POR UN AMA DE CASA

Posted on enero 7th, 2011 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

“Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?”
Estamos necesitados de poner en práctica nuestro propio bautismo. Muchas veces Jesús nos pide que seamos “bautizadores” para los demás. Si el bautismo nos convierte en sacerdotes, profetas y reyes ¿lo estamos llevando a cabo? No hay que ir muy lejos ni hacer grandes cosas para “bautizar”, para hacer que el que tengo al lado se sienta hijo de Dios y amado en toda su inmensidad por él. Sentirnos miembros de la Iglesia (tan atacada por todos, pero tan fecunda y llena de amor), sentirla como propia nos puede costar más. Pero basta con que le dediquemos una parte del tiempo que no nos sobra para que la queramos como familia nuestra que es.

POR UN AMA DE CASA

Posted on diciembre 30th, 2010 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

En este nuevo año que comienza que nuestros propósitos sean luz. Luz que señale el camino y ayude a caminar a los que nos encontremos. Luz que caliente a los que estamos fríos por falta de oración y encuentro con la Palabra. Luz que ilumine nuestro ser testimonios de Jesús resucitado en nuestros trabajos, ya sean más o menos importantes, más o menos agradecidos y remunerados. Luz que haga nuestro hogar acogedor cuando volvemos a casa. Luz que encienda el fuego en nuestro corazón y dé vida. Luz que nos transforme en hijos de Dios. Luz que de alegría a nuestra vida porque la LUZ acampa entre nosotros.

POR UN AMA DE CASA

Posted on diciembre 23rd, 2010 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

Para muchos de nosotros lo más importante es nuestra familia. Le dedicaremos mucho o poco tiempo, pero que nadie nos la toque. Desde la labor de ama de casa estamos más cerca del núcleo familiar. Pendiente de los detalles de nuestros mayores al tener otra libertad de horario. Pendiente por los gestos de cómo están tus hijos. Pendiente de tu cónyuge sin que se note. Pendiente sin que se den cuenta, calladamente, queriendo sólo que estén bien. Nos toca ser como José, discretos. Estando pendientes ante los cambios y el crecimiento. Y si es necesario hacer mudanza y emprender otro camino, tomar las decisiones con amor y con valentía, como José. Pero siempre, siempre, haciendo oración y hablándole a Dios en ella de nuestra familia.

POR UN AMA DE CASA

Posted on diciembre 17th, 2010 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

Cómo nos cuesta tener fe. ¡Qué difícil se nos hace en este mundo en el que casi todo se consigue con dinero! Vemos la fe de María, vemos la fe de José. Cómo se ponen en manos de Dios y ven cómo cumple su promesa. También están entrenados. El ángel se les presenta en momentos de serenidad, de oración. Así es cómo es más fácil escucharnos por dentro y dejar que Dios hable. Nos llega Dios-Salvador y Dios-con-nosotros. ¿Qué más queremos? Con este gran regalo ya podemos ir siendo nosotros un poquito salvadores y estar con los que están solos, aunque estén rodeados de gente. ¿Qué podemos hacer estos días? Olvidarnos un poco de nosotros. Participemos en las campañas de Navidad con generosidad, como voluntarios, como donantes. No gastemos porque sí. Compartamos lo que tengamos. Cantemos villancicos. Adornemos nuestro corazón. Cuidemos la oración en familia. Vayamos a la Misa del Gallo. Que se nos note la alegría que viene de dentro. La promesa se ha cumplido. ¿Nos hemos enterado? Dios está con nosotros. Dios ha venido a salvarnos.

POR UN AMA DE CASA

Posted on diciembre 11th, 2010 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

Cuántas dudas nos surgen en lo que hacemos y cómo actuamos. En nuestra vida Jesús nos suele hablar indirectamente y no siempre comprendemos o nos damos cuenta que nos está interpelando. Nos pide amor en todo lo que hacemos. Aunque sea pequeño. Aunque no nos guste. Aunque sea tedioso. Aunque no se valore. Aunque no dure. Empezando desde un amor pequeño nos iremos entrenando para aumentar y hacer nuestro amor más maduro. Y porque sabemos que solos no podemos, nos ayudamos con nuestra oración personal, cuidando nuestra pequeña iglesia doméstica, orientando la mirada a lo pequeño, empezando nuestra reconciliación desde lo pequeño. Porque Dios que es grande se hizo pequeño, como recordaremos en unos días.

POR UN AMA DE CASA

Posted on diciembre 4th, 2010 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

No estamos bien vistas porque “no trabajamos” y no contamos porque ni siquiera cotizamos. Pero sí que solemos tener más tiempo para nuestros mayores, para nuestros vecinos, para estar pendientes de los pequeños detalles. Para Dios sí que contamos. En estos días de Adviento tenemos que estar pendientes de cotizar para el Reino. Que no estemos trabajando fuera quizás nos ayude a poder ganarnos la vida para el Reino de otra forma, aceptando, sonriendo, siendo pacientes, activos, proactivos, escuchando… Y de esta manera ocuparnos en quitar las ramas secas que nos impiden crecer, la hojarasca que no nos deja avanzar para preparar el camino. Convertirnos por dentro y que se nos note desde fuera.

POR UN AMA DE CASA

Posted on noviembre 25th, 2010 in > POR UN AMA DE CASA by admin

(mujer, casada, con cinco hijos, pertenece a comunidad cristiana de matrimonios)

Algunas veces trabajo fuera de casa, pero siempre toca faena dentro. He sido ama de casa por voluntad propia, otras veces por necesidad y siempre por obligación.
Alguien se tiene que ocupar de que el engranaje de la rueda funcione: que la ropa esté limpia, que la comida esté preparada, la despensa abastecida, las cosas recogidas, cuadrar las consultas médicas, las tareas de los niños, ajustar el presupuesto familiar,…
¿No me estaré metiendo demasiado en “cosas que hay que hacer”? ¿Me estaré olvidando que el engranaje que más hay que engrasar es el de las “cosas de Dios”? En mi ajetreada vida ¿no estaré posponiendo la oración para cuando sea más tarde, para cuando tenga un hueco, para por la noche cuando estoy cansada y si acaso dedico unas migajas?