ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 17th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En demasiadas ocasiones nos sentimos tristes en nuestra labor de evangelización, en nuestra construcción del Reino. Nos parece que lo que hacemos como cristianos, lo que decimos, lo que somos… nunca “va a crecer, a producir, a germinar”. Nos llega el pesimismo con nuestra Iglesia, con lo que va a ser de ella o hacia dónde vamos…

“Era la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas”

Para actuar desde el Evangelio de esta semana os proponemos:
-Un ejercicio de reflexión… Es un buen momento para mirar hacia dentro, para darnos cuenta de cuales son nuestros miedos, nuestras dudas, nuestras inseguridades… a la hora de hacer presente el Reino de Dios.
-Un ejercicio de fe… Haciéndonos conscientes de que nuestra única misión es la de poner la semilla. Es Otro el que se encarga de que crezca, germine y dé fruto, en la forma que considera, según su voluntad. Y todo eso sin que nos demos cuenta. Óralo, siéntelo…
-Un ejercicio de siembra… Echando la semilla sin descanso, en el terreno que tengamos cerca cada día, a cada momento. Sembremos con la confianza de que esa semilla crecerá a su ritmo y en la forma adecuada. Sembremos con las palabras, con las obras… con la razón, con el corazón… Sembremos. Que ningún terreno quede valdío por nuestra causa.

“La semilla germina y va creciendo sin que él sepa como”

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 10th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La familia de Jesús viene a llevárselo porque piensan que no está en sus cabales…

Seguramente tú también has tenido la experiencia de que aquellos que te quieren, cuando estás trabajando por el Reino te dicen que para qué te metes en líos, que no te compliques, que estás loca o loco….
Para actuar desde el Evangelio de esta semana os sugerimos un par de ejercicios de reflexión sencillos.
– Analicemos en qué medida nos dejamos llevar por los comentarios de los demás. ¿Flaqueamos? ¿Dudamos?. Es una buena ocasión para hacernos conscientes de las herramientas que utilizamos para no dejar la senda. Así las podremos afianzar y hacerlas más eficaces. También es momento para darnos cuenta de las capacidades que nos faltan para hacer frente a los “zarandeos” de los demás y de plantearnos cómo adquirir los medios que nos ayuden a no sucumbir, a mantenernos firmes.
– Pensemos por otro lado en la gente de la que hablamos mal. Seguramente en muchas ocasiones son personas que piensan igual que nosotros, tienen nuestros mismos objetivos en la vida, tienen nuestros mismos valores evangélicos… Sin embargo los declaramos nuestros “enemigos”. Debemos plantearnos por qué lo hacemos, qué nos motiva a ello. Quizás descubramos que es por la envidia de sus éxitos, porque son de un diferente partido político a nosotros, porque no son personas con las que empatizo o me caigan bien…. También es muy probable que estos comportamientos míos tengan su raíz y su causa en mis complejos, mis inseguridades, mis miedos… Procuremos replantearnos esa actitud nuestra y “curar” aquello que la causa. Aprendamos a opinar desde el respeto sin calificar a los demás y a convivir con todos.

