PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on septiembre 6th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El evangelio de este Domingo, vuelve a ser un llamamiento a seguir a Jesús de una manera radical. Me recordaba aquella otra en la que Jesús decía que había venido a “traer fuego”, a enemistar a la suegra con la nuera, a los padres con los hijos, a los hermanos…¿Cómo podemos aplicar en nuestras vidas este llamamiento, sin divorciarnos, sin repudiar a nuestra familia…? Nada de eso quiere Jesús. Pongamos un ejemplo:
En estos dias, a principio de curso, muchos estamos compartiendo dias de retiro con nuestras comunidades, hemos estado en colonias, en Ejercicios Espirituales… intentamos en definitiva “ponernos las pilas” para empezar el duro curso.  Llegamos a casa con el corazón lleno de buenos propósitos, y nos encontramos con que debemos empezar a amar concrétamente a los que quizás nos den más respetos humanos de que “averigüen” nuestras inclinaciones espirituales, es decir, que nos da cosa ponernos a “ser buenos” delante de ese hermano o cónyuge nuestro que siempre nos está echando en cara lo de que “ser beatillos” es una tontería, o que nada de eso lleva a nada… Precisamente con ellos, tratamos de esconder esos sentimientos profundos, no somos capaces de “plantar cara” o simplemente ponernos a ser los primeros en amar, ofrecerse el primero en fregar los platos, en traer un vaso de agua, en atender a la abuela… Empecemos por ahí, después tendremos argumentos suficientes para opinar, discutir, tomar decisiones radicales que ellos puedan entender… por que ya tendremos un “mochila” llena de buenas “razones-acciones”, para corroborar nuestros actos, nadie se extrañará de nuestra manera de hacer las cosas, incluso llegarán a respetarnos. Pero no nos importen los resultados, “poco a poco comprenderá, no te preocupes, déjalo correr…” Pero para eso, debemos no ceder en nuestra opción de vida, ser constantes, vigilar nuestra coherencia en lo que hacemos, intentar ser radicales…

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on agosto 29th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La tentación del éxito, que te reconozcan, que te valoren… es de las más difíciles de soportar.
Es sorprendente que para el P. Claret, fuera de las que más le quitaba la paz. Con sus homilías tan profundas, con sus confesiones capaces de convertir las almas…cuando la gente lo adulaba o simplemente le agradecía su labor, sufría sobre manera por que le atormentaba caer en la autocomplacencia, en engordar su ego, en sentirse satisfecho y dueño de los triunfos conseguidos y por tanto de las almas convertidas al Señor. Se repetía: “Sólo soy un pobre pecador que sirve como puede al Señor, haciendo sólo lo que es mi obligación, servir y no esperar nada a cambio…”
Ir con la actitud de intentar “ser nada”, de acoger al otro haciendo previamente nuestro vacío interior, sin ideas preconcebidas, sin etiquetas, perdiendonos en sus gustos, en lo que le pueda apetecer al prójimo, aceptando incluso la humillación de no ser correspondido…Recuerdo una relación con un superior, al cual le daba los buenos dias por las mañanas, sin recibir contestación por su parte durante más de un año. Me propuse “ser nada” con él, aceptarlo incluso en esa humillación reiterada. Al final conseguí que me contestara y me tratara con respeto. El fruto, no me importó, solamente recibí paz interior por haberlo conseguido.
Lo de “invitar a los que nos invitan”, eso también es muy fuerte, qué fácil es amar a los que nos aman… y así, ¿qué mérito tenemos…?. Es un pasaje del evangelio “duro” de asimilar y de llevar a la práctica, pero los “paños calientes” ya deberían de ser para otros, la radicalidad es la que nos lleva a ser libres de verdad, a llenar nuestra personalidad, a dar alegría donde lleguemos, a ser cristalinos en nuestras relaciones, y en definitiva, a llenarnos de Dios.

