ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on octubre 15th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Aunque no sea mi sección, “desde el punto de vista de la educación de los hijos”, hoy, aún a riesgo de repetirme, quisiera enfocar este evangelio con un problema de educación con mi 2º hijo, el varón, de 16 años, que me produce un gran desasosiego:

De un tiempo a acá, no quiere asistir a la Eucaristía del domingo, dice que se aburre, que no le dice nada, que es un “peñazo”… ¿Qué os voy a decir que no sepáis…?
En casa, se va a misa los domingos, SÍ o SÍ. Desde que son pequeños, asistimos a la misa de la parroquia juntos, sin posibilidad de escaqueo, a pesar de las frecuentes pataletas e intentos de deserción, que, hasta ahora han surtido poco efecto. Mi mujer y yo lo mantenemos como una “obligación de  casa”, como hacer la cama, estudiar o visitar a la abuela. No es una asistencia pasiva,  nos implicamos en la animación litúrgica, yo toco la guitarra y entre todos, cantamos o leemos o lo que haga falta.  A veces “el todos”, se limita a la “familia Trap”, por eso nos alegra el que cada vez alguien se sume al canto…
Resulta complicado razonar sobre estas cosas con un adolescente de 16 años.
La “obligación”, cada vez es más complicada de hacerla cumplir en casa, ya ha llegado a quebrar el consenso entre mi mujer y yo.
Pues bien, hoy mi reflexión sobre el evangelio, la voy a centrar en mi experiencia de vivencia de la Eucaristía y de paso, en que se convierta en una carta abierta a mi hijo:

<<Querido hijo: ¡ha sido tan importante la misa en mi vida, que me duele muchísimo que tú desees abandonarla…! Como tú, he tenido momentos de crisis de fe, de aridez, de estar como un banco, sin sentir, sin rezar… Pero nunca por eso he dejado de ir (también tenía a mi madre, la abuela, que me “empujaba” a no quedarme en casa…) Esos momentos de aridez, hoy, vistos desde la perspectiva del tiempo, se han convertido en puntos blancos de luz que han llegado a brillar ahora más que celebraciones fantásticas, quizás aquellas  “formas” consumidas, que incluso costaba trabajo tragar, por que no me llevaban al corazón, fueron minando aquel demonio que me invitaba a abandonar ese banquete al cual el Señor me invitaba. La persistencia en no dejar de hacerlo, me ha llevado a donde estoy ahora, a mi vida de fe que, aunque te parezca poco, es la que me sostiene en mi dia a dia, da sentido a mi trabajo monótono y cansado, mantiene unida nuestra familia (no me puedo pelear ni con tu madre ni contigo más que unos dias, el momento de la paz en la misa me “obliga” a reconducir  mi estupidez..) Me ha llevado a no tener miedo y a afrontar los dolores que pueda sufrir,  las pérdidas de seres queridos,  la enfermedad… Te quiero y deseo que tú adquieras esa fortaleza tan fundamental para afrontar tu vida, para no sentirte nunca solo. Siempre tendrás a  Dios, aquel que, dando la vida por amor a tí y a mí, nos invita a comerlo para que nos sintamos  unidos a Él y su “alimento”, llene de sentido todas las cosas que ocupan nuestro día a día, sobre todo  el compromiso en amar al prójimo, sea el que sea…
Realmente para mí, cantar es “rezar dos veces”, siento lo que canto, quiero hacerlo bien , incluso para que ese rezo pueda hacer encontrarse a otros con Dios, lo hacemos por tanto como un servicio comunitario y como una forma de hablar con Él.
A veces me meto contigo con tu forma de vestir el domingo, me gustaría que no te pusieras la ropa de todos los dias para estar con Dios, aunque me duele más no verte comulgar, por que sé que sientes que tu “vestido interior” está manchado y quizás eso te hace perderte lo mejor, el recibir al Señor y que eso, cause en tí ¡cambios increibles! Para eso está la “lavadora del confesionario”, para ir con tu mejor vestido.
Por último, pedirte perdón por mi trato áspero, por todas aquellas veces que he sido mal ejemplo para tí, por no considerarte mi prójimo más cercano, por no ser el cristiano comprometido que debiera, por no ser reflejo de lo que digo que vivo en la misa…
Es quizás ahí donde siento que el Señor me pide mejorar, en dar un mejor ejemplo de padre y de cristiano ante tí. Te quiere, unido en Cristo, tu padre.>>