Que el Espíritu Santo sea nuestra luz y nuestro guía.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 2nd, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Este relato del Evangelio, está lleno de detalles que se producen en el marco de la última cena del Señor, el que da sentido a nuestras actuales Eucaristías. Sin embargo no nos es nada fácil, cada vez que “vamos a misa” revivir o conmemorar la situación que vivió Jesús o sus amigos, en aquella tarde-noche, ni siquiera en el momento de la cena. Probablemente no lo facilite la disposición que adoptamos en la iglesia (unos bancos detrás de otros todos mirando a un altar, a modo de mesa, lejano). Tampoco ayuda el no conocer a quienes tenemos al lado, un pan que no se parece al que es la base de nuestra alimentación y un vino que solo intuimos que está por la copa, generalmente de metales nobles, en la que se vierte.
Sin embargo ese pan y ese vino, creemos que se convierte en el mismo cuerpo y sangre de  Jesús, que quiere dar la vida por nosotros. Difícilmente hay algo más tangible de una persona.
Para actuar desde la Palabra de esta semana, os proponemos acciones muy tangible, “físicas”, con un simbolismo equivalente a lo que hemos leído que sucedió.
-Vayamos al centro regional de transfusión sanguínea más próximo: una vez allí donemos nuestra propia sangre. Va a ayudar devolverle la salud a alguna persona, a darle vida. Mejor aún, decidámonos a donar plasma (lo podremos hacer con más frecuencia).  Puede ser este un hermoso gesto muy concreto, que nos recuerde que estamos llamados a dar nuestra vida por los demás, al igual que creemos que Jesús la dio por toda la humanidad.
-Mostremos nuestro consentimiento para convertirnos en donantes de médula. En la mayoría de los casos, la donación nunca se hará efectiva porque difícilmente habrá alguien con una genética compatible a la nuestra que lo necesite. Pero si la coincidencia tiene lugar, quizás seamos nosotros, sea yo, el único que puede salvar la vida de alguien, que al igual que yo, es hijo del mismo Padre.
-Hagámonos donantes de órganos. Parte de lo que tú has sido y que es regalo de Dios, podrá seguir dando vida, salvando la vida…
-Analicemos la realidad que nos rodea. Entre los ancianos, entre los enfermos, entre los niños, entre los padres, entre los que están solos… alguien necesita que tú y yo nos demos para que tenga vida. Reserva esos momentos en los que te harás presente con esa persona o esas personas concretas. Son el mismo Cristo que sufre. Ellos necesitan de ti, que te partas y te repartas.
-Celebremos cada día de esta semana la Eucaristía. Sintamos como se nos dice a nosotros… “Tomad este es mi cuerpo…” Y sería estupendo si podemos dedicar un tiempo a la oración ante el Sagrario.
Pidamos al Señor Sacramentado, que nos ayuda a actuar como Él, dedicando nuestra vida a dar vida para que otros tengan vida. Hallaremos así el sentido pleno a nuestra existencia.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El envío del Espíritu Santo, tras partir Jesús a los cielos, tiene que hacer que en nosotros cambie esa actitud de contemplación y miedo en una actitud de disponibilidad y movimiento, en una actitud misionera, convencidos de su mensaje renovador y de la necesidad de extenderlo a los hombres. ¿Para qué? Para que sean muchos más los que conozcan a ese Padre que es Amor, difruten de ese Amor y lo amen también a Él. Así conseguiremos implantar, poco a poco, el Reino de Dios aquí en la tierra.
No divaguemos mucho, centremonos en nuestro entorno más cercano, en la familia, el lugar de trabajo, la parroquia, la comunidad de vecinos…Perdamos ese miedo a hablar de Dios. Si estamos convencidos que cumpliendo su mensaje obtenemos la plenitud de la vida (y no sólo al morir y subir junto al Padre…), esa certeza, debe provocar un fuego en nuestro corazón que nos impela a salir fuera de nosotros.
