DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on febrero 4th, 2011 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Solo en España, más de treinta mil personas carecen de un hogar. Excluidas de la sociedad, sobreviven en las calles gracias al esfuerzo y la caridad de otras que, a través de instituciones, organizaciones no gubernamentales o de manera particular, luchan por devolverles su dignidad. Una manta en una fría noche de invierno, un café y un bocadillo a la hora del almuerzo, una cama en un albergue, una visita al hospital, un sincero buenos días cada mañana o una conversación sin reloj de por medio, son solo una pequeñísima muestra de las acciones realizadas cada día por gente anónima, que sin hacer apenas ruido, están siendo sal y luz en la vida de muchísimas personas necesitadas.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on diciembre 30th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

¿No les ha ocurrido alguna vez lo siguiente? Has quedado con una persona de tu confianza para contarle un problema o vivencia que lleva tiempo acaparando gran parte de tus preocupaciones. Sin embargo, por el motivo que sea, las respuestas que te va dando a lo largo de la conversación te dan a entender que, por mucho que le trates de explicar, no llega a comprender el alcance de aquello que intentas transmitirle. ¿No estará sintiendo algo parecido Dios cada vez que celebramos la Navidad? ¿Realmente le estamos dando la importancia que merece a las primeras frases del evangelio de Juan? A mí, particularmente, me abruma todo lo que nos dice, y creo que para no complicarme la vida, prefiero quedarme con el relato de los pastores y el pesebre, que a pesar de transmitir lo mismo, está tan secularizado, que me posibilita no ir a lo profundo del mensaje y mantenerme en una posición más cómoda. Haciendo un ejercicio de autocrítica, debo reconocer que mi voluntariado peca en muchas ocasiones de esa falta de profundidad a la que aludo, pues, si algo caracteriza el mensaje de Jesús, es que pone a la persona por encima de todo. Y lo que entiendo por ir a lo más profundo de la persona, es que debo involucrarme en la vida del otro, lo que no debe confundirse con el asistencialismo, pues aunque necesario, no transforma, ni al destinatario de la acción, ni al que presta la ayuda.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on noviembre 25th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Hace unos años asistí a una charla impartida por varios miembros de la comunidad Pueblo de Dios, entre los que se encontraba un misionero. De todo lo que se habló, recuerdo sobre todo una de las frases pronunciadas por este último: “Urge actuar, pues son muchísimas las necesidades y no todas pueden esperar a que nos decidamos a hacerlo”. Creo que tiene toda la razón. Mi experiencia con las personas sin hogar, aunque escasa, me lo ha demostrado, ya que mucha gente nos necesita ya y no cuando encontremos un hueco en nuestra ajetreada vida. Este primer domingo de adviento coincide con el día de las personas sin techo y mi esperanza pasa por ver que de una vez por todas se toman las medidas que permitan erradicar el sinhogarismo de nuestras calles. A pesar de lo que nos quieran hacer creer, y aun en tiempos de crisis, sobran medios, pero falta la determinación y la voluntad necesarias en las instituciones y en cada uno de nosotros, para lograr, antes de que finalice el año 2015, el objetivo que se ha marcado de “nadie sin hogar”.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on octubre 29th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

