NOTAS BÍBLICAS

Posted on abril 19th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Es la continuación del relato de los caminantes de Emaús («lo que les había acontecido en el camino») a su vuelta a Jerusalén, donde estaban reunidos los demás discípulos con Simón.
La presencia de «Jesús en medio de sus discípulo» transmite la paz, presente desde el comienzo del Evangelio: paz en la tierra a los hombres de buena voluntad (2,14)
La reacción de sus discípulos de creerse ante el espíritu de un muerto (un «fantasma» traducen a veces) representa la creencia griega de la supervivencia del alma tras la muerte del cuerpo. Lucas combate esa filosofía y afirma la resurrección de la persona de Jesús: «soy yo en persona»; e insiste particularmente en que no es un «espíritu»: «palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos»; hasta le hace comer.
El pescado asado que come (en Jerusalén, donde no hay mar alguno cercano) recuerda la multiplicación de los panes y los peces, es decir, la Eucaristía. Los de Emáus contaron «como reconocieron a Jesús en el partir el pan», y ahora le reconocer al comer el pescado.
A partir del verso 44 sigue un discurso de Jesús donde recuerda que los sucedido estaba anunciado por el Antiguo Testamento («lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos») dándose así la clave cristiana de lectura de tales libros inspirados:»les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras».
Por último los nombra «testigos» («mártires» en griego), o sea, los que «en su nombre predicarán la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos»

NOTAS BÍBLICAS

Posted on abril 14th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Dos episodios, separados por una semana (el segundo correspondería temporalmente a este domingo), donde Jesús se presenta en medio de la comunidad de discípulos de Jerusalén comunicándole su paz, reunida en el día que pasaría a llamarse domingo («día del Señor»), cerradas las puertas por el entorno hostil (que en la primera ocasión les producía miedo, no así tras la primera presentación del Resucitado en medio de ellos).
La primera vez incluye el envío misionero, para lo cual les comunica el Espíritu Santo (en el mismo día en que resucitó, no 50 días después) y les hace mediadores (a todos los discípulos, no sólo a los apóstoles) del perdón de Dios.
La segunda ocasión proclama una nueva bienaventuranza, dirigida a los lectores del Evangelio: «Dichosos los que crean sin haber visto», los que crean por el testimonio de la comunidad, y no como hace Tomás. Para eso fue escrito el evangelio, como dice el versículo final: «se han escrito para que creáis».
El resucitado es el mismo que fue crucificado (no es un fantasma), como se indica al mostrar sus manos y el costado, lo que provoca alegría en quienes le reconocen.

NOTAS BÍBLICAS

Posted on marzo 23rd, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Nos encontramos en Jerusalén, donde Jesús acaba de entrar montado en un pollino. Se va a celebrar la fiesta de la Pascua.
Hasta ahora, Jesús anuncia su mensaje a Israel, el pueblo escogido. Aquí se presentan unos «griegos» (o sea, unos «no-judíos») que quieren ver Jesús, y dos apóstoles, ambos con nombres griegos, y procedentes de una aldea fuera de los límites de Palestina, interceden por ellos.
Jesús responde que ha llegado «la hora», refiriéndose con esa expresión a su muerte, y que al morir como el grano que cae en tierra, «da mucho fruto» -eso incluiría a los «griegos»-. Más adelante vuelve hacer referencia a su muerte, hablando de la cruz como si fuese una exaltación -«cuando yo sea elevado»-, y repite la universalidad del fruto de su entrega: «atraeré a todos hacia mí» (el «todos» incluye a los «griegos»).
Al hablar de su inminente muerte, Jesús dice «ahora mi alma está agitada» [también se siente así en capítulo anterior ante la tumba de su amigo Lázaro, y en le siguiente al anunciar la traición de Judas], angustia que los otros evangelistas sitúan en el huerto de Getesemaní, pero se trata de la misma situación vital de Jesús narrada de distinta forma. La reacción de Jesús es también la de aceptar la voluntad del Padre: «Por esto he venido, para esta hora, ¡Padre, glorifica tu nombre!».

NOTAS BÍBLICAS

Posted on marzo 16th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Nos situamos: el domingo pasado Jesús realizó lo que llamamos «purificación del Templo». A continuación tiene un encuentro con un jefe fariseo llamado Nicodemo. El texto de este domingo es la segunda parte del diálogo, una larga respuesta de Jesús a una objeción de Nicodemo.
Jesús habla de un modo que identifica su crucifición con su éxito, llamando a ambas cosas «ser levantado»: el alzar de la cruz y el alzar del éxito de su misión.
Lo asemeja a cuando Moisés levantó una serpiente de cobre en el desierto de modo que todo el que recibía una mordedura mortal de serpientes, al mirar la de cobre quedaban curados. Lo mismo pasa con la cruz: salva al que se adhiere a ella.
Esta «elevamiento» de Jesús es a la vez fuente que ilumina. Por eso quien no obra como Dios quiere no se acerca a la cruz salvadora para no ser delatado por la Luz. Eso implica una autocondena, pues no acepta los efectos salvadores de la cruz.