Hace poco, en un retiro de Pascua, comprendí algo, para mí, muy importante sobre la Paz que nos deja Jesús, me  llamaba la atención su insistencia al hablar con los discípulos. y desearles sobre todo Paz… También entendí lo de “a quien perdonéis los pecados les serán perdonados” . Ambas cosas están relacionadas, lo de perdonar los pecados pensaba que era exclusivo de los sacerdotes, pero el Cmf. que lo dirigía lo interpretaba, referido a los seglares, como el poder que nos concedía el Espíritu de que, cuando perdonemos a alguien que nos ofendiera, a nosotros, a Dios o a alguna persona cercana.. que nuestro perdón no dejara resquicio, o sea, que el dicho “te perdono, pero lo guardo”, dejara de tener sentido. Ahí está la verdadera Paz del Señor, en mirar a los otros con nuevos ojos cada día, sin guardar nada, sin pesar en su condición, en su clase social, en nuestros prejuicios…Eso es genial, sentía como que Dios me liberaba realmente, no estaba atado a tantas cosas que me impedían ver a los otros como verdaderos hijos de Dios.
Conocer cada día las obras del Espíritu Santo en nosotros, también es fascinante. Me viene tal dolor, pero me siento fuerte, no sé por qué, eso es el Espíritu.
Me viene un consejo sin esperarlo que saliera de mí. Hago algo y hace cambiar la actitud de otro sin yo pretenderlo, eso es acción del Espíritu.
Intentemos descubrir todas sus acciones desde esa Paz del Señor y desde nuestra actitud de salida, de ganas de compartir la “perla del Reino”.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 13th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
La Resurrección del Señor y la Ascensión, son por antonomasia los dos grandes episodios del evangelio de exaltación de Jesús crucificado, y así debemos darle la importancia que merece. La mayor prueba de Amor que tuvo Dios-Padre para con nosotros fue entregar a su propio Hijo para que, sabiéndolo, sufriera, padeciera, se abajara a lo más humilde de la condición humana, sintiera el dolor, el frio, el hambre, las tentaciones, fuera lo más despreciado y humillado y finalmente, diera la vida por nosotros, clavado en una cruz, como si fuera un bandido. ¡Qué triste si hubiera terminado todo así…!
Es de justicia reconocer que Dios-Padre tenía que recompensar a “tan buen Hijo” que cumplió, a pesar de todos y de todo con su voluntad. La recompensa justa fue la resurrección y la ascensión para estar de vuelta sentado junto al Padre.
Nos lo dejó 40 dias más, después de la resurrección, entre nosotros, ¡menos mal…!, para que nos diera un poco de tiempo para, como sabía que eramos un poco ceporros, explicarnos las escrituras, quitarnos los miedos, hacer que creyeramos que no era un  fantasma, darnos sus últimos avisos…(“amaos como yo os he amado, la medida del amor…”).
Y llega el momento de irse, ¿por qué, para qué? Yo siempre pongo el mismo ejemplo, de la mano de nuestros padres no podemos ir siempre, si no, ¿cómo maduraríamos, cómo nos enfrentaríamos a los problemas del mundo?
A mí lo único que me queda claro es que el Señor me quiere muchísimo, me quiere aunque por mi tozudez, llegue a no ser buena persona, aunque no haga caso de “sus avisos”… Sé que si cumplo su Palabra, voy a tener plenitud de vida, si no, seré un desgraciado siempre.
Las cosas malas de la vida, enfermedades, problemas,… Vendrán, no mandadas por Él, como dice alguna gente, Dios no nos desea nada malo, pero sí tengo la seguridad de que tengo y tendré una mano a la que agarrarme, la suya, por que me acompañará dandome fuerza en esos momentos…llámalo Espíritu Santo.
También es un día para no pararse a mirar el cielo, las nubes,… Es un día para reactivarse, para ponerse manos a la obra, amar, curar, anunciar..¡Dímelo andando y no te quedes embobao…!