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on julio 26th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Al leer el Evangelio de este domingo, sentimos que se nos está haciendo una invitación clara a orar, o mejor aún, a aprender a orar, como lo hicieron los primeros discípulos. Vivimos al ritmo desenfrenado que nos marca la sociedad en la que estamos, cargados de estrés y metidos como en una especie de “rueda” de la que nos cuesta salir.  Hemos perdido bastante “el norte” de la esencia de la vida, de lo que es lo realmente importante para nosotros como cristianos. La mayor parte de las ocasiones dejamos un hueco muy pequeño a la oración, (si es que lo dejamos) o se convierte tan en rutina que pierde profundidad. Es imposible alcanzar nuestro máximo desarrollo personal y vivir nuestra fe como cristianos si tenemos “anemia espiritual”, si hay falta de “alimentación para el alma”. Tal vez esto nos sucede porque estamos perdiendo la capacidad de silencio, porque para hallar ese silencio se requiere un tiempo del que no disponemos (o no queremos disponer) en nuestras “apretadas agendas”. Nos cuesta encontrarnos con nosotros mismos y con Dios, con todo lo que ello implica. Os invitamos a que durante esta semana nosotros también le pidamos al Señor que nos enseñe a orar… a estrechar esa relación con Él. Intentemos para entender la profundidad que encierra el pedir, el buscar y el llamar, atender durante esta semana a todos los que nos pidan algo, a todos los que llamen “a nuestra puerta”. Ayudemos a buscar a los que no tienen a Dios cercano.
Las palabras con las que Jesús nos dijo que orásemos se han convertido hoy para nosotros en el Padrenuestro. Os invitamos, a leer algún libro o algún material formativo, que nos recuerde la esencia del Padrenuestro, lo mucho que se dice en tan pocas palabras, que nos ayude a “desmenuzarlo”. Solamente la primera palabra, Padre, ya fue toda una novedad que Jesús introduce en su tiempo, para referirnos a Dios. Y en esa palabra se nos describe su ternura, su amor, su bondad…
Y procuremos durante lo que resta de verano intensificar el ritmo de oración y la calidad de la misma. Acerquémonos a Dios de manera confiada, con la actitud del pobre, para pedirle lo que nos falta para ser mejores cristianos, testimonio en nuestro entorno. Desde ahí podremos buscar el Reino con todo lo que ello implica. Procuremos llamar a Dios, si es necesario “a gritos”, cuando le sintamos lejos. Y no olvidemos que Jesús nos dice en este Evangelio que lo mejor que podemos pedir es el Espiritu Santo (será nuestro sustento, guía y salvación).

