ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 22nd, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El Señor nos ha dejado un gran tesoro, su Palabra. Este regalo comporta por nuestra parte una gran responsabilidad. Nos la dio para que la hiciéramos fructificar, Él sabe de qué pasta estamos hechos, conoce nuestras limitaciones, sufrimientos, miedos y fracasos que nos acompañan cada día. Pero Él, en nuestra oscuridad y cerrazón, sigue creyendo en nosotros, nos propone hacer con Él una experiencia de vida nueva y de paz para que podamos compartirla con los demás.

Seamos como seamos, hemos experimentado en algún momento de nuestra vida  ese encuentro con el Señor, sabemos que nos llenó de plenitud  nuestra existencia y, aunque en ocasiones no sintamos ese encuentro tan claro, el Espíritu nos ha enseñado a guardarlo en nuestro corazón y por tanto, no caben excusas, nos manda a dar testimonio, a «salir de nosotros mismos» de nuestras fragilidades, de nuestra timidez, de nuestras cosas, para extender en el tiempo y en el espacio la misma misión que Él recibió del Padre: «ANUNCIAR QUE DIOS ES AMOR».

Hoy, quizás más que nunca, no bastan las palabras, los mensajes, los textos pasan desapercibidos. El anuncio del evangelio es eficaz si se apoya en el testimonio de la vida, como los primeros cristianos, nos contaron lo que vieron, pero de ellos también se decía «mira cómo se aman unos a otros y cómo están dispuestos a morir el uno por el otro».

Por tanto, ese anuncio será eficaz si somos concretos en el amor y damos a quien tiene necesidad, sabemos dar alimento, vestido y casa a quien no lo tiene, amistad a quien se encuentra solo o desesperado, apoyo a quien pasa una prueba, Podemos ofrecernos con respeto a ser sus compañeros en el camino de la vida, así seremos otros Cristo, su obra continuará también gracias a nuestra aportación..

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 17th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Estamos ante la promesa del Espíritu. Jesús nos da la clave,» Si me amáis, guardaréis mis mandamientos». El Espíritu es quien nos hace conocer y guardar las cosas de Dios, y se revela de una manera clara si nos ponemos a amar. Es justo en esos momentos en los que intentamos perder nuestros gustos, nuestras ideas, nuestros planes, nuestro dolor, nuestra alegría… por amor al hermano, cuando experimentamos esa cercanía del Espíritu, por que Dios nos lo prometió y no falta a su palabra,  ya que da a quien ha dado, es decir, da amor a quien ha amado.

Desde la esperanza que nos dan las palabras de Jesús de que no nos dejará huérfanos, desde estas experiencias cotidianas de «perder para ganar», afrontemos nuestro presente con la firme convicción de que ese es el camino correcto, no hay duda, y el Señor se nos dará a conocer en muchos pequeños gestos, como si nos proporcionara una caricia el Espíritu para proseguir con renovado ánimo en los quehaceres diarios.

«Quien no avanza, retrocede», o lo que es igual, quien no ama es como si perdiera el tesoro de la fe, no por que el Espíritu nos abandone, sino por que somos nosotros quien lo abandonamos a Él y perdemos esa Luz y ese conocimiento del que nos hablaba Jesús:»…el mundo no puede recibir (el Espíritu), por que no lo conoce ni lo ve, en cambio vosotros sí me veréis porque vivo en vosotros…»

Por tanto, tratemos de mantener vivo a Jesús dentro de nosotros, alimentándonos con la oración, con la Eucaristía ( a ver si ya pudiéramos acercarnos a recibir el cuerpo de Cristo en nuestras parroquias…que ya se echa muy en falta con tanto confinamiento…) con el sacramento de la Penitencia, escuchando la Palabra y sobre todo, amando concretamente.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 9th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Esta pandemia ha tenido y tendrá cosas muy negativas para nuestra sociedad tanto sanitarias como económicas. Pero es innegable que nos ha hecho plantearnos muchas preguntas y se han recolocado ciertas cosas en su justo lugar, sobre todo por que estábamos «tomando unos caminos» que de Verdad y Vida tenía más bien poco. Algunas pinceladas:

La soberbia del llamado «Occidente» que ha cimentado todo en la ciencia y el conocimiento creyéndose superior a todo.

