TERCER PASO: ORATIO

Posted on febrero 14th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Señor Jesús, Cristo Jesús:

ayúdame a caminar hacia la plenitud.

Que sea capaz de decir “me equivoqué”.

Que piense siempre, conscientemente, como un cristiano.

Que sea optimista tenazmente.

Que elija amar, siempre.

Que defienda mis derechos respetando los derechos de los demás.

Que sepa decir “sí” y “no” con autenticidad.

Que afronte los problemas humildemente.

Que elija sembrar, generosamente, siempre.

Que mis tristezas sean sólo las de no poder hacer algo más o algo mejor.

Que elija reconciliar, siempre.

Que sepa escuchar con el corazón y con mucha paciencia.

Que sea capaz de validar las emociones de los demás sin creerme mejor que nadie.

Que sienta siempre como un cristiano.

Que me sienta lo bastante fuerte como para ser amable, pase lo que pase – ¡aunque sea conduciendo!

Que respete a mis superiores y que intente aprender algo de ellos.

Que elija crear, siempre.

Que desee siempre mejorar, buscando el bien común.

Que acepte mis emociones.

Que elija comprender, siempre.

Que reconozca definitivamente que el infortunio es el mejor de los maestros.

Que sea capaz de afrontar los retos uno a uno.

Que me acepte incondicionalmente.

Que me sienta capaz de dar mi palabra y de cumplirla.

Que vea la realidad de mi trabajo mucho más allá del “ladrillo” que me toca poner.

Que desee siempre como un cristiano: que todos tengan vida y vida en abundancia.

Que supere el pensamiento mágico de que “me ayudarás, Dios mío, milagrosamente”.

Que respete a los demás en los conflictos que se planteen en mi vida.

Que irradie seguridad y humildad a la vez.

Que sea capaz de ser muy razonable a la hora de proponer las convicciones que orientan mi vida.

Que no me sienta ni inferior ni superior a los demás.

Que elija compartir, siempre.

Que no tenga miedo de aclarar equívocos.

Que la confianza en mi mismo genere fraternidad.

Que critique ideas y respete a las personas.

Que mi escucha sea una escucha que genere confianza y fraternidad.

Que elija alabar, siempre.

Que acepte mis limitaciones y mis facetas oscuras.

Que me abra a los demás con confianza, sin esperar nada a cambio.

Que no tenga miedo de aspirar a la santidad.

Que sepa regular mis emociones de tal modo que los demás se sientan a gusto.

Que elija curar, siempre.

Que afronte los conflictos con serenidad.

Que me mueva por convicciones, no por conveniencias.

Que sea capaz de comunicarme con claridad y con transparencia lo que llevo dentro.

Que asuma que la culpa sólo es sana si lleva a ponerme en tu presencia amorosa y liberadora.

Que elija perseverar, siempre.

