.

Hay mucha desorientación

y mucha huida de las huidas.

Hay mucha tristeza de fondo.

Hay mucha soledad.

¡Que seamos brújulas que señalen hacia ti,

camino, verdad y vida!

Señor Jesús, nos envías a la misión.

Somos Iglesia: somos cultivadores de tu Reino,

el Reino de vida,

el Reino de humanidad.

el Reino de santidad.

En estos tiempos, casi a diario,

sentimos la hostilidad hacia

todo lo que sugiera cristianismo, religión…

Hay mucha biografía íntima

no escuchada,

no querida,

no sanada.

Señor Jesús, nos encontramos

con dañados que quieren dañarnos.

Señor Jesús, tantas y tantas veces

los creyentes no hemos sabido

estar a la altura de la necesidad de las personas,

a su servicio realmente,

acompañando con sabiduría 

en los descubrimientos

de las contradicciones de la vida.

¡Que seamos síntoma de tu presencia

que sana y genera confianza!

Señor Jesús, el mundo quiere autenticidad,

quiere que hablemos sencilla y sinceramente de ti,

de tu presencia en nosotros y en la realidad,

de tu poder de sanación y de liberación

y de tu fascinante rostro de santidad.

El mundo exige y espera de nosotros

sencillez de vida,

vida de oración,

ardiente caridad para con todos,

pero especialmente para los pequeños y los pobres,

los caídos del sistema,

los nadie de nuestras ciudades,

los migrantes,

víctimas de tantos sufrimientos evitables.

Señor Jesús, el mundo nos quiere

radicalmente alternativos:

centrados en lo esencial,

humildes,

fraternales,

desapegados de sí,

austeros,

transparentes,

veraces,

cabales…

personas para los demás

que generan nuevas formas de convivencia,

de economía,

de familia,

de educación,

de acogida,

de política…

de Iglesia.

Señor Jesús,

el mundo nos quiere

muy humanos

y muy santos,

muy novedosos

y muy enraizados

en la historia de santidad de la humanidad.

Señor Jesús,

marcados por tu santidad,

asidos por tu santidad,

alimentados por tu santidad

surge de nosotros

un canto de alabanza,

un canto de confianza,

un canto de alegría:

Proclama nuestra alma

tu grandeza, Señor…

TERCER PASO: ORATIO

Posted on julio 4th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, conoces mis viejas heridas abiertas:

mi amor insuficiente,

mi egoísmo lacerante,

mi propia imagen atormentada.

Son mis debilidades,

mis cojeras,

mis miedos

egocentrados

que me impiden respirar la libertad de los hijos de Dios,

que me impiden acoger tu palabra liberadora,

que me endurecen el corazón mientras

vivo en esta desquiciada época que me toca vivir.

Señor Jesús, sé que mi falta de fe dificulta la visión de tu presencia salvadora

y apenas puedo crecer como persona espiritual y creyente.

Señor Jesús, sé que puedo abandonarme a tu poder para poder convivir con mis límites.

Pero no me atrevo.

Señor Jesús, sé que siempre es posible tu misericordia para disolver

las cadenas de mi corazón y de mi inteligencia.

Pero mi soberbia me reviste de acero y de cemento.

Señor Jesús, qué difícil es abandonarme a ti.

A ti, el amor generoso y sabio sin límite.

A ti, la misericordia sabiamente infinita.

A ti, presencia que fascina y enamora

con esa sabiduría que restaña miserias

y sacia una sed enraizada en siglos y siglos de fracasos.

Señor, qué torpe soy.

Señor, qué necio soy,

Señor, qué ciego estoy.

Señor Jesús, auméntame la fe.

Señor Jesús, auméntame la inteligencia de tu salvación.

Señor Jesús, auméntame la sabiduría que hace de mi imagen de tu reino de salvación.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on junio 27th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, sabemos que nos harás revivir.

La Palabra nos dice que nos sacarás del abismo.

¿Cómo interpretar la dureza de la vida como camino de salvación?

¿Cómo confirmar que nos encaminamos a la vida?

¿Cómo saber que nuestras heridas no son la última palabra?

¿Cómo superar el pesimismo y el fracaso?

¿Cómo no huir?

¿Cómo no maldecir?

¿Cómo no blasfemar?

