ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 29th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En el Evangelio de hoy, Jesús está preocupado por la gente, se conmueve y se compadece de ellos. Para actuar desde el Evangelio de esta semana, proponemos centrarnos en dos palabras.

* Compartir. En el momento actual hay gente que sigue muriendo de hambre. Y para poder solucionar este problema Jesús nos ofrece una clave esencial, “dadle vosotros de comer”. Mientras uno de sus discípulos quiere intentar solventar la solución comprando con los denarios que tiene y se excusa por no tener suficiente, el otro ya vislumbra lo que Jesús quiere decir y comenta que un muchacho tiene cinco panes y un par de peces (aunque no son suficientes para todos). La clave está en compartir. Eso supone salir del sistema explotador que lleva a la injusticia. Compartir no es dar lo que nos sobra, ni una limosna. Es repartir lo que tenemos y contentarnos con menos. Procuremos salir de la rueda de los gastos superfluos, de las necesidades creadas, de los lujos, de las comodidades…Tendremos más para repartir. Hagamos nuestros proyecto de ayuda a los demás, tengámoslos presentes en nuestros gastos mensuales (gastos del colegio, impuestos, cesta de la compra…). Eso será compartir. A partir de lo poco (panes y peces) ofrecido de corazón y compartido, el Padre sacia la necesidad en abundancia. Nuestros bienes son regalo de Dios, don de Dios y debemos ponerlos al servicio de los demás sin acaparar.

* Reutilizar. Estamos en la “cultura del tirar”: lo que no quiero, lo que no me gusta, lo que no me viene bien, lo que no me apetece…Vivimos de manera caprichosa y poco responsable. Jesús les pide a los discípulos que no tiren nada, que lo recojan en cestas. Seamos capaces nosotros de reutilizar ropa, muebles, comida…, no solo de dar lo nuestro para que otros lo usen. Integremos el concepto reutilizar en nuestra vida para ser menos consumistas y llegar a un consumo más responsable con la sociedad y el medioambiente.

Y procuremos en este tiempo de verano no dejar de “subir hasta la montaña”, como Jesús. A ese lugar de encuentro con Dios, a ese lugar de relación más íntima y profunda con el Padre.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 22nd, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

“Volvieron a reunirse con Jesús y le contaron lo que habían hecho y enseñado”
– No nos olvidemos en estos días de verano de “reunirnos” con Jesús, en todos los momentos posibles, de contarle lo que hemos hecho, lo que hemos enseñado…

“Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco”
– No nos olvidemos tampoco de la importancia del descanso, a solas en el desierto. Es una necesidad del ser humano.

“Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos”
– Dar lástima, compadecerse, padecer con el otro. A eso estamos llamados, a eso nos enseña Jesús. Dediquemos tiempo a reflexionar sobre las ocasiones que se han compadecido de nosotros (¿cómo nos sentimos, qué ocurrió?).
– Pensemos también sobre ejemplos de compasión que conocemos
– Procuremos empatizar con aquellas personas que padecen situaciones difíciles.  No les demos de lado aun si estamos en vacaciones o en un merecido descanso. Jesús dejó de lado su derecho a descansar, prevaleció la compasión, tuvo lástima de los necesitados…

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 15th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Jesús nos envía también a nosotros para anunciar su Buena Noticia, para curar toda enfermedad… Y nos envía como a los discípulos,” ligeros de equipaje”. Sin embargo, muchas veces nos cuesta abandonarnos, tener confianza en que nada necesitamos, salvo la acción del Espíritu, la presencia de Dios. Ponemos nuestra fe en los medios, en lo material… Cuanto más tenemos, más seguros estamos. Sin embargo, sabemos que es más fácil hacer camino, sin arrastrar ni cargar ningún peso.

Para actuar desde el Evangelio de esta semana…

ANALICEMOS… si nos sentimos enviados, si caminamos sin riquezas o sin “pompa”, si actuamos con fe (confiados en el Padre), si es la compasión, la caridad y la misericordia la que nos mueve, sabedores de que por la gracia de Dios, podemos aliviar muchos sufrimientos.

ELIMINEMOS… todo aquello que nos lastra, que hace nuestro “equipaje” pesado, que nos impide “caminar” para predicar, buscando la conversión, curando…

BUSQUEMOS… una nueva forma de ir al encuentro del otro y de vivir nuestro envío, más acorde con lo que nos indica el propio Jesús. Es muy difícil que el mensaje cale, si no se refleja en nuestra vida y acciones.

ACEPTEMOS… que en algunos lugares no nos recibirán en nombre de Cristo, ni nos escucharán. Sacudamos el polvo de las “sandalias” y marchemos en paz.