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 6th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Permanecer en Jesús es ante todo intentar imitarlo y eso significa comprender que los cristianos tenemos sentido si vivimos por los demás, si concebimos nuestra existencia como un servicio a los hermanos, si planteamos toda nuestra vida sobre  esta base.
En los cursos prematrimoniales a los que solemos acudir mi mujer y yo, cuando nos lo requieren de las parroquias locales, hablamos de la medida de amor entre los esposos. Les decimos que es fundamental declararse explícitamente hasta dónde estamos dispuestos a donarnos al otro, y que la medida, si queremos que perdure nuestro amor, es hasta dar la vida el uno por el otro. Les preguntamos en ese momento a los novios si son capaces de hacer eso, y ellos,  en su “enamoramiento flamante”, asienten todos con la cabeza o dicen: “¡¡por supuesto!!”. Vale, perfecto, les decimos nosotros. Acordaros de este compromiso. Si habéis puesto esta medida, todo lo demás está por debajo de dar la vida y por tanto, está en su derecho de pedírtelo, tu futura esposa o marido.
Por ejemplo, estás viendo en la tele el fútbol, en el brasero, en invierno. Escuchas a tu mujer: “Pepe, ¿puedes bajar la basura? .¡¡Ostras, yo le dije…y esto no es dar la vida, ni se parece…tiene derecho a pedírmelo, le dije “hasta dar la vida por tí”!!
Las declaraciones no son sólo palabras, son actos de amor reales cada día, en el momento presente, donde no vale escurrir el hombro. Nos obligan a ser honestos con lo que uno se compromete, a plantearnos si estamos dispuestos a ser cristianos de “chichinavi” o verdaderos amigos de Jesús.
Una comunidad cristiana que quiera avanzar necesita de esta declaración explícita de estar dispuestos a dar la vida los unos por los otros. Este compromiso, para que no caiga en saco roto, debería renovarse con frecuencia, sobre todo en encuentros especiales como de corrección fraterna, de perdón…recordarlo en nuestro interior cuando nos asalta la tentación de la murmuración, de no querer seguir dando el primer paso, de no ser el primero en amar… Sólo así permaneceremos en el Amor y daremos fruto abundante, por que estaremos dando el amor en su justa medida.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 29th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Hay muchas formas de “permanecer”, de estar unidos a la vid. Todas son importantes y requieren su justa dedicación para estar en sintonía…
1.- Estar en el amor.
Primero, nuestra obligación es amar a Dios y luego, amar al prójimo, esto es, desde por la mañana hasta por la noche, todas las ocasiones de estar con los demás debemos aprovecharlas para amarlos como a nosotros mismos, en casa, en el trabajo, haciendo deporte, saliendo por la calle, en la iglesia, de vacaciones…sin desparovechar a nadie, es más, siendo los primeros en amar a todos.
Esa “tensión en el amor” nos hace adquirir una nueva sensibilidad, de esa manera entramos más profundamente en el ánimo del otro, comprendemos de verdad sus problemas, sus tropiezos, sus alegrías,para poder compartir con ellos todo. Mostremos a la más mínima ocasión nuestra cercanía, nuestro interés por la persona para aconsejar, consolar…
2.- Alimentándonos adecuadamente:
– Es en la oración personal, haciendo resonar la Palabra en nuestro corazón, manteniendo un diálogo contínuo con el Señor y con María, con naturalidad, recurriendo a ellos con frecuencia, especialmente en las situaciones difíciles.
– El pan eucarístico es fundamental para permanecer conectados a la vid, el alimento divino.
3.- La vida en comunidad:
La llamada a la santidad es para todos ycada uno de los cristianos, pero resulta difícil mantener esa tensión si no lo hacemos junto a otros, si no tenemos compañeros de camino que nos recuerden esto, que nos ayuden a levantarnos, que nos animen, que se conviertan es esas “apariciones del resucitado” de las que hablábamos estos días, con la sonrisa en los labios, con la luz en la mirada, con el ímpetu por hacer la voluntad de Dios en cada momento presente como si fuera lo último en esta vida que nos encarga el Señor.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 8th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Hoy trataba de ponerme en el papel de los discípulos tras la muerte y resurrección de Jesús y buscaba situaciones que en mi día a día me asemejen a cómo reaccionaron ellos, especialmente Tomás:
Hay un emoción muy fuerte, casi cegadora: el resentimiento. Ésta surge cuando no se cumplen las expectativas que tenemos ante una persona o ante una situación que consideramos injusta. Los doce vieron con sus propios ojos la bondad de Jesús, escucharon su mensaje de amor y fraternidad, ¡es tan injusto que hayan matado a alguien así…!
La venganza, el rencor, fruto de ese resentimiento, nos quita la capacidad de amar y perdonar, nos resta creatividad para intentar alternativas y posibilidades de ser felices. De ahí los miedos de los discípulos, la incredulidad de Tomás… sus mentes estaban como bloqueadas, ese rencor por la injusticia cometida, les cegaba.
Jesús, nos muestra que esa no es la actitud correcta. Él no se detiene en pensar la de veces que se ha sentido ofendido, o en lo ingratas que eran las personas, a veces, cuando Él sólo les quería hacer el bien. No pierde el tiempo en pensar cómo debería pagarles o vengarse. Actúa así por que no espera que le devuelvan bien por bien, es decir, no se creó falsas expectativas.
Por tanto, en este tiempo de Pascua, tratemos de no perder el tiempo en juicios inútiles que lo único que hacen es llenarnos de sentimientos de venganza, olvidemos las falsas expectativas en el trato con cada prójimo que nos encontremos, abramos nuestro corazón con un amor gratuito y universal que nos libere… Así, realmente, experimentaremos la alegría de la resurrección.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 1st, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Después de ver a Jesús en las calles, con ese rostro de dolor, cargando con la cruz, maltratado, destrozado… resulta extraño que sean pocas las hermandades de Gloria que procesionan y ensalzan lo fundamental del mensaje de Cristo: la resurrección. Es decir, el mensaje de que, a pesar del dolor, hay un después, cobra sentido todo. El dar la vida por los demás, al final tiene su recompensa: la plenitud en la vida.
Nos llena de esperanza ese mensaje, no sólo comunicado de palabra sino probado en su propia carne por el Hijo del Padre. No ha sido una enseñanza teórica, no, los latigazos, los desprecios, las traiciones fueron verdaderos. Jesús se hizo nada, dió la vida por nosotros y luego fue glorificado por el Padre. Tuvo sus dudas, igual que nosotros las tenemos ante cada prueba, cada pequeño dolor. Salgamos de nuestro dolor para dar la vida por los demás, amando concretamente, siendo serviciales, sonriendo aunque por dentro nos pida otra cosa. El Padre nos glorificará dándonos luz para afrontar cada situación dolorosa con una nueva esperanza.
¡¡¡Feliz Pascua de resurrección a todos!!!