¿Cómo saber de verdad que no estamos solos,

que no somos una insignificancia cósmica,

que nos disolveremos como una ínfima brizna bioquímica?

El abismo no es la muerte.

El abismo es caminar a la intemperie,

con sed…

una sed que surge

de nuestro corazón herido.

Para esta sed

hace ya mucho tiempo

que no nos valen

las palabras ampulosas,

traducidas cortesanamente

de un rancio latín.

Señor Jesús,

no escuchamos hablar

de nuestra fe en Ti

con palabras reales,

significativas,

luminosas

para nosotros

y para quienes nos rodean…

… con palabras vigentes

que den esperanza

auténtica…

Señor Jesús,

¿dónde los santos?

¿dónde los profetas?

¿dónde los testigos

que nos señalen

caminos transitables

y humanizantes?

Señor Jesús,

vivimos hastiados de ruidos,

de masas desvertebradas,

de muchedumbres solitarias.

Señor Jesús, siléncianos.

Que no nos hablen nuestras tinieblas.

Que no nos usurpen los ladrones de atención.

Señor Jesús, cálmanos.

Que no nos azucen nuestras angustias.

Que no nos paralicen nuestros picos de estrés.

Señor Jesús, apaciéntanos.

Que no nos asusten nuestras maldades.

Que no nos ahoguen las estructuras de pecado.

Señor Jesús, recomponnos

en estos tiempos de decadencias eclesiásticas

de palabras clericales tan viejas,

de ritos rígidos tan poco significantes,

de edificios religiosos

enormes,

vacíos,

craquelados…

recomponnos

en estos tiempos tóxicos

de criptomonedas,

de sindemias,

de megaciudades invivibles

y humillantes…

recomponnos

entre tantos miedos,

entre tantas crisis,

entre tantos absurdos…

Señor Jesús,

que sintamos

tus manos

sobre nosotros.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on junio 20th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, me llamas a la confianza.

Confianza en tu presencia.

Confianza en tu palabra.

Confianza en tu evangelio.

Confianza en ti

ante mis erizados temores

a la verdad de las verdades de mi vida.

Señor Jesús, no soy ni tan listo ni tan bueno.

Tengo algunas ideas acaso un poco originales,

vislumbro intuiciones acerca de la realidad,

tengo algunos conocimientos especializados.

¡He ido a algunas universidades y tengo títulos!

Hoy, ante ti, reconozco las paparruchas de mi engreimiento intelectual.

¡Señor Jesús, sólo tú tienes palabra de vida eterna

ante las trampas a la vida que yo mismo me pongo!

Señor Jesús, no soy ni tan santo ni tan justo.

A veces muestro misericordia,

incluso he llegado a perdonar de corazón.

Estoy seguro que he sembrado alguna semilla de bondad.

Hoy, ante ti, reconozco la poca consistencia de mi arrogancia vital.

¡Señor Jesús, sólo tú eres el amor que nunca falla,

que sacia de verdad ese deseo esencial de amar y ser amado

que tantas veces detecto

y que intento llenar,

ebrio de avidez,

con las máscaras con las que me pavoneo!

Señor Jesús, no soy ni tan libre ni tan creativo.

He tomado decisiones en mi vida.

Pero pensaba mucho, mucho en mi y en mis intereses egoicos.

He sido capaz de crear alguna novedad en mis acciones,

pero tantas y tantas veces buscaba el relumbrón y la admiración.

¡Señor Jesús, sólo tú eres capaz de mirar con autenticidad

lo que habita en el corazón de cada ser humano…

… Señor Jesús, sabes muy bien lo que habita en el mío.

Señor Jesús, quisiera que Tú fueras más central en mí

que mis pobres certezas,

que mis pobres amores,

que mis pobres logros…

Señor Jesús, quisiera que Tú fueras lo más consistente de mis experiencias

de tal modo que fueras la santa tierra

donde se enraízan mis escasas capacidades

de amar, de comprender, de tener misericordia.

Señor Jesús, quisiera que Tú fueras el imán que me atrae,

mi estrella polar,

mi centro de gravedad…

mi alimento,

mi ímpetu,

mi serenidad…

mi tablón donde me agarre en los naufragios que vivo…

tan reales y de los que tanto y tanto huyo.

Señor Jesús, ¡auméntame la fe!

cuando huya de las huidas de mis miedos!

Página siguiente »