“Ellos salieron a predicar a conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban” Que así sea.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 8th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Hasta el mismo Jesús fue objeto de incomprensiones y juicios maliciosos de su entorno más cercano, que en un principio, podríamos presuponer que sería quien más lo apoyaría. El mucho tiempo compartido con los demás no nos garantiza que realmente conozcamos lo que hay en su interior. Es más, a veces es incluso un obstáculo, porque solamente los vemos y enjuiciamos a través de nuestra preconcepciones y prejuicios, afianzarlos y engrosados con el trascurso de tiempo.

Por otra parte, la incomprensión de los más cercanos es la que, con mucho, más profundamente duele. Esta situación puede acontecer dentro de nuestro trabajo, familia o Iglesia local /comunidad… Incluso podríamos aquí afirmar, parafraseando a una persona querida… “cuerpo a tierra, que vienen los nuestros”.

Os proponemos, para actuar desde el Evangelio de esta semana, lo siguiente:

* Recemos por el bien de aquellos que sentimos que nos tratan injustamente; pidamos al Señor que nos otorgue la sabiduría y la fortaleza para cambiar aquello en lo que pudieran tener realmente razón; roguemos a Dios para que aprendan a mirar con otros ojos alejados del prejuicio y en cualquier caso, desde la misericordia.

* Hagamos examen de conciencia en relación a nuestros juicios sobre los demás, más aún si se traducen en comentarios o incluso toma de acción nuestra…Analicemos sin son realmente justos, si tenemos toda la información para pensar y enjuiciar como lo hacemos; los comentarios que escuchamos, aun siendo bienintencionadas, siempre es información sesgada, de ahí la necesidad de que sean lo más “plurales” posibles. Más aun, seamos en esto misericordiosos, como nuestro Padre es Misericordioso.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 24th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

A lo largo de la historia de la Iglesia ha habido personas muy importantes, que nos han dejado su testimonio y su ejemplo, que han vivido una vida siempre enfocada a seguir los pasos del Maestro. Incluso los ha habido que le antecedieron, a los que Dios les inspiró sus acciones, sus palabras, su vida. Es muy conveniente y enriquecedor para nosotros los cristianos, no perderlos de vista, fijarnos en ellos …

Para actuar desde el Evangelio de esta semana os sugerimos que aprendamos sobre la vida de Juan el Bautista. Puede ser buscando algún libro, a través de algún documento…. Intentemos darnos cuenta del alcance, de la valía de esta persona. No desaprovechemos ejemplos como el suyo. Conozcamos todo lo posible sobre él (sus valores, sus objetivos…). Pongamos nuestra vida ante el espejo de la de Juan. Intentemos caer en la cuenta de lo que podemos mejorar, en lo que podemos crecer, en lo que podemos madurar…

Es también un buen momento para reflexionar si nosotros somos capaces de “quedarnos mudos” como le ocurrió a Zacarías, cuando no vamos a alabar a Dios  (porque pronunciamos palabras que son de su agrado, porque no transmitimos la Buena Noticia, porque…). Recuperemos la voz para bendecir a Dios..

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 17th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En demasiadas ocasiones nos sentimos tristes en nuestra labor de evangelización, en nuestra construcción del Reino. Nos parece que lo que hacemos como cristianos, lo que decimos, lo que somos… nunca “va a crecer, a producir, a germinar”. Nos llega el pesimismo con nuestra Iglesia, con lo que va a ser de ella o hacia dónde vamos…

“Era la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas”

Para actuar desde el Evangelio de esta semana os proponemos:
-Un ejercicio de reflexión… Es un buen momento para mirar hacia dentro, para darnos cuenta de cuales son nuestros miedos, nuestras dudas, nuestras inseguridades… a la hora de hacer presente el Reino de Dios.
-Un ejercicio de fe… Haciéndonos conscientes de que nuestra única misión es la de poner la semilla. Es Otro el que se encarga de que crezca, germine y dé fruto, en la forma que considera, según su voluntad. Y todo eso sin que nos demos cuenta. Óralo, siéntelo…
-Un ejercicio de siembra… Echando la semilla sin descanso, en el terreno que tengamos cerca cada día, a cada momento. Sembremos con la confianza de que esa semilla crecerá a su ritmo y en la forma adecuada. Sembremos con las palabras, con las obras… con la razón, con el corazón… Sembremos. Que ningún terreno quede valdío por nuestra causa.