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on octubre 8th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Esta lectura me interpela en 2 modos:

1º.- El juicio final: Me hace recordar que no estoy salvado, que tengo que cuidar y atender a aquellos “mensajeros” que pone Jesús en mi camino, que en cada prójimo, sobre todo en los más desfavorecidos, Jesús está presente y que, por mi inacción, mi indiferencia, mi poca solidaridad, mi falta de caridad, “lo mato”, como hacían los  arrendatarios de la viña.” Señor, tengo miedo de que pases y no te reconozca”, decía San Agustín. Doy gracias a Dios por tanta gente que el Señor me ha mandado en mi camino de maduración de fe.
2º.- Ser un buen mensajero: El mes de Octubre está marcado en las parroquias por el comienzo de las catequesis. Vivimos en un mundo en el que la religión ha llegado a ser prescindible. Quizás, a la hora de catequizar, no haya que poner el acento ni en el catecismo, ni en los materiales, sino ponerlo en el catequista.
Seremos buenos mensajeros-catequistas, no sólo si cuidamos nuestra formación teológica y pedagógica, sino sobre todo nuestra maduración cristiana, nuestra capacidad de dar testimonio…Hacen falta más testigos que maestros. Acompañar, en este tiempo tan poco atrayente la religión para los jóvenes, a que tengan una experiencia viva de fe, de encuentro con Jesús en comunidad, en oración, en la liturgia..
Mi experiencia por ejemplo es ésta, voy a dos parroquias a tocar la guitarra y cantar con los chavales de catequesis canciones que trasmitan esos valores que están grabados en mi memoria y que han fundamentado mi fé, a veces me cuesta por que veo su poca fidelidad, o no veo frutos, pero creo que mi labor es ser mensajero y sembrar, ya recogerá otro.
Animar la liturgia de los domingos con los cantos, también puede favorecer el encuentro de alguien con Dios, por eso intento hacerlo lo mejor que puedo, concentrado, orando, sin charlar, los cantores no tenemos licencia para comentar, debemos ser ejemplo de comportamiento y respeto en la liturgia.
Que cada cual busque su camino de anunciar, para que no se repita lo ocurrido en la parábola de la viña…

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on octubre 1st, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
¡Qué mala impresión me da esa gente que, de primeras, te dice “no” a cualquier cosa que le pides…! Después, explicándoselo, cuando ven a otros que ven bien  tu propuesta, se animan, no lo ven tan mal y se unen al carro. Pero, qué rabia, ¿por qué no lo han pensado antes…? ¿por qué no se paran un poco y te dan un voto de confianza? ¿ necesitan tener todos los pros y contras bien analizados para dar el paso…?
Extrapolandolo a mi respuesta al Señor, me doy cuenta que digo “SÍ” sin fisuras cuando vienen “bien dadas las cartas”, sólo respondo de inmediato, con las tres premisas clave, SIEMPRE, ENSEGUIDA, CON ALEGRÍA, cuando las cosas van a mi favor, cuando todo va rodado, estoy bien de salud, no me causa dolor, no estoy cansado, todo sale a mi manera, como esperaba…¡pero eso ocurre pocas veces… y entonces?
Las cosas cambian cuando delante no veo el rostro de un prójimo, un hermano al que amar, sino el de alguien que viene a molestarme, a fastidiarme mis planes por que tengo que atenderlo a última hora… Yo creo que se me tiene que notar en la cara, por que falta esa chispa que hace, en esa relación, darle la dimensión sobrenatural que permite el poner el “Tú” antes que el “Yo”.
En la respuesta al Señor cojo como modelo a María. Ella creyó y escuchó la Palabra,¡ tanto que la llegó a hacer carne en sus entrañas!. Destacaría de ella dos cosas fundamentales que, al menos a mí, me ayudan para mejorar mi respuesta: tener fe, creer ciegamente en Dios-Padre misericordioso, salvador del mundo y tener confianza, es decir, tener la certeza de que el Señor todo lo permite para nuestro bien.
De esta manera, las premisas:
SIEMPRE: sea bueno o malo, visto a vote pronto, respuesta afirmativa, ¡sí quiero hacer tu voluntad!
ENSEGUIDA: ¡pa mañana no!, no me lo pienso una temporada y me regodeo en mi pena y mi dolor, cojo el toro por los cuernos ¡ ya!…
CON ALEGRÍA: es que si no es así, con el careto “avinagrado” ¿a quién vamos a conquistar para el Reino?. Para eso quédate en casita y sé un infeliz toda tu vida…
Oye, y que es de sabios rectificar, que la voz de la conciencia sirve para algo y, con humildad cambia uno su “repuesta mala”, pidiendo perdón, para empezar de nuevo, confiando en la misericordia del Señor.