El individualismo: se ha prescindido del «nosotros», de la colectividad, de la solidaridad entre todos. Nos hemos quedado en casa por solidaridad, nos han curado por solidaridad, hemos ayudado al vecino o hemos empatizado con él por que nos hemos dado cuenta que estamos en el mismo barco y que su dolor nos conmueve. Mejor una «fraternidad amorosa» que ir cada uno a su bola

La fragilidad humana: por encima del uso de las cosas está el sentido trascendente de la vida, la dignidad humana conferida por ser hijos de Dios. No es concebible cristianamente que se haya utilizado la teoría del «descarte», por la edad, por la falta de medios, por la accesibilidad a la sanidad…lo ocurrido en las residencias de ancianos ha sido demencial…

Las fake-news o noticias falsas: una sociedad que basa sus decisiones en noticias falsas tomará decisiones erróneas. Las redes sociales mal utilizadas y el exceso de inmediatez, nos ha llevado a la superficialidad.

Hay un intento de manipulación permanente para beneficio de los poderosos. Cuestionemos siempre las «verdades» que nos lanzan poniéndolas en sana cuarentena.

La familia como valor fundamental, Iglesia doméstica, cauce de la transmisión de la fe y los valores cristianos, el respeto, la solidaridad, la cultura del esfuerzo,»lo que no se mama, difícil es de aprender»…etc, etc.

En fin, podríamos seguir horas y horas pero tenemos que darnos cuenta de una vez por todas que todo descansa en la roca de Cristo, si el Señor no construye la casa, para nada sirve que contratemos a los «mejores albañiles». Es en los pequeños gestos que nos enseñó Jesús, como el lavatorio de los pies a sus discípulos, que si lo imitamos, nos daremos cuenta que nos llenamos de esa verdad y esa vida que hace plena nuestra existencia. Nuestro camino, alimentado con esos pequeños gestos, se reconducirá y seremos faro y luz para otros con nuestro testimonio de vida.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 3rd, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
 

Jesús atribuía a los seres humanos acciones y cualidades propias de los animales. Son muchas las referencias a las ovejas, pasajes como por ejemplo «…vio una multitud, y tuvo compasión de ellos, por que eran ovejas sin pastor, ovejas desperdigadas, cansadas, dejadas a su propia suerte, sin guía, expuestas a todos los peligros…»  En otro, dice: «…os envío como ovejas en medio de lobos. Sed pues, prudentes como serpientes y sencillos como palomas.»

Hoy, la gran figura que aparece en el evangelio es la del Buen Pastor y es ahí donde adquiere todo el sentido la comparación de los seguidores de Jesús con estos simples y nobles animales. La figura del Buen Pastor nos evoca directamente a algo que necesitamos mucho en nuestros días LA CONFIANZA. ¡Cuán necesaria es ahora…! Vivimos momentos de incertidumbre, quizás de ansiedad, preocupados sobre todo por lo que pueda pasar, ¿nos infectaremos con el virus, le pasará algo a los míos, podremos retomar nuestro trabajo, el país será capaz de retomar su actividad económica, cuándo terminará este sufrimiento para los enfermos y sus familiares…?

Más que nunca, es cuando tenemos que asemejarnos a las ovejas, a la virtud de vivir el momento presente, a confiar en que tenemos un Buen Pastor que nos mira y nos ama, es saber que cada «berrido-oración», cada paso, cada acontecimiento triste, gozoso o indiferente, cada enfermedad (si nos toca, nos tocó, esperemos que no, pero el miedo, que no nos atenace), todo, todo, todo, es vigilado por Él y si lo permite, es para nuestro bien. Pidamos al Buen Pastor que permanezcamos siempre en su amor, que ni un sólo instante vivamos sin sentir, sin percibir, sin saber por la fe que nos ama. Y luego, a amar.  A fuerza de amar nuestra fe se hará fuerte, enraizada, sólida. Por eso resaltaba antes una virtud de la oveja, vive el momento presente sabiendo que la va a llamar su pastor y la va a llevar a los buenos pastos, la guardará de los peligros, las entrenará para que no respondan a la provocación, que sean sencillas, que tengan paciencia y sobre todo, que confíen en Él. ¡Cuidaros mucho, y confiad!