Que elija bendecir, siempre.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on febrero 9th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Dios que habitas en la luz eterna:
las palabras se nos quedan cortas
para nombrar todo lo que nuestro corazón
desea nombrar en este domingo.
Bendito seas por todas las luces
que iluminan nuestras vidas.
Bendito seas por la luz del conocimiento,
por la luz de la razón,
por la luz de la inteligencia.
Por la fuerza de esta luz
sabemos mucho del mundo,
sabemos mucho de nosotros,
sabemos mucho de ti.
Y por la misma luz sabemos que no es suficiente
esta luz tan potente y plástica
para llenar de sentido y de significado nuestra vida.
Bendito seas por la luz que emanan
los santos de la historia,
sea cual sea el camino espiritual
que hayan vivido.
Su luz,
tan personal,
tan especial,
tan humana
nos inspira constantemente.
Y por esta misma luz
sabemos que hay una fuente
inefable,
inagotable,
fascinante
cuya presencia está al alcance
de todo ser humano
que busca lo caminos de la santidad.,
que explorar la realización de
nuevas obras de misericordia,
que ansía un mundo donde la palabra fraternidad
tenga la consistencia de roca viva.
Bendito seas por la luz de tu Hijo,
que nos llamó,
claramente
a ser luz del mundo
con nuestras palabras,
con nuestra presencia,
con nuestro ser seres humanos
en medio de los seres humanos.
Bendito seas,
Dios que habitas en la luz eterna.
Ante ti nos presentamos,
conscientes de nuestra fragilidad
y de nuestros miedos.
Nuestra confianza está puesta
en tu Hijo y Señor nuestro:
partió su pan con el hambriento,
llamó amigos a hombres y mujeres maltrechos,
sembró de esperanza concreta
a todos y cada uno
de los seres humanos abatidos
con los que se encontró.
Bendito seas,
Dios que habitas en la luz eterna.
Sabemos de nuestros desalientos,
de nuestros fallos,
de nuestros fracasos.
¡Haznos ser el resplandor de tu gloria!
¡Haznos ser humilde leño que se consume
día a día, gestando nueva humanidad!
¡Haznos ser pábilo pequeño,
sencillo,
auténtico…
que arde en caridad!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on febrero 2nd, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor:

las velas están de moda.

Son un símbolo universal

de que somos sensibles

a la dimensión no-material

de la realidad.

Señor:

Hay una energía

en nuestro interior

que nos lanza a buscar la luz.

Somos seres sedientos de luz.

Y tú eres luz:

… luz de luz…

Señor,

sabes que enciendo velas en mi casa.

Con ellas, sinceramente te quiero decir:

Sé, aún más, mi luz.

Sencillamente.

Sé, aún más, ese fuego

que me purifica.

Realmente.

Sé, aún más, lámpara

para mis pasos.

Humildemente.

Señor,

que cada vez que encienda una vela

de verdad desee

que tú seas, aún más,

el que revela

lo que está escondido en mi

y en la realidad.

Que tú seas, aún más,

el que da significado

al mudo extraño

en el que nos toca vivir.

Qué tú seas, aún más

la fuente de sensibilidad fraternal

a la que todos estamos llamados..

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 26th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Te damos gracias, Señor

porque tu Palabra

puede ser

inmensamente eficaz entre nosotros.

Sabemos que nos nutre,

nos guía,

nos alienta.

Sabemos que nos dice la verdad

acerca de nosotros mismos.

Te damos gracias, Señor

porque sabemos que tu Palabra

es más fuerte y poderosa que nuestros miedos,

más taladradora que nuestras resistencias,

más consistente que nuestras fragilidades.

Sabemos que nos fundamenta en las ambigüedades

de nuestra biografía.

Todo esto

ya lo hemos pedido muchas veces.

Ya nos lo sabemos.

Como casi de memoria.

¡Somos gente

de Iglesia,

de misa y tal…!

Señor, danos fuerza

para no engañarnos,

para no negociar,

para no transaccionar

contigo,

con tu Presencia,

con tu Reino.

Te pedimos, Señor

que nos abras aún más

el corazón

para que nos tememos en serio

por ejemplo,

el adverbio

inmediatamente.

María,

que confiaste con toda tu autenticidad,

para que fuera eficaz en ti

la Palabra que te fue dirigida,

danos el espíritu

de disponibilidad

de libertad,

de entrega real

a la proclamación del Reino.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 19th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Tú eres, Jesús, el Cordero de Dios.

Tú eres, Jesús, el Mesías de la ternura de Dios.

Tú eres, Jesús, a quien queremos seguir.

Tú eres, Jesús, el Mesías de la compasión de Dios.

Tú eres, Jesús, a quien queremos comunicar.

Tú eres, Jesús, el Mesías entrañable.

Tú eres, Jesús, con quien queremos vivir.

Tú eres, Jesús, el Mesías desde la sencillez de la vida.

Tú eres, Jesús, el hermano que nos iguala.

Tú eres, Jesús, el Mesías de la debilidad asumida en plena confianza.