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on julio 12th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Al leer el Evangelio de este domingo, nos ha parecido un “zarandeo”, un llamada de atención de cara al verano y a las vacaciones más o menos largas, que casi todos tenemos. Solemos aprovechar los meses de calor para descansar, al menos algún día. Vivir el Evangelio, no tiene descanso, ni vacaciones. Estamos llamados  ser samaritanos que se compadecen del mundo, que vendan las heridas, que no pasamos de largo…, al igual que Jesús, es el samaritano, que nos cura, que no cuida, que nos salva.
Nuestro cuerpo puede descansar si dormimos más horas, si hacemos alguna actividad que no es habitual y que nos relaja o nos resulta placentera… Nuestra alma solo puede descansar cuando practicamos la misericordia, cuando sabemos amar al prójimo como a nosotros mismos. En eso ya va en una parte implícito, amar a Dios sobre todas las cosas.
Para vivir el Evangelio de esta semana lo que nos dice Jesús es claro: “Anda, haz tú lo mismo”. La invitación es a ser samaritanos, a “padecer con” el otro, a practicar la misericordia y la caridad. Para ello no podemos dar rodeos, ni pasar de largo. Tenemos que acercarnos al hermano, intentar curar sus heridas (sean del tipo que sea). Solo se puede curar tocando al otro, estando muy cerca de él.  Y como el samaritano, hemos de “montarlo” en este caso sobre “nuestras espaldas” y cuidarlo hasta que esté recuperado. E incluso como él, si hace falta,  buscar a aquel que lo pueda seguir cuidando (dónde no llegamos nosotros, por falta de conocimientos, de fuerzas, de… ) Os proponemos que este texto del Evangelio  lo imprimamos en una hoja y lo dejemos en algún lugar visible para nosotros, durante el verano, que tengamos fácil acceso a él. No permitamos que el calor merme nuestra capacidad de amar ni de servicio al prójimo (desde los más cercanos hasta los más lejanos). Y no dejemos que el verano, plagado de “ofertas para mí”, nos hagan olvidarnos del otro (del prójimo). No hay mayor “disfrute” de la vida que el que aprende a vivirla amando y sirviendo. Eso nos libera de todas las ataduras y necesidades creadas a nuestro alrededor. Eso nos da una razón de vivir, un horizonte, una hoja de ruta, unos objetivos.. “Anda y haz tu lo mismo”… y yo, y nosotros, y aquellos y…. el mundo dará un vuelco, que estará propiciado por la vivencia radical del Evangelio y la bendita locura del Reino.
Para vivir el Evangelio de esta semana además, amemos al Señor nuestro Dios, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todos nuestras fuerzas y con todo nuestro ser, desde lo que somos y hacemos, alabándolo, agradeciéndole, dedicándole el momento más preciado de mi día y el más intenso.…
Amar a Dios, amar al prójimo…  “Haz esto y tendrás la vida” , nos dice el Señor.

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on julio 5th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Sabemos que nosotros como cristianos estamos enviados a llevar la Buena Noticia, a evangelizar. Pero ¿lo hacemos? ¿Vivimos nuestro “ser cristianos” en claves de evangelización y misión?
Para vivir el Evangelio de esta semana os sugerimos que dediquemos algún momento a pensar cual es nuestra actitud ante el envío. Démonos cuenta hasta qué punto nos sentimos enviados por Jesús, qué importancia tiene esto para nuestra forma de vivir, en qué nos marca el ritmo o las pautas…
Por otro lado revisemos nuestra forma de evangelizar. Nos puede ayudar no perder de vista lo que nos dice la Palabra:
“La mies es abundante” – hay mucho por hacer y muchas oportunidades para hacerlo.
 “Mirad que os mando como ovejas en medio de lobos”– a veces incluso, aunque parezca un contrasentido, esos “lobos” están en nuestra propia Iglesia…
“No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias”– Vayamos a llevar la Palabra desde la sencillez, la austeridad, la radicalidad, la humildad…. Solo así calará y no será rechazada. Ha de brillar nuestra confianza en el Padre, al igual que la tuvo Jesús y no nuestras “seguridades” materiales.
“No os detengáis a saludar por el camino”- No nos entretengamos en nada. Vayamos ya.
“Decid primero, paz a esta casa”– Lleguemos a todos llevando la paz y no la crítica o la condena por sus acciones. Seamos capaces de aliviar los sufrimientos a nuestro mundo. Escuchemos y acompañemos al hermano. Curemos con nuestro ejemplo de vida, nuestra entrega, nuestro amor… a este mundo enfermo (de poder, de desesperanza, de envidia…)
Y por último para vivir el Evangelio de esta semana, alimentemos nuestra fe desde la oración intensa. Ello nos ayudará en el envío y misión…No dudemos que desde la fortaleza que nos da ser enviados para anunciar, cuando sentimos que Dios actúa en nosotros para ello, cuando tenemos fe, hasta los “demonios”, de que está plagado nuestro mundo “se someterán al Señor”. Vayamos sin ningún miedo a lo desconocido, a hacer presente el Evangelio en todo lugar, porque nos envía el Señor, con potestad para pisotear “serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo, sin que nos haga daño alguno”
“PONEOS EN CAMINO”, ya, ahora. Hay que dar a conocer el mensaje de Jesús en nuestro día a día, por lo que decimos y por lo que hacemos. Salgamos de nosotros mismos y vayamos al encuentro del otro.