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 26th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El camino de fe, podemos asemejarlo a lo que ocurrió en el camino de Emaús. Destacamos tres partes fundamentales: la muerte, la resurrección y la vida. Veámoslas cada una por separado.

1.- La muerte: se nos presentan situaciones en la vida de oscuridad y tinieblas, de frustración, de aridez, hastío y de falta de amor.  Hay momentos en los cuales el receptor (yo) no «sintoniza» bien con la «señal» (Dios) por mucho que intentemos conectar, no fluye ese diálogo. Incluso, esos momentos, pueden estar «aderezados» con dolores físicos o espirituales que los hacen aún más amargos. No nos engañemos, estos siempre van a existir y no podemos poner nuestras esperanzas en que lleguen los menos posibles y que pasen pronto. Los discípulos de Emaús iban totalmente abatidos, decepcionados, sin ninguna ilusión…

2.- La resurrección: una de dos, o vivimos los momentos de muerte esperando «a ver si pasan pronto», con resignación, quejándonos de lo desdichados que somos, autoflagelándonos por nuestra desdicha, o pasamos a la acción. Y cómo, pues ante todo, la fe es la que debe permanecer fuerte y con buenas raíces, por que en lo bueno, no hay problema, la felicidad cae por su propio peso, pero en lo malo, la vida ya no se ve tan plena, no posee esa luz tan perfecta como antes. La experiencia nos dice que «podemos recuperar a Dios a través de Dios en el hermano». Esa es la vía. Pero podemos querer entrar en el otro de un modo equivocado, «empujando», como alguien grandote y grueso que quiere entrar por una puerta pequeña…y lo que hace es que no muere a su yo, hay que «hacerse nada», ponerse al servicio buscando la plenitud de la vida del otro en vez de la nuestra, con pequeños y concretos gestos de amor, ofreciendo en cada momento nuestro dolor y oscuridad al Señor, como sacrificio y ofrenda para el bien del otro.

3.- La vida.-  es en ese «salir de nosotros mismos», guiados por una fe  en Cristo crucificado, el cual, amándonos hasta el extremo, nos redimió del pecado, como recuperamos la plenitud en nuestra propia vida, por que hacemos un camino parecido al de Jesús, a través de la muerte de nuestro yo, de no recrearnos en nuestro dolor sino «salir» y amar al prójimo, como vemos las cosas en su justo lugar, en proporción con todo el resto, por que, como Él, así ve nuestro corazón con claridad que nos hemos puesto en el Padre a través de esas «heridas» provocadas por la aceptación por amor de nuestra particular cruz de cada día. Y como no, aprovechemos los medios que Jesús ponía a disposición de los discípulos de Emaús, la meditación de la Palabra y la Eucaristía como alimento y fuerza para el alma. Si no es por eso, nos puede pasar como a ellos, no somos «Supermanes», necesitamos buscar y alimentar el alma

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 19th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Feliz Pascua a todos!!  Hace unos años, desde este mismo espacio, comentaba este texto con otras circunstancias bien distintas a las de hoy en día. En aquella época era responsable de zona y nos tocaba motivar-invitar a los seglares al encuentro de Pascua anual. Desde pequeño me enseñaron a vivir mi fe inmerso en una comunidad, ya sea parroquia, grupo de fe, movimiento cristiano… Eso ha «educado» mi forma de vivir mi religiosidad muy en contacto con los demás, dejándome ayudar, compartiendo experiencias, orando con Jesús en medio… Recuerdo que en aquella convocatoria los animaba a venir diciéndoles que yo, al igual que el apóstol Tomás, necesitaba meter los dedos en las llagas y en el costado de Jesús, pero que esas llagas no eran otras que ver en el rostro de mis hermanos de comunidad y de las otras comunidades cercanas a Jesús resucitado. Verlo en sus miradas, en su alegría, celebrarlo con ellos, orando con ellos…Todo eso reafirmaba mi fe en Cristo Resucitado, me hacía dar un salto de calidad a la hora de sentir la Pascua.