Tú eres, Jesús, quien nos da la Gracia.

Tú eres, Jesús, el Mesías de la vitalidad de lo diario

Tú eres, Jesús, quien nos da la Paz.

Tú eres, Jesús, el Mesías del Espíritu de la No Violencia.

Tú eres, Jesús,

el que llena nuestras soledades,

el que sanea nuestras sombras,

el que alienta nuestro peregrinar…

Tú eres, Jesús,

el que fundamenta

nuestra inteligencia,

nuestra libertad,

nuestro amor.

Tú eres, Jesús, el Cordero de Dios.

En ti creemos.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 12th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús:

Sabemos que

nadie puede autobautizarse,

nadie puede donarse la gracia,

nadie puede hacer que se abran los cielos.

Señor Jesús:

Sabemos que nos eliges,

sabemos que nos llamas por nuestro nombre,

sabemos que nos amas

como amaste a Pedro,

a la samaritana,

a la adúltera.

Señor Jesús:

no estamos solos

ante la incertidumbre de la vida.

No estamos solos

cuando damos testimonio

de tu Reino

con nuestras palabras,

nuestras acciones

y nuestras relaciones.

No estamos solos

en estos tiempos tan inciertos

en el mundo y en la Iglesia.

Señor Jesús:

afiánzanos aún más

en la fe.

Señor Jesús:

fortalécenos aún más

en la esperanza.

Señor Jesús:

potencia aún más

nuestra caridad.

Rompe nuestros miedos.

Disuelve nuestros egoísmos.

Ábrenos a ser, aún más,

mediadores de tu presencia

santificadora y liberadora

para todas aquellas personas

con las que nos encontramos.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on enero 5th, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Gracias Dios Padre bueno.

Vienes a nuestra tienda,

a la tienda de mi familia.

Tienes un sueño para nosotros.

Un sueño

que se llama Reino de Dios.

Te abrimos la puerta de nuestros corazones.

Hay días de no-luz.

Hay días de no-paz

Hay días de no-amor.

Pero reconocemos y agradecemos

los muchos momentos en los que la luz brilla

desde dentro hacia fuera,

los muchos momentos

en los que sentimos

que alrededor nuestro

hay personas como ángeles…

y, también, los muchos momentos que,

desde fuera

tu gracia nos baña y nos santifica.

Gracias por tanta paciencia,

por tanta lealtad…

por tus brazos

de padre-madre.

Danos la fuerza

para ser testigos

de tu vida.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 29th, 2019 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te pido, Señor,

por todas aquellas familias

donde no hay confianza y encuentro.

Te pido, Señor,

Por todas aquellas familias

donde no hay ternura y amor.

Te pido, Señor,

por todas aquellas familias

donde no hay servicio, entrega y donación.

Te pido, Señor,

por todas aquellas familias

donde no hay

alegría.

Hazme, Señor,

instrumento de tu amor,

de tu paz,

de tu fraternidad.

Hazme instrumento

de tu misericordia entrañable,

de tu humildad,

de tu dulzura,

de tu comprensión.

Hazme Señor,

instrumento de tu luz,

para que no pierdan la esperanza

y puedan ver

las posibilidades

tan reales

de un nuevo comienzo,

de una nueva vida…

Hazme, Señor.

testigo

de que lo mejor,

siempre,

está por llegar.

Hazme instrumento

de tu presencia

esperanzada

entre los míos,

entre los que me rodean,

entre las personas

con las que me encuentro

en las cada vez

más extrañas calles

de mi ciudad,

entre los cada vez

más extraños pasillos

y despachos

de mi trabajo,

en los cada vez

más solitarios

corredores

y escaleras

del portal de mi casa

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 22nd, 2019 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Casi a ciegas vago

en estos tiempos tan inciertos

y tan extraños.

Casi a ciegas.

Casi cegado.

Hambre de luz.

Veo destellos.

Pero tengo miedo.