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on junio 28th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Cuando íbamos leyendo el Evangelio de este domingo, nos dábamos cuenta que lo que dice Jesús a cada una de los personajes que aparecen en el relato, podría ser lo que nos dijese a cada uno de nosotros. Y lo que comentan esos personajes podría ser lo que le dijésemos nosotros a Él. Puede que en este momento de nuestra vida, tengamos un poco de cada uno o puede que sea de uno en concreto o puede que…
Para vivir el Evangelio de esta semana os sugerimos pararnos en lo que dice cada personaje. Vamos a fijarnos en lo que tenemos en común con él, incluso de la actitud que se vislumbra de fondo.
Puede que nos sintamos identificados con los discípulos (Santiago y Juan), que quieren mandar fuego contra aquellos que no quieren recibir a Jesús. En demasiadas ocasiones aflora nuestra viscerálidad ante el rechazo al Señor por la increencia, la burla de nuestra fe, la crítica a la Iglesia… Nuestra reacción es echar “fuego” por la boca, o con el pensamiento… Pero quizá no sea tener el valor de “ponernos más las pilas” para que nuestro testimonio sea mayor, colmado de obras nacidas del amor, que nos hagan desentonar en un mundo como el nuestro. Tampoco quizá  sea incrementar nuestra oración para tener la alegría del que vive desde el Espíritu  en el día a día…
Puede que seamos como aquel que le dice “te seguiré a dónde vayas”, pero en cuanto el día a día se nos pone cuesta arriba, olvidamos a dónde fue Jesús con su forma de ser y de actuar, a una cruz y desde ella a la resurrección. Y como lo olvidamos, enseguida  comenzamos a sentir cansancio, desesperanza, agotamiento… Que lejos nos quedan tantas personas santas, que gozan en las privaciones, en las calumnias, en los tormentos… porque eso les acerca al Señor y a la libertad que Él ofrece.
Puede que seamos como aquel que escucha: “sígueme” y dice “yo sí pero… déjame que…” Cuando el sí es condicionado, equivale a decir “no”. Cuando la respuesta no es inmediata por nuestra parte, posiblemente nos dejemos tentar y afloren los miedos, la desgana… Anunciar el Evangelio es una labor maravillosa, gratificante, que nos construye… Pero a la vez requiere de una capacidad de amar, de sacrificio, de caridad, de misericordia, de… que a veces nos queda tan grande y que estamos tan poco dispuesto a “ejercitarnos para agrandarla”. ¿Por qué? Posiblemente porque nos supone una serie de perdidas a corto plazo, que no estamos dispuestos a asumir, porque no vemos que lo que nos traerá a largo plazo es mucho mejor (a nivel de desarrollo personal, de libertad de todas las ataduras del mundo, de paz interior por haber hecho lo que está en nuestra mano, de…).
Vamos a fijarnos con más detenimiento en lo que tenemos de cada uno de los personajes, o de alguno en concreto. Recibamos las Palabras del Maestro a ellos como dirigidas a nosotros. Míremos qué dificultades reales tenemos para seguir a Jesús y procuremos darles respuesta, solventarlas. Pero vamos a hacerlo usando las claves del Evangelio, centradas en el amor. Amor para entender al hermano, amor para tener misericordia con él, amor para saber perdonarlo, amor para saber hablarle, amor para saber escucharlo, amor para darle ejemplo, amor para servirlo, amor para… Y solo seremos capaces de ello a medida que nos acerquemos más al Señor para conocerlo más. Solo así nos enamoremos más de Él y seremos capaces de seguirle “sin peros” y “sin reacciones fuera de lugar”.