Pues bien, este año, con la pandemia, confinados como estamos, eso no ha sido posible. Las videoconferencias, las celebraciones por televisión con youtube…no han sido lo mismo, aunque lo intentara.

Fue un dibujo del malagueño Fano el que me hizo reflexionar. Seguro que lo habéis visto, sale una multitud entre las aguas, como si fuera el milagro de salvación del pueblo de Israel por el Mar Rojo. Los primeros en salir eran niños alegres pero con mascarillas, acompañados de sanitarios con sus EPI`s, trabajadores de la limpieza, ancianos ayudados por sus nietos, y una camilla con un enfermo grave y junto a él, Jesús, dando compañía y consuelo ante su dolor y soledad. Me dije, estos son los signos de la resurrección este año, míralos. En estos días no han sido pocos los gestos de solidaridad, de trabajo impagado, a «pecho descubierto» de nuestros sanitarios, los labradores y ganaderos arrimando el hombro para darnos de comer, el personal de limpieza…HÉROES DE LA RESURRECCIÓN!!!» Ahora los «muchos signos»: los que ensalzan día a día la grandeza de la naturaleza humana,  los que señalan que fuimos creados para AMAR, a imagen y semejanza de nuestro Señor, estos signos en definitiva, son los que certifican que Jesús dio la vida por nosotros  y resucitó para redimirnos del pecado., Demos gracias por ellos!!.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 10th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

“Pues hasta entonces no había entendido la escritura: que Él había de resucitar de entre los muertos.”

Y nosotros también hemos de resucitar con el Maestro. Procuremos actuar dejando vacío cualquier “sepulcro” que quede en nuestro interior, que nos tiene sin vida y sin libertad: el de la desgana, la apatía, la pereza, el egocentrismo, la indiferencia, la envidia, la falta de fe, el materialismo, el orgullo, el egoísmo, la avaricia… Esforcémonos en quitar la pesada piedra que seguramente lo tapona, para dejar que entre la luz de la Pascua, de la vida, de la resurrección… Dediquemos tiempo suficiente para hallar la “estrategia” para lograrlo, reflexionando, orando… Demos el paso de la muerte a la vida. El Señor nos acompaña. Está con nosotros. ¡Ha resucitado! ¡Vive!

Dejémonos impregnar de la Luz de Cristo. Seamos portadores de vida, de esperanza, de resurrección… Siempre es necesario, pero quizás mucho más en este momento  tan extraordinario, que  está zarandeando a toda la humanidad.

¡Cristo vive! Anúncialo con tu vida.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 5th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Se acerca la semana más importante para los cristianos. Es la que nos lleva a celebrar la resurrección del Maestro. Veamos esta ocasión tan excepcional de confinamiento, como un fortaleza. Nos va a permitir vivir estos días de manera diferente, alejados del “ruido” que suele rodearnos allí dónde vivimos.

Para actuar durante toda esta semana.

·Cuidemos la ambientación de casa, con pequeños símbolos que nos ayuden a rememorar lo que vivimos en estos días. Podemos incluso crear un rincón especial para imbuirnos en esta semana de Pasión, en soledad o acompañados.

·Hagamos nuestro horario “especial Semana Santa”. Incluyamos en él todas las acciones que espiritualmente nos puede hacer bien y acercarnos a Dios: liturgia de las horas, viacrucis, oración especial con María, hora santa, oficios en cualquier medio de comunicación, momentos de contemplación, lectura específica que nos haga rememorar lo que vivimos, tiempo de perdón por las veces que negamos al Señor o lo entregamos, meditación….

·Llenemos nuestra semana de acciones dirigidas a los que comparten estos días con nosotros. Pueden ser pequeños o grandes gestos de amor… Cada cual cómo estime oportuno en función de los que le rodean o con los que puedo contactar. Podemos incluso hacernos un calendario, dónde los recojamos, junto con el versículo de la Palabra que me/nos motiva a ello… Sería estupendo encajarlos en cada día, en función de la invitación que recibo desde la Palabra.