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on septiembre 23rd, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Vivimos en comunidad, gracias a Dios, y Él quiere que lo hagamos así y que nos santifiquemos de esta manera, salvo excepciones en vocaciones muy particulares. Pero esto no deja de ser duro, requiere de nosotros un esfuerzo por conquistar la libertad que realiza plenamente nuestra personalidad. Para ello, Jesús nos pide que trasloquemos completamente nuestros valores, quitándonos nosotros del centro del mundo y rechazando la búsqueda del interés personal. Os propongo algunos ejercicios:
1.- Saber callar por amor: callar ante quien nos ofende no es para nada debilidad, es grandeza y de la “güena”. Un silencio seco ante quien murmura no es cobardía sino el mejor reproche. ¡Qué cansino es el “sermoneo” y que atrayente llega a ser el amor silencioso!. Ponerle más palabras encima a quien viene lleno de dolor y problemas no será amarlo, sino desbordarlo.
2.- Experimentar la libertad que da, el no envidiar: la envidia, aparte de ser uno de los pecados más frecuentes y que más destroza una comunidad, es algo que se pena en vida, te corroe por dentro, no te deja tranquilo, observas con deseo, anhelas lo que no tienes… Trata, desde el “estar en Jesús”, de prestar más atención a las necesidades del otro, usemos nuestras energías para hacer felices a los demás Por este camino de liberación del egoismo, podremos crecer en humanidad y conquistar esa libertad. Todo es común, somos débiles o fuertes, según toque, por eso ni creernos más ni menos.
3.- El fin justifica los medios, aunque éstos no sean perfectos: en nuestras parroquias, en nuestras comunidades, el fin (evangelizar, recoger fondos, ayudar a los desfavorecidos, caminar en la fe…en definitiva hacer presente el Reino) requiere de mucha paciencia, mucha serenidad, contar hasta 10, disculpar siempre… Qué más da la incorporación de obreros de última hora, qué más da quien se lleve los apláusos, las flores… Sólo nos importa Jesús quien ve en lo escondido y ante quien daremos cuentas en su dia.