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on junio 22nd, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Hace un tiempo leíamos en referencia a este Evangelio un comentario que nos venía  a decir que Pedro podría parecer “el más listo de la clase” pero que sin embargo, su respuesta está impregnada de la ideología del pueblo judio que espera un Mesías triunfador, que se haga con el poder. Es por ello que Jesús no le felicita por su respuesta sino que “les prohibió terminantemente decírselo a nadie”. ¿Por qué? Porque Él ya sabe que el camino que le pide Dios va por otro lado. Por eso les explica la pasión.
Hoy Jesús nos formula a nosotros esta misma pregunta: “¿quién decís que soy yo?” Y nosotros… ¿qué le respondemos? ¿Quién es Jesús para nosotros? ¿Qué significa en nuestra vida?
Os sugerimos que para vivir el Evangelio de esta semana, intentemos darle respuesta a esta pregunta, en nuestra oración diaria. Así no caeremos en la contestación inmediata, esa que nos sale como si fuese memorizada de un libro. Usemos incluso lápiz y papel para anotar lo que nos vaya surgiendo. Será como una revisión, para poder reorientar nuestro proyecto de vida (nuestras metas), de cara a los cambios de ritmo y a veces de agenda, que se nos avecinan con la llegada del verano.
Date cuenta en tu oración diaria…
-Si te niegas a ti mismo para anteponer a Cristo y la forma de vivir que te marca.
-Si realmente eres capaz de cargar con tu cruz de cada día para seguirle, con todo lo que eso conlleva.
-Si se ve en ti realmente a un discípulo, a una persona que sigue a Jesús, que desentona en la sociedad por su radicalidad en el vivir.
-Si a través de tus obras y tus acciones se ve quien es Jesús.
Háblale al Señor sobre todo ello, dale tus “por qués”, pídele sabiduría para seguirle, para conocer realmente quien es Él, al hacerlo vida.
Recordemos que sólo el que pierda su vida por Jesús y su Evangelio la salvará. Ahí está la clave de la tranquilidad, de la dicha, de la libertad, de la felicidad… que tanto ansía el mundo, buscando en otros lugares.

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on junio 7th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Para vivir el texto del Evangelio de este domingo, nos sentimos invitados a tomar actitudes concretas, que se nos muestran más explícitamente en frases pronunciadas por Jesús.
Por un lado al escuchar de boca suya “no llores”, recordamos a tantas personas que lo están pasando mal por unas circunstancias o por otras: por falta de lo indispensable para vivir (alimentos, agua…), por falta de un hogar, por falta de trabajo, por estar solos, por la enfermedad, por la muerte de un ser querido… Jesús nos pide que nos acerquemos al sufrimiento de tantas realidades cercanas. Nos pide que nos compadezcamos es decir, que padezcamos con ellos, que lo sintamos nuestro, al igual que a Él le ocurrió con la viuda de Naín. Nos pide que toquemos ese sufrimiento para ayudar a que sea transformado en esperanza, desde nuestra acción directa y desde nuestra oración.
Y todas aquellas veces que somos nosotros los que vivimos esos momentos de duelo, de dolor intenso… no olvidemos que la fe no impide el sufrimiento, pero sí nos ayuda a darle un sentido, a vivir desde él en intensidad, mejorándonos como personas.
Por otro lado al escuchar a Jesús decir: “¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!”, hemos sentido como si esas palabras fuesen dirigidas a nosotros específicamente. En cuantas y cuantas cosas permanecemos inmóviles, como si la muerte se hubiese apoderado de nosotros. Y al igual que a un cuerpo que ha perdido la vida, le pueden llevar de acá para allá, lo mismo nos ocurre a nosotros, que somos arrastrados y llevados hacia dónde la sociedad nos marca, hacia dónde el ambiente que nos rodea nos arrastra… Nos llamamos cristianos, pero no tenemos el color propio de aquel que vive el Evangelio en profundidad y en intensidad. Nos hemos aburguesado. Procuremos durante esta semana darnos cuenta en todo aquello que la mediocridad se ha apoderado de nosotros. Busquemos fórmulas para ser cristianos comprometidos que desentonan por vivir la radicalidad evangélica. Seamos conscientes de que “Dios ha venido a ayudar a su pueblo” a través nuestra, si le dejamos actuar en nosotros, como el mismo Cristo lo hizo.