Llevemos la alegría, como los que recibieron a Jesús al entrar en Jerusalén. Sintamos que salimos a su encuentro en el hermano.

Acompañemos, como los discípulos a Jesús hasta Getsemaní, pero no nos quedemos dormidos.

-Aportemos la fe, ante cualquier miedo o angustia, cómo Jesús nos enseñó en su momento de oración en el huerto.

Sirvamos con humildad, como Señor al lavar los pies a sus discípulos.

Compartamos y repartámonos, como sucedió con el Pan en la Última Cena.

Callemos, como Jesús ante Pilato.

Ayudemos, como el Cirineo en el camino del Calvario.

Perdonemos, como el Señor desde la cruz.

Sembremos esperanza, nada acaba en la muerte. Tras ella nos llegará la resurrección.

Y…“Verdaderamente este era Hijo de Dios”

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 29th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Jesús, intentó transmitirnos una fe en Dios, sin fisura.

Hace unos días leímos: “La fe nos puede ayudar a rescatar la vida en cada circunstancia”. También, en esta circunstancia tan excepcional que estamos viviendo, de confinamiento en casa o teniendo que salir a trabajar en unas circunstancias nada “óptimas”.

Son estos días de Cuaresma importantes, para salir corriendo al encuentro del Señor, buscarle en la Palabra, en el silencio, en la soledad, en el miedo, en el dolor, en la esperanza… “Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús salió a su encuentro”.

Son días para pedir con fe inquebrantable, sabiendo como Marta que,  aún ahora (en situación extrema) todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá”. No dudemos, no dudes que “si crees verás la gloria de Dios”.

Son días para hacer caso al Maestro y quitar la losa de “nuestro sepulcro”… Ese que nos mantiene en la oscuridad, en el “mal olor”, ese que nos mantiene encerrados, en descomposición…

Son días para dar gracias a Dios, como lo hizo el Señor… “Padre te doy gracias porque me has escuchado”. No tengamos nunca dudas de que nos escucha.

Son días para dar testimonio, para “reinventarnos” como cristianos, y continuar desde esta situación “especial”, diferente a nuestra cotidianidad, siguiendo las huellas del Maestro, haciendo vida el Evangelio, con las manos en la masa, para dejar el mundo que nos rodea mejor de lo que lo encontramos. Hemos de estar en el mundo sin ser de él. Seamos testimonio en estos momentos duros (de servicio, de entrega, de amor a los demás, de confianza…) para que otros abracen el regalo de la fe.  “Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él”.

Son días para las emociones (tristeza, alegría, miedo, ira…) Procuremos “acoger”, aceptar nuestras emociones, gestionarlas… y salir reforzados de ello. Jesús también se emocionó y sollozó por Lázaro al que amaba.

Son días para sentir de manera extraordinaria, que Jesús es la resurrección y la vida.  “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre”.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 22nd, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Seguimos en tiempo de Cuaresma y desde ella estamos llamados a la conversión, a un crecimiento personal, a un cambio…Es este un buen momento para dirigir nuestra acción a hacernos conscientes de las cegueras que nos dificultan ver el horizonte, percibir en profundidad, observar…vivir en plenitud: la ceguera de la indiferencia, de la seguridad, del orgullo, del derroche, del bloqueo o estancamiento, de la falta de confianza o fe, del miedo, de la mentira, del abuso de poder o del mal uso del mismo, de la mediocridad…Son estas y otras cegueras los que nos dificultan vivir por, para y desde el Evangelio.

En estos días de confinamiento, aislamiento, retiro forzado, que nuestra principal acción vaya destinada a dedicar más tiempo a la oración (personal, compartida con la familia,…), a la meditación, a la lectura espiritual…. A todo aquello que esponje nuestra alma, la libere y la fortalezca. Actuemos además con más esmero como Jesús lo haría en nuestro lugar, con lo que tenemos cerca. Seamos luz, paz, esperanza….

Creo Señor y se postró ante Él.

Página siguiente »