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on septiembre 16th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
La parábola que nos expone Jesús es una llamada de atención para aquellos que se nos olvida a veces que el Señor lo ve todo y en todo momento. ¿Cómo podemos pedir nosotros misericordia a Dios-Padre, si por otro lado estamos actuando mal con el hermano?.
De todas formas, sabemos que somos frágiles y débiles en lo que se refiere a perdonar de corazón, sin rencores. Intentémoslo de todo corazón, rechazando de nuestra mente cualquier juicio, viendo al otro con ojos nuevos, con la humildad necesaria para reconocer que somos tan pecadores o más como el que tenemos delante. Si caemos y nos cuesta mantener esta actitud, pidamos al Señor que nos
ayude a “ser nada”, a no creernos más que nadie, a reconocer en el prójimo a un hijo suyo, con todo lo que ello implica de respeto y puesta en valor. Y recomencemos cada día, quitando la etiquetas con las que tenemos catalogados a cada uno.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on septiembre 9th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
¡Qué nivel de amor hay que tener para poder reprender a nuestro hermano de comunidad!
Es más fácil hablar a sus espaldas, comentar, criticar… que enfrentarse a él y decirle las cosas con la mayor caridad del mundo, sin ánimo de ponerlo en evidencia, de humillarlo, de hacer que se arrodille.
También es mucho más fácil decir:”Yo no soy nadie para reprender o corregir a otro”. Y nos escudamos en esa máxima de “falsa humildad” para dejar pasar las cosas, y lo que es peor, dejar perderse a un hermano nuestro del camino de la justicia y de la verdad.
Todo esto viene por que no tenemos claro el sentido de la “santidad colectiva”. Jesús nos pedía que fuéramos santos y además, que lo fuéramos en grupo, en comunidad (” Padre, que todos sean uno como lo somos Tú y Yo”). Jesús no dijo esto para hacérnoslo más difícil, ¡que va!, sino por que sabía que tratando de vivir solos nuestra fe, sabía que íbamos a fracasar. Todos tenemos experiencia de esto.
En el rito del matrimonio, está incluso más específico, “Cada uno seréis sacerdote del otro para llegar a la santidad”. O sea, que cuando lleguemos a S. Pedro y nos revise nuestra vida, también nos va a revisar si hemos cumplido con nuestra labor de “sacerdote del otro”, ¿por qué se ha descarriado? ¿por qué no hiciste nada para avisarlo? ¿no decías que lo querías tanto…?
Por tanto, actuemos con el corazón de una madre que mira por sus hijos, y busquemos el momento, la forma y la manera de hacerle ver a nuestro hermano que está equivocado, orando antes y poniendo a Dios en el centro de nuestras vidas. Y dejemos ya de escudarnos en esas falsas humildades y asumamos nuestra responsabilidad de una vez. Y la mejor forma de que nos hagan caso es teniendo nosotros una vida de amor y servicio por los demás. El testimonio de amor en nuestra vida, hace caer en la cuenta a más de uno, sin decir ni una sola palabra.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 29th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Cada día se nos presenta ante nosotros infinidad de oportunidades de escoger. Y….somos libre para hacerlo. Dios nos dio la libertad.
Ante nosotros está el campo que contiene el mejor tesoro, pero también multitud de tesoros de poco valor con apariencia atrayente y engañosa. O está la perla más valiosa pero también perlas falsas que nos parecen auténticas. La opción es nuestra, la apuesta es nuestra.
En estos días de verano en los que solemos descansar más, puedo dedicar tiempo a darme cuenta si mi opción por el Reino es firme, si me llena de alegría, si vivo con radicalidad del Evangelio.
Y teniendo en consideración tus conclusiones, decídete a actuar renovando tu vida de fe, tus acciones, compromisos…”compra el campo donde está el tesoro”.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 22nd, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El bien y el mal. Nos es fácil distinguir la mezcla mirando a las personas que tenemos alrededor. Pero también mirándonos a nosotros mismos. El trigo y la cizaña crecen juntos.

Para actuar desde el Evangelio de esta semana os sugerimos dos vías…

Para con el prójimo: Tengamos corazón de madre. En nuestras relaciones personales, en nuestra Iglesia, en nuestro mundo,  hay mucho trigo pero también abundante cizaña. Ejercitemos la paciencia. No juzguemos y condenemos sin más. Recordemos que el mensaje de Jesús se dirigía principalmente a los pecadores. Él nos enseñó a ejercer la misericordia. En el trabajo del servicio al Reino, debemos abandonar el pesimismo y la desilusión. Tengamos esperanza, confianza en el Dios de la vida y en el hombre hecho a su imagen y semejanza. Creamos en sus posibilidades de cambio y de crecimiento. Todos podemos transformarnos, mejorar…Eso no quiere decir que nos crucemos de brazos. La actitud crítica, positiva, constructiva… es necesaria. Pero ejercida desde la empatía, desde saberse poner en el lugar del otro para comprender. El ser humano es bueno por naturaleza. Debemos creerlo. Cuando crece la cizaña es fruto de las vivencias y sufrimientos personales que le llevaron a abandonarse y dejarse arrastrar…

Para con nosotros mismos: Tengamos corazón de juez. Pero no pensemos en un juez duro, implacable, exigente…Sino en uno que escucha en silencio, que razona, que intenta ser justo… Procuremos ser capaces de detenernos, de buscar un espacio amplio, un tiempo dedicado a hacer silencio, a la contemplación. Seamos capaces de distinguir cual es nuestra cizaña, de reconocerla. Pero estemos también atentos al trigo de nuestras buenas acciones… Si distinguimos uno del otro, seremos capaces de hacer la siega. Convertiremos las malas hierbas en manojos que podremos quemar con la conversión, con la modificación de nuestro comportamiento, desde la persistencia, doblegando nuestra voluntad. Seamos conscientes de que nuestras debilidades, nuestras fragilidades siempre van a estar ahí. Pero procuremos no “dormirnos” como sucede en la parábola, para que la cizaña no nos arrastre hacia un camino incorrecto. También podremos recoger los frutos de nuestras buenas obras e intenciones y podremos meterlos en el granero. No solo nos valdrán de alimento sino de buena semilla. Reconozcamos también lo bueno para poder multiplicarlo.