“La semilla germina y va creciendo sin que él sepa como”

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 10th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La familia de Jesús viene a llevárselo porque piensan que no está en sus cabales…

Seguramente tú también has tenido la experiencia de que aquellos que te quieren, cuando estás trabajando por el Reino te dicen que para qué te metes en líos, que no te compliques, que estás loca o loco….
Para actuar desde el Evangelio de esta semana os sugerimos un par de ejercicios de reflexión sencillos.
– Analicemos en qué medida nos dejamos llevar por los comentarios de los demás. ¿Flaqueamos? ¿Dudamos?. Es una buena ocasión para hacernos conscientes de las herramientas que utilizamos para no dejar la senda. Así las podremos afianzar y hacerlas más eficaces. También es momento para darnos cuenta de las capacidades que nos faltan para hacer frente a los “zarandeos” de los demás y de plantearnos cómo adquirir los medios que nos ayuden a no sucumbir, a mantenernos firmes.
– Pensemos por otro lado en la gente de la que hablamos mal. Seguramente en muchas ocasiones son personas que piensan igual que nosotros, tienen nuestros mismos objetivos en la vida, tienen nuestros mismos valores evangélicos… Sin embargo los declaramos nuestros “enemigos”. Debemos plantearnos por qué lo hacemos, qué nos motiva a ello. Quizás descubramos que es por la envidia de sus éxitos, porque son de un diferente partido político a nosotros, porque no son personas con las que empatizo o me caigan bien…. También es muy probable que estos comportamientos míos tengan su raíz y su causa en mis complejos, mis inseguridades, mis miedos… Procuremos replantearnos esa actitud nuestra y “curar” aquello que la causa. Aprendamos a opinar desde el respeto sin calificar a los demás y a convivir con todos.