NOTAS BÍBLICAS

Posted on febrero 17th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Continuamos el texto de Marcos por donde lo dejamos el domingo pasado, aunque cambiemos de capítulo, y nos encontramos a Jesús de vuelta a la casa de Cafarnaúm y rodeado de gente como cuando se fue. Se nos descubrirá que en ese grupo hay unos escribas o letrados.
Un grupo de cinco personas no pueden sortear el corro y abren un boquete en la frágil azotea de la casa, descolgando a uno de ellos, paralítico, ante Jesús. Jesús interpreta esta acción como una expresión de fe, de confianza en él.
Por la fe, Jesús perdona de parte de Dios los pecados al paralítico. Curiosamente, nadie ha hablado de pecados ni nadie ha pedido perdón. Lo que se podía esperar era una curación, pero ésta no sucede inmediatamente, por lo que tampoco se puede suponer un automatismo entre enfermedad-pecado y perdón-curación.
Ante la acusación de blasfemia -porque sólo Dios puede perdonar pecados-, Jesús cura al hombre para mostrar que tiene esa autoridad.

NOTAS BÍBLICAS

Posted on febrero 9th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Marcos presenta este caso no tanto como la curación de una enfermedad, sino como una cuestión de pureza. Por tres veces seguidas se habla de la «limpieza»:  Si quieres, puedes limpiarme  (la liturgia prefiere traducir «curarme» esta primera vez, aunque es el mismo término griego que las dos veces siguientes que sí traduce por «limpio» y no por «curado»); Quiero, sé limpio; Quedó limpio.
Ese proceso de «limpieza» es llamado por Jesús «purificación»:  ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó. [El Levítico 13,47-14,4 manda que un sacerdote certifique el final de la lepra]
La purificación va precedida por dos hechos sorprendentes: el leproso se «acerca» a Jesús, cuando debía haberse mantenido a distancia y advirtiendo a gritos de su impureza (LV 13,45); Jesús «toca» al impuro, lo que le convertiría a él en un impuro.
Aunque de otro modo, al final Jesús siente los efectos que si hubiese vuelto impuro:  Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos.
Marcos dice que Jesús se «compadeció», como dirá otras dos veces. Ver: CUANDO LAS ENTRAÑAS SE TE REMUEVEN
Jesús sigue mandando silencio sobre Él. Ver: ¿POR QUÉ JESÚS OCULTA SU IDENTIDAD?

NOTAS BÍBLICAS

Posted on febrero 2nd, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

El pasado domingo, Marcos empezó a narrar una jornada de Jesús -un Sábado en Cafarnaúm-. En este domingo la concluye con tres actividades.
En la primera Jesús se traslada desde la sinagoga del domingo anterior a la casa de los hermanos Simón y Andrés, junto al otro par de hermanos que había llamado. En esa casa vivía la suegra de Simón, seguramente porque había enviudado y no tenía hijos varones. Al ser curada de su fiebre, se pone a «servirles», a ejercer la diaconía, término técnico que volverá a aparecer al final del evangelio, en la crucifixión: «Había también allí algunas mujeres que miraban de lejos…  que seguían a Jesús y lo habían servido cuando estaba en Galilea» (15, 41), designado así un grupo específico de discípulas.
La segunda actividad es doble: por un lado cura y por otro exorciza, en la puerta de la casa. Los enfermos y poseídos han acudido a al ocultarse el sol, cuando ya no había que guardar el descanso del Sábado. Jesús sigue mandando a los demonios que no revelen su identidad, que el evangelista quiere revelar justamente en su crucifixión.
Por último, Jesús se levanta en el alba a orar en un apartado, tras lo cual inicia su predicación por el resto de Galilea.
Los tiempos del día que se precisan en este pasaje ( ) coinciden con los de su sepultura y resurrección según este evangelio: «Era día de Preparación, es decir, víspera de sábado. Por eso, al atardecer, José de Arimatea… » (15, 42) y «A la madrugada del primer día de la semana, cuando salía el sol, fueron al sepulcro.» (16, 2).
Por tanto, este texto se pone en conexión con el final del Evangelio, donde adquiere su pleno sentido.