Dios es amor. Intentemos serlo nosotros con los demás y con nosotros mismos. Eso nos llevará a vivir una vida con sentido, llena de gozo y alegría.

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 15th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En demasiadas ocasiones la Palabra no echa raíces en nosotros. Eso nos hace ser mucho más mediocres y mucho menos radicales en nuestras acciones de lo que deberíamos ser como seguidores de Jesús.
Nuestro actuar de esta semana, puede estar dirigido a explorar el terreno que somos y a ser conscientes de cómo cae en él la semilla de la Palabra. Procuremos reconocer, las ocasiones, momentos, circunstancias… que nos llevan a ser piedras, camino espinos… Intentemos buscar la forma de labrar esa tierra improductiva que somos, dónde nada puede “echar raíz”, en otra que no ahogue el mensaje y de fruto abundante… Busquemos la forma de eliminar lo que nos hace mal, aquello a lo que tenemos apego y nos esclaviza, aquello que hace que flaquee nuestra fe ante la persecución o las pruebas…
Hagamos propósito firme de trabajar sin descanso, para volvernos tierra fértil. Tengamos como motivación la de dar frutos para mejorar el mundo. Quitemos todo lo que nos seca y nos convierte en tierra poco apta para que la Palabra eche raíces. Seamos de los que “oyen el mensaje y lo entienden y dan una buena cosecha”

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on julio 8th, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
En demasiadas ocasiones, nos encontramos cansados y agobiados, desesperanzados, llevamos una vida sin rumbo o sin sentido. Y si nos paramos a recordar los momentos en que nos hemos sentido así, no mirábamos con los ojos del que tiene fe, ni razonábamos con criterios de Evangelio, ni vivíamos desde el ejemplo de Jesús.
Para actuar desde el Evangelio de esta semana…

-Alabemos a Dios, demósle gracias durante todo el día, por lo mucho que nos regala, por lo mucho que nos enseña desde su Hijo… ¡Siempre hay motivos para darle gracias!

-Busquemos la sencillez: Procuremos mirar dentro de nosotros para caer en la cuenta de lo que nos aleja de lo sencillo. Quizás nos hagamos conscientes de que andamos llenos de cosas del mundo, necesidades creadas, poses para que nos aplaudan, de poder, de lo material, de autosuficiencia… Todo ello nos hace crear un “Dios” a la medida, que se parece a nosotros y encaja en nuestra realidad. También nos mantiene como centro de nuestro propio mundo, sin conexión al Reino de Dios y la verdad que desde Jesús se nos ofrece…

-Vayamos hasta el Señor: Postrémonos ante Él sin medida de tiempo. Hablémosle, escuchémosle con inmensa atención. Acojamos su Palabra como si la escuchásemos por primera vez, procurando no ponerle interferencias…. Escuchémosle también en los signos que nos ofrece… Rindámonos a su oferta de vida sin ataduras ni miedos.

-Aprendamos de Él:  Que conozcamos a Jesús y lo que hacía, no significa  que hayamos hecho nuestras, actitudes suyas fundamentales para la vida como la paciencia y la humildad. Entrenemos sin descanso para hacer que aquello que está en mi memoria, en mi conocimiento… pase a formar parte de mi conducta, de mi comportamiento… de manera que se me identifique por cómo actúo, por lo que he aprendido de Jesús… Ejercitemos la paciencia con los que nos rodean, la humildad en nuestras acciones… y también la justicia, la verdad, la mansedumbre, la confianza… el amor…

Dejémonos liberar por el Señor y por su Buena Noticia. En el encuentro con Él está el verdadero descanso y la auténtica Vida. No hay gozo más grande.

Página siguiente »