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 25th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Llegamos a la semana clave y cumbre de nuestra fe. Ese momento, en que Jesús, nuestro Maestro, muere y resucita.
Es este un tiempo para muchos de vacaciones, en el que los lugares dónde vivimos se llenan de gente. Sería importante “blindarnos” ante lo que se vive en la calle, para no dejarnos llevar por el bullicio, la fiesta y la jarana. Para nosotros debe ser momento de fe, de recogimiento… Aquel a quien tanto queremos va a ser condenado y va a morir de una manera cruel.

Os ofrecemos algunas sugerencias para actuar esta semana.

– Dedicar una tarde o una mañana a meditar la Pasión del Señor. Descubramos las enseñanzas que desde ella, se nos ofrecen para nuestra vida.

– Participar de las celebraciones litúrgicas de estos días y de aquellos momentos que se nos ofrezcan para estar con el Señor (Hora Santa, Viacrucis…)

– Tener presentes las claves para vivir cada uno de los días más grandes de esta semana:
1. Recibimos a Jesús con alegría el Domingo de Ramos. Esforcémonos este día principalmente por vivir la alegría…
2. Acompañemos al Señor el Jueves Santo en su Última Cena. A ejemplo suyo, vivamos este día con intensidad el amor hacia los demás, el darnos y repartirnos, el servicio… Acompañémosle también, haciéndonos uno con Él, en su oración angustiada en Getsemaní, cargados también con nuestros miedos pero confiados en la Padre.
3. Estemos junto a la cruz de Cristo el Viernes Santo. Es día de duelo para nosotros, es día de luto. Vivamos ese momento, revivamos ese momento. Acordémonos este día de todos los que siguen siendo crucificados en nuestro mundo. (Veo qué puedo hacer yo por todos los que sufren la cruz, sabiendo que lo que haga por ellos lo hago por el Maestro).
4. Vivamos desde la noche del Sábado Santo el gozo de la Resurrección. He recuperado a mi ser más querido. Viene a quedarse conmigo. Expresemos esa dicha con nuestras palabras, con nuestras acciones… para que llegue a los demás…

Y… en los días de la Pascua, iremos recibiendo esa resurrección que se nos regala para lo que está sin vida y sin luz en nosotros… Debemos tener una gratitud inmensa hacia el Señor Resucitado, que nos enseña las claves de una existencia en plenitud.

Página siguiente »