ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on abril 1st, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Después de ver a Jesús en las calles, con ese rostro de dolor, cargando con la cruz, maltratado, destrozado… resulta extraño que sean pocas las hermandades de Gloria que procesionan y ensalzan lo fundamental del mensaje de Cristo: la resurrección. Es decir, el mensaje de que, a pesar del dolor, hay un después, cobra sentido todo. El dar la vida por los demás, al final tiene su recompensa: la plenitud en la vida.
Nos llena de esperanza ese mensaje, no sólo comunicado de palabra sino probado en su propia carne por el Hijo del Padre. No ha sido una enseñanza teórica, no, los latigazos, los desprecios, las traiciones fueron verdaderos. Jesús se hizo nada, dió la vida por nosotros y luego fue glorificado por el Padre. Tuvo sus dudas, igual que nosotros las tenemos ante cada prueba, cada pequeño dolor. Salgamos de nuestro dolor para dar la vida por los demás, amando concretamente, siendo serviciales, sonriendo aunque por dentro nos pida otra cosa. El Padre nos glorificará dándonos luz para afrontar cada situación dolorosa con una nueva esperanza.
¡¡¡Feliz Pascua de resurrección a todos!!!

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 25th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Llegamos a la semana clave y cumbre de nuestra fe. Ese momento, en que Jesús, nuestro Maestro, muere y resucita.
Es este un tiempo para muchos de vacaciones, en el que los lugares dónde vivimos se llenan de gente. Sería importante “blindarnos” ante lo que se vive en la calle, para no dejarnos llevar por el bullicio, la fiesta y la jarana. Para nosotros debe ser momento de fe, de recogimiento… Aquel a quien tanto queremos va a ser condenado y va a morir de una manera cruel.

Os ofrecemos algunas sugerencias para actuar esta semana.

– Dedicar una tarde o una mañana a meditar la Pasión del Señor. Descubramos las enseñanzas que desde ella, se nos ofrecen para nuestra vida.

– Participar de las celebraciones litúrgicas de estos días y de aquellos momentos que se nos ofrezcan para estar con el Señor (Hora Santa, Viacrucis…)

– Tener presentes las claves para vivir cada uno de los días más grandes de esta semana:
1. Recibimos a Jesús con alegría el Domingo de Ramos. Esforcémonos este día principalmente por vivir la alegría…
2. Acompañemos al Señor el Jueves Santo en su Última Cena. A ejemplo suyo, vivamos este día con intensidad el amor hacia los demás, el darnos y repartirnos, el servicio… Acompañémosle también, haciéndonos uno con Él, en su oración angustiada en Getsemaní, cargados también con nuestros miedos pero confiados en la Padre.
3. Estemos junto a la cruz de Cristo el Viernes Santo. Es día de duelo para nosotros, es día de luto. Vivamos ese momento, revivamos ese momento. Acordémonos este día de todos los que siguen siendo crucificados en nuestro mundo. (Veo qué puedo hacer yo por todos los que sufren la cruz, sabiendo que lo que haga por ellos lo hago por el Maestro).
4. Vivamos desde la noche del Sábado Santo el gozo de la Resurrección. He recuperado a mi ser más querido. Viene a quedarse conmigo. Expresemos esa dicha con nuestras palabras, con nuestras acciones… para que llegue a los demás…

Y… en los días de la Pascua, iremos recibiendo esa resurrección que se nos regala para lo que está sin vida y sin luz en nosotros… Debemos tener una gratitud inmensa hacia el Señor Resucitado, que nos enseña las claves de una existencia en plenitud.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 18th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Para actuar desde el Evangelio de esta semana os sugerimos tres posibles “claves”:

– Jesús supo ver y entender su duro final no como un fracaso. Así lo transmite. Procuremos nosotros mirar desde los ojos del que tiene fe, del que tiene a Jesús por Maestro. Hemos hacerlo así en cualquier momento, para cualquier acontecimiento de nuestra vida. Debemos alejarnos de la mirada humana, de los patrones que nos marca la sociedad o el mundo… Cualquier vivencia desde Dios tiene otro color, otro sentido, otra visión, otro valor… Entrenemos en el ejercicio de mirar confiados, en esta recta final de la Cuaresma. Evalúa tus vivencias de cada día, las buenas y las que te hieren… Ve buscando tus propios medios para aprender a ver desde la mirada del Señor de la Vida.