No abundan en mi vida los encuentros íntimos con Jesús. Sin embargo, y a pesar de ser pocos, los recuerdo como auténticas experiencias transformadoras que conllevaron cambios substanciales en mi vida. No sabría expresar con palabras qué sentí esas ocasiones en las que todo en mí era Dios. Una de las cosas que destacaría es la intensidad de esos momentos, que contrasta con la manera tan sencilla que tiene Dios de presentarnos sus propuestas, que increíblemente, y a pesar de lo que conllevan, aceptamos con naturalidad. Pues bien, debo atribuir a una de esas experiencias la respuesta a la llamada que Dios me hizo a involucrarme en la vida de las personas sin hogar. Cierto es que no le di un sí inmediato e incondicional, más bien tuvo que transcurrir un largo periodo de discernimiento, que concluyó con la decisión de tratar de aportar mi grano de arena en favor de los más débiles y desfavorecidos de nuestra sociedad. Imagino que todo cristiano necesita ocupar el lugar de Zaqueo en distintos momentos de su vida y ojalá, como él, seamos capaces de dar un paso firme y decidido en defensa de los derechos de los más pobres y excluidos.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on septiembre 23rd, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Con cuarenta y muchos años, más de la mitad de ellos enganchado a la heroína y ejerciendo la prostitución, se dio cuenta de que era el momento de tomar una decisión: suicidarse o luchar por salir del pozo en el que se encontraba. No le faltaban penurias que contar y el sufrimiento era lo cotidiano; sin embargo, decidió cambiar el rumbo de su vida el día que un perro le orinó en la cara cuando yacía semiinconsciente en una acera. Aquello había sido demasiado. Se sintió tan asqueado de sí mismo, que sacó fuerzas de flaqueza y decidió darse una oportunidad. ¿Por qué no iba a poder también llevar una vida digna? Luchó por ello, enfrentándose a la droga, a la enfermedad, a la vergüenza de mendigar y a la soledad. Nadie le acompañó durante su calvario, salvo el Corazón de Jesús y el Corazón de María, a los que atribuye la esperanza y las fuerzas que le posibilitaron lograr su ansiado hogar. La casa que consiguió a través de Asuntos Sociales, aunque bastante pequeña, era lo suficientemente digna para una persona. Me hubiera encantado terminar esta historia de la misma manera que lo hacen los cuentos de Disney, pero por desgracia, un asunto del pasado ha llevado a Jose a prisión y le ha arrebatado la vida que se había comenzado a labrar. Todo ha vuelto al principio, pero al menos ahora no está solo. Las cartas que nos envía no ocultan la desesperanza y el sufrimiento, pero confiamos en que las nuestras le animen y le ayuden a pasar este trance. Pensé que hoy era el momento de contar la historia de este amigo, de un valiente anónimo despreciado por la mayoría. Lamentablemente la historia de Lázaro se sigue repitiendo.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on junio 24th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

La renuncia a mis seguridades es, sin duda, el obstáculo más fuerte que encuentro para seguir a Jesús. Sin embargo puedo felicitarme porque alguna victoria he logrado en este terreno, como por ejemplo: el uso de mi tiempo. Un factor determinante para haberle dado un nuevo significado y empleo a las horas del día fue el empezar a compartir mi vida con las personas sin hogar, ya que en cualquier momento se presentan situaciones críticas que no puedes postergarlas a un día y hora concretos. Aquí eso no sirve, y hay que tenerlo claro. Cierto es que en nuestro equipo intentamos cubrirnos cuando surgen los imprevistos, para que los planes importantes que podamos tener no se vean alterados, pero también somos conscientes de que las necesidades en este campo, cuando surgen, pasan a ocupar un lugar preferente en nuestro orden de prioridades. ¿Se imaginan que nos llaman un domingo, como ha pasado, para decirnos que a un sin hogar lo han visto “bastante mal” en un determinado lugar y contestamos que estamos descansando? ¿Y qué deberíamos hacer si después de un duro día de trabajo, nos dicen que un seropositivo al que habíamos conseguido una pensión pasará la noche a la intemperie si no le encontramos un techo? Tengo claro que me queda mucho camino por recorrer, pero haber comprendido que debo anteponer la llamada del hermano que verdaderamente me necesita a mis necesidades, es sin duda el primer paso para ser seguidor de Cristo.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on abril 29th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Como hacemos con cualquier persona a la que conocemos, a las personas sin hogar las saludamos con un beso o un abrazo. Sin embargo, un gesto tan común en la vida de la gran mayoría de las personas, es visto de manera distinta cuando al menos uno de los implicados es un sin techo. Me explico: situaciones tan cotidianas como sentarse a hablar con un amigo en un banco, tomarse un café en un bar con un familiar o estrechar la mano a un conocido, dejan de ser situaciones normales si una de las personas es un sin hogar; hagan la prueba y verán cómo al poco tiempo se sentirán observados, pues son gestos que sin duda llaman la atención de muchas personas, que miran extrañadas lo inusual del “acontecimiento”. No termino de acostumbrarme a estas situaciones, y no lo digo porque me importe lo que puedan pensar los demás, sino porque a mi juicio demuestran la progresiva deshumanización que sufre una buena parte de la sociedad. A pesar de ello prefiero ver el vaso medio lleno, ya que también conozco a otros muchos hombres y mujeres que, viviendo el mandamiento del amor, no como una obligación, sino como la razón de su existencia, demuestran con sus obras ser auténticos discípulos de Jesús resucitado.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on marzo 19th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