NOTAS BÍBLICAS

Posted on enero 19th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

La liturgia nos presenta un texto compuesto por dos trozos diferentes:
– Los dos primeros versículos concluyen la introducción del Evangelio dando salida de escena a Juan Bautista con el fin de su actividad y entrada a Jesús, que comienza la suya. Marcos condensa la predicación de Jesús en una frase sintética compuesta de dos partes, cada una de ellas con dos afirmaciones concadenadas: «tiempo oportuno» – llegada del «Reinado«, por un lado, y «cambio de mentalidad» – aceptación de la «Buena Noticia«, por otro. Cada uno de los cuatro conceptos encierra un gran significado, que Marcos irá desplegando en su evangelio. Nos quedamos con que el comienzo de la actividad de Jesús implica el comienzo del Reinado de Dios, lo cual es la Buena Noticia (o «Ev-Angelio») que se realiza en el momento adecuado. Al encontrarnos con este tiempo oportuno, el lector ha de dar una respuesta con una mentalidad nueva, aceptando ese Ev-Angelio.
– Los demás versículos inician la primera parte del evangelio de Marcos. Jesús suma a su actividad a otros agentes (a otros «pescadores de hombres», una metáfora poco habitual pero conocida en el Antiguo Testamento). Marcos narra de forma paralela dos llamadas a dos parejas de hermanos para que le sigan. El seguimiento les supone dejar la empresa paterna.

NOTAS BÍBLICAS

Posted on enero 12th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Un texto rico en la simbología que Juan usa a lo largo de su evangelio. Marca la transición de Juan Bautista a Jesús.
Sigue la dinámica joánica del testimonio: se habla de lo que se ha visto u oído personalmente. Así, el Bautista habla de Jesús sobre el cual, en el versículo anterior, ya había dicho: «Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios». Al «oír» su testimonio, dos discípulos suyos siguen a Jesús, y después de «ver» dónde vivía, uno de ellos da testimonio sobre Jesús a su hermano, el cual, al «oir» va al encuentro de Jesús.
El testimonio que se da sobre Jesús es que él es «El Cordero de Dios» y el «Mesías» o «Ungido».
Ya antes el Bautista había llamado a Jesús «Cordero de Dios» (en el v. 29), que hace referencia al cordero que se sacrificaba para la celebración de la Pascua que liberó al pueblo de la opresión de Egipto. Así, Jesús es presentado como aquel con cuyo sacrificio el pueblo va a ser liberado «del pecado del mundo» (v. 29). Siendo así, es el «Mesías» anunciado por los profetas para la liberación del pueblo.

NOTAS BÍBLICAS

Posted on enero 6th, 2012 in > NOTAS BÍBLICAS by admin

(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Se comienza súbitamente con unas declaraciones de Juan Bautista, que forman parte de una presentación de este personaje que comienza tres versículos antes. El conjunto ya fue proclamado el pasado domingo 2º de Adviento, cuyas notas bíblicas pueden leerse aquí.
Para la fiesta de hoy, del Bautismo del Señor [en algunos lugares, sin embargo, hoy se celebra la Epifanía, con sus lecturas propias], nos interesa fijarnos en la diferencia que hace entre el bautismo de Juan, de agua, y el de Jesús, de Espíritu Santo.
El evangelista apenas se detiene en el relato del Bautismo de Señor. Nos cuenta que llegó Jesús y que Juan lo bautizó, para decir seguidamente: «Apenas salió del agua…» [El griego dice «subió del agua», movimiento en consonancia con el del Espíritu que «bajaba sobre Él»]. El hecho de «subir» del agua por parte de Jesús tiene reminiscencia de la piscina bautismal de los cristianos, a la que se descendía por unos escalones y de la que subía por otros. Tanto en tal bautismo como en el de Jesús, en el que supone que antes «bajó» al agua, tiene el significado de entregarse a la muerte. «Subir» tiene el significado de «nacer» de las aguas a una vida nueva, que queda confirmada por el descenso del Espíritu sobre Jesús. Es un bautismo distinto al de conversión de Juan, corroborado por el hecho de que Jesús no confiesa sus pecados como los demás (ver v. 5b)
La recepción del Espíritu va acompañada de una voz del cielo que lo proclama hijo, o sea, se afirma que el hombre Jesús es Hijo de Dios. Así como la visión del cielo y la bajada del Espíritu es algo que experimenta Jesús personalmente (y el lector), no se aclara quién o quiénes oyen la voz. El Hijo es proclamado Amado y Predilecto, lo cual se muestra por el don del Espíritu.
Estamos ante una manifestación de la Santísima Trinidad: el Espíritu en forma de paloma, el Hijo de Dios encarnado en Jesús, y el Padre a través de su voz.

« Página anteriorPágina siguiente »