– Enterrar el grano para que muera y de fruto. Un grano de trigo en muy pequeño en medio de una mano o de un campo, al igual que nosotros somos pequeños en manos de Dios o en medio del mundo. Debo morir, vaciarme de mí mismo,  para crecer erguido hacia la luz… Me convenzo de que lo que soy es por gracia del Padre, obra suya. Por mi mismo no soy nada. Fuera orgullo, arrogancia… Hago el ejercicio diario de alabanza a Dios… Valoro lo que soy porque es obra del Padre y Él en mí todo lo puede. Yo solo, sin el agricultor, sin el campo… no soy nada.

– “El que quiera servirme que me siga y dónde yo estaré allí estará mi servidor…”  Servir a Jesús, a su causa, creyendo que el mundo puede ser mejor, creyendo que el ser humano es bueno por naturaleza… Todo lo que entorpece que de nosotros emane el amor es consecuencia de un cúmulo de circunstancias que han confluido en la persona. Yo he de servir. Lo que está en mi mano no se puede quedar sin hacer, nadie hará mi parte. Hago el ejercicio de construir con mis palabras y mis obras… Me convenzo de que dar la vida por los demás merece la pena. Pido el valor para ello.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 11th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Desde pequeños hemos aprendido sobre la vida de Jesús. Sabemos lo que hizo, sabemos que vino a salvarnos, sabemos que Él es la luz… Sin embargo…“la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz”. Y al decir hombres, nos referimos a todos nosotros, hombres y mujeres. No miremos hacia otro lado. Eres tú y soy yo. En demasiadas ocasiones preferimos la tiniebla. Nuestras palabras y nuestras acciones no están impregnadas de las claves del Evangelio, sino de unos códigos que nos marca nuestra sociedad actual, que nosotros consideramos que son “la vida” pero que poco a poco nos van sumergiendo en la tiniebla, ahogando en nosotros la luz que nos llega del Hijo de Dios.

“Todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz”
Para actuar desde el Evangelio de esta semana, optemos por la luz, en lugar de la tiniebla que no nos deja saber dónde estamos, que nos inquieta, nos agobia… Optemos por la LUZ que nos da seguridad. Dediquemos un largo tiempo diario, a leer la Palabra. Como hacía el Padre Claret. Leamos en esta Cuaresma varios capítulos diarios de la vida de nuestro Señor. Dios nos envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salve, para que todos nos salvemos.

“El que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.”
Procuremos en algún momento también analizar por qué tenemos esa lucha interior entre la luz y la oscuridad… Hagamos un planteamiento serio de por qué no somos radicales en nuestra vivencia del Evangelio, por qué no somos testimonio, testigos de la luz… O lo que tal vez sea peor, (porque es un autoengaño), por qué vivimos a medio gas, con mediocridad, sin valentía… alejados al completo del testimonio decidido que nos da el Maestro. “Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.” Utilicemos estos días de Cuaresma para adentrarnos de nuevo en ese camino de salvación, salvándonos nosotros y ayudando desde nuestra vida a que otros se salven… El Padre nos dice basta y nos envía a su Hijo. El Amor infinito de Dios nos libera de falta de esperanza, pesimismo, angustia, competitividad, poder…

Levantemos todos la mirada hacia el Hijo de Dios, elevado en un madero. Él conoce nuestras debilidades, nuestras fragilidades. Él ha venido a nosotros para darnos esperanza, para que “todo el que cree en Él tenga vida eterna”.