¡Ven ya, Señor!

Casi a ciegas transcurro,

sin reconocer,

en serio,

que me sustenta

tu amor.

Vago casi a ciegas.

Y resentido…

por las calles de mi ciudad,

tantas veces

tan inhóspita,

tan ruidosa,

tan fea.

Hambre de paz.

Hambre de comunión.

Hambre de belleza.

Veo destellos.

Pero no me fío.

¡Ven ya, Señor!

Casi como un ciego.

Mutilado.

Receloso.

… incluso con pavor

transcurro

entre escombros

y centelleos

nada claros

en estos tiempos

tan ambiguos

y tan falsos,

tan llenos de esperanza

y tan ricos de intuiciones

que cuidan la vida…

Pero muchas veces

solo soy capaz de ver

sombras

como si fueran

los preludios

del fin de los tiempos.

Hay tanta codicia.

Hay tanta mentira.

Hay tanta herida…

en otros

y en mi.

En otros

y en mis palabras.

En otros

y en mis presencias.

Sí. Es así.

Casi a ciegas,

cansado,

agobiado

me dejo llevar

por las corrientes

poderosas de los ídolos,

de la publicidad,

de los espejismos.

Y soy casi uno más

de los que jalean

de pensamiento,

palabra

y obra

lo maligno

de este mundo.

Sí, casi una hiena

entre las hienas.

¡Ven ya, Señor!

¡Ven ya, Señor!

Sé mi alegría

auténtica.

Sé mi consuelo

auténtico.

Sé mi paz

serena.

Sé mi alimento.

Sé mi abrazo.

Sé mi silencio

primero y último.

¡Ven ya, Señor!

Colma mi hambre

de vida,

de amor.

de autenticidad.

Hambre de ti.

Hambre de Dios.

Un hambre como sólo

puede ser el hambre

de un hombre

entre hombres

que son solo hombres…

Un hombre con hambre

que sabe que ser sólo

hombre entre hombres

no basta.

No sacia.

No llena.

Hombre entre hombres:

humo, polvo, nada.

¡Ven, ven!

Sé que vienes

tú mismo

por mí mismo.

¡Así, Tú, ven…!

Sé que no puede ser

de otra manera,

que serás

el Dios con nosotros

ahora y siempre…

Sé que hablaron los profetas.

Sé que los santos lo proclaman con sus vidas.

Sé que los místicos

callan,

asombrados,

ante tu fascinante

susurro

que hace música

de una caña rota.

¡Ven amor sobre todo amor!

¡Ven vida sobre toda vida!

¡Ven comunión sobre toda comunión!

¿Para cuándo esperas

poner paz en mi corazón

partido…

apaleado…

sediento!

¡Ven! ¡Ya! ¡Ahora!

¡Ven ya,

que casi

no puedo

ni nombrar

tu nombre…

ni buscar tu rostro…

ni arrodillarme…!

TERCER PASO: ORATIO

Posted on diciembre 15th, 2019 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

 

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Dios amoroso.

Gracias por tus promesas de salvación.

Gracias por tu presencia entre nosotros.

Gracias porque vienes a salvar, no a juzgar.

Gracias porque eres un dios de perdón y de misericordia.

Gracias por convocarnos a vivir la alegría del Reino.

Gracias por la esperanza activa y servidora.

Gracias por hablarnos al corazón.

Gracias por ser lámpara para nuestros pasos.

Gracias por llamarnos por nuestro nombre.

Gracias porque podemos decir que te conocemos.

Gracias por todas aquellas personas que nos hablan de ti.

Gracias por todas aquellas personas que nos muestran tu rostro.

Gracias porque podemos mira hacia adelante con esperanza.

Gracias por traernos la alegría sin fin de la salvación.

Gracias por la Iglesia, donde vivimos todo esto.

Gracia por tantos y tantos hombres y mujeres de bien que siembran humanidad por donde pasan.

Página siguiente »