A mi juicio, este es uno de los pasajes del evangelio que mejor expresa la misericordia de Dios. Al orar con él, creo intuir el inmenso amor que Jesús sintió por la mujer, que es la representación de la persona indefensa, abandonada e injustamente juzgada. Sin duda alguna, cualquier persona sin hogar podría ocupar el lugar de la mujer, pero en cambio dudo de si mi actitud se aproxima más a la de Jesús, en el que sobreabunda la empatía y la ternura, o a la de los escribas y fariseos. No nos engañemos, como en cualquier colectivo, entre los sin techo también nos encontramos con personas que han cometido actos reprobables y a los que no se les concedería el título de “ciudadano honorable”, pero ¿acaso estoy en disposición de tirar la primera piedra? Tengo claro que no, y por eso le agradezco a Dios que me haya enseñado la actitud que debo tomar con ellos, ávidos de encontrarse con personas que no les juzguen y les den una nueva oportunidad.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on febrero 11th, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

Sólo una calle separa el portal de mi edificio del lugar donde cada noche, habitualmente entre cartones y ocasionalmente bajo una manta, pernocta Miguel. Debe rondar los sesenta y cinco años, aunque su poblada barba, su espalda ligeramente encorvada y las arrugas de su rostro, le dan la apariencia de un octogenario. Bajo una andrajosa vestimenta, pasea cada día su indigencia por las calles del barrio, rehuyendo a los que se le acercan a darle una limosna que no ha pedido. Siempre solo y sin que se le recuerde conversación alguna, su presencia no deja a nadie indiferente, pues a su paso deja los sentimientos y juicios más encontrados. Miguel es sin duda uno de los destinatarios de las palabras del evangelio de esta semana, pues en él confluyen la pobreza, el sufrimiento, el hambre y el desprecio al que Jesús hace referencia. Sin embargo, creo que estaría interpretando erróneamente las bienaventuranzas, si creyese que lo único que hace Jesús es prometer una recompensa futura a los que les ha tocado vivir en desgracia. Si bien es cierto que muchas personas se han ido y se seguirán yendo de esta vida sin conocer otra cosa que el sufrimiento, creo que cristianamente no es entendible confiar todo a unas palabras balsámicas sobre el futuro. El cielo sin duda empieza aquí, ahora, y aunque suene a quimera, la realidad de miles de personas como Miguel sería bien distinta, si todos hiciésemos un esfuerzo por vivir evangélicamente.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on enero 1st, 2010 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

No es precisamente la Navidad un tiempo de paz y felicidad para las personas sin hogar. Las cenas y almuerzos de los que ya no son comensales – si alguna vez lo fueron -, los besos y abrazos de los que son testigos mudos pero no protagonistas o las largas jornadas que pasan en soledad, en un tiempo de reencuentros, no hacen más que acrecentar su sensación de exclusión y recordarles la distancia que nos separa de ellos. Sería bueno que los cristianos no olvidásemos la responsabilidad que tenemos con los más desfavorecidos. Dios, que se ha encarnado y cuya presencia debemos buscar en nuestro interior, nos enseñará la manera de acercarnos al pobre. Es la ocasión idónea para abrirle nuestro corazón al Dios Amor, que se alegra al vernos felices en nuestras celebraciones con familiares y amigos, pero que necesita parte de nuestro tiempo, para que lo invirtamos en llevar su amor a los que han olvidado lo que es la NAVIDAD.

« Página anteriorPágina siguiente »