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on marzo 4th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
La Palabra de este domingo nos trae un pasaje en el que vemos a un Jesús audaz, valiente… Ataca al templo, toda una institución para el pueblo judío, en torno a la que gira prácticamente todo a nivel social, económico….  No es un Jesús violento, sino decidido, fuerte, que quiere devolver a las personas la libertad; incluso de lo que se dice en nombre de Dios.

“Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre”

Para actuar desde el Evangelio de esta semana de Cuaresma, os aportamos algunas sugerencias…
-Buscar aquello que profana la “casa del Padre”, el templo vivo que somos nosotros . Hay mucho en nosotros que ofende a Dios y que entorpece que el Reino crezca. Dediquemos tiempo al silencio para que veamos dónde y con qué hemos convertido a nuestro interior en un “mercado”. Oremos para poder reaccionar ante nosotros mismos.  “Echemos, volquemos…” lo que nos aleja de Dios. Busquemos todos los medios a nuestro alcance para lograrlo. Nuestra vida ha de ser coherente, guiada por el Espíritu para que nuestras palabras y acciones sean luz para el mundo.
-Mirar a los demás como templos vivos del Padre también profanados, por las guerras, por la opresión, por las estructuras de poder, por las leyes… Hay profanación del templo de Dios que son las personas en los países pobres, en los marginados en nuestra sociedad… Pero también en aquellos a los que apartamos guiados por nuestro ansias de ser, aquellos con los que consideramos “malos”, con los que no empatizamos (a los que no sabemos entender), aquellos los que cosificamos convirtiéndolos en “objetos de uso”… Devolvamos a todo el que nos sea posible la dignidad de persona, templo Dios.
-Denunciar en el templo de Dios que es nuestra Iglesia, lo que se aleja de lo que el Maestro nos marca, acercándose más a las estructuras de poder, al “dios dinero”, a las razones del “mundo”, al servicio de nuestros intereses…  Como lo hizo Jesús, también nuestra misión es decir, no callar…  Que nuestra respuesta sea clara, firme, decidida…

“Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho,” Jesús es el verdadero templo de Dios, lugar para encontrarnos con el Padre, ejemplo  y presencia su Amor.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on febrero 25th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Como a Pedro, Santiago y Juan, Jesús nos invita a subir esta semana con Él, hasta la montaña alta. Os proponemos hacerlo. No hay que buscar ningún lugar físico. Esa montaña está dentro de nosotros. Es ese “lugar” de nuestro interior en el que podemos encontrarnos con Dios y dejarnos transformar por su Amor infinito… Busca el/los medio/os propicio/os para lograr “subir” hasta ese sitio: el silencio, la oración profunda, el hermano, la Eucaristía… Si lo hacemos el Señor se va a transfigurar delante de nosotros… Aunque sea intensa la oscuridad en la que vivimos, nos va a deslumbrar con resplandor. Y nosotros nos vamos a sentir interpelados a dejarnos transfigurar.
Pero también, para actuar desde el Evangelio de esta semana, podemos preguntarnos si irradiamos sobre los demás la luz del Padre, al habernos dejado transfigurar por Él, si ayudamos a la “transfiguración del mundo”… Procuremos no quedarnos instalados en nuestra comodidad, en nuestra zona de confort…” ¡Qué bien se está aquí!”  Bajemos para encontrarnos con nuestro prójimo, para servirle, para cumplir con nuestra misión, para construir el Reino con todos los medios a nuestro alcance, para ser fieles como lo fue el Señor…
Hagamos de nuestra existencia tiempo constante de escucha del Hijo Amado. Él nos libera y nos irá dando las claves para la vida en plenitud.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on febrero 16th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Todos huimos del “sufrimiento”, lo consideramos algo malo, no lo queremos. Sin embargo escapar de las tentaciones que nos arrastran (la de ser, la de tener, la de…), requiere un esfuerzo que a corto plazo nos provoca un sufrimiento pero que a la larga nos va a dar paz, sacará lo mejor de nosotros mismos, nos ayudará a desarrollarnos en plenitud.
Esto lo entendió muy bien Jesús. Supo que el mayor bien que podía poseer era él mismo, lo que llegara a ser como persona. Supo que eso era lo único que nunca nadie le podría quitar. Supo que sería su mejor arma en la “lucha de la vida”.
Sin embargo nosotros, pasamos media vida intentando escapar de este tipo de sufrimiento porque ya estamos demasiado cansados de padecer por otras cosas mucho menos necesarias y útiles. Nos vamos adentrando casi sin darnos cuenta en una vida de ansiedad y estrés, provocada por múltiples “tentaciones.” Incluso creemos que no nos queda otra que vivir así, porque eso es vivir…
Te invitamos a que cada día tengas como sagrado un ratito de silencio personal, en el que te retires a solas. Solo desde ese silencio interior, podrás dejar que el Espíritu actúe en ti para librarte de toda tentación que te hace mal.