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on mayo 31st, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

“Dadles vosotros de comer”. Cuando hemos leído y orado con estas Palabras de Jesús, nos han parecido más nuevas que nunca, nos han interpelado inmensamente. Vivimos en un lugar dónde en el momento actual, a consecuencia de la crisis económica y otros males sociales, vemos a personas que están padeciendo por la falta de muchas cosas, también de alimentos. Escuchar sus historias nos ayuda a replantearnos nuestra vida, a intentar alejarla de las necesidades creadas por el mundo, a intensificar nuestra austeridad para poder compartir más.
Cuántas veces nos escudamos en el decir que solo tenemos “cinco panes y dos peces”… Pero no hace falta más que eso. Lo que tenemos y la confianza en el Padre.
Os invitamos esta semana a replantearos en firme vuestra vida, lejos de tanta comodidad y necesidad artificial que nos asfixia y resto libertad (en ropa, en electrónica, en cosas para el hogar, en ocio…). Hagámoslo dedicando tiempo a la reflexión sobre ello, en oración intensificada, incluso ante Jesús Eucaristía.
Os proponemos además plantearnos en firme ponernos al servicio del prójimo con todo lo que somos y tenemos. Pero no de boquilla, sino con actos reales, intentando ayudar al que lo necesite en la medida de nuestras posibilidades que no son pocas, si contamos no solo lo material sino los dones y talentos que Dios nos ha regalado.
La festividad del Corpus, del “Cuerpo” y la “Sangre” del Señor, también puede servirnos de acicate para una acción muy concreta y necesaria. Al igual que Jesús derramó su sangre por la salvación del mundo, también nosotros podemos donar la nuestra para salvaguardar la vida de muchas personas enfermas o accidentadas. Mejor aún, en el Centro Regional de Transfusión Sanguínea más cercano, pidamos donar plasma sanguíneo, que presenta más ventajas (entre otros, el poder ejercer más veces este acto solidario sin menoscabo a nuestra salud). Más aún, allí mismo podemos realizar las gestiones para formar parte del banco de donantes de médula ósea: quizás podamos salvar una vida (ojo, en esto nadie o casi nadie nos podrá sustituir debido a las características genéticas tan específicas que requieren los trasplantes de médula ósea).

PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on mayo 24th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Uno de los males de que le suelen achacar a las creencia religiosas es la de fomentar la irracionalidad, de ir contra la razón. Cierta lectura de éste texto podría apoyar esta opinión: ¿para qué esforzarnos por comprender si no depende de nosotros, sino del “Espíritu Santo”?
Pero también podemos interpretarlo de otra manera: justamente es en la búsqueda activa y sincera de la verdad (somos conscientes de que no la poseemos) donde se hace presente el mismo Espíritu Santo, asistiéndonos en esa búsqueda. Esta búsqueda se convertiría en momento sagrado, porque supone una presencia especial de Dios.
Esta es nuestra propuesta para esta semana: que indaguemos, que busquemos la causas, el cómo y el por qué, que intentemos comprender mejor el mundo que nos rodea y a nosotros mismos. Quizás haya cosas que no queramos ni siquiera mirar porque nos causen desazón, miedo…;  quizás descubramos cosas que no nos agraden, otras que podrían inducirnos a cambiar nuestros juicios y opiniones (¡con lo que eso cuesta!)…
Pero si nos convirtamos en buscadores de la verdad, tengamos la fe de que Dios está con nosotros.

Página siguiente »