Que el Espíritu Santo sea nuestra luz y nuestro guía.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on junio 2nd, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Este relato del Evangelio, está lleno de detalles que se producen en el marco de la última cena del Señor, el que da sentido a nuestras actuales Eucaristías. Sin embargo no nos es nada fácil, cada vez que “vamos a misa” revivir o conmemorar la situación que vivió Jesús o sus amigos, en aquella tarde-noche, ni siquiera en el momento de la cena. Probablemente no lo facilite la disposición que adoptamos en la iglesia (unos bancos detrás de otros todos mirando a un altar, a modo de mesa, lejano). Tampoco ayuda el no conocer a quienes tenemos al lado, un pan que no se parece al que es la base de nuestra alimentación y un vino que solo intuimos que está por la copa, generalmente de metales nobles, en la que se vierte.
Sin embargo ese pan y ese vino, creemos que se convierte en el mismo cuerpo y sangre de  Jesús, que quiere dar la vida por nosotros. Difícilmente hay algo más tangible de una persona.
Para actuar desde la Palabra de esta semana, os proponemos acciones muy tangible, “físicas”, con un simbolismo equivalente a lo que hemos leído que sucedió.
-Vayamos al centro regional de transfusión sanguínea más próximo: una vez allí donemos nuestra propia sangre. Va a ayudar devolverle la salud a alguna persona, a darle vida. Mejor aún, decidámonos a donar plasma (lo podremos hacer con más frecuencia).  Puede ser este un hermoso gesto muy concreto, que nos recuerde que estamos llamados a dar nuestra vida por los demás, al igual que creemos que Jesús la dio por toda la humanidad.
-Mostremos nuestro consentimiento para convertirnos en donantes de médula. En la mayoría de los casos, la donación nunca se hará efectiva porque difícilmente habrá alguien con una genética compatible a la nuestra que lo necesite. Pero si la coincidencia tiene lugar, quizás seamos nosotros, sea yo, el único que puede salvar la vida de alguien, que al igual que yo, es hijo del mismo Padre.
-Hagámonos donantes de órganos. Parte de lo que tú has sido y que es regalo de Dios, podrá seguir dando vida, salvando la vida…
-Analicemos la realidad que nos rodea. Entre los ancianos, entre los enfermos, entre los niños, entre los padres, entre los que están solos… alguien necesita que tú y yo nos demos para que tenga vida. Reserva esos momentos en los que te harás presente con esa persona o esas personas concretas. Son el mismo Cristo que sufre. Ellos necesitan de ti, que te partas y te repartas.
-Celebremos cada día de esta semana la Eucaristía. Sintamos como se nos dice a nosotros… “Tomad este es mi cuerpo…” Y sería estupendo si podemos dedicar un tiempo a la oración ante el Sagrario.
Pidamos al Señor Sacramentado, que nos ayuda a actuar como Él, dedicando nuestra vida a dar vida para que otros tengan vida. Hallaremos así el sentido pleno a nuestra existencia.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 20th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El envío del Espíritu Santo, tras partir Jesús a los cielos, tiene que hacer que en nosotros cambie esa actitud de contemplación y miedo en una actitud de disponibilidad y movimiento, en una actitud misionera, convencidos de su mensaje renovador y de la necesidad de extenderlo a los hombres. ¿Para qué? Para que sean muchos más los que conozcan a ese Padre que es Amor, difruten de ese Amor y lo amen también a Él. Así conseguiremos implantar, poco a poco, el Reino de Dios aquí en la tierra.
No divaguemos mucho, centremonos en nuestro entorno más cercano, en la familia, el lugar de trabajo, la parroquia, la comunidad de vecinos…Perdamos ese miedo a hablar de Dios. Si estamos convencidos que cumpliendo su mensaje obtenemos la plenitud de la vida (y no sólo al morir y subir junto al Padre…), esa certeza, debe provocar un fuego en nuestro corazón que nos impela a salir fuera de nosotros.
Hace poco, en un retiro de Pascua, comprendí algo, para mí, muy importante sobre la Paz que nos deja Jesús, me  llamaba la atención su insistencia al hablar con los discípulos. y desearles sobre todo Paz… También entendí lo de “a quien perdonéis los pecados les serán perdonados” . Ambas cosas están relacionadas, lo de perdonar los pecados pensaba que era exclusivo de los sacerdotes, pero el Cmf. que lo dirigía lo interpretaba, referido a los seglares, como el poder que nos concedía el Espíritu de que, cuando perdonemos a alguien que nos ofendiera, a nosotros, a Dios o a alguna persona cercana.. que nuestro perdón no dejara resquicio, o sea, que el dicho “te perdono, pero lo guardo”, dejara de tener sentido. Ahí está la verdadera Paz del Señor, en mirar a los otros con nuevos ojos cada día, sin guardar nada, sin pesar en su condición, en su clase social, en nuestros prejuicios…Eso es genial, sentía como que Dios me liberaba realmente, no estaba atado a tantas cosas que me impedían ver a los otros como verdaderos hijos de Dios.
Conocer cada día las obras del Espíritu Santo en nosotros, también es fascinante. Me viene tal dolor, pero me siento fuerte, no sé por qué, eso es el Espíritu.
Me viene un consejo sin esperarlo que saliera de mí. Hago algo y hace cambiar la actitud de otro sin yo pretenderlo, eso es acción del Espíritu.
Intentemos descubrir todas sus acciones desde esa Paz del Señor y desde nuestra actitud de salida, de ganas de compartir la “perla del Reino”.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 13th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
La Resurrección del Señor y la Ascensión, son por antonomasia los dos grandes episodios del evangelio de exaltación de Jesús crucificado, y así debemos darle la importancia que merece. La mayor prueba de Amor que tuvo Dios-Padre para con nosotros fue entregar a su propio Hijo para que, sabiéndolo, sufriera, padeciera, se abajara a lo más humilde de la condición humana, sintiera el dolor, el frio, el hambre, las tentaciones, fuera lo más despreciado y humillado y finalmente, diera la vida por nosotros, clavado en una cruz, como si fuera un bandido. ¡Qué triste si hubiera terminado todo así…!
Es de justicia reconocer que Dios-Padre tenía que recompensar a “tan buen Hijo” que cumplió, a pesar de todos y de todo con su voluntad. La recompensa justa fue la resurrección y la ascensión para estar de vuelta sentado junto al Padre.
Nos lo dejó 40 dias más, después de la resurrección, entre nosotros, ¡menos mal…!, para que nos diera un poco de tiempo para, como sabía que eramos un poco ceporros, explicarnos las escrituras, quitarnos los miedos, hacer que creyeramos que no era un  fantasma, darnos sus últimos avisos…(“amaos como yo os he amado, la medida del amor…”).
Y llega el momento de irse, ¿por qué, para qué? Yo siempre pongo el mismo ejemplo, de la mano de nuestros padres no podemos ir siempre, si no, ¿cómo maduraríamos, cómo nos enfrentaríamos a los problemas del mundo?
A mí lo único que me queda claro es que el Señor me quiere muchísimo, me quiere aunque por mi tozudez, llegue a no ser buena persona, aunque no haga caso de “sus avisos”… Sé que si cumplo su Palabra, voy a tener plenitud de vida, si no, seré un desgraciado siempre.
Las cosas malas de la vida, enfermedades, problemas,… Vendrán, no mandadas por Él, como dice alguna gente, Dios no nos desea nada malo, pero sí tengo la seguridad de que tengo y tendré una mano a la que agarrarme, la suya, por que me acompañará dandome fuerza en esos momentos…llámalo Espíritu Santo.
También es un día para no pararse a mirar el cielo, las nubes,… Es un día para reactivarse, para ponerse manos a la obra, amar, curar, anunciar..¡Dímelo andando y no te quedes embobao…!

Página siguiente »