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on febrero 11th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Varias lecciones podemos extraer para ponerlas en práctica de este bonito pasaje:

1.- Acercarnos a Jesús con fe:
El leproso, lo tiene todo perdido, está deshauciado de la sociedad, en un gesto de osadía, incumpliendo incluso la norma, se salta las reglas y se aproxima a Jesús, por que sabe que sólo Él es capaz de curarlo, pone su confianza en el Salvador. Pidamosle nosotros al Señor que nos cure de todas nuestras enfermedades tanto del alma como del cuerpo, con esa humildad que nos indica el texto, de rodillas, reconociendonos pecadores, con total confianza por que sabemos que ahí está la fuente que calma nuestra sed. En los momentos de desesperanza, de depresión, de soledad, volvamos nuestra mirada al que nos salva, pongamonos a amar viendo a Jesús en el otro, a ofrecer nuestro dolor por la salvación de otros, a orar, acerquémonos a los sacramentos, a su Palabra…

2.- Acercarnos al hermano como Jesús:
Aún a riesgo de infectarse, incluso sabiendo las consecuencias que ello acarrearía, (Jesús, al tocarlo, según la Ley, ya es impuro, ya no pudo entrar más en un pueblo, sólo se podía quedar en las afueras) se “hace uno” con el prójimo, ¿cómo?, salva el rechazo que dan las llagas de la lepra, no huye, es más, se atreve a tocarlo, hace suya su enfermedad, se pone a su altura, y la mejor manera de devolverle la dignidad es que el leproso sienta esa cercanía física, ese contacto. Ahí el leproso se siente seguro, confiado, y se produce el milagro. El papa decía que los pastores debían de “oler a oveja”, por la cercanía con el ganado, haciendo un simil sobre cómo debe ser nuestro trato con los más desfavorecidos. ¡Hay que tocar!, no tengamos miedo de eso, un simple gesto como coger una mano, abrazar, besar… cambia radicalmente el “tú y el yo” por el “nosotros”.

3.- Comuniquemos la alegría de la Buena Nueva:
Jesús le dice al leproso que cumpla con la Ley, que se presente a los sacerdotes y ofrezca un sacrificio por su curación, pero que no diga nada a la gente. Eso, que pudiera interpretarse como una desobediencia, como una “metedura de pata”, no es más que una consecuencia intrínseca de la alegría del encuentro verdadero con el Señor, ese reconocimiento del Amor de Dios, ese sentirse amado inmensamente, hace que no sea uno capaz de callar, es como un fuego interno que te impele a comunicar que hay Alguien que te quiere  tal y como eres, que te devuelve toda tu dignidad, te considera su hijo, se preocupa por tí, te cuida, cura tus heridas y te perdona hasta el infinito por que sólo mira lo bueno que hay en tu interior.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on febrero 4th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Varias cosas nos puede enseñar este pasaje para ponerlas en práctica nuestras vidas:

1.- Ponerse el mono de trabajo cada día:
La imagen de un Mesías “perdiendo el tiempo” en minucias…no les cuadraba a algunos. Sin embargo, Jesús no llega con un escudo antipersonas, no es inmune al dolor ajeno, es capaz de conmoverse, de sufrir con el dolor ajeno. Su naturaleza humana-divina le obliga a “arremangarse”, a atender a cada persona concretamente, a hacerse uno con su dolor, esto es, sufrir con el que sufre e intentar remediarlo. Ese momento presente dedicado a cada prójimo es lo más importante, es el servicio al otro lo que le lleva a curar, a aliviar su dolor, a tocar y devolver la dignidad. ¿Seremos nosotros capaces de tener esa capacidad de escucha, de atención personalizada, de dedicarle el tiempo a cada uno, de que ese momento sea el más preciado para cada prójimo en concreto…?

2.- Orar para no sucumbir ante el aplauso:
¡Qué fácil es caer en las redes del apláuso o la fama!  Jesús tenía también sus “palmeros”, algunos de ellos incluso con intenciones ocultas… La gente se agolpaba en la calle, querían ver cómo hacía sus milagros, era para sentise a gusto, además era su gente, los de Galilea, donde podían sentirse orgullosos su madre, su familia. Con todo esto es muy fácil perder el Norte.
Jesús busca su espacio, se retira a orar, a escuchar la voz del Padre. Es necesario discernir y descubrir la voluntad de Dios para cada etapa de la vida. A veces es un redescubrir, porque la misión podemos haberla discernido en un momento dado, pero es necesario orar para no perder el rumbo ante los agentes externos que nos puedan distraer.

3.- El amor es universal:
Su misión no queda entre los suyos, sabe que es tan grande lo que tiene que anunciar que el corazón le impele a “incendiar” más lugares. No nos quedemos en lo poco, o en la localidad, Dios nos llama a grandes cosas!!

4.- Jesús nos cura para servir:
Como la suegra de Pedro, al sentirse curada, no se queda parada, enseguida le pide el cuerpo servir, adquiere un cambio drástico en su vida, el encuentro con el Señor no deja a nadie indiferente si  llega al corazón. Distintos son esos encuentros basados en la parafernalia, en la superficialidad, en lo bonito y puntual… Si el encuentro es verdadero, ¡amigo, se tiene que notar en un cambio de vida, si no, tan sólo han sido “fuegos artificiales”, que poco tienen que ver con el Señor, seguro!

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on enero 27th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Algunas veces, nos hemos quedado impresionados de la actitud o la respuesta de una persona ante una situación. Y seguro que hemos pensado: “Realmente, es una persona que encierra un gran fondo interior, con una integridad y una sabiduría fuera de duda”.
Eso es algo que se va consiguiendo con una experiencia continuada de renunciar a todo aquello que nos aleja de Dios.
Por ejemplo, dentro de una conversación en la cual se está criticando a alguien, nos deja cortados una persona que permanece callada, distraída, no interviniendo en la conversación, y si se le pregunta, nos dice: “creo que no debo ni intentar juzgar a esta persona, sus razones tendrá, que para mí, son imposibles de conocer, y que incluso, no me considero nadie para valorar”. Cuando, en lo poco somos fieles al Señor, cuidando cada detalle, cuando llegue una situación mucho más complicada, seguro que tendrán muy en cuenta nuestra opinión, valorarán nuestra manera de afrontar las situaciones, de amar a los demás…
Y todo esto, no por vanagloriarnos ante los otros, sino por que de esa manera alcanzaremos una libertad que nos hará felices por que cada día estaremos más cerca de Dios (“Bienaventurados los puros de corazón por que verán a Dios).
Y pensemos, que la mayor o menor autoridad de nuestras contestaciones, depende de la dosis de amor que pongamos en todos nuestros actos.

Página siguiente »